Vivir en una época de incertidumbre

Se nos pide que seamos capaces de conciliar familia y trabajo, que nos formemos, que seamos gestores de nuestra propia vida, que disfrutemos, que compremos, que invirtamos, que arriesguemos. Pero la pregunta sigue ahí: ¿cómo vivir en un tiempo de incertidumbre?

Consumismo ciego
Acción anticonsumista en el Día sin compras Isidro Jiménez Gómez

publicado
2018-08-16 06:48:00

No hay duda de que vivimos en una época confusa, parece que todo lo que era sólido y estable se debilita. No solo las instituciones y las ideologías, sino también lo que pensamos sobre nosotros mismos. Estamos asistiendo a un cambio de mando en el orden mundial, de un mundo unipolar hemos pasado a uno multipolar, con nuevos países líderes, como China o Rusia, que tienen clara su estrategia y en los que la democracia no es un valor. También al auge de los populismos en lugares que parecían inmunes a él, como Estados Unidos y Reino Unido, por no hablar de Europa del Este o Italia. Pero también estamos viendo, aunque de forma más subrepticia, cómo nuevas corporaciones no solo barren a grandes multinacionales sino que su poder se equipara al de los Estados-nación, es el caso de Google, Facebook o Amazon.

Por otro lado, el mundo del trabajo está en plena transformación, no sabemos si hacia un mundo con una nueva élite que pueda trabajar y una mayoría de parados crónicos y sin solución o hacia uno donde seguirá habiendo empleo, pero el que no puedan realizar robots o inteligencias artificiales. En cualquier caso estamos comprobando cómo el modelo laboral no es el de antaño: cada vez tiene una mayor presencia la economía digital, los falsos autónomos, la competencia encarnizada por puestos de trabajo, a veces de poco valor, y la sensación de que estamos siempre trasnochados en relación a lo que quieren las empresas.

Se nos pide que seamos capaces de conciliar familia y trabajo, que nos formemos, que seamos gestores de nuestra propia vida, que disfrutemos, que compremos, que invirtamos, que arriesguemos

Se nos pide que seamos capaces de conciliar familia y trabajo, que nos formemos, que seamos gestores de nuestra propia vida, que disfrutemos, que compremos, que invirtamos, que arriesguemos, que no nos quedemos anclados en el mundo y los valores de ayer pero que vivamos dentro de nuestras posibilidades, que ahorremos, que tengamos en cuenta las incertidumbres de nuestra época, que seamos razonables y que tengamos sentido común.

En este contexto buscamos, sobre todo, certidumbres, puntos de anclaje que sirvan, si no de brújula, al menos de bálsamo ante el caos que nos circunda. En las postrimerías del Imperio romano, el cristianismo cumplió esta función. Ante un mundo que se derruía quedaba al menos el consuelo de un futuro celestial. Pero esa época fue también la de la filosofía práctica, que pretendía enseñar a las personas a vivir. Cada una de las escuelas filosóficas de este período aportaban un manual de la buena vida, la epicúrea proponía entregarse al placer (aunque señalando sus límites); la estoica, aceptar el destino y la escéptica, poner en duda todas las cuestiones. Ahora tenemos los manuales de autoayuda, las prácticas budistas y sus derivados, las redes sociales, un hedonismo desenfrenado y narcisista que nada tiene que ver con el original... y la drogas, que siempre nos han acompañado.

Pero la pregunta sigue ahí: ¿cómo vivir en un tiempo de incertidumbre? Hace unos días leía un texto del filósofo y psicoanalista francés Jacques-Alain Miller en el que, refiriéndose a la última enseñanza de Jacques Lacan, decía que "la vida no tiene sentido. Producir sentido es ya delirante", es decir, que el sentido no está dado, que el sistema de interpretación del mundo, lo simbólico, es en sí mismo arbitrario, sin sentido y, por ende, siguiendo esta estela de pensamiento, delirante. Lo que ocurre es que es un delirio compartido sin el cual estaríamos, no solo absolutamente perdidos, sino en el abismo del caos, un delirio que además es capaz de hacer vínculo social, es, de hecho, lo que nos vincula, la comunidad del lenguaje, la morada del ser de la que hablaba Heidegger. Ocurre que a veces la ilusión del sentido se desvanece, deja ver el vacío sobre el que se sostiene. Algo de eso nos está sucediendo ahora.

Si el sentido, hasta ahora, venía dado por grandes relatos como Dios, la ciencia o el Estado, ahora se ha hecho presente la vacuidad de esas instituciones

Si el sentido, hasta ahora, venía dado por grandes relatos como Dios, la ciencia o el Estado, ahora se ha hecho presente la vacuidad de esas instituciones. Ante ese vértigo aparece la angustia, el temor, la desconfianza. Nuestra época es la época de la depresión, del trastorno por déficit de atención con hiperactividad, del trastorno límite de la personalidad, del burnout. Parece que la condición humana aguarda un vacío que, en cada momento histórico, se expresa de una forma concreta. Un mundo cada vez más urbano, más veloz, tiene su propio fenotipo del malestar. La humana es una especie nómada solo por necesidad y ahora está cambiando el mundo bajo nuestros pies. Es nuestro hábitat el que cambia, nosotros seguimos siendo los mismos.

Si en cada época se expresa el malestar de una manera, también cada época propone sus curas. Hoy es consumir, no esperar, estar en continuo movimiento, enlazar relaciones de amistad o de pareja superficiales, tener más dígitos en el casillero de los seguidores o de los likes, no dejar de gozar. Pero por las grietas del sistema se escapa el residuo de esta vida: tristeza, insomnio, ansiedad, irritabilidad, falta de concentración, de control, de capacidad para el placer... devolviéndonos el negativo de ese "superhombre" o de esa "supermujer" que solo existe en las pantallas y los carteles de publicidad pero que, a modo de ideal, nos esclaviza. Es hora de liberarnos de esas cadenas, de recuperar la vida, el encuentro con el otro, nuestro propio deseo, solo así dejaremos de ser siervos de semejante amo.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas
4 Comentarios
#21986 13:40 18/8/2018

Miedo ( al pobre, al extranjero, al loco...) y distracción (entertainment de series, videojuegos, franquicias literarias...) inoculadas en dosis diarias al estomago lleno (de chips, hamburguesas, refrescos...) en el sofa de la gran ciudad desconectada de la naturaleza y esclava de los trailers de mercancias provenientes de esquilmar el tercer mundo.

Apocalipsis humano como entretenimiento de baja audiencua que ve el cambio climático como un mal menor (que alarga "el buen tiempo" y el hedonismo adolescente del verano) y no como el gran desafio que amenaza la viabilidad de todas las especies por culpa de unos monos listillos y presumidos que afrontan los problemas como los avestruces.

Menos ideología y mas enamorarse de la segunda vida de nuestros residuos. Por ejemplo.

Responder
0
0
Rafa 16:48 16/8/2018

Es un articulo que crea desesperanza en el futuro, pero hay que pensar que el mundo interactua entre si, muchisimo mas que a lo largo de cualquier civilizacion, y esas relaciones cada dia que pasa son mas y mas complejas. Los dirigentes del mundo, han dejado de serlo, porque cada actor humano, responde a sus relaciones informales tanto como las formales, y las soluciones politicas solo responden a recetarios anteriores que por intereses de unos pocos, siguen e intentan convencer a la mayoria que se han acabado las ideologias, cuando estas, estan onnipresentes en todas y cada una de las decisiones que se toman en la actualidad, fomentando por un lado las diferencias entre los seres humanos y los negocios de esos pocos a consta de la mayoria social

Responder
1
2
#21937 13:41 16/8/2018

Acertadisimo y brillante

Responder
3
0
Rafael 11:18 16/8/2018

Hoy en día, corporaciones supra nacionales nos empujan a mirar por el bien común, al trabajo en equipo, a hacernos creer que todo lo que leeemos en periódicos y vemos en informativos televisados es lo que ocurre a nuestro alrededor y en el mundo. Nada más lejos de la realidad.
Si no cultivamos el pensamiento individual esteremos cayendo sin remisión en la tela de araña que están tejiendo y en la que acabaremos con chips implantados (“por nuestra seguridad y comodidad”) necesarios para trabajar, comprar, etc. Y estar controlados y localizados en todo momento.
Esa tela de araña la tejen unos cientos de personas a nivel mundial que buscan controlar el número de habitantes ayudados por HAMBRUNA Y GUERRAS provocadas por ellos con un solo fin: tener el control.
Pensad solo en un “pequeño” detalle: si por un “error” informático desapareciesen vuestros ahorros del banco, qué os quedaría? Quieren que todas las transacciones se realicen sin papel moneda para poder acabar controlándonos.
En fin, estas cosas no salen en las noticias, pero estamos en camino.

Responder
3
3
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Siria
Putin, emperador en Oriente Medio

Aunque la previsible victoria de Assad se ha cimentado no solo en el apoyo ruso, sino también en los efectivos que sobre el terreno han aportado Irán, Hezbolá y milicias chiíes procedentes principalmente de Iraq. Sin embargo, el auténtico vencedor en esta guerra será Vladimir Putin.

Camboya
Camboya: memoria del exterminio
El 17 de abril de 1975, la guerrilla de los jemeres rojos liderada por Pol Pot tomó las calles de Phnom Penh, la capital de Camboya.
Promiscua
Segura
Capítulo V. Me habían comentado que OKCupid era ideal porque tenía un formulario interminable de preguntas de todo tipo, desde libros que te gustan hasta política.
Literatura
Frankenstein y la criatura a la que no siempre entendimos

Las formas narrativas empleadas en el clásico de Mary Shelley le otorgan una riqueza que, a menudo, se ha pasado por alto. Las adaptaciones fílmicas han ayudado a perpetuar el mito, pero también han contribuido a confinarlo en lecturas más bien conservadoras.

Últimas

Ciencia ficción
“Es posible escribir ciencia ficción sin usar préstamos del inglés”

AnsibleFest, el primer festival de ciencia ficción feminista a nivel estatal, arranca hoy en Bilbao, y una de sus organizadoras, la crítica cultural, editora y traductora Arrate Hidalgo evalúa el panorama de un género con buena salud, aunque recalca que “también ha habido muchas iniciativas en el pasado”.

Música
Talk Talk, en el árbol de la sabiduría

En el díptico esencial de los británicos Talk Talk se escucha pop de corazón sacro, confundido entre tics jazz, aura góspel y la abnegada motivación por encontrarse con la espiritualidad de Alice Coltrane y el Miles Davis azul.

Economía social y solidaria
VI Feria del Mercado Social: mucho más que un fin de semana
En esta feria, además de ser consumidoras conscientes, vamos a demostrar que también estamos orgullosas de contribuir a la construcción de otra economía más justa y más ecológica. Hagamos que todo el año sea Feria.
Caza
La caza volverá este curso a las escuelas extremeñas

Por tercer año consecutivo, el programa de Promoción y ayuda al deporte escolar (PROADES) de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura volverá a incluir la caza entre sus actividades deportivas a promocionar en los colegios de la Comunidad.

Cine
Más muescas en la estirpe de los Kennedy
‘El escándalo Ted Kennedy’ (2017) sigue el camino de ‘Jackie’ (2016) indagando en lo más parecido a una familia real que ha existido por EE.UU.