Laboral
La huelga que parecía imposible

Familias con fortunas de 180 millones de un lado, trabajadoras con salarios base de 823 euros del otro. Los cuatro días de la huelga de supermercados en Asturias han sacudido la región.

Huelga Alimerka 1
Concentración antes de iniciarse la huelga de Alimerka, durante la reunión del comité de empresa de las trabajadoras con los abogados de la empresa. Iván G. Fernández
28 dic 2019 14:10

Económicamente hablando, no parece que el negocio vaya mal para los propietarios de los supermercados asturianos. Por ejemplo, si echamos un vistazo a la cuenta de resultados de Alimerka, vemos que ingresó más de nueve millones de euros de beneficio en el ejercicio 2018. La familia Fernández González, propietaria de esta cadena, tiene un patrimonio valorado en 180 millones, diez más que año pasado. Son la octava fortuna de Asturias según la clasificación de los más ricos de España elaborada en 2018 por el periódico El Mundo.

Frente a estos beneficios tenemos a trabajadoras con salarios base de 823 euros, que rozan los mil euros mensuales a base de prorratear todo lo prorrateable. Con la categoría más baja que permite el convenio, y sin casi posibilidad de promoción.

Asturias
Un hombre de Vox (y del Club de los Viernes) en el staff de Alimerka

Sergio Marqués Prendés, hijo del ex presidente asturiano del PP del mismo nombre, es el responsable de compras cárnicas en Alimerka, y fallido aspirante a liderar Vox en las elecciones asturianas. Fundador del think tank neoliberal El club de los Viernes, en sus intervenciones públicas ha cuestionado la brecha salarial de género y ha cargado contra el salario social y la oficialidad del asturiano.


Los trabajadores y trabajadoras de Alimerka (y del resto de empresas: Más y más, El Arco, Plaza Día) son multiuso, lo mismo reponen que atienden el mostrador de panadería, limpian las tiendas, o descargan los palés de mercancía. A cuenta de los 20 minutos de descanso que no cobran, tienen que trabajar dos horas más a la semana para llegar a la jornada de 40 horas. 650.000 horas al año que la patronal se lleva gratis.

Tras un año de tira y afloja en la mesa de negociación, los 12.000 trabajadores y trabajadoras del sector de minoristas de la alimentación de Asturias han decidido ir a la huelga. Ocho días de huelga en plenas compras navideñas, convocados por CC OO, UGT y USO. Algo sin precedentes en este sector.

Reclaman, además de subidas de salarios, que se consideren tiempo de trabajo los 20 minutos diarios de descanso, y que haya una política de reconocimiento de las categorías laborales. La patronal, encabezada por la empresa Alimerka, rechaza estas dos últimas mejoras sociales. Alegan que supondría un aumento de los costes laborales inasumible.

En la semana previa a la huelga, Alimerka ha pagado páginas enteras de publicidad en toda la prensa regional: un comunicado a doble página difunde la posición patronal. Los sindicatos responden con folletos informativos a pie de tienda y mensajes en las redes sociales.

La huelga empieza fuerte

A las 22:00 del viernes 20, los piquetes informativos conseguían paralizar la entrada y salida de mercancías del Centro Logístico de Alimerka en Llanera. Un punto clave a la hora de paralizar la cadena de valor de la empresa.
A la mañana siguiente, a primera hora, los piquetes informativos comienzan a visitar las tiendas por toda Asturias.

Empieza el baile de cifras: la patronal afirma que solo el 17% de la plantilla está secundando la huelga. No es esa la impresión que se obtiene en la calle: tiendas cerradas, o con secciones enteras paralizadas por la falta de personal, ni un solo camión de reparto circulando, y por encima de todo, un apoyo importante entre la clientela.

Al dato del 70% de seguimiento según el comité de huelga se ha de sumar un importante apoyo de la población asturiana a los huelguistas, otra de las particularidades de esta huelga. La Unión de Consumidores de Asturias, el Ayuntamiento de Mieres, varias asociaciones vecinales, así como otros colectivos políticos y sociales se han solidarizado activamente con la huelga, pero sobre todo un gran número de personas que están planificando sus compras navideñas para evitar las cadenas donde está convocada la huelga.

La situación transcurre en esta línea durante los dos primeros días de huelga. La empresa Alimerka afirma que ha dejado de ganar 600.000 euros solo el primer día. En el piquete del Centro Logístico se van sucediendo los relevos. La primera noche, bajo la humedad, el viento y un frío que pela, un grupo de 60 personas mantiene guardia. A la siguiente jornada ya se empieza a ver más preparación: trajes de agua, gorros de lana, hasta pies enfundados en bolsas de basura, ayudan a mantenerse secos y caliente. También va llegando avituallamiento traído por simpatizantes y familiares.

El piquete patronal entra en escena

El domingo por la tarde hace su aparición otro piquete diferente, esta vez movilizado por la patronal. Un grupo de 20 guardias civiles, ataviados con material antidisturbios, intenta despejar la puerta de entrada al Centro Logístico. Responden así a la exigencia de la empresa de que las autoridades actúen, pues necesita mover un considerable cargamento de productos frescos que se están estropeando por la falta de hielo.

Entre abucheos y cánticos de “no somos terroristas, somos obreros”, y tras unos primeros momentos de incertidumbre y desesperación, el piquete es desalojado pacíficamente de la puerta. Todo parece perdido, pero la caballería llega al rescate. En apenas un par de horas han llegado refuerzos, el número de personas integrando el piquete se ha triplicado. Y se pasa a cortar la carretera de entrada al polígono mediante una sentada. Esto hace que la Guarda Civil deba llegar a un acuerdo con los trabajadores: no pasarán camiones si se deja libre la carretera. Las piqueteras acceden. Solamente ha podido pasar un camión en toda la tarde.

En estos instantes se respira un aire de empoderamiento y triunfo, hay lágrimas de emoción, abrazos: “Todo es posible, podemos ganar esta huelga”, “¿quién nos iba a decir a nosotras que podíamos parar a la Guardia Civil?”, dice Covadonga, cajera en una tienda de Oviedo.

Pero en la mañana del lunes, el piquete patronal también recibe refuerzos. Un grupo de antidisturbios de la UIP de León. Estos ya vienen con menos miramientos y el grupo de piqueteras ha menguado durante la noche. A las 8:00 el acceso al Centro Logístico está despejado.

El Comité de Huelga centra sus esfuerzos en las tiendas, durante el lunes los piquetes informativos siguen visitando las tiendas, avisando a los clientes de que la huelga sigue, y ayudando a que las compañeras y compañeros que tienen miedo puedan salir del trabajo.

Lo nunca visto

Por la tarde los sindicatos han convocado una multitudinaria concentración en Oviedo y, paralelamente, lo nunca visto: la empresa Alimerka organiza una concentración de trabajadores en contra de la huelga. Son, sobre todo, mandos intermedios y encargados, y algún trabajador temeroso al que se le ha pagado el día por asistir a la concentración patronal. La noticia despierta indignación.

Alimerka
Manifestación contra la huelga de Alimerka. Pablo Lorenzana

En las redes sociales también se hace notar la huelga con mensajes a favor y en contra. Se difunde un vídeo de un tipo que se queja de la huelga: “Con el pan de mis hijos no se juega”, dice en referencia a los sindicatos convocantes. Rápidamente sale a la luz que no es un empleando, sino que se trata de un empresario que hace trabajos de rotulación para Alimerka.

Segundo asalto

Los días 28, 29, 30 y 31 estaba convocada la segunda ronda de la huelga de supermercados. El Gobierno asturiano hizo un llamamiento a las partes para que se sienten a negociar. Parece que la patronal no quiere dar su brazo a torcer, pero el viernes, apenas unas horas antes de las diez de la noche, se anuncia que se desconvoca la huelga.

Sindicatos y patronal han decidido sentarse a negociar a partir del día 13 de enero, en principio sin líneas rojas. A primera vista parece que la huelga sí se ha hecho sentir en el balance de resultados de las empresas. Habrá que esperar al resultado de las negociaciones para ver si esto se traduce en mejoras en el convenio colectivo del sector.

Las trabajadoras y trabajadores de supermercados han logrado convocar una huelga en un sector donde la precariedad parecía hacerla imposible. Muy a pesar de la patronal, la semilla de la rebeldía está plantada en los supermercados asturianos. ¿Terminará echando raíces?

nortes
Nortes es un nuevo proyecto comunicativo asturiano centrado en la periferia. Si esta información te ha gustado, apoya nuestras redes sociales: IG: @nortes.me Facebook: fb.me/nortes.me TW: @nortes_me nortes

Cabecera Nortes

 


Relacionadas

Gobierno de coalición
Sin rumbo

La fragmentación parlamentaria no es el problema, sino la expresión de una realidad política no acabada de asumir.

Laboral
La necropolítica del heroísmo

En el contexto actual de pandemia mundial, en el que la necropolítica y el heroísmo son más visibles que nunca, debemos preguntarnos por qué algunos trabajadores se convierten en héroes y otros no.

Salud laboral
El consumo de psicofármacos entre trabajadores se multiplica
El consumo de narcóticos, tranquilizantes, sedantes o somníferos se ha incrementado entre la población asalariada desde la declaración del estado de alarma. Más de un tercio de los trabajadores perciben que su estado de salud ha empeorado desde el inicio de la pandemia.
9 Comentarios
#45232 23:10 29/12/2019

Como siempre, desde España, volvemos los ojos a nuestros hermanos Asturianos. Ejemplo siemple de honradez, fortaleza y abnegación. Vuestra chispa incendia nuestra alma. Estamos con vosotros y con lo que es de justicia. Que la bruma de la precariedad laboral abandone el valle en que aquellos que deciden quieren sumirnos.

Responder
3
0
#45228 22:00 29/12/2019

La lucha es el único camino.

Responder
7
0
#45227 21:52 29/12/2019

Ja, ja el jefe ya ha ordenado entrar aquí a todos los esquiroles. Venga, seguir comentado que os quedáis sin sueldo

Responder
3
1
#45225 21:41 29/12/2019

No sé qué pensar de los sindicatos... Para el día 13 el "daño" que se pueda causar con la huelga será mucho menor y la empresa ya tendrá listas sus represalias... Al tiempo...

Responder
2
1
#45224 21:12 29/12/2019

Un artículo totalmente sesgado. Mi total apoyo a la empresa y a Alejandro.

Responder
1
26
#45881 9:53 14/1/2020

Eres un comeñardos

Responder
0
0
#45222 20:44 29/12/2019

No se de quien abran sacado esta infirmacion pero 3 cuartas partes de lo referido se deberian de haber contrastado, 3 cuartas partes falsas. A la huelga no fueron 12.000 trabahadores pues el 80 porciento de las tiendas trabajo con normalidad y los contrahuelguistas fueron a trabajar al turno de mañanas y se manifestaron de tarde, eso entre otras cosas que aqui se cuentan. Como trabajadora de esa empresa es indignante el trabajo de los si dicatos que van a hechar a abajo una empresa, vete tu a saber que intencion tendrán. Por favor no publiquen sin contrastar informacion. Gracias.

Responder
0
17
#45218 18:50 29/12/2019

Que vergüenza de ESQUIROLES, el mundo al revés

Responder
12
0
#45203 13:03 29/12/2019

Os animo a seguir luchando por vuestros derechos. El único supermercado de Alimerka que conozco es el de Posada de Llanes, con buena relación calidad/precio, pero no puede ser que sea a costa de esos sueldos y condiciones de trabajo tan rastreros.

Responder
24
4

Destacadas

Brecha salarial
Esto es la brecha salarial: un 40% menos de salario si barres en el interior

Un barrendero que escoba las calles de Bilbao cobrará este mes 1.477 euros, frente a los 1.028 euros de quien barre el interior de los edificios municipales. Ellos se ocupan del espacio público visible. Ellas, del invisible.


Actualidad
De Colombia a India. Ciclones y totalitarismos

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios. Un nuevo formato de El Salto TV: el Plano Maestro.

Coronavirus
La mascarilla, nuestra nueva frontera

La obligatoriedad de la mascarilla simboliza lo que me atrevería a calificar de mutación antropológica: nuestros gobernantes, con el apoyo de pensadores de la altura de Byung-Chul Han, parecen estar decididos a que la cara no enmascarada comience a parecernos obscena.

Drogas
Más opioides, más alcohol y cannabis al doble de su precio: las drogas durante el estado de alarma

¿Qué ha cambiado en el mundo de las drogas durante los dos meses de confinamiento? Javier Sánchez Arroyo, coordinador de Consumo ConCiencia, responde a las dudas sobre el uso y posible abuso de sustancias en este tiempo.

Antifascismo
Salir del armario de la patria

Hablar de patria en la izquierda es casi tan jodido como salir del armario, y mira que suele ser tortuoso. Pero la realidad es que, una vez que sales, se está bastante mejor.

Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Teatro
Cuando en el teatro se representaba la huelga

La huelga fue protagonista, principal o secundaria, en numerosas obras de teatro escritas y representadas en España en la bisagra entre los siglos XIX y XX. El hispanista Gérard Brey ha analizado en profundidad lo que denomina “teatro de la huelga”, un subgénero hoy olvidado y desaparecido de la escena actual.

África
La comunidad sostiene las vidas vulnerables en Nairobi durante la pandemia

Ante las medidas del gobierno de Kenia por el covid-19, muchas familias que viven al día se enfrentan a graves dificultades para acceder a productos de necesidad básica y a una violencia policial estructural que pone en riesgo su vida.

Últimas

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.

Historia
Vasco Núñez de Balboa y el consenso del pueblo

Las cacerolas que estos días reclaman en la calle Núñez de Balboa el fin de un supuesto golpe de Estado nunca habrían tolerado que un Vasco Núñez de Balboa existiese.