Cuatro meses sin cobrar como vigilante para el Ministerio de Defensa

Marsegur, una de las grandes contratistas de Defensa, lleva hasta cuatro meses sin pagar a sus empleados.

marsegur
Concentración de los trabajadores de Marsegur ante la ilegalización del convneio de empresa por el Supremo en junio.

publicado
2017-09-14 13:59:00

Alrededor de 800 trabajadores de la empresa de seguridad privada Marsegur llevan hasta cuatro meses sin cobrar, según afirma a El Salto la asociación Marea Negra por la Seguridad Privada.

Carmen Boente Marquez es una de las contratadas por Marsegur para la vigilancia de los edificios de Defensa. En concreto, es vigilante en la Escuela de Guerra del Ejército, ubicado en la zona de Argüelles, en Madrid. “Llevo años trabajando con el Ministerio en el mismo puesto, pero cada vez por una empresa, con subrogaciones”. Antes de que Marsegur se llevara el contrato de Defensa y Carmen pasara a su plantilla, estaba contratada por Seguridad Integral Canaria, que aún le debe el finiquito. Al pasar a Marsegur, vio cómo su sueldo se reducía en un 40%.

“Entre nocturnidad, días festivos y otros complementos, venía cobrando 1.600 euros y de golpe y porrazo pasé a cobrar 930, y con las dos pagas extraordinarias prorrogateadas”, explica a El Salto. Este mes aún no ha cobrado el sueldo y teme que el propietario del piso en el que vive de alquiler junto a su hijo no quiera renovarle el contrato por el retraso en el pago. “La empresa dice que no puede pagar porque Defensa no le paga, y se limpia las manos”, denuncia.

En lo que va de año, Marsegur ha recibido contratos públicos para la vigilancia de distintos edificios institucionales por importes que suman cerca de 20 millones de euros. El más abultado de ellos es el formalizado, por parte del Ministerio de Defensa en abril, por 16 millones de euros.

Marsegur está vinculada a la Seguridad Integral Canaria, de la que es propietario Miguel Ángel Ramírez –presidente del Grupo Ralons y de la Unión Deportiva Las Palmas, investigado por un presunto de delito de fraude a la Seguridad Social–, a través de la Asociación de Compañías de Seguridad Privada (ACOSEPRI), existente desde 2014 y en donde figuran dos empresas más también relacionadas a través de cargos con el empresario canario, según detalla la web Voz Populi, que le vincula con el exministro de Industria José Manuel Soria. “Lo peor de todo esto es que tiene manga ancha para acceder a contratos públicos con la mejor carta de presentación que, no es otra que el mismo Gobierno”, denuncian desde Marea Negra. Ramírez donó un total de 150.000 euros al PP en 2010 y 2011 a través de su empresa Gestiones y Asesoramientos.

Los trabajadores de Marsegur en el cuartel de Torregorda (Cádiz) –también dependiente del Ministerio de Defensa– también llevan protestando desde julio, con manifestaciones todos los lunes ante la bajada de sueldo que ha supuesto el paso de servicio a esta empresa, que cifran en una media de 500 euros. Situación parecida se vive en Ceuta, donde los vigilantes de la Clínica Militar denuncian que su sueldo ha bajado entre 400 y 800 euros, según los complementos salariales. Desde Marea Negra afirman que el personal de seguridad privada de Marsegur en Ceuta “llevan desde junio sin ver un solo euro”.

“Mientras tanto la administración sigue impasible, sin penalizar las malas prácticas de estas empresas”, denuncia josé Carbonel, vicepresidente de Marea Negra, asociación que apunta a la responsabilidad de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

0 Comentarios

Destacadas

Cambio climático
Macron-Merkel: el eje del neoliberalismo ecologista

Ante el climato-escepticismo del gobierno estadounidense, Francia y Alemania pretenden erigirse en los nuevos referentes de la lucha contra el cambio climático. Una etiqueta que se contradice con los resultados modestos de sus políticas nacionales.

Ayuntamiento de Madrid
Cientos de personas le dicen a Montoro que Madrid no se toca

Una concentración frente al ministerio de Hacienda muestra su rechazo a la Ley Montoro y la intervención de las cuentas del Ayuntamiento de Madrid

Feminismos
“Hermana, yo sí te creo”: el movimiento feminista vuelve a tomar las calles de Madrid

Respuesta masiva y contundente del feminismo madrileño ante la actitud de la justicia y los medios de comunicación en el caso de la violación por parte de cinco hombres de una mujer durante Sanfermines. Miles de personas se han dado cita en el Ministerio de Justicia para apoyar a la víctima y denunciar un sistema que ampara a los violadores.

Bankia
Rodrigo Rato y Deloitte se sentarán en la Audiencia Nacional por la salida de Bankia a Bolsa

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu abre juicio oral contra Rodrigo Rato y otras 34 personas físicas y jurídicas implicadas en la salida a bolsa de Bankia. Entre las entes jurídicas se encuentra la empresa auditora Deloitte S.L

COP 23
España, fuera de la alianza contra el carbón
Una veintena de países se compromete a dejar usar carbón para generar electricidad antes de 2030. Las principales economías y contaminantes se quedan fuera del acuerdo. España no ha querido unirse y Rajoy sigue ausente de la Cumbre del Clima.

Últimas

Vivienda
Los inquilinos se organizan ante la crisis inmobiliaria

En el contexto de una creciente crisis inmobiliaria, están surgiendo nuevas asociaciones populares que organizan a los arrendatarios y retan a propietarios y gobiernos.

Soberanía alimentaria
La revolución que empieza en los pueblos

La economía cíclica, la democracia directa, la gestión colectiva de los bienes comunes... muchas de las herramientas de los nuevos movimientos sociales tienen su origen en el mundo rural.

Cine
Adrián Orr: “En Niñato he tratado la realidad de mi barrio, de mis amigos, de igual a igual”
'Niñato' nos acerca a la cotidianidad de un treintañero desempleado, que vive con sus padres y cuida a tres niños sin renunciar a crear canciones de hip hop.
Opinión
Una fábula del 15M
Cuando la joven abuela del 15M termina de contarme el cuento pienso para cuándo otra de estas, chavales.
Ecofeminismo
La resistencia de las mujeres ante la crisis climática

Las mujeres son las principales afectadas por el cambio climático, pero también las que más iniciativas ponen en marcha para adaptarse a sus consecuencias