La ‘jornada horrible’ del 31 de enero se cobró la baja de 170.000 cotizantes

Como cada año, el fin de la campaña navideña acarrea un aumento del paro en el sector servicios. Las afiliaciones a la Seguridad Social bajan más que en el mismo periodo de 2017, pero más allá de este descenso localizado en la cuesta de enero, se constata un empeoramiento de las condiciones de contratación.
Jóvenes en paro
Uno de cada tres empleos se crea en hostelería y comercio. David Fernández

publicado
2018-02-02 12:19:00

Un año más, se ha producido la esperada destrucción de empleo tras la campaña navideña. Las estadísticas del Ministerio de Trabajo publicadas hoy constatan el bajón que sufren las contrataciones en el primer mes del año: caen en 178.000 las personas cotizantes a la Seguridad Social y aumenta el paro en 63.000 personas. Los datos del Ministerio de Fátima Báñez empeoran los de enero de 2017 y muestran una constante laboral en España: tres de cada cuatro empleos perdidos los ocupaban mujeres.

Leer: Báñez defiende que la recuperación está escrita en “femenino”

La afiliación a la Seguridad Social se sitúa en números peores que los de 2017, aunque el Gobierno insiste en que la desestacionalización de los datos muestran una línea de mejoría. Aunque en términos interanuales sigue aumentando la afiliación, la tendencia del mercado laboral es clara: los contratos son peores (más incertidumbre) y duran menos tiempo. Así, se producen efectos como el del 31 de enero, una sola jornada en la que se produjeron 169.493 bajas en el sistema.

La contratación es abrumadoramente frágil. Nueve de cada diez contratos firmados en el primer mes del 18 han sido temporales. Entre el 10% de los contratos indefinidos, casi la mitad son a tiempo parcial, un modelo de contratación que penaliza especialmente a las mujeres.

En 2017, según datos del Gabinete Económico de Comisiones Obreras, el peso de los contratos temporales a tiempo parcial es del 11,4% del conjunto de altas en el sistema. Es la cifra más alta desde 2007. Por el contrario, la contratación indefinida a jornada completa se encuentra en su nivel más bajo desde el comienzo de la crisis: hoy son el 47,9% de los contratos.

Otra certeza que arrojan los datos del Ministerio es que la combinación temporalidad-precariedad se basa en el peso del sector servicios en el mercado laboral. Un sector mucho más sensible a campañas como la navideña. En enero, más de 71.000 personas perdieron su trabajo en el sector servicios, mientras que se produjo el alta de más de cinco mil nuevos empleados en la construcción, el sector inicialmente más castigado por la crisis económica que comenzó hace casi diez años.

0 Comentarios

Destacadas

Refugiados
El duro invierno de las personas solicitantes de asilo
Los solicitantes de asilo dependen de las redes de solidaridad ante una administración que dificulta cada vez más su acceso a derechos
Violencia machista
Mapa: todas las concentraciones contra la violencia machista para este 25N
Cerca de 100 marchas recorrerán este domingo las calles con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Opinión
Quemar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para abonar una nueva agenda común global

Una minoría creciente de los movimientos sociales creemos que estamos frente a una auténtica crisis sistémica y global o, para ser más exactos, ante una civilización fallida en fase de colapso. ¿Cómo debe ser la agenda para afrontar el futuro?

África
África: el ascenso del imperialismo de las fronteras

Más de un siglo después del originario Reparto de África, los líderes europeos están imponiendo hoy nuevas formas de colonialismo en el continente, en forma de controles fronterizos militarizados.

Últimas

Pobreza
La Renta Mínima como Campo de Batalla
Los cambios en los criterios en la tramitación del los procedimientos relacionados con la RMI se traducen en mayores barreras burocráticas
Libertad de expresión
España indemnizará con 8.000 euros a un activista del centro social Casas Viejas que denunció torturas
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a España por vulnerar la libertad de expresión del activista, que fue condenado al denunciar en rueda de prensa que sufrió torturas durante el desalojo del centro social de Sevilla.