Colas Supermercados Coronavirus - 3

La semana política
Un año cualquiera

Las instituciones financieras y los organismos internacionales alertan de la profunda recesión de la economía como consecuencia del coronavirus. Holanda y Alemania cierran la puerta a la mutualización de la deuda. El Gobierno acelera el ingreso mínimo vital para no quedar sepultado por la oleada de despidos.

11 abr 2020 06:52

Este iba a ser un buen año. No el mejor de los años, porque esa clasificación ya no tiene sentido después de cumplir una edad, pero un buen año. Probablemente había que escoger un buen momento para cambiar el portátil: después de seis años flaquea, la tecla de retroceso se atasca, nunca fue la pera, pero últimamente su lentitud es exasperante. Comprar un par de zapatos y, en otoño, un abrigo nuevo, uno al que no se le rompa el forro de los bolsillos. Vacaciones en la península. Un ritmo asumible de cenas fuera. El resto, para pagar el alquiler, una limpieza bucodental y guardar algo por si la tribu lo necesita. Un año (ajustado el IPC) como 2019, muy parecido a 2018 y a 2017, bastante mejor que 2016.

Iba a ser un buen año. Iban a desaparecer por fin los presupuestos generales de Cristóbal Montoro, ese peso muerto que ha echado a un pozo los avances en sanidad y en educación, que ha estrangulado la Ley de dependencia. Iba a reducirse el déficit público, lo que iba a permitir unas cuentas públicas que, si bien no iban a ser las mejores posibles, podían inyectar más dinero para la gente. Insuficiente, sí. Decepcionante, qué te apuestas. Un año en el que, casi con toda seguridad, no iban a tocarse los precios del alquiler ni iban a mejorar las condiciones de vida de miles de sin papeles. En el que nadie iba a derogar la reforma laboral o la Ley mordaza, en el que tampoco nadie iba a hacer la revolución. Un año como 2019, o quizá un poco mejor. 

Los memes son insípidos, se repiten los argumentos y decrecen las ganas de comunicación, ya sea a través de los aplausos o de las pantallas. La semana se hace pesada, cuesta arriba

Ese tipo de año en el que se incorporan cientos de miles de jóvenes a trabajos precarios, primero con cierta ligereza, más tarde con creciente angustia. En el que decenas de miles de hogares aguardarían a una lista de espera de dependencia que nunca avanza. En el que cientos de miles de trabajadoras de hogar iban a seguir reclamando la ratificación del convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo. El típico año en el que seguiría siendo imposible conciliar tiempo de trabajo y vida, en el que seguiría sin brotar ese trabajador champiñón “libre de cuidados, sin responsabilidades ni necesidades”, del que habla la economista Amaia Pérez OrozcoPero, aunque no brotase, aunque no exista, la ficción de esos trabajadores a los que puede encenderse y apagarse con un solo golpe de interruptor, iba a seguir funcionando en el mercado laboral. 

Puede ser que las cosas no fueran bien, pero al menos iban a ir como siempre.

Difícil imaginar

“Ha llegado la madre de las recesiones” (título del informe de Unicredit de abril de 2020).

“Nunca en la historia del FMI hemos presenciado un estancamiento de la economía mundial como este” (Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional). 

“En el transcurso de unas pocas semanas, las perspectivas para la zona del euro han cambiado fundamental y totalmente. Incluso desde el punto de vista actual de un aparente aplanamiento de la curva de contagios en Italia y otros países europeos, es difícil imaginar todas las formas en que la zona será diferente después del virus en comparación con la situación previrus” (informe del Deutsche Bank, 3 de abril de 2020).

“Más de cinco millones de canadienses habían solicitado todas las formas de ayuda federal de emergencia por desempleo desde el 15 de marzo, según mostraron los datos del gobierno el jueves, lo que sugiere que la tasa de desempleo real está más cerca del 25%”, (artículo del Financial Post, 11 de abril de 2020).

“El 6,2% de la población de la Comunidad de Madrid sufre inseguridad alimentaria severa (408.000 personas) y un 8,2% inseguridad moderada (540.000 personas)” (Informe “Hambre e inseguridad alimentaria en la Comunidad de Madrid”, abril 2020)

Las cifras abruman. Se estima que los PIB de Estados Unidos, Japón y Alemania, tres de los cuatro países con mayor PIB del mundo, pueden ver cómo su Producto Interior Bruto desciende un 20%. El de la Unión Europea puede caer otro 25%. La deuda soberana de Italia, escalar hasta el 167%, la de Grecia al 218% de su PIB. España puede ver su déficit bajar al -12,5%.

Pero las cifras no explican que al final de esos porcentajes está la vida. Pasar de necesitar unos zapatos nuevos a no tener ingreso alguno. 

Un mínimo vital

La semana no se presentaba nada bien. Lo advirtieron al comienzo de la cuarentena: la extraña excitación que se había dado en los primeros días de confinamiento, la efervescencia y las propuestas, la oferta cultural y lúdica iban a declinar y se abriría un tiempo mucho más lúgubre y penoso. Los memes son insípidos, se repiten los argumentos y decrecen las ganas de comunicación, ya sea a través de los aplausos o de las pantallas. La semana se hace pesada, cuesta arriba. 

El Gobierno español tiene que responder a una pregunta que alguien apuntó en un papel tras un taller de “inteligencia colectiva” en el tan lejano 15M: “Nada de lo que puedas hacer es suficiente, ¿qué vas a hacer?”

Se cierra la oportunidad, a medida que se miden las consecuencias de esta crisis; la semana termina con un portazo a los coronabonos, a garantizar una barrera contra la especulación financiera. Se niegan Alemania y Holanda, ese país que ha hecho de la elusión fiscal su modelo económico. El Parlamento de Bruselas y Estrasburgo ha quedado al margen de cualquier tipo de decisión. Malos tiempos para la ficción de una democracia supranacional. La Unión Europea se encoge y los gobiernos más golpeados por la crisis se contienen antes de anunciar más pasos de rescate social: saben que las garantías actuales pueden no ser suficientes. La consigna, no obstante, es “coge el dinero del BCE y corre”, no pienses mucho más allá de los próximos seis meses (iba a ser un año como todos los demás, pero ya no lo es). 

El Gobierno español tiene que responder a una pregunta que alguien apuntó en un papel tras un taller de “inteligencia colectiva” en el tan lejano 15M: “Nada de lo que puedas hacer es suficiente, ¿qué vas a hacer?”. Las dudas se reflejan en las cuentas del escudo social. Los 18.000 millones anunciados el 17 de marzo (un 1,4% del PIB) no serán suficientes. Los nuevos “pactos de la Moncloa” anunciados serán poco menos que cháchara si no se plantean las líneas de una reforma fiscal profunda para el nuevo tiempo abierto en marzo de 2020.

La negociación en el Eurogrupo, desencallada desde el momento en el que los países del sur aceptaron que la ayuda esté atada a contrapartidas futuras, debe lanzar, a partir de la semana que viene, un nuevo paquete de rescate social. El Ingreso Mínimo Vital, en forma de “puente” hasta la consolidación de un modelo de rentas mínimas suficiente y homogéneo en todo el Estado, tiene vía libre para su puesta en marcha como decisión política antes que técnica. El Gobierno no podrá aguantar otro dato del paro sin presentar una garantía de ingresos. 

Entender que las medidas sobre paralización de corte de suministros, las suspensiones de pago de alquiler y el ingreso mínimo vital son medidas de emergencia que se tendrán que hacer permanentes es, también, la diferencia entre un año en el que no iba a haber manera de hacer la revolución y uno en el que han saltado algunos candados. Mientras el Gobierno responde o naufraga en esa pregunta (“Nada de lo que puedas hacer es suficiente, ¿qué vas a hacer?”) la crisis del coronavirus se plantea en toda su crudeza como una crisis del trabajo. Como una suspensión, con consecuencias imprevistas, de la relación entre capital y vida. Se ha roto también el silencio sobre los sistemas nacionales de cuidados, sobre las pésimas condiciones de trabajo de las profesionales del sector sanitario.

Es ahí donde se va a dar la gran pugna que anticipa esta crisis: entre quienes, cueste lo que cueste, van a tratar de defender el anterior sistema de capital-trabajo, vigente y hegemónico hasta marzo de 2020, y quienes son conscientes de que esta crisis debe romper ese nudo de explotación e insatisfacción.

Se ha entrado, en unas pocas semanas, en un territorio desconocido en el que ningún Estado está sabiendo cómo operar, aunque el 7,5% del PIB movilizado por Trump en Estados Unidos o el 6,1% puesto encima de la mesa por Alemania para paliar la catastrófica crisis del empleo en el país indica que los países más poderosos del mundo son conscientes de que la posibilidad de un estallido es real. En España, esa posibilidad la ha enunciado la política-aristócrata Ana Oramas, de Coalición Canarias.

Nadie, a principios de año, hubiera sido capaz de imaginar que este año se iba a hablar tanto de la renta básica, algo tan lejos de la renta de pobres, tan cerca de un nuevo pacto social. Tampoco nadie, a comienzos de año, podía ser capaz de anticipar la velocidad a la que se iba a producir el cambio de hegemonía mundial a favor de China. 2020 iba a ser un año normal, con nacimientos y muertes, beneficios ajenos y penas nuestras. Se presentaba como otro año en el que nadie iba a ser capaz de hacer la revolución. Unos zapatos, un abrigo..., iba a ser un año cualquiera.

Relacionadas

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

La semana política
Unidad, unidad, unidad

El acuerdo social del pasado viernes muestra el empeño del PSOE por ganar tiempo antes de plantear reformas que limiten el beneficio privado. Los llamamientos a la unidad entre los estados miembro de la Unión Europea tampoco abordan la cuestión fundamental de la redistribución.

La semana política
Los últimos nueve segundos

La nueva normalidad es la entrada a un laberinto. Las multinacionales de internet determinan un porvenir político en el que la aceleración se impone a la reflexión. Las redes sociales construyen ese presente continuo en el que las emociones prevalecen y dificultan la organización colectiva. 

2 Comentarios
#56586 15:54 12/4/2020

Buena columna.
El título del texto tiene un doble sentido interesante y alerta precisamente del riesgo de que esa acelerada carrera por el supuesto retorno a una 'normalidad' que ya era distópica pero que ya no existe, sea la antesala para convertir la escepcionalidad (con una masiva huelga general global incluída) en un paréntesis (AKA - Shock/Trauma - Naomi Klein).
Mañana se reincorporarán algunas cobayas al experimento (para eso se introdujeron elementos discursivos bélicosos y militares). Serán los 'nadies', las clases populares, los trabajadores, los que se mueven en transportes colectivos, no serán los 'empresaurios' desde sus oficina confinadas e individuales, los que van en vehículo privado SUV y viven confinados en sus adosados liberales, los de la casta, los verdaderos parásitos de esta sociedad neofeudal.
¿De qué habrán servido los aplausos (hipócritas) al personal sanitario que nos cuida ó al personal esencial que nos procura alimentos?.
Conclusión: Aceptar la vuelta a una 'normalidad' que no existe sin negociar un nuevo contrato (económico, social, justo y global) sería un gran error.

Responder
2
0
#56428 16:44 11/4/2020

Una crónica magnífica...
Pues si, todo se ha acelerado gracias al pequeño SARS-CoV-19, incluso la largamente esperada muerte del Capitalismo.
Momento de pasar pantalla para organizar el funeral a la vez que se van plantando la semillas de una nueva reorganización sistémica a todos los niveles con la vida, el planeta y la humanidad como prioridades.
Tiempo de audacia, visión y liderazgos transcendentales con perfil humanista, ecológico, ético y social.

Responder
2
0

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.