Juicio del 1 de Octubre
Sobre Catalunya, la sentencia al Procés y el desborde

Y en esas que el peque me suelta “papa, ¿què passa? Presos polítics, no?”. Y el coco que no para. Cinco años cuenta la criatura y ya me habla de “presos polítics”.

Aeropuerto de El Prat Proces - 6
Agentes de la Policía Nacional corren contra los manifestantes en El Prat. Víctor Serri
Eloi Mallafré

publicado
2019-10-21 10:43

Y el día llegó. El de la sentencia al Procés, digo. Es lunes. No son ni las 10. En clase. Napoleón. Que si mira el dictadorcete este por aquí. Que si mira el libertador este por allá. En fin, cosas de la historia o la histeria, vete tú a saber. Difícil distinguirlas a veces. Y en esas que los chavales dejan de mirar, dejan de escuchar y, lo que es peor, dejan de hablar. ¡¿Qué pasa?! La sentencia, profe, que ya ha salido. ¡¿Y?! Pues lo dicho, profe. El desastre máximo. 13 años para Junqueras, 9 para los 'Jordis' y unos cien en total.

Y la clase que se apaga. Anímicamente, claro. Pero también física. ¡¿Por dónde iba?! Ah, sí, ¡Waterloo! Y el cerebro que implosiona. Napoleón, Puigdemont y la Restauración. ¡¿Restauración de qué?! Pues del Antiguo Régimen, de qué va a ser. Y el coco que no para. Cien años de talego por una indy que no fue. 100 años. Lo mismo, si fa o no fa, que a los Tejero y compañía por algo, digámoslo también, que sí fue. Golpe de Estado, digo. Fracasado, sí, pero de Estado y con toda la matraca del ejército y el facherío patrio detrás (que no era poca cosa, no en la España de los Ynestrillas, Blas Piñar, Fraga, etcétera, de los 80). Cien años, esto es, a razón de 8 por cabeza. Esto es, lo mismo, si fa o no fa, que a la Manada por algo, digámoslo también, que no solo fue sino que será. Para la víctima, claro. 100 años. Esto es, ocho por cabeza. Esto es, como si se tratara de un homicidio. Flipa.

Y en esas que llega la noche. Y se desatan las pasiones. Cabreo. Mucho cabreo. En todas partes. Normal. Por cierto, qué palabro, eh. Normal. ¡¿Qué carajo es normal?! Bueno, en fin, qué cabreo, mucho cabreo. Si por algo que no fue te caen 100 años (ocho por cabeza) pues hagamos algo que sea, ¿no? ¡¿El qué?! Bueno, ahí está el problema. Años de conflicto político lapidados a golpe de talego, años de protesta pacífica sepultados a grito de tertuliano y años de políticas de acumulación por desposesión ventilados a ritmo processista o sociata. Tanto monta. A saber, revolucionarios en lo electoral y reaccionarios en lo gubernamental. O algo por el estilo. Luego, ¿qué nos queda? ¿qué les queda? Pues que va a quedar. La nada y el todo. Esto es, la nada, que es de dónde veníamos. A saber, referéndums que no son. Revoluciones que no van y conflictos que hacen bola. Y el todo, qué es dónde nunca llegamos. Sueldos que no alcanzan, trabajos que se esfuman y mundos que se consumen ¿Resultado? No future, que dirian los punkis, y horizontes truncados a ritmo de cambio climático y canciones de Bad Gyal. ¿Qué querían?

Es una sentencia contra todo brote social organizado, contra toda expresión masiva de rechazo a un país que hace aguas por todos partes

Y el coco que sigue. Es martes. O miércoles. Ya no sé. Las rutinas se suceden. Las mías y las de la calle. La nada y el todo. Y yo en casa. Evaluaciones, programaciones, correcciones, cenas, coladas, tos por aquí, estornudo por allá, twitter en una mano y el mando de la tele en la otra, y en esas que el peque me suelta “papa, ¿què passa? Presos polítics, no?”. Y el coco que no para. Cinco años cuenta la criatura y ya me habla de “presos polítics”. Y no de hoy sino de hace ya. Como los chavales que cuando el 15M tenían 10 o 12 años y que en su socialización política y pacífica desde aquel mayo de entonces solo han recibido palos y más palos. “Sí, peque, presos polítics”, y lo que es peor, reacción conservadora de aupa. Porque si algo desprende la sentencia es su poso reaccionario. No nos engañemos. Esta no es solo una sentencia contra el Procés. No es solo un castigo contra los dirigentes que osaron profanar los pilares fundamentales de la sacrosanta democracia que nos dimos entre todos. A saber, el Rey, la rojigualda y la una, grande y libre, pero de buen rollo, claro. “Que soy compañero”.

Es una sentencia contra todo brote social organizado, contra toda expresión masiva de rechazo a un país que hace aguas por todos partes. A saber, deshaucios, alquileres por las nubes, trabajos precarios, estudios caros. Qué digo caros, carísimos (competencia catalana, por cierto. Los estudios y sus precios, digo; nah, por enfocar). Recortes. Gürtel. “Dos missals, mossèn”. Gente muriendo en hospitales, en salas de espera eternas. Gente pobre, claro. Que los ricos tienen sus clínicas. Frustración y desapego a raudales. ¿Respuesta? Ley y orden. Revolucionarios en lo electoral y… lo dicho. Ley y orden como única respuesta. O lo qué es lo mismo, cierre por arriba de gobiernos y partidos y aviso para navegantes. Si crece la protesta lo hará también la represión, aun a costa de la vulneración sistemática de derechos fundamentales como lo son, sin duda, el derecho a la movilización y a la desobediencia. 

Separación de poderes, dicen. Como si la justicia de este país no hubiera dado buena muestra de su poso autoritario

Como entender si no el malabarismo jurídico que supone equiparar los hechos pacíficos de otoño de 2017 en Barcelona al golpe militar violento del 23F o la relación que establece el Supremo entre capacidad de movilización y cien años de talego, hubiera o no violencia. De cajón, ¿no? Pues no. Parece que no. Parece que las las resoluciones judiciales hay que acatarlas vengan de donde vengan, y digan lo que digan.

Separación de poderes, dicen. Como si la justicia de este país no hubiera dado buena muestra de su poso autoritario. Como si no existiera solución de continuidad entre la judicatura y el franquismo en un país dónde 10 de los 16 jueces del Tribunal de Orden Público franquista ascendieron al Tribunal Supremo o la Audiencia Nacional. O como si la sentencia ayudara a rebajar la tensión de un conflicto que necesita respuesta política. Algo así como, “no, miren, la justicia no sirve para resolver el hecho de que haya más de dos millones de personas que quieren votar”. Pero no. El escenario abierto por el Supremo no solo no rebaja nada sino que abre en carne viva la brecha entre lo jurídico y lo real y añade gasolina al fuego de lo político y lo social. Que no es poca cosa. No en un país donde las cicatrices son cada vez más hondas. Laborales, económicas, nacionales. Una de cada dos personas cobra menos de 900 euros al mes y uno de cada cinco niños no llega a cubrir sus necesidades más básicas mientras la riqueza de las grandes fortunas se sigue multiplicado. Pues eso.

El pifostio es importante, sí. Y es grave. Ni de lejos se acerca a lo vivido en Alepo, se ponga como se ponga el pirómano de Albert Rivera. Pero es importante

Y en estas que llega la huelga. La huelga de Schrodinger. A medio camino entre el lock-out y la huelga general, cierto. Pero, ¿que querían? Sin fábricas no hay trabajadoras. Y sin trabajadoras no hay huelgas generales. No al uso. Esto es, laborales o, en su reverso, revolucionarias. Pero qué más da. El pifostio es importante. La sentencia también. Y la frustración. Lo dicho. Mucha gente en la calle. Mucho cabreo. Y mucho contraste. Los del “ni un paper a terra” y los de la kale borroka. El día y la noche. También en las coberturas mediáticas, claro. Por cierto, ¿alguien sabe por qué el tertuliano mediano es incapaz de distinguir entre un melón y una sandía? El pifostio es importante, sí. Y es grave. Nadie lo pone en duda. Pero no parece tan distinto a los brotes de descontento de las banlieus francesas que nos sacuden año tras año, las algaradas de 2014 en Gamonal contra el bulevar de marras, los disturbios de Baltimore en 2015 contra la impunidad racial de la policía o las más recientes protestas de Hong Kong en China.

Habrá que añadir la sentencia a la larga lista de despropósitos típicamente españoles.

El pifostio es importante, sí. Y es grave. Ni de lejos se acerca a lo vivido en Alepo, se ponga como se ponga el pirómano de Albert Rivera (aunque solo sea por la obscenidad de comparar los 600.000 muertos de la ciudad siriana con lo ocurrido estos días en las calles de Barcelona). Pero es importante. Y, lo que es quizás más relevante. Escapa al control de a) una policía desbordada, desfasada y pasadísima de rosca y b) una Generalitat a la que no le quedan más trucos en la chistera, ni fuegos artificiales, se ponga como se ponga Quim Torra y su enésima huida hacía adelante en forma de enésimo referéndum. 

En esto voy pensando. Bueno, en esto y en que habrá que añadir la sentencia a la larga lista de despropósitos típicamente españoles. A saber, la sangría, los toros, la gripe, las transiciones a la democracia pilotadas por los ‘demócratas de toda la vida’ (esto es, los fascistas de siempre) y los cierres en falso de conquistas democráticas y procesos deconstituyentes. Cánovas y la Restauración borbónica cuando la Primera República y la España federal. Franco y el franquismo cuando la segunda República y la democracia social. Vamos, lo típico en estos lares.

Bueno, en estos y en los de más arriba. Porque el descosido no es solo típicamente español. Es también sistémico en la medida que resigue el camino antiilustrado que los Estados suelen mostrar cuando han roto todo consenso social y no encuentran más razón que la fuerza de la sinrazón para hacerse valer. Muestra: República de Weimar y Alemania nazi o Mayo francés y régimen De Gaulle. En fin, que en momentos de fuerte fragmentación y de gran contestación los escenarios suelen abrirse y cerrarse al mismo tiempo, cuando no ir marcha atrás. Y el escenario abierto hoy no parece la excepción sino más bien la norma. La fragmentación crece, no ha hecho más que crecer desde el estallido de la burbuja inmobiliaria de 2008, los partidos se enrocan, ya sea detrás de la bandera, la clase social o el chiringuito particular, y el desapego se dispara, dibujando el mejor de los escenarios posibles para los guardianes del imperio del orden y la ley. Y ahí la extrema derecha campa a sus anchas.

Suele haber excepciones, claro. Pero en todas ellas a) el Estado acepta el conflicto y b) el Estado moldea la lucha y le da salida política. No sé, estoy pensando en la Gran Bretaña del voto femenino de 1918 o la Suecia de la socialdemocracia de los 70. Episodios donde el Estado se muestra más o menos permeable y busca ensanchar la base social de la democracia. Claro que, por aquél entonces, el Palacio de Invierno aún asomaba la cabeza por la ventana de las cancillerías de Europa y el socialismo aún parecía inevitable.

Relacionadas

Juicio del 1 de Octubre
Tenemos miedo al fuego

Demasiadas veces la cultura es esa torre de marfil que tanto le gustaba a Rubén Darío: el lugar elevado desde el que miramos lo sucio sin mancharnos.

Juicio del 1 de Octubre
Medio millar de juristas denuncian que la sentencia del Procés vulnera el principio de legalidad

El informe publicado por la plataforma International Trial Watch sobre la sentencia del Tribunal Supremo señala que esta viola los derechos fundamentales por falta de previsión jurídica y por menospreciar los derechos de reunión y expresión.

Opinión
Tras la sentencia: paradojas de una revuelta esperada

Si en algo destaca en el “problema catalán” es en que presenta una coexistencia contradictoria entre un mandato imperativo activo, con formas organizadas de contrapoder ciudadano, y un subsistema de partidos catalán completamente esclavo de sus apuestas en el casino de la crisis de régimen. Primera parte.

8 Comentarios
#41862 20:59 22/10/2019

hubo más violencia en las manifestaciones de rodea el congreso o las de amazon

Responder
0
0
#41813 4:29 22/10/2019

No se pueden hacer más comentarios precocinados en un artículo. Los q nos creímos los movimientos catalanes anarquistas no escuchábamos bien, nos pereció oír ni Dios, ni patria, ni rey, cuando en realidad se trataba de Mi Dios, Mi patria y Mi rey. Y venga a sacar a Franco y la España Franquista, pero mientras en Madrid un niño q nace en Villaverde tiene 10 años menos de vida q nace en Chamartín. Pero eso es otro rollo ya le daremos el 0,7 cuando seamos independientes.

Responder
1
1
#41836 12:42 22/10/2019

Te recuerdo que la sentencia del Procés establece un precedente preocupante que ha creado nueva legislación que recorta todo tipo de derechos civiles y tipifica como delito la protesta.
Mucho me temo que, tal como está quedando el panorama legal, de querer protestar por esx chicx de Villaverde que mencionas se nos podría acusar de sedición y meternos en la cárcel. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Responder
0
0
Joan 20:43 21/10/2019

Muy bien el articulo. Espero que la gente vaya entendiendo las cosas, porque hay algunos que no se enteran de nada, porque son ni-ni. Ni quieren, Ni les interesa.

Responder
3
1
#41792 15:56 21/10/2019

Pero que articulo mas sesgado buscando la épica a un proceso que la mitad no quiere y que los que lo quieren parte son la derecha mas rancia catalana para controlar mejor lo suyo...3%,Puyol etc.

Responder
5
10
#41810 23:52 21/10/2019

¿Y por que no se permitió que la gente votara si lo tienes tan claro?

Responder
4
1
#41823 9:53 22/10/2019

Porque no es solidario con el resto que si una comunidad se ve mas prospera pretenda disgregarse llevándose con ella las inversiones realizadas, verdad que en cataluña no hace gracia Tabarnia?

Responder
0
1
#41774 14:27 21/10/2019

Lo de que todos los partidos son mas o menos lo mismo es inexacto y hasta reaccionario. Por lo demás, me quito el sombrero ante este exquísito resumen de los tiempos que nos toca vivir.

Responder
3
0

Destacadas

Dependencia
Los fondos de inversión desembarcan en el cuidado de mayores

En Madrid existen 426 residencias para la tercera edad, de las que 25 son 100% públicas y 18 tienen su gestión externalizada. El resto son privadas, un pastel que no pasa desapercibido a las empresas que buscan maximizar la rentabilidad del cuidado de personas mayores.

Medios de comunicación
Mentira la mentira, mentira la verdad
Para controlar la veracidad de lo que leemos, escuchamos o vemos, el colectivo Xnet propone una verificación previa de la información que se difunde, basada en saber quién crea y paga las ‘fake news’ y quién cobra por crearlas y viralizarlas.
Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (y 2)

Los golpistas lanzan una carrera contrarreloj para aplastar brutalmente la resistencia popular, inhabilitar a Evo Morales y García Linera y desmontar los logros de la revolución antes de convocar nuevas elecciones.

Corrupción
Griñán condenado a seis años de cárcel y nueve de inhabilitación para Chaves

La audiencia de Sevilla condena por malversación a José Antonio Griñán y a Manuel Chaves por prevaricación a causa de las prejubilaciones en Andalucía, conocidas como “caso de los ERE”.

Internet
El presente como distopía ochentera

¿Cómo juzgaríamos el mundo actual en caso de poder observarlo desde la perspectiva de los años 80?

Literatura
Luna Miguel: “La generación de escritores macho ya se está muriendo”
La escritora y periodista Luna Miguel se suma con ‘El coloquio de las perras’ al trabajo de recuperación gracias al cual, si estás atenta, tu lista de lecturas pendientes tendrá pocos autores de los de siempre.

Últimas

Violencia machista
El negocio tras la violencia machista

Muchos medios de comunicación ven en los feminicidios oportunidades para aumentar sus ingresos, vulnerando los derechos de las víctimas e ignorando sistemáticamente los códigos deontológicos. Las presiones y la misoginia en los medios, la precariedad y la falta de especialización dificultan la buena praxis de las y los periodistas.