Italia
Normalidad del desastre en la provincia italiana

Los resultados de las elecciones italianas no han supuesto una sorpresa, solo muestran la continuidad de un laberinto político en el que la izquierda lleva desaparecida desde hace décadas.

Silvio Berlusconi
Silvio Berlusconi se vuelve a presentar a las elecciones aunque no pueda ser nombrado en el Parlamento
Raúl Sánchez Cedillo

Participa en la Fundación de los Comunes


publicado
2018-03-07 15:59

Las elecciones del pasado domingo en Italia han puesto fin a toda la fe milagrera del viejo sistema político. Llevaba muerta un buen tiempo, pero el lamentable intervalo Renzi llevó a los defensores de la llamada Segunda República italiana a pensar que aún había esperanza. Hoy podemos decir que ya no queda nada, ni de los partidos ni de los proyectos, de los partidos constituyentes de 1948.

Las izquierdas históricas han sido pulverizadas: los herederos de Togliatti se han comportado como los vástagos de las mejores sagas familiares: se pelearon por la herencia, se repartieron a dentelladas las rentas, dividiéndose el patrimonio, arrastraron por el fango o por el ridículo los nombres del padre y del abuelo.

El colofón ha estado a la altura de los precedentes, porque después de que el arrogante democristiano progre que ha sido Renzi los desalojara de su viejo palazzone (el Partito Democratico, PD), a los hijos pródigos de la izquierda italiana no les había quedado más remedio que agruparse todos en un pequeño sótano, de nombre Liberi e Uguali, desde el que han cosechado poco más de un 3%, asegurándose por los pelos una presencia cadavérica en Montecitorio y en Palazzo Madama.

La degradación del instinto político italiano, desde la gran ruptura que inaugura Berlusconi, se identifica por lo siguiente: poner a un juez meridional antimafia de cabeza de lista. Como si no hubieran sido suficientes el episodio Ingroia (2013, Rivoluzione Civile, poco más del 2 %) o la triste decadencia de Di Pietro, el héroe justicialista de Mani Pulite, se decidió que Pietro Grasso, juez antimafia y presidente del Senado, encabezara la lista que reunía a un D’Alema (del que, como a un trasunto del Gato de Cheshire, sólo ha quedado un bigote flotante) con Nicola Fratoianni, el ex portavoz disobbediente y delfín de Nichi Vendola, junto a otras antigüedades del PD, como Bersani y juguetes rotos como Civati o Fassina. La tímida expectativa de Potere al Popolo! se ha traducido en poco más del 1 %. Antes que provocar una verdadera catarsis, este descenso a la ridiculez más completa no hará probablemente más que intensificar el furor cainita.

Renzi es ya el personaje odioso de las comedias estadounidenses de high school. Tan adicto a la atención que ahora dice que dimite para quedarse… para ver cómo le parten la cara

El ocaso del cavaliere y de su imitador toscano

Renzi es ya el personaje odioso de las comedias estadounidenses de high school, desguazador desguazado y meteoro estrellado. Tan adicto a la atención que ahora dice que dimite para quedarse… para ver cómo le parten la cara. Vale: algunos sabíamos que acabaría así. Pero lo cierto es que tuvo en sus manos, con la fallida reforma constitucional de 2016, la posibilidad de llevar a cabo las tareas pendientes que definían el proyecto de la Segunda República: predominio del Ejecutivo, control político de la magistratura, recentralización administrativa, gobiernos estables.

El ocaso de Renzi ensordece el canto fúnebre de la empresa política de Berlusconi, cuyo imperio mediático tendrá que decidir ahora quienes podrían ser los caballos ganadores y los herederos de la franquicia Forza Italia.

El significado de los resultados en el Norte y en el Sur

El mapa electoral que deja el pasado 4 de marzo tiene una primera lectura, tan sencilla como insuficiente: la protesta contra la Segunda República y su subordinación a la dictadura comisaria europea ha dado la hegemonía absoluta a las variantes del populismo reaccionario, es decir, a dos metabolismos de los efectos del capitalismo autoritario y austeritario: el de las regiones del Norte, más ricas, que demandan la retirada de todos los frenos al egoísmo explotador y apropiador del pequeño capitalismo industrial y comercial, clánico y envejecido; y el del Sur, que demanda renta para los obedientes y equiparación de oportunidades de los más jóvenes con el Norte en las regiones condenadas históricamente por la desinversión, la estigmatización (el terrone del Sur, manipulado y subvencionado por la Roma ladrona, fue hasta hace muy poco el chivo expiatorio de la entonces Lega Nord) y las mafias.

Los datos muestran una correlación directa entre el menor nivel de renta y el mayor porcentaje de voto por el M5S (mientras que en el caso del PD la correlación es la contraria). Pero si hay algo que acomuna a ambos populismos del rencor es la acumulación de toxinas que presentan ambos metabolismos: entre el comunitarismo racista de Salvini y el individualismo en red de di Maio hay diferencias de grado, pero les une un nacionalismo excluyente y agresivo, un odio de la multitud metropolitana que presupone la supremacía colonial itálica. 

El gobierno imposible y las evoluciones posibles

Lo curioso de la situación es que, a pesar de la hegemonía absoluta del populismo tóxico, las diferencias de renta y de geografía de sus electorados, antes que la ambición de poder de sus dirigentes, impiden todo entendimiento entre la Lega y el M5S. Las combinaciones más posibles son todas poco probables o en todo caso altamente inestables. Lo que se abre más bien es la refriega entre las distintas bandas políticas en el Estado, los medios y los partidos.

El gobierno “técnico” de Gentiloni podrá continuar por un tiempo, mientras el presidente democristiano Mattarella cumple con la rutina de buscar una combinación factible de mayorías parlamentarias que respalden a un ejecutivo. Las declaraciones tanto de Salvini como de Di Maio hacen pensar más bien en una guerra de desgaste entre la Lega y el M5S, por un lado, y en operaciones de aniquilación de los socios probables minoritarios, por el otro: Forza Italia en el caso de la Lega, y el PD ("Pasok") en el caso del M5S.

La relación de Italia con el Eurogrupo no es distinta de la de Cataluña con el Reino de España, y de la de este con el Eurogrupo

A su vez, Renzi y Berlusconi no están dispuestos a salir de escena sin llevarse por delante todo lo que puedan. Aunque no se puede excluir que dentro de unos meses la opción de un nuevo gobierno “técnico” sea vista por todos los actores como la opción menos mala, es más probable que lo que vivamos sea una carrera hacia unas nuevas elecciones que consoliden el nuevo bipolarismo tóxico. 

EL GOBIERNO IMPOSIBLE Y LAS EVOLUCIONES POSIBLES

La incapacidad de formar gobierno es una consecuencia directa de la hegemonía absoluta de estos populismos. La verticalización de la cadena de mando en la UE ha transformado la gobernanza entre los socios, ha introducido una dictadura comisaria que afecta a todos los procesos políticos de los Estados miembros. En este sentido, la relación de Italia con el Eurogrupo no es distinta de la de Cataluña con el Reino de España, y de la de este con el Eurogrupo.

La demanda de odio y agresividad contra los migrantes, los no blancos, las mujeres y las personas LGTBIQ está bien representada por los partidos mayoritarios

La dictadura comisaria, que tiene sus vértices en el triángulo Berlín, Francfort, Bruselas, ha impuesto una simetría de escala entre países, regiones, provincias y municipios. Italia no es ya más que una provincia más de la UE, que no puede ser sometida al castigo ejemplar como en el caso griego, pero a la que tampoco puede permitirse una autonomía fiscal y financiera o una capacidad de decisión sobre los tratados europeos o la moneda única. Mientras tanto, la situación europea continúa pudriéndose. 

El problema del fascismo y la realidad del apartheid europeo

El temor a la entrada en las cámaras de los fascistas sin complejos de Casa Pound o Forza Nuova no ha tenido confirmación. Ambas formaciones han obtenido resultados ridículos. Como sucede en menor medida en el Reino de España, la demanda de odio y agresividad contra los migrantes, los no blancos, las mujeres y las personas LGTBIQ está bien representada por los partidos mayoritarios.

El fascismo squadrista es una invariante italiana desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Lo nuevo en la provincia itálica es la aceptabilidad de masas, mediática, institucional, de los afectos fascistas. Pero conviene que la preocupación no haga olvidar que la alternativa real en juego en Italia y en la UE es la que se da entre el business as usual de los distintos neoliberalismos europeos y el ingreso en un periodo de constitucionalización del apartheid interno en las legislaciones y en las prácticas gubernamentales.

En este sentido, Italia, cuna del fascismo, vuelve a ser el laboratorio de nuevas formas de dominio, basadas en la introducción de la lógica colonial en el interior de las metrópolis, utilizando sistemáticamente lo que Sandro Mezzadra y Brett Nielson han denominado el “método de la frontera”. Italia indica asimismo que, contra los afectos fascistas, el único populismo emancipador es de la democracia y el contrapoder de los muchos y subalternos, que sólo existe en las luchas y en sus instituciones propias, contra los nacionalismos de los países coloniales de Europa.

Relacionadas

Italia
Nápoles: repensando el espacio público

Las economías transformadoras de Italia se han dado cita este fin de semana y han creado un mapa para visibilizar las propuestas que existen en el país

Italia
La venganza de las élites

El nuevo Gobierno de coalición italiano ha sacrificado la revuelta populista en el altar de la UE.

Italia
Música clásica para luchar contra la mafia y el alistamiento de menores

Pobreza y paro precipitan a una parte de la juventud siciliana a los brazos de la mafia. No todo el mundo ha bajado los brazos: mediante el aprendizaje de música y conciertos, una fundación abre nuevos horizontes a los niños, frente a la atracción del dinero fácil.

1 Comentario
#10233 10:17 8/3/2018

El no querer ver la realidad de lo sucedido no va a ayudar. Las plumas que ven peligrar su futuro tras décadas de engaños y colaboración con las políticas mafiosas hasta ahora reinantes en los paises pigs europeos, se resisten a analizar con coherencia lo sucedido en Italia. Mil vueltas para no decir que se cierra la época de la delincuencia en el poder, y que afloran los honestos para tratar de aproximar la Europa del norte con la del sur, no solo en derechos y libertades, por encima de todo en honestidad, lo que conlleva el bienestar para todos los que han sufrido la bota de unos partidos políticos miserable que secuestraron los estamentos políticos...
Son movimientos populares, no populistas como despectivamente tratan algunos a la ciudadanía despierta. Hasta la RAE modificó las acepciones de estos calificativos para tratar de desprestigiar a los equivalentes españoles. Ya no engañan, y l@s polític@s corruptos con el mundo ponzoñoso que los envuelve parecen tener sus días contados...

Responder
3
0

Destacadas

Salud
Las víctimas de la talidomida en España se sienten estafadas por el Estado

Es un caso histórico inédito globalmente que se ha arrastrado desde el franquismo a los sucesivos gobiernos democráticos. Los afectados que aún viven, siguen reclamando justicia mientras muchos fallecen sin resarcimiento, con graves malformaciones, tras una existencia condenada a la dependencia y a la invisibilidad.

Agricultura
Las cinco crisis del olivar

El olivar está en peligro. A la caída del precio en origen del aceite de un 44% en año y medio se le suma la imposición de un 25% de aranceles en EE UU, la llegada al mercado de los fondos de inversión, la introducción del cultivo en intensivo y superintensivo, y el uso del aceite como producto reclamo de las grandes superficies. El sector ha dicho basta.

Juicio del 1 de Octubre
Tenemos miedo al fuego

Demasiadas veces la cultura es esa torre de marfil que tanto le gustaba a Rubén Darío: el lugar elevado desde el que miramos lo sucio sin mancharnos.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Senegal
Encontrar ‘El Dorado’ sin salir de Senegal

La asociación Hahatay, sonrisas de Gandiol, es una entidad 100% senegalesa creada por Mamadou Dia, un senegalés que hizo el camino hasta España en cayuco y decidió retornar a su tierra para informar a sus compatriotas de lo que hay tras la dura travesía. El objetivo es fomentar migraciones conscientes y seguras, así como alternativas de futuro en su entorno.

Cine
Amal Ramsis: “Toda la Ley de Memoria Histórica se ha quedado en abrir fosas y no en hablar de lo que pasó”
En el documental ‘Venís de lejos’, la directora Amal Ramsis invita a seguir a la familia de Nayati Sidqi, comunista palestino, por la España republicana, Palestina, Líbano, París, Grecia y finalmente Moscú.

Últimas

Laboral
Los veterinarios toman las calles de Madrid para exigir ser considerados profesionales sanitarios

En torno a 2.200 personas procedentes de todos los puntos del Estado se han unido para llevar al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad una larga lista de demandas para dignificar su profesión.

Refugiados
El Estado español incumple sus compromisos en materia de protección internacional

Una plataforma integrada por 16 organizaciones que participan en el sistema de acogida señala en un informe falencias en todas las fases de los procedimientos de protección internacional.

Sanidad
Multirresistencia en la compra y en el medio ambiente
Más vale prevenir que curar, por lo que evitar las infecciones supondría una contención de la proliferación de cepas resistentes a los antibióticos.
Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.