Industria
Peugeot Fiat-Chrysler: ¿un matrimonio para mejor o para peor?

El matrimonio Peugeot (PSA) Fiat-Chrysler (FCA) ha sido anunciado con el aval del Estado francés. Fortalecidas por la experiencia pasada en materia de acercamiento entre empresas, las inquietudes surgen respecto a esta “fusión entre iguales”. A pesar de las fuertes expectativas respecto a las sinergias y economías de escala esperadas, los riesgos de ver pasar a una nueva empresa francesa a control extranjero, o de hacer nacer un gigante del automóvil que se volvería ingobernable, fomentan el escepticismo en el panorama de una industria nacional francesa ya dañada.

PSA Groupe
Sede de PSA.
TRADUCCIÓN: Eduardo Pérez

publicado
2019-11-19 06:00

Durante años, Fiat-Chrysler ha buscado establecer una alianza con otro grupo automovilístico. Era el gran proyecto de Sergio Machione (dirigente emblemático de la firma entre 2004 y 2018). El pasado abril, el matrimonio entre Renault-Nissan estaba bastante avanzado. Pero el procedimiento había fracasado en el último momento, a causa de la reticencia de Nissan y del Estado francés.

El 31 de octubre de 2019, el fabricante de automóviles francés Peugeot y el italoamericano Fiat-Chrysler anunciaron un acuerdo de fusión, que puede hacer nacer el cuarto fabricante de automóviles del mundo. Este último tendrá un valor de 50.000 millones de dólares en bolsa. Las perspectivas son sobre todo industriales para FCA y más de orden estratégico para Peugeot, que busca así desarrollar sus competencias en la fabricación de coches eléctricos (para acceder al muy codiciado mercado estadounidense). A ello se añade una fuerte necesidad de inversión y de investigación para los coches eléctricos y autónomos, inversiones que serían favorecidas por las economías de escala. Ambos desean sobre todo convertirse en serios competidores de los mastodontes Toyota, General Motors y Volkswagen, aunque este último se ha visto debilitado por la tormenta del dieselgate.

El nuevo grupo podrá imponer pérdidas de años precedentes para disminuir sus resultados y pagar menos impuestos, es decir realizar operaciones de optimización fiscal totalmente legales

La sede social del nuevo conjunto se encontrará en los Países Bajos y se beneficiará, de facto, de las ventajas fiscales ofrecidas por esta última. En efecto, el impuesto de sociedades holandés es uno de los más bajos de la zona euro. Es, sin ninguna duda, un paraíso fiscal para las empresas dentro de la Unión Europea. Además, el grupo recién nacido podrá utilizar la posibilidad de aplazar sus pérdidas realizadas en el extranjero, de un año al otro. Así, en un año de beneficios el nuevo grupo podrá imponer las pérdidas de años precedentes para disminuir de forma ficticia sus resultados y pagar menos impuestos. En resumen: realizar operaciones de optimización fiscal totalmente legales.

Respecto al empleo, en el centro de las preocupaciones de los asalariados a los dos lados de los Alpes, los grupos anuncian una fusión sin “cierre de fábricas”, pero sin garantía sobre el empleo. Los sindicatos se dicen, sin embargo, ya inquietos y vigilantes sobre este tema.

Del lado transalpino, el ministro italiano de industria Roberto Gualteri ha llamado a John Elkann, dirigente de Fiat-Chrysler, para felicitarle por el acuerdo. Mismo discurso en Francia, ya que Bruno Lemaire, ministro de Economía, ha indicado estar satisfecho por esta fusión entre “iguales”. Su discurso de confianza tiene acentos falsamente colbertistas sobre la construcción de gigantes transnacionales, a la vez que posicionándose en garante de la protección de los puestos de trabajo y de la impronta industrial francesa. Forzosamente nos sorprendemos ante el optimismo mostrado por nuestro ministro, habiendo hecho muestra el Estado de debilidad, es decir, de complacencia, en muchos dossiers industriales: de Ford a Blanquefort, pasando por la puesta en duda de Renault bajo efecto de la justicia japonesa. Persiste en el aire como un sentimiento de ya visto, ya oído, ya estafado, ya engañado… Este discurso que se pretende fuerte en los comienzos de los proyectos y débil cuando vienen las promesas no mantenidas de las multinacionales que no hace más que participar en la degradación cada vez más rápida del sistema industrial francés.

Medio ambiente
Diésel: el escándalo de nunca acabar

El 22 de febrero un Tribunal Federal de Leipzig decide sobre la posible prohibición del diésel en el centro de grandes ciudades.

Sin embargo, Peugeot se había convertido en el relato de un éxito a la francesa. El Estado había venido en ayuda del gigante en 2013, después de que el grupo se hubiera encontrado al borde de la quiebra. Esta situación había hecho entrar a la china Dongfeng en el capital de la empresa, al lado del Estado francés (750 millones de euros cada uno). Desde entonces, en un contexto bastante favorable al mercado de automóviles mundial, PSA había logrado volver a convertirse en una empresa rentable, invirtiendo fuertemente en las reducciones de consumo, activo en cada oportunidad de conquistar nuevos mercados. Cierto, hubo un precio para esta vuelta del crecimiento y los empleados fueron los primeros en sufrirlo. Sin embargo, se trata en el presente de una empresa en buena salud financiera a pesar de las transformaciones a las que se enfrenta el conjunto del sector. De este modo, parece claro que el entusiasmo del Estado por este asunto se asimila más al comportamiento de un especulador, con prisa por encontrar su retorno sobre la inversión, de coger su beneficio según el argot, que al de un Estado estratega preocupado por preservar la excelencia francesa.

La fusión entre iguales, ¿un cuento de hadas?

En cada acercamiento entre empresas, se nos resalta la misma historia. La fusión entre iguales es la piedra angular del marketing hacia los accionistas y la opinión pública para todo buen abogado o banquero comercial que se tome en serio. En efecto, ella permite no ahuyentar a las partes interesadas en cuanto al dominio de un grupo sobre otro, previendo al mismo tiempo las susceptibilidades políticas. Sin embargo, cuando se analiza atentamente, nos damos cuenta de que se trata –muy- generalmente de la absorción de una empresa por otra, más que de una unión consentida. Es muy difícil determinar la igualdad de las dos entidades: ¿se trata del número de empleados, de la cifra de negocios, de la capitalización bursátil, del sector de actividad o de la perspectiva de unión con el objetivo del dominio del mercado? Los ejemplos, sin embargo, son legión de estas fusiones pretendidamente igualitarias, Lafarge-Holcim y Essilor-Luxoticca por no citar más, y que acaban marcadas por una fuerte jerarquía interna entre las dos partes que estaban en el origen.

A menudo desestimada en estas operaciones, la organización de las empresas es un factor de fracaso bastante recurrente. Las negociaciones de fusión se desarrollan en círculo restringido y deben terminar muy rápido para no atraer la codicia de competidores. No obstante, se constituye un grupo de miles de empleados con una historia y una cultura particular, programas informáticos y procedimientos específicos. La integración de los sistemas informáticos y de los procedimientos es un coste subestimado de las fusiones que puede hacer fracasar a estos matrimonios en plena marcha. La vida cotidiana de la pareja se convierte entonces en el factor determinante de la ruptura inminente antes incluso de que la unión se consume.

Peugeot Fabrica
Un trabajador en una fábrica de Peugeot en España.

En el caso de Peugeot y FCA, el reparto de las partes del nuevo conjunto se hará de forma equilibrada, sobre la base de una distribución a la altura del 50/50. Aun así, es evidente que ciertos accionistas tendrán un peso mayor que otros. Pensamos evidentemente en los miembros de la familia Agnelli, fundador histórico de Fiat, que posee a el 28% de Fiat-Chrysler, cuando la familia Peugeot tiene el mismo número de partes que el Estado francés y Dongfeng en el grupo, es decir, 12,23%, estando disponibles en el mercado el resto de capitales. Tantas experiencias precedentes muestran que en los años siguientes a las fusiones, uno de los dos grupos se adelanta sobre el otro y acaba por poner a sus hombres en los puestos clave, incluso por desplazar las sedes sociales, transformando, con el tiempo, al otro grupo en un simple cascarón vacío.

Dos casos recientes ilustran este triste proceso. El primero es la fusión entre Lafarge (francés) y Holcim (Suiza). Esta fusión aparecía en la época para los especialistas como coherente dentro de la óptica de competir con la china Anhui Conch y la mexicana Cemex. Ahora bien, disfrutando de mejores resultados económicos y de los reveses de Lafarge en Oriente Medio, Holcim controló totalmente la nueva entidad. Hoy, el dirigente de Lafarge-Holcim proviene de la siderúrgica suiza y la sede social se movió de París a Zurich.

En el segundo caso, el de Essilor (francés) y Luxottica (italiano), dos gigantes de la óptica, que se fusionaron en 2018. En la conclusión del acuerdo, se señalaron las mismas promesas de paridad en la gobernanza y sinergias positivas. Debe constatarse que a día de hoy las promesas no se mantienen. Se libra una guerra en la cúspide de la nueva empresa para saber quién tomará el control. El accionista mayoritario del grupo (32%), y segunda fortuna de Italia, Leondardo Del Vecchio, presiona para colocar a sus hombres en cabeza del grupo. Según una fuente citada por La Croix, tendrá, de aquí a 2021, plenos poderes. La inquietud aumenta en el lado de los sindicatos y los empleados, llegando la CGT hasta incluso a defender al presidente director general de Essilor, Hubert Sagnière. He aquí cómo de una situación supuestamente equilibrada en la conclusión del acuerdo florecen las guerras por el poder y, en este juego, los franceses siempre pierden.

En las fusiones entre iguales, los accionistas salen siempre como ganadores embolsándose generosos dividendos, mientras que los empleados son perjudicados y se pierden empleos

Las fusiones entre iguales son así, en resumen, mucho más raras de lo que parece ya que disfrazan la mayor parte del tiempo adquisiciones no asumidas como tales. Aun así, los accionistas salen siempre como ganadores de estas operaciones, embolsándose generosos dividendos, mientras que los empleados son perjudicados y se pierden empleos. En el centro de este desastre social, el Estado adopta sin embargo siempre la misma estrategia destructiva: comportarse como un accionista entre otros, en búsqueda de una rentabilidad máxima, siempre a corto plazo. Francia demuestra una ingenuidad terrible respecto a la protección de sus activos económicos, cuando el proteccionismo en la competencia mundial se vuelve la regla. Estos últimos pasan a pabellón extranjero, las fábricas cierran y los puestos de trabajo industriales padecen. El Estado tiene una responsabilidad a este nivel en su estrategia de inteligencia económica casi inexistente. El asunto Alstom lo atestigua. Esta unión, que no se anuncia finalmente bajo los mejores augurios para PSA, ¿permitirá una toma de conciencia si Peugeot no se encuentra en algunos años completamente subordinado a su supuesto igual? El futuro nos lo dirá. Pero no podremos entonces fingir que no lo sabíamos.

SOBRE ESTE ARTÍCULO
El artículo Peugeot Fiat-Chrysler: un marriage por le meilleur ou por le pire? ha sido publicado originalmente en Le Vent Se Lève y traducido para El Salto por Eduardo Pérez. 


Relacionadas

Sistémico Madrid
Francisco Riberas, el coche que habla

Francisco Riberas, magnate de la automoción y quinta fortuna del país, ha hecho suyo eso de que los ricos tienen que asaltar también los cielos de la política y, desde su trono del Instituto de la Empresa Familiar, predica que, a la hora de decidir, “los empresarios deben estar un poquito presentes”.

Contaminación
El impacto del fin de los combustibles fósiles en el parque automovilístico extremeño

Pese a una caída del 4,83%, dos tercios de los vehículos matriculados el pasado año en Extremadura fueron diesel, mientras que la práctica totalidad de los restantes siguen siendo de gasolina. La presencia del los coches eléctricos en las carreteras extremeñas es todavía testimonial.

Coches
Una vieja historia de coches

Creación futurista sobre el absurdo del uso excesivo de los coches y demás transportes rodados que, sin medir las consecuencias, hacemos en nuestra sociedad.

0 Comentarios

Destacadas

Las Kellys
Las kellys impulsan una organización internacional contra las subcontratas

Con el nombre de We end outsourcing, un grupo de kellys españolas junto a sindicalistas de Reino Unido y Francia trabajan en la creación de un colectivo internacional contra las subcontratas abusivas.

COP25
Greta Thunberg, en Madrid: “Necesitamos más activistas climáticos”

La  joven activista sueca, instigadora de las protestas Fridays for Future que hoy se reproducen por todo el planeta, ha pedido a las naciones que se pongan de acuerdo de una vez por todas y cierren un Acuerdo de París ambicioso.

Feminismos
Ana Bernal Triviño: “Los bulos y la desinformación ponen en riesgo el apoyo social a las víctimas”

A principios de otoño Ana Bernal Triviño, reconocida periodista feminista, presentaba el libro No manipuléis al feminismo: una defensa contra los bulos machistas. En ese marco conversamos con ella sobre el rol de los medios en el auge y blanqueamiento de discursos misóginos. Pero también abordamos un debate nada fácil, el que enfrenta a los feminismos en torno a la prostitución.

Marruecos
El amor no es un crimen, la lucha por reformar el Código Penal marroquí

Nace una iniciativa popular para “forzar” al Parlamento a debatir sobre la legislación que castiga las relaciones sexuales fuera del matrimonio o entre personas del mismo sexo, el adulterio y el aborto.

Cárceles
De la celda al estigma social

La prisión no acaba cuando un recluso cumple su pena. Ya en la calle, las personas que han pasado por los centros penitenciarios se enfrentan a la falta de trabajo y al estigma social. Los voluntarios de asociaciones como Darse o Cupif explican las dificultades que encuentra una persona presa a la hora de reinsertarse y el trabajo que realizan para allanar el camino.

Últimas

Racismo
Hortaleza distorsionada

Alguien dibujó una diana gigante en la paredes del centro de primera acogida de Hortaleza, y otros han ejecutado.

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.