Sumergidas: las mujeres invisibles de la cadena productiva del calzado

‘Coser las piezas de que se compone el calzado para unirlas’, esa es la definición de aparar según la RAE. Sin embargo, para las mujeres de Elche que han pasado por la industria del zapato esa palabra lleva implícito mucho más

Fábrica de calzado en Elche
Fábrica de calzado en Elche Pablo Miranzo

publicado
2018-01-17 06:59:00

Dentro de Elche hay una industria camuflada. Cualquier día de la semana, domingos incluidos, el sonido de las máquinas de coser se escapa entre las persianas a medio cerrar. Miles de mujeres que, desde su casa o en talleres —la mayoría clandestinos—, hacen que la industria del calzado siga viva. Son aparadoras, un colectivo que no necesita presentación para ningún vecino. Muchos hogares han aguantado por el ingreso de una madre, hermana o hija que gana su jornal en la máquina de coser.

Aun siendo miles de aparadoras en la ciudad, no existen muchas fábricas o señales que anuncien la presencia de sus centros de trabajo. Se trata de una actividad económica vasta pero troceada en cientos de talleres que se camuflan por los barrios obreros de la ciudad, convirtiéndolos en fábricas invisibles.

Calendario virgen en fábrica calzado de Elche

Son una pieza clave en la cadena productiva del calzado, a pesar de llevar casi medio siglo obligadas a vivir en la invisibilidad de la economía sumergida. Para la mayoría de ellas no hay contratos ni sindicatos, y tampoco pensiones. Trabajando desde cocheras mal ventiladas convertidas en talleres o desde su casa mientras cuidan a sus hijos. Zapato a zapato, mujer a mujer, el calzado ilicitano ha llegado a ocupar gran parte del 27% de empleo sumergido que, según el sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), da de comer a la provincia de Alicante.

Con las deslocalizaciones, muchas empresas se llevaron su producción hacia zonas de Asia. El volumen de trabajo descendió y la precariedad siguió aumentando. Pero el aparado esquivó el golpe y sobrevivió contra todo pronóstico. La bajada de salarios por la crisis económica ha hecho otra vez rentable el pequeño taller para muchas empresas. A su vez, la falta de oportunidades ha convertido la máquina de coser en una opción, otra vez, para muchas mujeres.

Un sector productivo divido por sexos

No se puede explicar la industria del calzado sin hablar de la segregación por sexos, la cual ha tenido un papel fundamental en la economía sumergida. La cadena de producción para elaborar un zapato está troceada y se calcula que el 88% del aparado se realiza fuera de las fábricas legales mediante el uso de pequeños talleres, del trabajo a domicilio o la deslocalización en el extranjero. A su vez, el 80% de todo el volumen del aparado se desarrolla en condiciones de clandestinidad. El ahorro generado por no pagar seguridad social o espacios dignos de trabajo para estas mujeres crea unos beneficios que van a parar a manos de sus verdaderos empleadores: fábricas, marcas e intermediarios.

Manos de trabajadora de fábrica textil de Elche

El argumento que ha justificado esta situación responde a cuestiones de género: las mujeres —madres y amas de casa— no tienen tiempo para trabajar una jornada laboral en una fábrica como los hombres. Entonces nace la figura de la trabajadora a domicilio, la cual proporciona flexibilidad a la mujer, y el taller ilegal. Tampoco se considera que tengan que mantener una casa, como los hombres, y su salario es considerado tan solo una ayuda complementaria para el hogar. Esta es la justificación machista que ha servido para perpetuar un sistema de reparto desigual entre hombres y mujeres, reservando para ellas puestos más precarios y salarios más bajos.

Pero la realidad es que no solo son hogares los que dependen del trabajo de estas mujeres, también la industria del calzado depende de ellas. Según datos recogidos en un estudio coordinado por el profesor de la Universidad de Alicante Josep-Antoni Ybarra sobre economía del calzado en la comarca alicantina del Vinalopó, hay 7.332 mujeres trabajando en negro frente a 1.542 hombres. Además de haber muchas más mujeres que hombres, en el sector también hay más personas trabajando en régimen ilegal de las que hay inscritas legalmente. Las aparadoras son la base precaria sobre la que se mantiene la industria del calzado.

Mujer trabajadora en fábrica de calzado de Elche

Fragmentar la producción ha generado varias situaciones beneficiosas para la clandestinidad. En primer lugar, ha propiciado el surgimiento de empresarios que hacen de intermediarios entre las fábricas y las aparadoras. Estos ‘repartidores de trabajo’ llevan partes de zapatos para ser unidas casa por casa o bien a pequeños talleres que ellos organizan en condiciones de precariedad. Esta situación ha alejado a trabajadoras de sus empresarios reales, reduciendo la posibilidad de demandas laborales. La subcontratación provoca que la mayoría de las aparadoras casi nunca sepa para qué marca, muchas grandes y bien conocidas, está trabajando realmente. Tampoco conoce a sus compañeras, más allá de las cuatro o cinco con las que comparte taller, lo que prácticamente elimina sus posibilidades de aliarse en movimientos sindicales.

El precio de aparar

El problema de la economía sumergida es que no solo esconde beneficios ante Hacienda, también oculta los problemas que sufren sus trabajadoras al resto de la sociedad. El estudio de M.C. Carrillo Trabajo a domicilio: el caso de las aparadoras de calzado, realizado mediante encuestas a trabajadoras del calzado de Elche, revela la existencia de problemas de salud asociados al oficio.

Mujeres fumando en la puerta de fábrica de calzado de Elche

Una buena parte de las aparadoras trabaja en su casa y eso convierte los espacios laborales, en este caso los domicilios, en invisibles a ojos de las inspecciones. Según el estudio, un 56,7% no utiliza una habitación reservada para su actividad laboral. El resultado son máquinas de coser y materiales tóxicos, como los pegantes, cerca de la cocina y otros espacios de la casa al alcance de niños. Entre los problemas de salud relacionados con el oficio hay algunos que se repiten, como las lesiones osteomusculares, las cuales afirman padecer un 66,7% de estas trabajadoras. Los problemas psicológicos, como la depresión, ansiedad o el trastorno del sueño, también se repiten en un 26,7% de los casos. Pero si hay una enfermedad conocida entre las aparadoras es la polineuropatía tóxica, conocida como ‘parálisis del calzado’ y producida por el uso imprudente de los adhesivos junto a unas malas condiciones higiénicas.

Pese a que la mitad de las mujeres encuestadas trabajan de 10 a 14 horas en tareas repetitivas (sin contar las horas que dedican a las tareas del hogar) y mal pagadas, la mayoría, un 60%, considera que lo peor de su trabajo es no poseer un contrato laboral. Y es que las mujeres que trabajan en negro nunca enferman, pues para ellas no existe la posibilidad de reconocer lesiones o bajas por enfermedad.

16 Comentarios
#7494 22:24 26/1/2018

Muy buen articulo, refleja la realidad del sector textil y la injustamente tratadas que somos las mujer que nos dedicamos a el , solo un apunte este tipo de situaciones no ocurren únicamente en el calzado en la confección de prendas también es vergonzoso como muchas marcas quieren producir en España al precio de asía y infinitas cosas mas que se deberían sacar a la luz .

Responder
0
0
Cristina 20:38 24/1/2018

Soy de elda aparadora desde los 16 años
,cotizados solo 6años,trabajados 30.en talleres en fabricas sin estar de alta ,y en casa muchos años y sigo igual .
Esto es una verguenza y nadie hace nada
Yo siempre defiendo mi trabajo que me encanta es artesano y que sepan que todos andamos en los zapatos y sin nosotras no seria posible .

Responder
1
0
#7238 14:01 23/1/2018

En Elda también hay muchisimas mujeres a sí...

Responder
4
0
anónimo y de acción 12:32 24/1/2018

Buen artículo para sacar a relucir las malas prácticas en este sector. Ya es hora de asumir la responsabilidad como consumidor y dar valor a la ética detrás de las marcas (Grape Menswear, Moves To Slow, Moda Impacto Positivo...)

Responder
7
0
aurora 20:19 17/1/2018

Yo llevo años luchando para romper el silencio
Y el miedo
Yo me di cuenta
Que tenia miedo a perder mi trabajo
En realidad no tenia trabajo
Solo era una aparadoras
Eso no es nada
Y perdí el miedo

Responder
17
1
#7211 21:57 22/1/2018

Esto no sólo pasa en Elche, en Valverde del camino(Huelva) es lo mismo. Precariedad laboral de la mujer aparadora que trabaja 10 horas por 35e.aqui todo el mundo mira para otro lado (porque como eso es de toda la.vida se ve bien visto) trabajo todo el año para en agosto irte al paro un mes por 380 euros

Responder
2
0
#7079 23:41 19/1/2018

Sin SS. SS. cuando tengan 65 años no tienen jubilación pagada. No han cotizado el empresario tampoco. Inspección oficial vergonzoso. Los que hemos pagado IRPF, ya jubilada les pagó las ayudas de 400€ vergüenza. Pagando un 26%.el gobierno se lo lleva calentito y ello tan tranquilos. Que les pidan a lo exministros. Verguenza

Responder
3
1
Imanol García 23:13 17/1/2018

Ánimo, ánimo chicas, no os de vergüenza escondernos cuando hay revisión etc. Defendéis lo vuestro. Vergüenza Le tiene que dar al gobierno que pese a saber lo que hay mira a otro lado, vergüenza le tiene que dar a la marca España porque está basada en la precariedad de muchos en vez de la excelencia y el cuidado de sus trabajador@s. Dejad constancia con fotos de donde trabajáis con quien y para quien algún día alguien con dignidad dentro del gobierno tendrá que reconocer vuestros derechos y reconocerá todo lo que se os debe. Ánimo luchadoras animo

Responder
18
0
#6906 9:22 18/1/2018

Los porcentajes a los que se hace referencia ¿son todos del estudio coordinado por Josep-Antoni Ybarra? ¿Se puede consultar en internet?
Por cierto, ¡felicidades por el artículo!

Responder
4
0
aurora 20:16 17/1/2018

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1550973548484076&id=100007143363620

Responder
2
2
Ramón 11:07 17/1/2018

Más artículos como estos son necesarios para conocer las condiciones de vida de una parte significativa de la población. Gracias x publicarlo.

Responder
24
0
Eugenio de Avilés 15:43 17/1/2018

Que vergüenza de Ministros y de Ministerio del Trabajo, de Inspección y de Inspectores. Se las traen al "pairo".

Responder
11
1
#6857 15:33 17/1/2018

Sin contar que como no tienes contrato ni ningun derecho...te hechan a la calle cuando les da la gana......incluso despues de 20 años...como me paso a mi...que asko

Responder
13
0
#6835 12:16 17/1/2018

También, gracias por el trabajo con las fotos.

Responder
13
0
Óscar 9:38 17/1/2018

La verdadera cara de ka marca España.

Responder
14
1
Manu 23:05 17/1/2018

Tienes razón los políticos a los españoles se les llena la boca hablando de la marca España, pero su única preocupación es recaudar de empresarios trabajadores, de todo el mundo. Porque no se pilla a nadie en los registros? Por que los dueños son avisados antes de ir. Que pena y que vergüenza que estas trabajadoras no tengan derechos, ni les ampare la ley de los trabajadoras, que pena que sean invisibles pero tengan la obligación si quieren comer de tragar con semejante trato. Solo os puedo decir haceros fotos que demuestren donde trabajáis con quien y para quien algún día alguien de buen corazón, tras vuestras denuncias reconocerán su mal hacer como gobernantes y tendréis derecho a lo vuestro

Responder
14
1

Destacadas

Opinión
La comuna
1
Por todos los medios nos han inoculado la monserga de que cualquier idealismo es una mamarrachada.
Minería
El abismo del carbón

Entre los vecinos de la zona de Torre del Bierzo, en León, cunde el desánimo. “Esto se está muriendo” es el comentario más habitual entre unas poblaciones mineras conscientes de que, o la situación da un giro brusco en los próximos años, o sus perspectivas de futuro seguirán el mismo camino que sus minas: la desaparición.

Culturas
El grafiti, en pie de guerra para pintar sin censuras

La detención de nueve grafiteros por realizar pintadas en trenes coincide con un manifiesto en favor de la libertad de expresión firmado por más de 200 artistas del muralismo y una serie de acciones este fin de semana.

Últimas

Tribuna
El ejemplo de Vicálvaro: planear al límite, crear burbujas

El desarrollo urbanístico especulativo del distrito madrileño de Vicálvaro es un claro ejemplo del fracaso que supone los proyectos urbanísticos basados en la especulación. 

Fiestas populares
Vallecas, puerto de mar
4
Vallecas es, por un día, un "puerto de mar". Lo es desde que en 1982 los vecinos del barrio crearon unas fiestas populares basadas en la alegría, la risa y el agua.
Ciencia
El asalto al trabajo científico y la voluntad política de evitarlo

La austeridad en el gasto público ha precipitado la transformación del modelo de financiación de la ciencia, asignatura pendiente del capital en el Estado español. La dimensión global e histórica que la política de recortes en I+D adquiere por ello contrasta, sin embargo, con el hecho de que sus críticos la presenten como un problema de mera voluntad política.

Yanis Varoufakis
Varoufakis presenta su programa político para “desafiar a Bruselas” en las europeas

El movimiento político paneuropeo DiEM25, liderado por el exministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis, ha puesto en marcha la plataforma electoral Primavera Europea y presenta su programa político New Deal para Europa.