Huelga feminista
Aquí habría un artículo de Ter García

Las periodistas, empleadas y colaboradoras de El Salto paran este 8M.

blanco

publicado
2019-03-08 00:01

En este medio hoy no escriben Ter García, Sarah Babiker ni Patricia Reguero, las redactoras que forman parte de la plantilla de El Salto. Tampoco lo harán Sara Plaza o Susana Albarrán, de El Salto Madrid; ni Lis Gaibar o Beatriz Badenas, de El Salto País Valencià; ni Larissa Saud, de El Salto Andalucía; ni Clara Figueroa o Elena Martín, de O Salto Galiza; ni Gessamí Forner, de Hordago El Salto; ni Irene Martínez de El Salto La Rioja; ni Laura Álvarez, de El Salto Extremadura.

En este espacio, cualquier otro día, encontrarías un artículo firmado por una de las redactoras de la plantilla o del colectivo de cualquiera de las ocho ediciones territoriales de El Salto. Hoy no será así. Tampoco tendrán respuesta los mails de las socias, ni habrá nadie al otro lado del teléfono en administración o en publicidad, porque Mai Gredilla, María Ruíz, Ana Álvarez y Marta Bonet también están de huelga. Quizá eches en falta algún correo o algún post en Facebook.

Todas las empleadas de El Salto han decidido por unanimidad ejercer su derecho de huelga en esta convocatoria de huelga feminista con motivo del 8 de marzo, unanimidad que se extiende a todas las mujeres del colectivo.

Por eso, en elsaltodiario.com hoy solo habrá contenidos realizados por ellos: fotógrafos y redactores que hoy tendrán que asumir las consecuencias de que las mujeres paren en una huelga de consumo, de cuidados, estudiantil y laboral.

Este medio y este colectivo comparten que hay mil motivos, como ha argumentado el movimiento feminista, para esta huelga que el año pasado consiguió su objetivo de que nadie pueda mirar hacia otro lado ante las desigualdades y violencias que sufren las mujeres, y que este año señala la urgencia de tomar medidas contras las estructuras que las perpetúan.

Relacionadas

Huelga feminista
El Gobierno vulneró el derecho a la huelga con los servicios mínimos de transporte el 8M de 2018

La Audiencia Nacional anula los servicios mínimos del transporte ferroviario y por carretera de la huelga del 8 de marzo de 2018 tras el recurso de CC OO. El sindicato ha interpuesto recursos también por los servicios mínimos impuestos este año.

1 Comentario
#31395 11:16 8/3/2019

El Salto, un medio realmente diferente y feminista

Responder
5
0

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
Italia
La dimisión de Conte pone en peligro el deseo de Salvini de un proceso electoral inmediato

El Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata se pueden poner de acuerdo para evitar unas elecciones inmediatas en las que el ultra Matteo Salvini parte con ventaja en las encuestas.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.