Huelga feminista
Aquí habría un artículo de Sarah Babiker

Las periodistas, empleadas y colaboradoras de El Salto paran este 8M.

blanco

publicado
2019-03-08 00:01

En este medio hoy no escriben Ter García, Sarah Babiker ni Patricia Reguero, las redactoras que forman parte de la plantilla de El Salto. Tampoco lo harán Sara Plaza o Susana Albarrán, de El Salto Madrid; ni Lis Gaibar o Beatriz Badenas, de El Salto País Valencià; ni Larissa Saud, de El Salto Andalucía; ni Clara Figueroa o Elena Martín, de O Salto Galiza; ni Gessamí Forner, de Hordago El Salto; ni Irene Martínez de El Salto La Rioja; ni Laura Álvarez, de El Salto Extremadura.

En este espacio, cualquier otro día, encontrarías un artículo firmado por una de las redactoras de la plantilla o del colectivo de cualquiera de las ocho ediciones territoriales de El Salto. Hoy no será así. Tampoco tendrán respuesta los mails de las socias, ni habrá nadie al otro lado del teléfono en administración o en publicidad, porque Mai Gredilla, María Ruíz, Ana Álvarez y Marta Bonet también están de huelga. Quizá eches en falta algún correo o algún post en Facebook.

Todas las empleadas de El Salto han decidido por unanimidad ejercer su derecho de huelga en esta convocatoria de huelga feminista con motivo del 8 de marzo, unanimidad que se extiende a todas las mujeres del colectivo.

Por eso, en elsaltodiario.com hoy solo habrá contenidos realizados por ellos: fotógrafos y redactores que hoy tendrán que asumir las consecuencias de que las mujeres paren en una huelga de consumo, de cuidados, estudiantil y laboral.

Este medio y este colectivo comparten que hay mil motivos, como ha argumentado el movimiento feminista, para esta huelga que el año pasado consiguió su objetivo de que nadie pueda mirar hacia otro lado ante las desigualdades y violencias que sufren las mujeres, y que este año señala la urgencia de tomar medidas contras las estructuras que las perpetúan.

Relacionadas

Huelga feminista
El Gobierno vulneró el derecho a la huelga con los servicios mínimos de transporte el 8M de 2018

La Audiencia Nacional anula los servicios mínimos del transporte ferroviario y por carretera de la huelga del 8 de marzo de 2018 tras el recurso de CC OO. El sindicato ha interpuesto recursos también por los servicios mínimos impuestos este año.

0 Comentarios

Destacadas

Laboral
Cientos de personas salen a la calle para apoyar el final de la huelga de las Kellys de Ibiza

Las camareras de piso de Ibiza y Formentera, convocadas por CGT, han parado durante 48 horas para pedir una regulación de su carga de trabajo, el reconocimiento de las enfermedades laborales relacionadas con su profesión y la jubilación anticipada.

Alemania
Educar contra el nazismo

El currículo educativo de Alemania obliga a enseñar en las aulas de forma extensa qué ocurrió en la época de Adolf Hitler, cómo se forjó el antisemitismo y el papel de los nazis durante la II Guerra Mundial.

Violencia machista
Las activistas africanas reclaman un internet libre de violencia contra las mujeres

El entorno digital se mueve entre un nuevo espacio para que las mujeres reclamen sus derechos o un lugar en el que se reproducen las viejas discriminaciones.

Brasil
Las causas políticas detrás de los incendios en el Amazonas

Desde hace semanas, la región tropical más grande del planeta está en llamas. Entre enero y agosto, el número de incendios ha aumentado un 145% en comparación con el mismo período en 2018.

Palestina
Asentamientos israelíes, ciudad de vacaciones

El turismo en los asentamientos ilegales de Cisjordania promovido por el Gobierno israelí y empresas como Airbnb, Booking, TripAdvisor y Expedia perpetúa la expansión de las colonias y contribuye a normalizar la ocupación en Palestina.

Medios de comunicación
Vázquez Montalbán, periodista

Escribir deprisa, masticar despacio. El periodista Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939-Bangkok, 2003) sigue siendo una referencia en el periodismo popular y en el discurso de la izquierda política no dogmática y zumbona. Su obra periodística, que fue compilada en 2011 por la editorial debate, y la reciente reedición de su ‘Diccionario del Franquismo’ son el pretexto para recuperar fragmentos de reportajes y crónicas que marcaron su tiempo y nos permiten mirar al nuestro con mucha menos ira y algo de tino.