Historia
¿Cuándo empezó EE UU a llamarse a sí mismo ‘América’?

Pudo ser ‘Freedonia’ o ‘Columbia’, pero se impuso ‘América’, un nombre que se hizo omnipresente en el siglo XX en respuesta a la conversión de Estados Unidos en imperio.

Estados Unidos Bandera
La bandera de los 'Estados Unidos de América', un país que pudo llamarse 'Freedonia'.

publicado
2019-08-04 06:47

‘América’, como abreviatura de Estados Unidos, suele generar polémica por todo el globo. Las Américas se extienden desde Canadá hasta el cono sur de Sudamérica. ¿Por qué un país que supone un tercio de su población y menos de un cuarto de su tierra debería tener un derecho en materia de nomenclatura sobre todo el hemisferio?

Para muchos en Estados Unidos, tales quejas —expresadas por canadienses y chilenos, y cualquiera de los otros 600 millones de americanos— parecen fuera de lugar. ‘América’ está justo ahí, en el nombre completo del país. ¿De qué otra manera lo llamarías?

Pero Estados Unidos no ha pasado siempre por ‘América’. Ese nombre llegó a su actual omnipresencia solo en el siglo XX. Lo hizo en respuesta a la conversión de Estados Unidos en imperio.

Las preguntas sobre el nombre del país estaban ahí desde el principio. El nombre oficial del país era ‘los Estados Unidos de América’, pero esas diez sílabas no ruedan fácilmente por la lengua. “¿Se llamará siempre a la tierra ‘Estados Unidos’, y a su gente ‘hombres de Estados Unidos’?”, se quejaba el doctor Samuel Mitchill. Él deseaba una “apelación amplia y universal” y sugirió ‘Fredonia’. El poeta Philip Freneau, pensando en líneas parecidas, propuso ‘Columbia’.

Algunas personas usaban ‘América’ en el momento, pero no de forma universal. George Washington no utilizó la palabra en su discurso inaugural o en su discurso de despedida. Llamó a su país ‘los Estados Unidos’ o lo llamó ‘la Unión’.

Lo hizo así por un motivo. El término “América” tenía cierto uso, y el gentilicio “americano” era común pero, como apuntó Mitchill, “estos epítetos pertenecen igualmente a Labrador y Paraguay y sus nativos”. Como la generación de Washington sabía bien, los Estados Unidos no cubrían el total de las Américas. De aquí su uso de otros nombres: los Estados Unidos, la República, la Unión.

La joven república usaba ‘Columbia’ para declarar la “independencia simbólica” de Gran Bretaña alineándose con Colón

O ‘Columbia’, el término de Freneau. Como la historiadora Caitlin Fitz ha escrito, la joven república usaba ‘Columbia’ para declarar su “independencia simbólica” de Gran Bretaña alineándose con Colón, no británico, aunque él nunca había pisado Norteamérica. El King’s College de Nueva York cambió su nombre a Columbia College en 1784, y la nueva capital desde 1800 era el Distrito de Columbia. “Columbia”, “Hail”, “Columbia y Columbia”, “Gem of the Ocean” estaban entre las canciones patrióticas más populares del siglo XIX.

El nombre ‘Columbia’ no solo rompía con Gran Bretaña; también alineaba a Estados Unidos con las recién liberadas repúblicas latinoamericanas. Una de las más grandes era Gran Colombia, un Estado de corta vida que cubría gran parte del norte de Sudamérica. Como muestra Fitz, la gente de Estados Unidos inicialmente saludó con entusiasmo la independencia latinoamericana, bautizando incluso algunas ciudades como “Bolívar” por Simón Bolívar, el presidente en varios momentos de Venezuela, Bolivia, Perú y Gran Colombia. Hoy, hay ciudades llamadas Bolívar en West Virginia, Ohio, Pennsylvania y Nueva York.

Fue el salto de Estados Unidos hacia el colonialismo de ultramar lo que cambió las cosas. Tras luchar en una guerra con España en 1898, Estados Unidos se anexionó no solo las colonias españolas de Filipinas, Puerto Rico y Guam, sino también los territorios no españoles de Hawai y Samoa Americana. Esta fue su orgullosa entrada en el club imperial, y los viejos nombres —la República, la Unión, los Estados Unidos— ya no parecían aptos. No era una república, no era una unión (lo que sugiere entrada voluntaria) e incluía colonias así como Estados.

Algunos escritores propusieron nuevos nombres como América Imperial, la Gran República o los Grandes Estados Unidos. Pero ‘América’ tenía la virtud de no hacer referencia a uniones, republicanismo o condición de Estado

Como en la fundación de la nación, algunos escritores propusieron nuevos nombres: América Imperial, la Gran República, los Grandes Estados Unidos. Pero el nombre que se quedó fue ‘América’. Tenía la virtud de no hacer referencia a uniones, republicanismo o condición de Estado.

Un escritor con buen oído escuchó el cambio. “Durante cerca de 30 años antes de 1898, mientras que el adjetivo ‘americano’ ha sido de uso general, el sustantivo ‘América’ ha sido extremadamente raro”, escribió un autoproclamado “observador canadiense (y por lo tanto británico)” llamado Beckles Wilson. “Uno podía, hasta ese annus mirabilis, haber viajado 5.000 millas y leído cien libros y periódicos sin habérselo encontrado ni una sola vez; siendo ‘Estados Unidos’ casi invariablemente el término empleado por los estadounidenses para su propio país”. Tras 1898, señalaba, “los mejores oradores y escritores”, sintiendo que ‘los Estados Unidos’ ya no abarcaban la naturaleza de su país, cambiaron a ‘América’.

El primer presidente en asumir el cargo tras la guerra con España fue Teddy Roosevelt, un imperialista decidido. Habló de América en su primer mensaje anual, y usaba el término libre y frecuentemente. Cada presidente tras él lo ha hecho, también. ‘América’ estaba pronto en todas partes, incluidos los himnos. No más “Columbia”, “Gem of the Ocean”. “America the Beautiful” y “God Bless America” fueron los dos nuevos himnos en alcanzar popularidad en el siglo XX.

El imperialismo trajo ‘América’ al primer plano, resolviendo las aflicciones del país respecto a la nomenclatura. Presuntuoso, despreocupadamente expansivo, era un nombre que encajaba con el carácter nacional en el amanecer del siglo. Donde generaciones anteriores podían haberse refrenado en adoptar ‘América’ en deferencia a los otros países americanos, al nuevo imperio no le importaba. Dios no había derramado Su gracia sobre ellos, ¿verdad? Podía reclamar el hemisferio como suyo. Sugerir otra cosa era antiamericano.

FUENTE
Daniel Immerwahr es profesor asociado de Historia en la Universidad del Noroeste y autor de Cómo ocultar un imperio: una historia de los Grandes Estados Unidos. Ha escrito para Slate, Dissent y otras publicaciones. El artículo When Did the US Start Calling Itself “America,” Anyway? ha sido publicado originalmente en Mother Jones y traducido por Eduardo Pérez para El Salto.  El texto es una adaptación de Cómo ocultar un imperio: una historia de los Grandes Estados Unidos. 

Relacionadas

COP25
La Cumbre del Clima se acerca al abismo ante la falta de acuerdos

Los principales contaminantes bloquean las negociaciones en las últimas horas de la COP. Fridays for Future llama a una sentada masiva en la entrada del Palacio de Congreso del Ifema este viernes para presionar a los gobiernos a que firmen una acuerdo ambicioso.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.

4 Comentarios
Xabier Rico 22:50 5/8/2019

En esperanto el nombre de los EUA es Usono. Podrian llamarse Usonia. Me parece una buena solución.

Responder
0
0
Terrestre 13:15 5/8/2019

Mejor usar EE.UU. / USA / Estados Unidos /
Usos despectivos: yankilandia / yankis / gringos (no sólo USA)

América es el continente del que se han apropiado el nombre.

Responder
0
0
#37966 10:47 4/8/2019

Eso me recuerda a la canción de los Tigres del https://m.youtube.com/watch?v=hzXn6zQIjPs

Responder
1
0
#37964 9:28 4/8/2019

Muy interesante e instructivo

Responder
1
0

Destacadas

Explotación laboral
De qué formas explota Ryanair a su plantilla

Amenazar con cerrar bases para que se firmen condiciones laborales peores, aplicación de la legislación laboral irlandesa a personas que viven permanentemente en otros países, despidos colectivos, falsos autónomos o pactos con su plantilla que luego no cumplen, son algunos de los abusos laborales de la empresa aérea irlandesa.

Reino Unido
Jeremy Corbyn y la izquierda que quiso dejar de ser conciencia

Para muchos, el resultado de las elecciones en Reino Unido estaba anunciado, pero la historia paralela de esta campaña ha sido la ilusionante campaña corbynista. Ilusionante, cierto, y también perdedora.

Especulación urbanística
Más de 200 familias de pisos vendidos por la Iglesia se organizan para no terminar en la calle

Hace meses 14 edificios gestionados por la Iglesia en Madrid eran vendidos a entidades privadas. Hoy, sus inquilinos se han organizado para no ser expulsados de sus viviendas.

Migración
La existencia es un premio

Una vez al año, algún país con un importante peso en el PIB de Europa ofrece un espectáculo esperpéntico en el que “adopta a un pobre” tras haber realizado un acto heroico. Su premio deja en el olvido a las miles de personas que son expulsadas de Europa.

Argelia
Una participación moderada y protestas en las calles marcan las elecciones argelinas

El ex primer ministro Abdelmajid Tebboune, de perfil tecnócrata, se ha impusto como sucesor de Buteflika tras unas elecciones marcadas por la abstención y las protestas del Hirak.

COP25
La Cumbre del Clima se acerca al abismo ante la falta de acuerdos

Los principales contaminantes bloquean las negociaciones en las últimas horas de la COP. Fridays for Future llama a una sentada masiva en la entrada del Palacio de Congreso del Ifema este viernes para presionar a los gobiernos a que firmen una acuerdo ambicioso.

Últimas

Trabajo doméstico
Trabajadoras del hogar celebran este fin de semana su segundo congreso estatal

Tres años después del primer Congreso, este fin de semana —sábado 14 y domingo 15 de diciembre— vuelven a encontrarse empleadas de hogar de todo el Estado español en el II Congreso de Empleadas de Hogar y los Cuidados bajo el lema Juntas transformamos desde la acción.

La Manada
El Tour de La Manada: la banalidad de la vanguardia y el dolor de la víctima
Homo Velamine intentaba hacer reflexionar a la sociedad sobre la presencia de noticias falsas en unos medios de comunicación con la web del tour de La Manada.
Honduras
Miriam Miranda: “Honduras se convirtió en un laboratorio político después del golpe de Estado de 2009”

Miriam Miranda, defensora de derechos humanos garífuna de Honduras, es una de las voces que advirtieron de que el desarrollo que prometen las empresas que explotan bienes naturales no significa progreso para las comunidades. Hoy que la crisis del clima está aquí, resulta indispensable poner de nuevo en primer plano esas voces.

Política
¿Se puede pensar políticamente Castilla?

Cualquier intento de transformación seria del Estado español, ya sea cultural, territorial, económica, social o política, pasa necesariamente por Castilla.

Transfobia
La Federación Trans acusa al Partido Feminista de cometer delito de odio

Los mensajes tránsfobos del partido liderado por Lidia Falcón provocan que la Federación Trans reclame a Izquierda Unida su expulsión de la coalición y eleve el caso a la justicia.