La vida en las fauces de la muerte

El autor hace una revisión histórica de los 50 años de independencia de Guinea Ecuatorial, a través de los regímenes de Macías y Obiang.

Teodoro Obiang
Teodoro Obiang

Es un escritor ecuatoguineano.


publicado
2018-11-17 07:38:00

1. Infancia inocente

Cuando crecíamos se nos decía que entre los pueblos de la Guinea Ecuatorial había algunos cuyos individuos gustaban de la carne de otros. Y cuando aprendimos a leer y supimos que los blancos habían estado entre nosotros, supimos que también dejaron escrito que cuando pusieron sus primeros pies en nuestras tierras alguien les dijo que tuvieran cuidado, que cierto pueblo que aguardaba en la espesura del bosque frecuentaba la odiosa costumbre de desear la muerte de personas que tenían carnes apetecibles. Como aquello se nos quedó grabado, quisimos empezar así este breve recordatorio.

2. Todo se vino abajo

Pero muy pronto aquella inocencia se rompió y abrimos los ojos ante la pavorosa presencia de un antiguo ‘emancipado’ [los emancipados constituían la población negra asimilada a los blancos] que los avatares históricos llevaron a la presidencia del país tras cinco años de una autonomía meramente formal. Aquel hombre, Francisco Macías Nguema, pronto renegó de su pasado colaboracionista y buscó sus raíces africanas, viraje personal que impuso a base de bofetadas, porrazos y muerte en toda la Guinea Ecuatorial. Fue cuando descubrimos, a través de sus esbirros y de la inmensa corte de aduladores, que habíamos vivido 200 años de esclavitud y pillaje y que estábamos redimidos gracias a la sabia dirección del único milagro de Guinea Ecuatorial, gran maestro en arte y cultura tradicional, honorable y gran camarada Masié Nguema Biyogo Ñengue Ndong.


glosario
Francisco Macías Nguema —también conocido como Masié Nguema Biyogo— fue el primer presidente de la Guinea Ecuatorial independiente, cargo que ostentó entre 1968 y 1979, año en el que fue derrocado por su sobrino Teodoro Obiang. Pese a haber participado en la Administración anterior, Macías se reivindicó como nacionalista. También dijo admirar a Hitler y, tras acercarse al bloque soviético, se declaró marxista. Una vez expulsado del poder, fue ejecutado el 29 de septiembre de 1979.

 
La alabanza pública se instituyó, la pobreza se hizo asfixiante, los hospitales se convirtieron en morideros, la Administración Pública dejó de existir y un gran manto de oscuridad lo cubrió todo, todo un caos silencioso que se rompía por los gritos de los torturados en Blay Beach  aquella prisión que se hizo célebre. Fueron los años, a pocos de la independencia, en que a los penados por haber sido declarados subversivos se les aplicaba la tortura llamada Etiopía . Eso lo sufrían los que no habían logrado abandonar el país o quienes no habían muerto antes de cualquier historia penosa.

glosario
La tortura ‘Etiopía’ consistía en atar dos palos a la pantorrilla de la víctima y apretar los extremos. Era una práctica más de un amplio repertorio que incluía machetazos, descargas eléctricas o golpes con barras de hierro incandescente. En ocasiones los presos políticos fueron obligados a bailar mientras se les apaleaba. Antes de derrocar a su tío, Teodoro Obiang Nguema ostentó diversos cargos durante su régimen, entre ellos el de alcaide de Blay Beach. El dictador, que el año que viene cumplirá 40 años al frente del país, ha sustentado su continuidad en las reservas de petróleo, obteniendo la complicidad de las potencias extranjeras a pesar del desvío de fortunas y la perenne pobreza de la población.

Eran los años en que ríos de aguas fecales recorrían las calles de las ciudades, en los que la electricidad era meramente testimonial, en los que las viviendas eran un reducto de bichos. Pero lo peor era la furia homicida de los dueños de aquel poder. Aquellas execrables condiciones sanitarias dieron lugar a una mortalidad tan alta que se diría que las vidas guineanas eran segadas por las fauces de la muerte. La sanidad pública apenas existió ni para aliviar aquel desastre. Once largos años duró aquella vida infame y, francamente, Guinea estuvo a punto de desaparecer, pese a que no hubiera potencia o fuerza externa que la amenazara, y pese a la atención que Macías recibió de los países del bloque comunista.

Once largos años duró aquella vida infame y, francamente, Guinea estuvo a punto de desaparecer, pese a que no hubiera potencia o fuerza externa que la amenazara

Fraga y Obiang
Fraga y Obiang

3. El “golpe de libertad”

En agosto de 1979, el oficial de mayor rango de aquel ejército de facinerosos dio un golpe de estado y los guineanos tuvieron un respiro. Fueron los inicios del “régimen”. Fue cuando los guineanos creyeron que lo anterior había sido una pesadilla, pues parecía increíble que aquel devorador de carne humana, como luego se dijo de Macías, hubiera sido alguien nacido en tierras guineanas. A Obiang le quedaba la tarea de devolver la dignidad a un pueblo que apenas se conocía, pero muy pronto probó las mieles del poder. Siendo un hombre de su extracción, y con el bagaje atesorado en aquel régimen de atropellos y salvajadas, inauguró, a base de pantomimas electorales y el recurso de la intimidación, el asesinato y el fraude, lo que ya lleva históricamente su sello personal: el régimen de Obiang.

El antiguo teniente coronel hizo esfuerzos tímidos por mantener, al menos a nivel formal, la separación de poderes. Pero en un régimen constituido en torno a la satisfacción del máximo mandatario, el poder judicial, el legislativo y el suyo propio, el ejecutivo, descansan con descaro en la misma persona, quien, hoy por hoy, es el mandatario de más largo tiempo en el poder en toda África.

glosario
Antes de derrocar a su tío, Teodoro Obiang Nguema ostentó diversos cargos durante su régimen, entre ellos el de alcaide de Blay Beach. El dictador, que el año que viene cumplirá 40 años al frente del país, ha sustentado su continuidad en las reservas de petróleo, obteniendo la complicidad de las potencias extranjeras a pesar del desvío de fortunas y la perenne pobreza de la población.
A casi un quinquenio de la toma de poder Obiang ya había dado los pasos para tenerlo atado y cuando se acercaba el cumplimiento del segundo, el clamor sobre la necesidad de un relevo en la cúpula del poder ya era internacional y general. Lo que pasó fue que aquella necesidad política se llamó “multipartidismo” y elecciones democráticas. A Obiang le costó mucho entender aquella necesidad, y recurrió a lo que mejor conocía para demostrar su intransigencia, el asesinato, con lo que perdimos algunas vidas más. Sonado fue el caso de un supuesto golpista que buscó refugio en la embajada de España y que más tarde fue entregado y encarcelado.

Guardia Civil en Guinea
Guardia Civil en Guinea

Las presiones internacionales y la ilusión ciudadana hubieran podido dar algún fruto, dado que Obiang sobrevivía de la ayuda internacional, pero el descubrimiento de petróleo y gas a finales de los 90 dio al traste con toda esperanza, a la par que desveló la naturaleza hipócrita de las potencias mundiales, muchas de las cuales fueron, además, coloniales. Sobre la inmensa bolsa de petróleo se ha de decir que ronda la idea nunca dicha de manera abierta de que o España no lo supo descubrir o no quiso revelar que lo había descubierto. Fue la compañía CEPSA la primera en hacer prospecciones sobre aquella riqueza dormida y la que tiene los secretos de aquellos hallazgos. Robustecido por el poder dinerario del petróleo, el régimen de Obiang casi oficializó los fraudes con el objetivo de eternizarse en el poder, realizó reformas cosméticas para eludir las presiones, pero nada ha cambiado, pues el poder no ha cambiado de manos.

glosario
Guinea Ecuatorial es el sexto país productor de petróleo de todo África, con una producción de 281.000 barriles diarios en 2014, según datos de British Petroleum. También el que más depende de este recurso. Pero las reservas son limitadas y el descenso del precio del barril en los últimos años se ha traducido en el recrudecimiento de la pobreza.

4. Un presente truculento dominado por la corrupción

Hoy en Guinea sí se puede hablar de la necesidad de educación, se habla incluso de multipartidismo, pero la situación no ha mejorado, salvo la aparición y consolidación de un elemento que no parecía relevante en el régimen anterior: la corrupción. Aparejada al nepotismo y al amiguismo, la corrupción ha permitido al régimen sortear el desafío de la alternancia del poder y a los antiguos esbirros amasar una fortuna nada desdeñable, pero sujeta a los posibles vaivenes propios de una sociedad profundamente desigual, en la que se han hecho ciertos esfuerzos en ciertas infraestructuras, y en construcciones civiles, aunque no se olvide la relación que tienen con el aumento de la corrupción. Se diría, pues, que mucho del dinero invertido en algunas obras faraónicas que contrastan con la pobreza reinante tienen que ver con las comisiones exigidas y recibidas.

glosario
En Guinea Ecuatorial se desvían miles de millones de euros a las cuentas extranjeras del círculo de Obiang. El caso más emblemático es el del hijo del mandatario, conocido como Teodorín. Condenado en Francia en octubre de 2017 a tres años de cárcel por blanqueo y corrupción, Teodorín es vicepresidente desde 2016, en el camino para suceder a su padre.

Así, mientras la Guinea de los poderosos del régimen es la existencia de suntuosas cuentas bancarias en el extranjero, además de bienes muebles e inmuebles, un porcentaje alto de guineanos no tiene apenas electricidad, viviendas decentes ni escuelas que aseguren una educación razonable para sus hijos. Algunos hospitales llamativamente privados se han construido, pero la población no tiene acceso a ellos y es corriente la vivencia del hurto de la vida en las fauces de la muerte, como me ocurrió a mí, hace de ello unos años. Venía de mis paseos cuando vi a la mujer de un tío mío con un niño de casi un año y medio en los brazos.

Estaba vivo todavía, pero desfallecido. Iba a un sitio en busca de ayuda médica, o ayuda económica, o ambas cosas. Entonces me interesé, fui corriendo a casa a asegurarme los fondos para hacer frente a las demandas de los que nos atendieran en unos hospitales que podrían ser mejores que los de la época de Macías, pero en los que sólo te atendían si sabían que ibas a pagar. Fuimos al Hospital General de Malabo. Llegamos y al niño aquel lo pusieron en una cama para ofrecerle los cuidados de una salud francamente menguante. Pero no sobrevivió. A la misma hora en que certificaron su muerte, y sin ningún protocolo, nos lo ofrecieron y, acompañado de la llorosa madre, lo llevé en mis brazos a llorar en la intimidad. No nos fue posible ir en taxi porque ya no pudimos disimular que seguía vivo aquel pequeño guineano.

Mientras pasa inexorable el tiempo, ponemos nuestra esperanza en que dos cosas no pasen en la vida de Obiang: que no muera pronto, y que antes de su muerte esperada haya colocado en la silla tan ansiada del poder a alguien de su familia sanguínea.

1 Comentario
#26348 18:35 18/11/2018

Debo decir que acierta en su exposición y también estoy convencido de que,conociendo al autor, puede decir mas y acertando. Al Menos para el bien de nuestro pueblo, los queda gente como tú. Gracias.

Responder
4
1

Destacadas

Vivienda
Solo en el día de hoy se ejecutarán 163 desahucios en toda España

La PAH anuncia movilizaciones masivas por el derecho a la vivienda para comienzos de 2019. El año que se cierra puede batir récords en la ejecución de desahucios.

Acuerdos comerciales
El Parlamento Europeo ratifica el tratado comercial con Japón ignorando el malestar social

La bancada socialdemócrata traiciona una vez más sus promesas de defender una política comercial más justa. Los parlamentos nacionales están excluidos de la ratificación del nuevo tratado comercial.

Violencia sexual
Actrices argentinas denuncian la violencia sexual en la industria: “No nos callamos más”
La actriz Thelma Fardín anuncia, arropada por más de cincuenta compañeras, que ha interpuesto una denuncia contra Juan Darthés por una agresión en 2009.
Francia
“Chalecos amarillos”, la movilización espontánea que frenó a Macron

El presidente francés busca comprar la paz social con un aumento del poder adquisitivo, pero estas medidas resultan insuficientes. Preparan un quinto sábado de manifestaciones conflictivas.

Memoria histórica
La Fiscalía mantiene los dos años de cárcel para Clemente Bernad y Carolina Martínez

La pareja de documentalistas fueron acusados de un delito de revelación de secretos por grabar en la cripta del Monumento a los Caídos de Iruñea, donde la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz realiza cada mes misas en honor a los golpistas

Últimas

Tribuna
La Bancada: el municipalismo madrileño en juego
7
#LaBancada Municipalista, que se presentó ayer en Madrid, es la penúltima apuesta en la reivindicación de un municipalismo 15M para la ciudad de Madrid.
Frontera sur
Las balsas de la muerte inundan el Mediterráneo

30 años han pasado desde que la ausencia de vías seguras comenzara a ser sinónimo de personas fallecidas por intentar atravesar el Estrecho de Gibraltar. Tres décadas después, la tragedia ha aumentado su dimensión y contabiliza casi 7.000 muertes.

Música
El Indigente Cognitivo: “Tal y como está todo, nos va a tocar exiliarnos del planeta Tierra”

El sábado 8 de noviembre la Internacional Teatral recibió a la banda “El Indigente Cognitivo” para la presentación de su primer disco. Eugeni Serra, su impulsor, cantante y guitarrista, cuenta cómo su proyecto de cantautor se transformó en una banda.

Migración
El Parlamento Europeo da luz verde al visado humanitario

Gracias a esta medida se abre una vía legal para que los demandantes de asilo puedan acceder a Europa de forma segura.

Residuos
Nuevo frente antivertedero en Madrid: la movilización llega a Colmenar tras Loeches

La Mancomunidad del Norte de Madrid aprueba por la mínima la ampliación de las instalaciones de Colmenar Viejo, en las que se entierran los residuos de 81 municipios. La plataforma Aire Limpio Norte convoca una manifestación el 15 de diciembre. El rechazo a la construcción del macrovertedero de Loeches reunió a un millar de personas el pasado día 2.

Derechos Humanos
Kafka en Casas Viejas
1

Once años después del desalojo del CSOA Casas Viejas, una sentencia del tribunal de Estrasburgo viene a corregir parte de las injusticias que se cometieron en su momento contra el colectivo que protagonizó la sonada resistencia.