Cien organizaciones mapean durante nueve días los abusos que se cometen en la frontera Sur

La Caravana a Melilla denuncia la explotación de las porteadoras y el trabajo en los invernaderos para instar a las instituciones a tomar medidas contra los abusos a migrantes.


publicado
2017-08-02 10:31:00

Rechazo a las actuales políticas de la UE y del Estado español y medidas concretas contra los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), las devoluciones en caliente, la explotación de las porteadoras o la vulneración de derechos de personas refugiadas. Con esta agenda, casi medio millar de personas de cien organizaciones han hecho durante nueve días un recorrido por la frontera Sur, que terminó el pasado 22 de julio.

La ruta discurrió entre varios CIE, el polígono de tiro de las Bardenas, el Congreso de los Diputados, el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla, los puestos fronterizos y los invernaderos de Almería. Aunque muchas personas y colectivos habían trabajado durante meses para planificar las etapas de esta campaña sobre ruedas, la Caravana contó también con una comisión de organización para la toma de decisiones operativas, mientras que una asamblea soberana ha tomado las decisiones estratégicas.

Este binomio fue crucial, por ejemplo, en el planteamiento de la acción de protesta del 16 de julio ante las oficinas de Vueling e Iberia en el aeropuerto de Sevilla, en apoyo a los pasajeros que el día anterior habían tratado de impedir la salida de un vuelo Barcelona-Dakar en el que se deportaba a un senegalés (once de estos pasajeros fueron identificados por la policía y denunciados por la compañía aérea). A raíz de la división de opiniones sobre la acción y sus consecuencias para la Caravana, en el seno de la asamblea se perfiló una protesta en forma de una acción individual a la que se sumaron cientos de individuos.

En todo caso, la última palabra sobre cualquier acción, tanto las decididas en asamblea como las programadas de antemano, la han tenido las organizaciones locales, que trabajan a diario sobre el terreno con base en los objetivos representados en la campaña. Y es que la Caravana ha funcionado como una suerte de red de apoyo sobre ruedas, a cuyo paso se han planteado actividades que buscasen fortalecer el tejido social en las localidades que la iban acogiendo: aunque los medios se han hecho eco sobre todo de acciones dirigidas a las instituciones y a la opinión pública, algunas de las actividades más cuidadas de la Caravana tenían como objetivo la población local.

Un ejemplo de ellas fue el concierto ofrecido en Sevilla el día 15, en el que se mezclaron los mensajes de la Caravana con temas musicales de fusión funk-jazz-senegalesa que bailábamos ‘caravaneros’ y vecinos de la Alameda de Hércules, igualmente mezclados.

Visibilización para tomar conciencia

La visibilización forma parte de un estado previo a la toma de conciencia sobre el alcance y la gravedad de un problema social por parte de la opinión pública. Por ello, recobra sentido dedicar esfuerzos a tareas de difusión que tanto ocuparon a los movimientos sociales antes de la crisis. En ese sentido, la Caravana ha puesto el foco sobre dos ejemplos que muestran claramente esta situación: el fenómeno de las “porteadoras” en Melilla y las condiciones de trabajo en los invernaderos almerienses.

El 19 de julio llegamos junto al paso fronterizo de Beni Enzar en el momento de cerrarse al llamado “comercio atípico”: un vacío legal en las legislaciones comerciales marroquí y española permite a cualquiera cruzar la frontera a Nador sin pagar aranceles por las mercancías que pueda llevar encima; esta circunstancia ha propiciado el florecimiento de un negocio coordinado entre los almacenes que acabamos de cruzar y otros en Nador, basado en encargar portes a pie de fardos de hasta 60 kg.

Dos porteadoras cruzan la frontera en Melilla. Foto de Malgorzata Juszczak.

Las “porteadoras” de estas cargas son en su mayoría mujeres, con una presencia importante de madres solteras y abuelas. En el Bulevar Europa, una hilera de mujeres vuelven cargadas de la frontera recién cerrada con sus fardos a cuestas. Al haber encontrado la frontera cerrada, no cobrarán el porte. 

Pero cruzar el estrecho no garantiza librarse de los abusos contra los derechos civiles y laborales, como pudo comprobarse en la visita a los campos de invernaderos en Níjar (Almería) del 22 de julio. La inspección de un poblado con capacidad para alojar a 200 personas, entre los jornaleros y sus familias, concuerda con el testimonio de varios trabajadores del campo que afirman que está construido por los dueños de los invernaderos. Todas sus “viviendas” están construidas con la misma técnica y materiales (que no se encuentran en el entorno cercano): troncos hundidos en hoyos de cemento, que sostienen estructuras de listones y plásticos atados con cuerdas y bridas.

Los jornaleros cobran 32 de los 46,72 euros diarios que estipula el Convenio colectivo como mínimo, y es muy frecuente el fraude a la Seguridad Social por parte de los empresarios. Relatan que tienen muy difícil acceso a los mecanismos habituales de acción sindical (huelgas o demandas judiciales), y la inspección de trabajo no centra su acción en perseguir a los empresarios, sino a los empleados sin papeles.

Un movimiento cohesionado

Situaciones como las que acaban de describirse llevan años enquistadas dentro de nuestras fronteras y, aunque están bien documentadas, no han alcanzado un grado de visibilidad que las haga definitivamente intolerables a ojos de la opinión pública. La iniciativa de la Caravana a la frontera sur ha tratado de descorrer este velo. De Esta manera, ha funcionado como un movimiento social temporal fuertemente cohesionado.

Aún es pronto para una valoración definitiva, pero no puede ignorarse que cientos de personas movilizadas hacia la frontera sur han sido capaces de turbar la “normalidad” en torno a la valla de Melilla y todo lo que representa, abriendo una posibilidad de presión de cara a las instituciones.

Y otro ámbito en el que se pondrán a prueba los efectos de largo plazo de la campaña son las organizaciones locales, especialmente, de Melilla y Almería, en la medida que puedan verse reforzadas por la movilización. Previsiblemente, dentro de pocos meses se convertirá en un debate formal la pregunta que se lanzaba al aire la última noche de la Caravana: y en 2018, ¿qué?

0 Comentarios

Destacadas

Precariedad laboral
Las marchas contra la precariedad llegan a Madrid

Miles de personas han participado en la manifestación en Madrid de apoyo y bienvenida a las marchas que desde el 19 de mayo han recorrido el país para protestar contra la precariedad y por unas pensiones públicas dignas.

Aborto
Irlanda vota a favor de despenalizar el aborto y abre el camino a una nueva ley

La clara victoria de la opción partidaria de despenalizar el aborto en Irlanda se celebra como hito histórico en un país en el que la influencia católica sobre las mujeres sigue pesando mucho.

Feminismos
La ola feminista en Chile sacude los cimientos de colegios y universidades

Manifestaciones en las calles y ocupación de universidades son algunas muestras del movimiento que desde mediados de abril agita Chile. Las mujeres protestan por los casos de acoso en escuelas públicas y exigen transformaciones que van más allá del ámbito de la educación.

Sistémico Madrid
Ana Botín o la obligación de desconfiar

El grueso de la fortuna que su padre ocultó en paraísos fiscales no está en las 20 empresas que Ana Botín y sus hermanos controlan desde un vigilado callejón en el corazón de la colonia de El Viso.

Últimas

Opinión
Crisis política y moción de censura: ¿gran caos bajo el cielo o restauración en curso?
1

La opción de Ciudadanos y de las élites económicas es clara: la actual relación de fuerzas parlamentaria no se corresponde con la realidad y son necesarias nuevas elecciones para que Ciudadanos gobierne con el apoyo del PP.

España no es (solo) blanca
Fátima Aatar: “El antirracismo será político o no será”

Activista contra el racismo y la islamofobia, Fátima Aatar es una de las voces más solicitadas por los medios para explicar qué es ser mujer y musulmana. Como si eso fuese incompatible.

Tauromaquia
“¿El toro no sufre?” Ocho mitos de la tauromaquia, desmontados
69

Quienes defienden la celebración de corridas de toros suelen emplear argumentos que, en ocasiones, pueden sonar a ciencia ficción. Hemos consultado a varias personas expertas qué hay de veraz en estas premisas.