Mathieu Asselin retrata a Monsanto

El fotógrafo Mathieu Asselin hace un repaso a la evasión de responsabilidades de la multinacional estadounidense Monsanto.

Las secuelas del Agente Naranja
Thuy` Linh, de 21 años cuenta con una malformación genética sufrida por las secuelas del Agente Naranja. Mathieu Asselin

publicado
2018-06-07 06:00:00

Mathieu Asselin escuchó a su padre hablar de cómo Monsanto demandaba a los agricultores por el uso ilegal de semillas. La conversación fue el inicio de un camino de cinco años en los que el fotógrafo francovenezolano ha documentado las actividades de la corporación agroquímica estadounidense. Un trabajo que se ha materializado en el libro Monsanto: una investigación fotográfica, que recientemente ha sido nominado al Mejor Libro de Fotografía del Año por PHotoEspaña 2018.

“Me interesé y empecé a investigar. Pronto me di cuenta que era un monstruo de historia y que iba mucho más allá de las semillas”, dice Asselin a El Salto sentado en una de las salas de la londinense The Photographers Gallery.

Asselin se encontraba frente al reto de cómo recoger las distintas ramificaciones de una compañía que empezó fabricando sacarina en 1901. En la actualidad, Monsanto es conocida mundialmente por sus productos transgénicos y por el desarrollo de una agricultura química incrustada en el sistema alimentario. Más de 180 millones de hectáreas de plantas transgénicas son cultivadas en todo el mundo y la firma asentada en Ohio monopoliza el 90% de esas semillas. Como se explica en la introducción del libro, Monsanto está detrás de casi todo lo que comemos o bebemos.

El fotógrafo debía poner en orden una cronología de sucesos, informes, casos judiciales, testimonios, recortes de prensa y campañas publicitarias. Tiró de internet, guías telefónicas y contactó con asociaciones como Centre for Food Safety que realiza un monitoreo de las operaciones de la empresa. “Una vez localizada la gente fue muy sencillo. Están dispuestos a hablar y a contar la historia para que se conozca”, explica el fotógrafo.

La tarea se presentaba mastodóntica pero su pasado como documentalista le llevó a pensar en el proyecto como si fuese una película. Sin constricciones mediáticas e inspirado por en el filme de Marie Monique Robin, The World According to Monsanto, Asselin siguió escarbando. Aunque reconoce que ya había mucho investigado, tomó su cámara para plasmar el abuso de poder de la multinacional estadounidense. “Hice este trabajo porque estaba indignado como ciudadano, fotógrafo y como artista y tenía que reaccionar a ello”.

Evasión de responsabilidades humanas y medioambientales

Asselin no solo muestra las presiones a la que están sometidos los agricultores que utilizan las semillas transgénicas y patentadas de la compañía. El fotógrafo visitó distintas localizaciones de los Estados Unidos donde Monsanto había llevado a cabo sus maniobras. También quiso conocer los efectos del herbicida Agente Naranja utilizado por la aviación estadounidense durante la Guerra de Vietnam. Alrededor de 80 millones de litros se vertieron en los bosques vietnamitas.

En el hospital de obstetricia Tû Dû de Ho Chi Minh Asselin se encontró con una sala llena de frascos en la que se conservan bebés para su estudio científico. Todos son víctimas del agente químico, al igual que Nguyên Lé Phuó´ng Quynh o Thuy’ Linh que nacieron con diversas malformaciones y desórdenes genéticos. “Fotografiar a los niños en el hospital fue lo más impactante. Sin embargo, tienen una vitalidad increíble y pasé muy buenos momentos con ellos a pesar de sus discapacidades”, recuerda.

Las imágenes son una contextualización y no una manera de victimización, recalca el fotógrafo. “Cada una de las historias que fotografíe tiene su propio drama. Los granjeros, a pesar de no tener ningún problema físico, sufrieron la mano de hierro de Monsanto que casi los lleva a la quiebra. Los hijos de los veteranos del Vietnam tienen secuelas físicas muy parecidas a la de los niños vietnamitas. En el pueblo de Anniston la población tiene cáncer, diabetes, problemas de aprendizaje. Es un lugar arrasado que se está convirtiendo en un pueblo fantasma”.

Monsanto monopoliza el 90% de las semillas transgénicas vendidas en el mundo
Monsanto monopoliza el 90% de las semillas transgénicas vendidas en el mundo. Mathieu Asselin

Anniston y Sauget son dos ejemplos de los efectos de la contaminación derivada de los policlorobifenilos (PCB) y cuya producción está prohibida desde 1977. Los PCB son bioacumulativos provocando el depósito de sustancias químicas en los seres vivos y se transmite por la cadena alimentaria. También son un agente teratógeno por lo que afecta al desarrollo embrionario dañando así el feto y provocando malformaciones, problemas hormonales y endocrinos. Miles de toneladas de PCB fueron a parar a la atmósfera, a los acuíferos y a los vertederos en los alrededores de estos municipios. Monsanto conocía de los peligros del componente desde 1937 pero no hizo nada para proteger a la población local.

Las laxas regulaciones medioambientales en Estados Unidos han favorecido a la multinacional que durante décadas ha alargado los procesos judiciales para normalizar la compensación económica para sus demandantes. “Las cantidades forman parte del presupuesto de Monsanto a la que le sale más económico dar ese dinero que asegurarse de que no se comentan todos estos crímenes”, dice Asselin.

Monsanto: una investigación fotográfica desgrana la evasión de responsabilidades medioambientales y humanas de la multinacional y presenta las devastadoras consecuencias de sus operaciones. El trabajo de Asselin es, además, una denuncia que esconde enfado y frustración. “La mayoría de los afectados quieren que sus derechos se reconozcan y que Monsanto asuma los hechos”.

“Life is chemical”

El libro cuenta con un apartado que recoge las distintas campañas publicitarias de Monsanto de finales de la década de 1970. Eslóganes como “Los químicos te ayudan a comer mejor” o “Sin químicos, la vida sería imposible” favorecieron la maniobra de desinformación de una compañía cuyo lobby está tan ocupado como su bufete de abogados.

Para Asselin, la población civil reacciona ante lo drástico pero el cambio se produce de manera pausada. La educación, propone, es el objetivo a largo plazo mientras expresa algo tan sencillo como difícil de llevar a la práctica de forma inminente: “Si la gente para de comprar productos que tengan químicos, Bayer, Syngenta, Dow y Monsanto se van a la mierda. Lo que pasa es que este sistema está sostenido por los gobiernos que promueve este tipo de agricultura química”.

Monsanto cuenta con una firme relación con el gobierno estadounidense y en especial con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA en sus siglas en inglés). Es el hermanamiento de la política y el dinero que, como explica el fotógrafo, favorece la creación de leyes moldeadas para encajar los intereses de estas empresas. “En muchos casos, sobre todo en los EE UU, son estas multinacionales las que escriben las leyes”.

La sociedad civil ejerce presión de manera conjunta. El individualismo, dice Asselin, es muy conveniente para el sistema capitalista. Por ello trabajos como Monsanto: una investigación fotográfica dan la oportunidad para encarar los desafíos sobre derechos humanos, salud pública, seguridad alimentaria o sostenibilidad a los que se enfrenta nuestro planeta a la vez que se exponen los intereses económicos de estas corporaciones. “La fotografía no va a cambiar el mundo. La gente lo cambia. La fotografía está para hacer reflexionar, pensar de una manera distinta y preguntar”.

8 Comentarios
Biotecnología 96 11:41 10/6/2018

Los transgénicos son una de las vías más prometedoras para la creación de un mundo sostenible, aquí da la impresión de que el redactor no tiene la más mínima idea de diferenciar un transgénico de un producto con aditivos químicos, son completamente diferentes. De hecho los transgénicos son una vía de reducción de uso de productos quimicos

Responder
1
7
#18514 7:49 11/6/2018

1- Los transgénicos se modifican genéticamente para soportar dósis cada vez más altas de herbicidas y pesticidas sin que la planta muera, con lo cual se dispersan químicos que matan al resto de plantas de forma inespecífica y lo mismo pasa con los insectos y otros organismos imprescindibles para la salud del suelo y biotopo en general. Esto crea enormes desequilibrios en el entorno, empobrece hasta matar los suelos y sus efectos se propagan más allá del campo en cuestión, afectando a todo el entorno de manera negativa e impredecible, ya que al no respetar el principio de precaución, los efectos sólo serán visibles una vez hecho el daño y tras unos estudios del mismo que nunca llegarán a localizar todos los daños producidos por el efecto, porque afectan a elementos ramificados, interconectados, e interdependientes. Es decir, no sabemos hasta dónde llega el daño y sólo el tiempo lo dirá.

2 - Esto hace que la planta modificada esté expuesta a dósia elevadismas de productos químicos nocivos que pasarán al consumidor final. Y ya sabemos lo que le importa a estas compañías la salud de las peronas... Sólo quieren vender sus productos lo máximo posible y que los daños sean lo más dífíciles de rastrear para librarse de responsabilidades.

3- Estas plantas no se quedan en el cultivo, sink que se reproducen y esparcen por el entorno, incrementado aún más los desequilibrios en el medio probablemente para siempre.

4 - Cuando una de estas plantas germina en un cultivo de los alrededores. La empresa con la patente de la planta demanda al agricultor que pasa de ser víctima a ser tomado por delincuente. Tenie do que enfre tarse a un monstruo económico en un juicio injusto.

5 - Los agricultores a los que venden la moto con estas semillas, pasan a ser dependientes de estos los mismos tras haber aniquilado los organismos de sus suelos, llenado sus campos de tóxicos y empobrecido los mismos en nutrientes que eran aportados por el equilibrio con todos esos organismos previos. Teniendo que comprar más semillas (más caras) regar más (ya que requieren más riego) y teniendo que abonar el suelo con abonos químicos derivados del petróleo. Que a la alarga no sólo empobrecen el suelo sino que contribuyen a producir CO2 en un proceso que debería contrubir a absorberlo.

Responder
10
0
Beatriz 14:32 8/6/2018

Agricultura química vs agricultura qué? La química es la base de la vida. No defiendo Monsanto pero tampoco los conceptos quimica=malo porque eso sí que es muy pelogroso y un error que ya está causando estragos. Véase modas leche cruda, agua cruda... En fin. El artículo estaría muy bien utilizara adecuademente los conceptos, pero no lo hace con lo cual peca de lo mismo que acusa a otros, de desinformación.

Responder
6
18
#18352 19:46 8/6/2018

Quizas cuando aterrices de la ignorancia podras comprendre, comentarios como los tuyos Hay cientos....gente inteligente pocas, ASI va todo este mundo podrido

Responder
6
3
Antonio Arenal 20:54 7/6/2018

Llevo tiempo diciendo que dentro de pocos años será imposible hacer agricultura y ganadería ecológica. Estas multinacionales se han encargado de dejar el medio ambiente con el suficiente número de químicos omnipresente y de muy larga duración, para que así sea. Ya hay muchos lugares donde así es y el porcentaje de dioxinas no deja de crecer, ni el de plomo, ni el de arsénico, ni el de mercurio y el único que se mantendrá serán los del Lindante.etcetc.

Responder
15
1
Jose 5:35 7/6/2018

Es increíble cómo todavía hay personas que defienden a esta compañía. Lo que dice este artículo es cierto. No sólo eso, sino que en la web de Monsanto se puede encontrar que defienden el uso del Agente Naranja porque salvó muchas vidas (ver http://www.cienciasinmiedo.es/b271/)

Responder
18
1
#18254 14:29 7/6/2018

El titular debería decir algo como Bayer Monsanto. Entre otras cosas porque Bayer va a eliminar la marca Monsanto para poner el contador a cero y dar por culo al planeta.

Responder
22
0
#18230 7:44 7/6/2018

Monsanto es ahora de Bayer

Responder
17
0

Destacadas

Trabajo sexual
Conxa Borrell, del sindicato OTRAS: “No somos ilegales”
El sindicato OTRAS se ha defendido de las acusaciones vertidas en las últimas semanas por sus supuestos vínculos con la patronal: “Si fuese cierto que somos delincuentes, no estaríamos aquí”.
Barcelona
¿Sigue siendo Barcelona una ciudad muerta?
La transformación de Barcelona en un resort de lujo para asistentes a los grandes eventos que se celebran allí ha alterado profundamente el paisaje de la ciudad y la relación con quienes viven en ella.
Brecha salarial
Hombres banqueros: más y mejor pagados

Las retribuciones máximas del Banco Santander multiplican por 600 el salario mínimo. Los hombres ganan un 23,31% más que las mujeres.

Líbano
Refugiadas en la cancha

Chatila es el campo de refugiados palestinos más importante del Líbano. Allí, un equipo de baloncesto juvenil femenino lucha contra el machismo y el racismo hacia los palestinos que existe en la sociedad libanesa.

Últimas

Ciencia ficción
“Es posible escribir ciencia ficción sin usar préstamos del inglés”

AnsibleFest, el primer festival de ciencia ficción feminista a nivel estatal, arranca hoy en Bilbao, y una de sus organizadoras, la crítica cultural, editora y traductora Arrate Hidalgo evalúa el panorama de un género con buena salud, aunque recalca que “también ha habido muchas iniciativas en el pasado”.

Música
Talk Talk, en el árbol de la sabiduría

En el díptico esencial de los británicos Talk Talk se escucha pop de corazón sacro, confundido entre tics jazz, aura góspel y la abnegada motivación por encontrarse con la espiritualidad de Alice Coltrane y el Miles Davis azul.

Economía social y solidaria
VI Feria del Mercado Social: mucho más que un fin de semana
En esta feria, además de ser consumidoras conscientes, vamos a demostrar que también estamos orgullosas de contribuir a la construcción de otra economía más justa y más ecológica. Hagamos que todo el año sea Feria.
Caza
La caza volverá este curso a las escuelas extremeñas

Por tercer año consecutivo, el programa de Promoción y ayuda al deporte escolar (PROADES) de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura volverá a incluir la caza entre sus actividades deportivas a promocionar en los colegios de la Comunidad.

Cine
Más muescas en la estirpe de los Kennedy
‘El escándalo Ted Kennedy’ (2017) sigue el camino de ‘Jackie’ (2016) indagando en lo más parecido a una familia real que ha existido por EE.UU.