Miles de personas vuelven a llenar las calles contra la “cultura de la violación”

El movimiento feminista de Madrid convocó en la tarde del 4 de mayo una manifestación “contra la cultura de la violación y la justicia patriarcal” tras la sentencia del caso de “la manada”.


publicado
2018-05-05 12:09:00
La manifestación convocada en la tarde del 4 de mayo por el movimiento feminista de Madrid contra la “cultura de la violación” sumó a miles de personas en la capital. La movilización se produce como repulsa a la sentencia en el caso de la violación colectiva de los sanfermines, en la que los jueces limitaron al delito a “abusos” y rechazaron condenar por agresión y violación, pero también contra las constantes violencias machistas sufridas a cotidianamente por las mujeres.
Manifestación feminista manada ela 2
“La noche, la calle también son nuestras, se acabó la cultura de la violación” era el lema de la pancarta que encabezaba la manifestación, que desembocó ante la sede del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, como protesta por las últimas decisiones judiciales y por el machismo que domina en las instituciones judiciales. La manifestación fue también un claro “no a la justicia patriarcal”.
Manifestación feminista manada ela 3
Durante el cortejo se sintió el hartazgo ante una situación insostenible. La condena a “la manada” reafirma que “la cultura de la violación llega a cada rincón de esta sociedad", rezaba el manifiesto de la marcha, durante la que se coreó “no es abuso, es violación” o “yo sí te creo”.
Manifestación feminista manada ela 4
Manifestación feminista manada ela 5
Manifestación feminista manada ela 7

Relacionadas

Feminismos
Cuando la interseccionalidad se hace plaza

La Women’s March de Nueva York, celebrada el 19 de enero, resultó un hito para la diversidad y la lucha feminista de la Gran Manzana.

Feminismos
Feminismo andaluz sin domesticar
1
Desde una multitud de pueblos y ciudades se movilizaron buses, microbuses, coches y demás transportes para cantarle las cuarenta a quienes se adentraban en el Parlamento.
Masculinidades
Gillette y la mercantilización de las masculinidades
5

El anuncio de Gillette sobre las masculinidades tóxicas ha levantado airadas críticas y pasiones, pero la campaña abre también el debate sobre la cooptación y mercantilización del feminismo y las nuevas masculinidades por parte de grandes empresas.

2 Comentarios
#15576 15:56 5/5/2018

Los jueces franquistas son de la cultura nazionalCatóLOCA, y el problema es que tras la muerte del dictador nunca se depuró el sistema judicial.

Responder
5
3
#15573 15:51 5/5/2018

Se acabó.

Responder
4
2

Destacadas

Fronteras
Marlaska continúa el trabajo de Zoido: macro CIE en Algeciras para 2022

El ministro de Interior socialista anunció el viernes un plan de 33 millones de euros para constituir “un nuevo modelo de CIE para garantizar la seguridad con humanidad”. El objetivo: reforma exprés para evitar su cierre.

Migración
“Los menores que migran solos son los intrusos en la fortaleza Europa”

El año pasado hubo un importante incremento en la llegada de menores que migraban solos. Su presencia evidencia los límites de un sistema de protección que no alcanza a garantizar sus derechos.

Aceite de palma
Orangutantes en la Castellana contra el biodiésel de palma

Protestas en Madrid, Berlín, Bruselas, Lisboa, París y Roma contra la deforestación de las selvas para obtener aceite de palma. Colectivos ecologistas denuncian un incremento del consumo de este combustible en Europa para producir el biodiésel

Laboral
La academia a la que James Rhodes publicita no ama a sus profesores de español

Incumplimiento de convenio, jornadas de hasta doce horas y despidos por informarse sobre cómo mejorar sus condiciones laborales son algunas de las prácticas irregulares que denuncian los profesores de español como lengua extranjera en la academia AIL Madrid. Lo peor es que no son exclusivas de esta empresa, publicitada por el pianista británico James Rhodes, sino comunes en el sector, aseguran.

Opinión
Bifurcaciones madrileñas: romper con la mala política
4

Aunque las lecciones sean dolorosas, una bifurcación en la cual seamos capaces de optimizar las opciones de las izquierdas tampoco es necesariamente una mala noticia: se pueden recoger más votos y a la vez, normalizar que existen diferentes proyectos para afrontar la situación.