Extrema derecha
Antifascistas neoyorquinos acorralan a Vox

El show de Vox en Nueva York tuvo que cambiar varias veces su ubicación por la oposición de activistas neoyorkinos. El dúo Abascal-Espinosa de los Monteros trató de salvar los muebles ante unos 30 simpatizantes hardcore.

Ivan Espinosa de los Monteros
Espinosa de los Monteros junto a Abascal en el Congreso, en una imagen de archivo.
7 mar 2020 13:43

Unas cortinillas de terciopelo granate cubren el ventanal trasero del restaurante cubano Floridita en Harlem. A escasos centímetros, de un lado, un surtido de botellas de diferentes licores a medio consumir; del otro lado, una bandera de España colgada con unas bridas de plástico. Bajo ese seductor fondo, una barra de bar. Y del frente, el dúo Abascal-Espinosa de los Monteros tratando de salvar los muebles ante unos 30 simpatizantes hardcore que acudieron a un mitin tras dos cancelaciones en 48 horas. Con tan esperpéntica imagen hay que preguntarse, ¿cómo puede ser que acaben los líderes del tercer partido en votos en España dando un mitin en Nueva York en un local con aspecto de burdel de carretera provincial?

Vox ya estuvo de visita en NYC a principios de marzo de 2019 en plena campaña para las elecciones generales tras pocos meses de su sorpresa en las andaluzas. En aquella visita hicieron un pequeño mitin en el restaurante Socarrat, decorado muy typical Spanish con imágenes antiguas de falleras y de guitarras flamencas. Al evento se  opusieron un grupo de activistas antirracistas, antifascistas y anarquistas, que con cantos desde fuera y pasando panfletos desde dentro intentaron educar al público sobre lo que Vox realmente es y a los vecinos sobre la naturaleza de un establecimiento connivente con el odio y las ideas de extrema derecha.

Una protesta en marzo de 2019 protesta abrió los ojos a muchos activistas neoyorquinos del auge y la institucionalización de la extrema derecha en España

Aquella protesta, aunque modesta, abrió los ojos a muchos activistas neoyorquinos del auge y la institucionalización de la extrema derecha en España. Pero también facilitó un precedente y un interés para actuar contra Vox de nuevo con un claro objetivo: minimizar la diseminación y normalización del ideario que promulga el partido.

Su escenario ideal era conseguir que el mitin programado para el 4 de marzo de 2020 en el Centro Español de Queens se cancelase. Para ello la estrategia más razonable era convencer a los administradores del local de que no podían dar un altavoz a quien propaga el odio y el miedo, de que es tarea de todos. 

Pese a la vacilada de Espinosa de Los Monteros, y tras muchos intentos de los activistas fue finalmente la presión de Simon Doubleday, profesor de historia medieval española en Hofstra University y socio del Centro Español, la que terminó por convencer a los administradores de que era mejor cancelar. Nunca sabremos si fue por convicción política o por miedo a que socios y amigos dejasen de ir al club a comer sus deliciosas gambas al ajillo, pero el asunto es que tres días antes del evento Vox descubrió que no era bienvenido. El Centro Español de Queens se erigió antifascista.

Tras quedarse sin techo, Vox NYC anunció en Twitter “la necesidad de buscar otro local”. Dos días después, apenas 26 horas antes del evento, Vox confirma nueva ubicación. Y aunque está a más de veinte minutos de viaje del local original, el nuevo local tiene mayor aforo y es más céntrico. Espinosa de los Monteros, capataz del marketing voxiano, vende la reubicación como una “necesidad” para ampliar aforo, y aprovecha para mofarse de los activistas por darles publicidad gratuita. 

Pero éstos contraatacan. Pronto descubren que el local pertenece a la Women's National Republican Club (WNRC), la asociación de mujeres del Partido Republicano más antigua del país. ¿Iba a dejar tan respetada institución de defensa de los valores de la democracia liberal que se manchase su imagen hospedando a la extrema derecha de un pequeño país del sur de Europa?

Vox aseguró que la cancelación en la WNRC se produjo por “amenazas violentas de grupos de izquierda radical”, algo que puede colar en España pero no en Nueva York

Menos de 24 horas después, 5 horas antes de la hora del evento y sin levantar mucho polvo la WNRC anuncia que cancela. Y mientras los activistas celebran, Vox segura que la cancelación se hace por seguridad frente a “amenazas violentas de grupos de izquierda radical”. Y eso quizás cuele en España, pero ¿cómo justificarán ante su séquito neoyorquino semejante humillación por los los judeo-masónico-marxistas?

Así que Abascal ya se tira al barro con un all-in digno de macrofiesta a las seis de la mañana:

—Iván, ¿cómo está el percal?

—Pues mira Santi, lo único que queda es la parte trasera de una tienda de vinilos en Brooklyn, una mezquita en el Bronx y un restaurante cubano en Harlem… ¿Nos retiramos o qué?

—¿Retirarnos? ¡Jamás, Iván! ¡Jamás! Éntrale al cubano que seguro que quiere.

Extrema derecha
Del “opresor” a la opresión: estrategias frente al auge transnacional de la extrema derecha

La extrema derecha se ha apropiado de la estrategia que otrora emplearon las mujeres para generar políticas públicas dirigidas a visibilizar y combatir la violencia ejercida contra ellas sistemáticamente por el hecho de pertenecer a esa categoría.

Y el cubano acepta. Pero los organizadores de Vox en Nueva York, temerosos de que los activistas provoquen una tercera y definitiva cancelación, deciden mantener la ubicación en privado para revelarla una hora antes del comienzo, como unos punkies que temen que la Policía les chape una rave. 

El mitin finalmente se celebró en el restaurante Floridita de Harlem, decorado de rojigualdo y frente a un muy modesto público, dejando a muchos simpatizantes desorientados y decepcionados con la desorganización y tanto cambio de ubicación.

Pero el mitin de Floridita quedará como una victoria de las militantes antiracistas y antifascistas, como un símbolo de las vergüenzas de este partido, y como una constatación de que su odio y su intolerancia no tienen cabida aquí. Vox, you shall not pass!

Relacionadas

Memoria histórica
¡Amnesia y libertad!

Llamar terrorista a alguien por haber militado contra el franquismo, incluso en los grupos que postulaban el tácticamente discutible empleo de la violencia para derribarlo, puede ser un desahogo de barra de bar pero parece un argumento poco sólido si procede de alguien a quien se le supone una solvente formación académica.

Extrema derecha
A los monstruos no mirar

La mejor manera de contraatacar es construyendo alternativa, porque ya hemos visto que, haciéndoles caso, aunque sea con buenas intenciones, el monstruo sólo crece y se enfurece.

Política
Mi libertad y solo mi libertad

Cuando el individualismo esencialista se estructura y se recrudece en las sociedades, al final, en la apelación de libertades y derechos, estos se reducen a los propios pasando por alto, y en ocasiones por encima, de los derechos del resto.

9 Comentarios
#48840 21:09 9/3/2020

La difícil vida de unos fascistillas...

Responder
1
2
#48802 13:01 9/3/2020

Todo muy democrático y tolerante, lo de presionar para que una fuerza política de signo distinto no pueda celebrar una reunión en condiciones, y lo de felicitarse de ello. Muy típico de una persona de mente acomplejada, además, eso de "pequeño país del sur de Europa". Por cierto, ¿quién es Marcos Lambete? Lo pregunto porque una búsqueda en Google no lleva a más sitio que a este artículo. ¿Usa El Salto de periodistas con pseudónimo o, peor, periodistas inventados, para insultar a todos aquellos que no siguen su línea editorial? Muy instructivo, sí, señor. Yo diría que es esta izquierda la que tiene un problema grave de intolerancia.

Responder
9
7
#48798 12:42 9/3/2020

Las mujeres de Vox si que somos verdaderas mujeres, no las trolls de la izquierda casposa

Responder
7
7
#48739 4:41 8/3/2020

> ¿Iba a dejar tan respetada institución de defensa de los valores de la
> democracia liberal que se manchase su imagen hospedando a la extrema derecha de
> un pequeño país del sur de Europa?

Seriously? un pequeño país del sur...

Pues parece que por esta zona también está gozando de cierto auge el movimiento
neo-fascista y precisamente la cúpula del partido Republicano se inclina en esa
dirección.

Responder
0
0
#48699 15:28 7/3/2020

El Twitter del movimiento unitario contra el fascismo y el racismo de New York:

Échale un vistazo a UARF-NYC (@UARFNYC): https://twitter.com/UARFNYC?s=09

Responder
0
4
#48718 18:21 7/3/2020

Asalariados de Maduro

Responder
3
2
#48749 14:16 8/3/2020

Está maduro para asalariar....

Responder
2
0
#48746 13:33 8/3/2020

No, no, de Soros, los reptilianos y el fantasma de Lenin.

Responder
2
1
#48787 9:08 9/3/2020

La KGB asegura que los tierraplanistas también andan detrás XD

Responder
2
0

Destacadas

Temporeros
Los jornaleros no son bienvenidos en los hoteles de Lleida

Aunque el futbolista Keita Baldé se ofreció a pagar por adelantado el alojamiento de 200 trabajadores que duermen en la calle, los establecimientos están presentando excusas para no facilitar sus habitaciones.

Precariedad laboral
Los riders se reúnen con la ministra de Trabajo para exigir que se aplique la ley laboral

Riders X Derechos acudirán a la cita acompañados de representantes de la Unión de Autónomos UATAE y de Taxi Project. “Con la presencia de estos compañeros queremos mostrar la fuerza y unidad de la clase trabajadora”, resume Felipe Corredor.

Migración
Las personas solicitantes de asilo no podrán optar al ingreso mínimo vital

Al contrario de lo que se había anunciado previamente, los solicitantes de asilo quedan excluidos del ingreso mínimo vital. Se suman a las 600.000 personas migrantes en situación administrativa irregular que han quedado fuera de esta medida.


Coronavirus
Torrejón testea a su población en contra de las recomendaciones sanitarias

La localidad madrileña analiza la seroprevalencia de su población pese a que la OMS sigue sin recomendar los análisis masivos. Podemos Torrejón denuncia opacidad en la toma de la decisión y alerta de que puede ser contraproducente.


Estados Unidos
Trump, en un búnker, señala al movimiento Antifa como el enemigo a cazar

Las protestas por el asesinato policial de George Floyd se han extendido a todo el país, en un movimiento que ya se compara con los disturbios que, a finales de los 60, impulsaron el movimiento de los derechos civiles. Al menos cinco personas han muerto en el contexto de las manifestaciones. Trump pide considerar terroristas a los antifascistas.

Sanidad
El Gobierno de la Comunidad de Madrid dificulta la conciliación familiar al personal sanitario

El sindicato de enfermería SATSE denuncia que el Gobierno de Ayuso ha iniciado recortes en los derechos del personal sanitario al limitar la conciliación familiar de profesionales con menores de 12 años. 

Coronavirus
Sanitarios hoy, pacientes mañana

Según las estimaciones del Consejo General de la Psicología, cerca de 150.000 sanitarios necesitarán atención psicológica tras la pandemia.

Pobreza
Mínimo sí, vital ni por asomo

El Gobierno demuestra una enorme soberbia al despreciar la nueva oleada de pobreza que está generando la crisis del coronavirus. La mejor demostración de ello es que para optar al ingreso mínimo vital se tendrán en cuenta los ingresos percibidos en 2019.

Últimas

Comunidad de Madrid
Los municipios más pobres son los más afectados por el recorte de 14.000 plazas escolares aprobado por Ayuso

Los recortes en educación de la Comunidad de Madrid afectarán especialmente a las ciudades de renta más baja y los distritos con más carencias de la capital. En total se perderán más de 14.000 plazas en todo el ciclo desde infantil a bachillerato.

Menores tutelados
Ni familia ni apoyo social, el futuro de los menores migrantes en Andalucía

Con el verano a las puertas y el mar aún en calma, Andalucía prevé un incremento en la llegada de personas migrantes. Pese a ello, la Junta recorta 142 plazas destinadas a la acogida de menores migrantes sin referentes familiares desde el 1 de junio.


Crisis económica
Estados Unidos: coronacapitalismo y su inminente colapso

La riqueza privada siempre ha prevalecido sobre la salud pública en el manual de instrucciones capitalista. Aun así la enormidad de la crisis y el potencial explosivo de transformación que ésta encierra están cambiando las reglas y puntos de vista sobre el bien común.

Argentina
Mendoza lucha por su agua aún en medio de la pandemia

En esta provincia del oeste argentino la sequía ha reavivado la conciencia social sobre la importancia de proteger el agua. El covid-19 ha reabierto el debate de los últimos meses.


Opinión
Cuidados sí, guerra no

El uso de terminología militar por parte de diferentes mandatarios ha sido ampliamente debatido. Lo que no ha sido tan debatido es cómo este lenguaje refuerza el imaginario patriarcal.