Elecciones Catalunya 21-D
Diario de campaña: Arrimadas y sus banderas, el mejor chiste del PSC y el mercadeo de Albiol

Tercera entrega de las crónicas de campaña del 21-D, en la que Marc Almodóvar acude a su misión más difícil, los mítines de los partidos del artículo 155: PP, PSOE y Ciudadanos.

Ciudadanos Arrimadas Rivera
Manifestación en Barcelona con el lema Recuperem el seny. Foto de Ciudadanos
Marc Almodóvar
@almotuit

publicado
2017-12-19 07:00:00
Domingo 17 de diciembre. 12 h. Pabellón 2 de la Fira de Barcelona Por todo lo alto. Que dos millones no es nada.

Bus de campaña a todo color. Carpa aclimatada de 100m2 20 días instalada en el centro de Barna (con el beneplácito de la Junta Electoral y pasando por encima del Ayuntamiento). Camisetas. Pegatas. De todo. Que la casa es grande.

Venían pidiendo racionalidad en las cuentas y ahí los tienes. Llevaban en programa recortar el gasto electoral y lo han multiplicado por dos.

Que dos millones no es nada. Que febril la mirada.

Acto central de campaña. 5 foodtrucks a tutiplén en la entrada. Márketing gratuito pa toda la peña. Que si pegatas del corazón; que si fotos de Inés; que si camisetas naranja; que si pulseritas fluorescentes; que si banderas española, europea, catalana y del corazoncito de Ciutadans. 

“¿Quieres corazones?”

“¿No quedan camisetas?”

“Ya no tenemos tallas grandes”

Pantallas por todos lados con imágenes de campaña. Una táctil donde seleccionar las palabras que quieres que ilustren la Catalunya del futuro. Lógicamente, sin opción de troleo. Dentro, escenario de concierto de Madonna y un equipo multicámara grabándolo y emitiéndolo todo por dos pedazo pantallas. Marea naranja. Parece un anuncio de ING Direct.

Por los altavoces, Coltrane.

A la entrada, el de seguridad escudriña las bolsas. “Tranquilo, no llevo estelada --le digo--, no hay peligro”. 

Dentro, la gente espera. “Es que no es un político, es un chorizo”, oigo que dice uno. ¿Hablarán de corrupción? No, hablan de Puigdemont. Unos metros más allá escucho otra conversa. “La gente lleva mucho tiempo ahorrando y pagando para que vengan y se lo lleven todo ahora”, suelta una. Pienso que quizás hablan del fondo de las pensiones que se ha fundido el PP. Pero no. Es otra vez el Puigdemont, vaya por dónde. “Cuando les tocas el dinero, se lo piensan”, añade. Esta sí que me la sé.

Hablo con un hombre que va de riguroso uniforme. Gorra de Ciudadanos, bufanda naranja, pulserita, corazón multibandera en el pecho. Me dice que le falta la mochila “que nos dieron el otro día”. Y confirmo que es militante. “De Murcia”, me dice. Han venido 59 militantes en autocar solo para el acto. Luego, de vuelta a casa. Y el jueves vuelven a subir para hacer de interventores. Fuera hay casi una decena de autocares. La Junta Electoral central lo ha avalado. Legalmente hasta pueden pedir fiesta. Para hacer de interventores en unas elecciones autonómicas a 577 kilómetros de casa. Todo vale por el 21D.

A un hombre, que no para de agitar sus banderitas mientras no afloja su AS y su El Mundo bajo la sobaquera, se le cae la lagrimita en cuanto anuncian la subida de Arrimadas al escenario. Fervor de banderitas. Y tendrán los corazones muy grandes para que les quepan todas las banderas, como dicen, pero de manos siguen teniendo dos y algunos se hacen un buen lío al intentar agitar las cuatro de golpe. Y de la poca coordinación es difícil no recibir un golpe u otro. Auténtico ataque de falsa bandera en toda regla.

Y de forma muy gráfica, la distribución de ese escenario estilo Madonna hace que Arrimadas dé su discurso dando la espalda a su gente y quedando justo delante de las cámaras de tele.

En un momento a Arrimadas le da un lapsus y suelta que la Constitución se votó el año 39. Maldito Freud

Y suelta que quedan cuatro días para que se acabe el monotema en Catalunya. Y todos aplauden. Y debe de ser justo eso. Que faltan cuatro días y que el viernes cambiará todo. Porque ella se pasa media hora sin salir del mismo. Que si procés por aquí, que si procés por allá. Según dice le preocupa que “por culpa del procés” en las familias se hable de política y pide que se acabe con eso. Hasta aquí podíamos llegar. Todos los males son del independentismo. Y es curioso porque cita cosas como las cuotas de los autónomos o los pagos de los IBIS como ejemplo. Suelta eso de que no quiere confrontaciones, pero su gente no puede evitar subrayarlo con un “este partido, lo vamos a ganar”.

En un momento le da un lapsus y suelta que la Constitución se votó el año 39. Maldito Freud.

La gente, fervorosa, agita sus banderas. Más hostias. Ven a su líder presidenta. Aunque nadie entienda con quién le sumarían los pactos. Da igual.

Un fallo técnico deja el pabellón en silencio. “¡Inés, guapa!”, suelta uno. Carcajada general. “Guapa, guapa y guapa”, repite. Más risas. “Que viva España”, el hombre insiste ante el incómodo silencio.

Luego llega Rivera, que reivindica la Revolución francesa y la Constitución de Cádiz como los ejemplos contra el independentismo y se suelta un discurso liberal que ni Milton Friedman, tú. Y suelta eso de que la patria es la familia, que qué contento se puso con la victoria de Macron y cosas por el estilo.

“¿Nos vamos? Ahora no, que sale el futbolista”, le suelta una niña nada adoctrinada vestida completamente de naranja a su madre cuando sueltan los confetis naranja que dan por cerrado el acto. Me quedo con la duda de quién es el futbolista que espera.

“A la gente le comen la cabeza tanto repetir el mismo mensaje”, oigo a un hombre al salir. ¡Eureka! Ah, que otra vez hablan del Puigemont...

Sábado 16 de diciembre. 19 h. Sede del PSC, calle Nicaragua, Barcelona

Pulseritas rojas, modelitos arreglados, mucha camisa y algún polo Lacoste. Esta es la juventud socialista. Al menos la que predomina en la tercera planta de la sede del PSC, en la sala Ernest Lluch, donde se reúnen los jóvenes del partido venidos de toda España para el acto central de la juventud.

Junto a Pedro Sánchez y Miquel Iceta.

Un chaval lleva un jersey amarillo. Por un momento estoy por llamar a la Junta Electoral. Pero me calmo. También se cuelan algunos puretillas. Jubilados, vaya. No paran de repetir que “es una gozada ver a tantos mozos”. Al parecer son unos socialistas vascos que están de fin de semana “echando una mano a nuestros compañeros catalanes”. El sector más atrevido se suelta a cantar “visca, visca, visca Catalunya socialista” con limitado éxito, pero alcanza al otro extremo de la sala, en que los acompaña, solo y sin dar un compás a sitio, un pobre chaval rubio de buena pasta. Los primeros aplausos, sin embargo, se los llevará un par que parten en dos una mesa en la que habían intentado, sin éxito tampoco, sentarse. Esto del socialismo no es lo que era. Con Felipe esto no pasaría.

“¿Qué tal?”, dice uno. “Con fuerzas, con ganas”, le espeta el otro. Una chica da instrucciones a la gente que queda en el tiro de las teles. Otro pasa lista. “¿Venís luego a la discoteca?”. La pregunta es: ¿Pero se viene Miquel?

Por los altavoces suena Sting y su I'm an English Man in NY.

Aparecen los candidatos. Unos se arrancan a intentar gritar “president, president”. Lo intentan, al menos. Sin éxito. Parece que otros entienden que se grita “Iceta, Iceta”. No hay mucha coordinación en el cántico. No sé si porque no se lo creen o simplemente porque no se enteran. Suena un murmullo extraño. No sé si es por eso, pero Iceta no baila. Eso quizás sí es noticia. Debe de estar esperando a la discoteca. Allí no falla.

Y el PSC se vende, como lo hacen los comunes, como el único partido de izquierdas, el único que hace propuestas sociales y el único que nos puede sacar de este embrollo. No hablan de gobiernos frankenstein, pero sí de única alternativa viable. Iceta se vende presidente, dice que lo huele. Y sin que se le escape la risa. Estas deben de ser la elecciones en que más candidatos se han vendido ya en la poltrona. Hasta en esto son raros estos comicios.

Y de repente dice que son el partido más a la izquierda y más honesto de España. Y eso no sé si era un chiste, pero me río

Sánchez, con su estilo chulesco y sus “mirad amigos y amigas”, es capaz de venderse como el que no es para pedir el voto. Y ponerse a rajar de los recortes sin hablar de Zapatero. Y reivindicar el 15M para defender la reforma constitucional que proponen. Y cuyo portazo en la cara todavía resuena por toda España, por cierto. Y hasta reivindica el papel del PSOE en crear una ley de renta mínima garantizaa en España obviando que en Catalunya ya ha sido aprobada, por unanimidad, por ese Parlamento que solo hablaba de independencia. Sánchez se suelta y se desmelena. Y le tira la caña a Iceta. “Miquel, sales muy bien en la foto; hoy acabaremos bailando agarrados”, suelta ante el jolgorio de la audiencia.

E Iceta, que si una cosa tiene es don de gentes, se va calentando a medida que avanza el discurso. Y suelta bromas y chistes. Y de repente dice que son el partido más a la izquierda y más honesto de España. Y eso no sé si era un chiste, pero me río. Y dice que pueden ganar las elecciones. Que se disculpa por ser presidente antes que Sánchez. Y me destornillo. Y habla del federalismo y ya ni me aguanto. Y se pone a traducir España federal al catalán y al castellano repetidamente y casi en éxtasis y ya sí que ni vestido de negro, fumando con un cubata y diciendo “el saben aquel que diu” me daría más el pego.

Miércoles 13 de diciembre. 12h. Mercado de Fondo, Santa Coloma de Gramanet

Santa Coloma de Gramanet, extrarradio de Barcelona. Cinturón rojo. Un día de campaña electoral cualquiera. Un mercado. Eso que creíamos que ya no se hacía. Pero se sigue haciendo. O algo parecido.

Revuelo en el barrio ante la presencia de tanto periodista. “¿Qué pasa?”, se preguntan los unos. “Que viene el Albiol”, sueltan los otros. “¿Otra vez?”, lanza el propietario del bar del mercado.

Se ve que el candidato popular le ha echado ganas al sitio. Es la segunda vez en un mes que se planta en el mercado de Fondo. No es extraño. Santa Coloma es una mina de voto unionista. De las grandes ciudades fue la que más voto contrario al procés recogió en 2015. Ya en 2012 castigó a CiU por sumarse al tema y pasó de ser la segunda fuerza más votada a ser la quinta. El 1-O tuvo una participación por debajo de la mitad de la media y el 9N registró uno de los apoyos más grandes al no a la independencia. Ahí, en 2015, el PP sacó 5 puntos, un 50% más de votos, que en la media catalana. Aunque nada se asemeja a la mina de voto pepero de Badalona, se han de explotar los feudos ante las perspectivas de batacazo histórico que auguran las encuestas.

Pues, entre la curiosidad jubiletis de unos, se abre un debate a la espera del candidato. Se abre entre los gritos de “a un euro” de una gitana que vende ramitas de la suerte a la puerta del mercado. “¿Y pa que se viene?”, lanza un abuelo inquisidor. “Son todos unos chupópteros”, subraya.

Un par de vecinas se pone a discutir sobre a quién le deben dar las gracias por el mercado tan bonico que les han dejado. Otro pregunta por el fondo de las pensiones. “Que lo he leído en El País, yo”, subraya. “Tú es que votas puixdemong”, se ríe uno chinchándole. “Como vengan los de las CUP, les echan”, se ríe una señora antes de animarse a jugar al Pasapalabra con adjetivos a Puigdemont: Gallina. Cobarde. Sinvergüenza. Quedélacara. Mientras es la suya, de cara, la que se pone roja.

“Este es el que le plantó huevos al tema”, lanza otro hombre visiblemente enfadado. “Eso es”, aprovecha un chaval del partido para repartir panfletos. Se quejarán del monotema, pero el papelito solo habla del mismo. “España es la solución”. Punto.

En cuanto el coche de Albiol hace acto de presencia, una pareja de munipas fuerza a las gitanas a desaparecer de la plaza. Muy estilo Albiol. Cuando llega se cruza la calle saludando como si fuera una infanta y se planta ante la munión de cámaras. Ante los micrófonos, suelta su discurso.

Mientras habla, un grupo de, entiendo que militantes, discute su encuentro con un grupo del Partido Socialista. “Me encontré con los del Iceta y les rompí la propaganda en la cara”, dice orgulloso. Y con esos pretenden gobernar luego. Los que van a devolver la concordia al país y tal. Luego siguen hablando sobre los interventores voluntarios de los partidos soberanistas. Pese a que su partido está haciendo la misma campaña de captación, se ve que les enerva que los otros tengan alguien que controle el recuento. “Como metan algún voto, se va a armar”, señala agresivamente.

Luego viene el momento selfi, algo harto complicado dado el gigantesco tamaño del candidato popular. Malabarismos con el teléfono para salir bien encuadrado. “Gracias, Oriol”, le dice uno. Aparece un chico subsahariano que dice “es mi amigo” mientras Albiol arquea la ceja y no sabe cómo ponerse. Un hombre le pregunta por los dineros de Banca Catalana (sic) y del Palau. Albiol promete que todo volverá. De Bankia, las preferentes o ni siquiera del fondo de pensiones le preguntan. No fos cas.

Unas mujeres, que dicen ser de Badalona, empiezan a lamentar haberlo perdido como alcalde. No parece que sea el mercado que viene más a mano, así que deduzco que también son militantes. “¿Por qué nos lo quitaron? ¡Con lo bien que estábamos con él!”, suelta una. “Se juntaron los cuatro locos perroflautas”, concluye su amiga. Una mujer le pregunta que cómo se arregla el tema este. “Te doy este sobre y ni lo abras, y úsalo el día 21”, le dice Albiol. Que la solución está en el sobre, vaya. Muy estilo PP.

Y aquí se acaba el paseo por el mercado. Ni un tomate, ni una cola de rape ni ná. Un paseo de cinco metros en que apenas ha pisado la acera de enfrente, ha dado canutazo a la prensa y se ha hecho cuatro selfies con cuatro militantes que ya venían enamorados de casa.

Y en cuanto Albiol pone un pie en el coche, reaparecen como si nada las cuatro gitanas. “¡A un euro la buena suerte!”. Y un hombre se queda solo aplaudiéndolo mientras el coche se aleja.

Relacionadas

Catalunya
El pleno de investidura del nuevo gobierno catalán sigue en el limbo
El president del Parlament, Roger Torrent, condiciona la celebración del pleno de investidura a que “haya garantías para Puigdemont” y que se pueda formar gobierno.
Independencia de Catalunya
El aliento y la tensión de la calle, ahora sobre ERC

El 30 de enero, con su fallida investidura y las tensiones dentro y fuera del Parlament, se suma a la larga lista de días a recordar en el proceso independentista catalán.

Catalunya
El Consejo de Estado avala la investidura de Puigdemont
El Consejo de Estado frena la iniciativa del Gobierno de impedir la investidura de Carles Puigdemont argumentando que en este momento no hay fundamentos para impugnarla ante el Tribunal Constitucional.
13 Comentarios
#5334 16:09 22/12/2017

muy bueno, pero lo del lapsus de Arrimadas (suelta que la Constitución se votó el año 39) ... no hay que se lo crea

Responder
0
0
Votante por las gónadas 22:34 19/12/2017

Si no fuera tan preocupante este inminente despropósito, recontado con alevosía por Indra, este hilarante artículo serviría para arrancar risas, a la par que aplausos. A pesar de lo que se perpetra este jueves, me he reído muy a gusto. Excelente, Marc Almodóvar.

Responder
10
7
#5162 18:15 19/12/2017

"...los mítines de los partidos del artículo 155: PP, PSOE y Ciudadanos." Se te ha caído un partido 155, Podemos. No te preocupes, los lectores de El Salto estamos atentos.

Responder
20
5
#5178 23:48 19/12/2017

Emponzoñar es gratis por lo que parece Podemos ha denunciado el 155 por activa y por pasiva. Otra falsedad más hacia este partido

Responder
5
17
#5195 11:57 20/12/2017

"El 155 seguramente había que aplicarlo" Juan Carlos Monedero en Lo mas Flinch. Podemos es 155.
Que mal informados estáis los fieles creyentes del amado líder.

Responder
14
1
#5193 11:45 20/12/2017

No a denunciado. A dicho que teme despertar el fascismo. Lo cual es un escándalo, dado que el fascismo esta muy vivo y aporreando. Y Madrid se a cargado e impuesto SU candidato en Catalunya. Adiós Podemos.

Responder
14
1
#5156 17:33 19/12/2017

Por lo menos lo pagan con su propio dinero y no con el de todos los catalanes.

Responder
1
20
#5167 19:30 19/12/2017

Las campañas electorales se financian con dinero público. Estás elecciones han costado 25M€ a todos.

Responder
8
0
#5175 23:36 19/12/2017

Pues entonces critiquemos a todos los partidos no al que no es de nuestro ideario.

Responder
0
12
#5207 13:53 20/12/2017

És que eso lo ha hecho el autor en anteriores artículos

Responder
2
0
Carlos 17:20 19/12/2017

Que bien me lo he pasado con tu crónica. Luego dirán que es aburrido esto de las campañas...

Responder
5
4
maní 13:17 19/12/2017

Y nosotros pagamos esta "fiesta".

Responder
4
3
Andreu 10:47 19/12/2017

Genial

Responder
5
4

Destacadas

Educación
Medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Actualidad LGTBIQ+
Indignación por la homofobia del gobernador de Puerto Rico y otros titulares de la actualidad LGTBIQ

La ola de indignación por un chat sexista y homófobo en el que participaba el gobernador Ricardo Rosselló ha prendido la mecha de una protestas en Puerto Rico a las que se ha sumado Ricky Martin o Bad Bunny. La Cámara de los Comunes ha instado al Gobierno de Irlanda de Norte a aprobar el matrimonio igualitario lo que podría ser una vía para que este derecho fuese una realidad en todo el Reino Unido. La actualidad LGBT de las últimas dos semanas pasa también por Botsuana, EE UU, Ecuador y Polonia.

Bebés robados
Ni un paso atrás

Son sorprendentes algunas declaraciones de la prensa que dicen que este hallazgo puede dar un vuelco al relato sobre bebés robados. No debería ser así, ya que si algo se ha demostrado con este reencuentro es que el tráfico de bebés existía.

Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Globalización
Frente a la cumbre del G7, otro mundo es posible

Los máximos dirigentes de Estados Unidos, China, Rusia, Alemania, Italia, Francia y Reino Unido se encontrarán en Biarritz para perfilar una agenda que imponer al mundo. El modelo que defienden merece una respuesta en términos constructivos, que sea capaz de demostrar que otro mundo es posible.

Últimas

Humor
Acuerdos

Octava entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

La Rioja
Segunda investidura fallida en La Rioja

La falta de acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos imposibilita la investidura de la socialista Concha Andreu tras dos reuniones de urgencia en las últimas 24 horas. Por delante dos meses de negociaciones hasta el próximo intento.

Fascismo
La resurrección y el infierno

Las recientes disputas con el Vaticano a propósito de la exhumación de Franco, nos llevan a recordar los estrechos vínculos de la Iglesia con el fascismo y a ponernos de nuevo en guardia ante quienes buscan deshumanizar y exterminar al otro.

Obituario
Un sentido adiós a Paco López Jiménez
Este 16 de julio, de manera tan dolorosa como inesperada, nos abandonó Francisco López Jiménez, "Paquillo", militante ecologista de referencia
Fronteras
Grecia y la cuestión meridional de la Unión Europea

La perspectiva griega nos permite ver con mayor claridad la realidad del “Estado de seguridad”, que está surgiendo dentro de la UE, en la medida en que ese organismo está otorgando a las políticas neoliberales un estatus constitucional mediante un mecanismo liberado de cualquier forma de control democrático.

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno.