Terrorismo
Cuatro cosas que aprendí siendo terrorista

Altsasu, los CDR y porqué todos vamos a ser terroristas.

AudienciaNazionalIdentifies
19 abr 2018 20:40

Guardo algunos recuerdos inolvidables de mi primer paso por la Audiencia Nacional. Uno de ellos es la primera pregunta que me hizo la fiscal de la sección de menores. Poneros en escena: sala de ambiente fúnebre, rojigualda XXXL, caras largas, fotito del Borbón, un niñato acojonado, y entonces la Pregunta:

¿Así que tiene usted ideas contrarias al Régimen?

Pequeño detalle: esto fue antes del “desafío separatista”, antes de la reforma de la legislación antiterrorista de 2015, antes de la ley mordaza, y antes incluso que de Twitter. (Si, jodidos millenials, realmente hubo un “antes” de twitter.) A mí entonces me faltaban algunas sopas para pillar el calado político de aquella pregunta, pero los ojos de mi abogado salidos de sus órbitas ya me daban pistas. En cualquier caso no había problema porque en los años siguientes tendría nuevas oportunidades de tropezar con el entramado antiterrorista, y así irme enterando mejor de qué va la movida. Puesto que ahora ya le cuelgan la etiqueta de terrorista a cualquiera, y que cada vez vamos a ser más en esta gran familia de desalmados, quiero compartir cuatro ideas que rondan por mi mente fanática. Allá va:

1. El antiterrorismo no combate el terrorismo, lo produce.

Cuando vi en portada las fotos de los detenidos por el atentado de las ramblas, lo primero que me salió es identificame con ellos. Loco, ¿verdad? ¿Pero cómo no iba reconocerme? Miro las fotos y veo el mismo calabozo de la Guardia Civil donde he pasado la noche con otros detenidos, la misma puesta en escena de los encapuchados, siendo mostrados como un trofeo ante las cámaras; el mismo relato periodístico intoxicador, lleno de morbo y medias verdades; el espectacular despliegue de policías de aspecto militar, acordonando calles y registrando domicilios... Los mismos lugares, los mismos recorridos, las mismas palabras: declaraciones, fianzas, petición fiscal, operación abierta, secreto de sumario, Soto, Estremera, prisión preventiva, libertad provisional.

Lo perverso de todo esto es que bajo la etiqueta de “terrorista” han unido actos tan diversos como escribir un libro, cantar una canción contra el rey, atropellar a una multitud en nombre de Dios, pelearse borracho en un bar de Altsasu, hacer una obra de títeres o levantar un peaje con un CDR. Esto nos recuerda a como históricamente han sido nuestras prácticas para sobrevivir, las de la peña jodida, las que se han convertido en delitos y como con nacimiento de la prisión todas se unieron en la figura del delincuente. Ahora parece que esto ya no sirve, y que será con la figura del terrorista donde juntará todo el odio y desprecio de los que nos joden.

2. El antiterrorismo no tiene que ver con la violencia, sino con el poder.

La idea de violencia se ha convertido en una pesadilla, ese concepto difuso, que todo el mundo rechaza, pero que nadie se pone de acuerdo en darle un contenido concreto. Si en algun momento sirvió asociar la palabra violencia a actos particulares como una agresion física, o un daño material, desde luego esto ya no sirve para los hechos a los que estamos acostumbrados hoy en día. Las canciones violentan, los tuits violentan, los libros violentan, los referéndums violentan, hay violencia ambiental, violencia contemplada, carreteras violentamente cortadas o violentamente despejadas. Hay tanta violencia que lo que no es considerado violento ya comienza a resultar sospechoso.

*TRUCO*:

Yo cuando leo “(cosa) violenta”, traduzco “(cosa) que molesta al Poder”. Coged El Pais, el Mundo o la Sexta -da igual- y haced la prueba. Funciona. Simplemente te queda todo mucho más claro. El delito de terrorismo cada vez gira más entorno a las finalidades, y no a los hechos concretos.

3. El antiterrorismo no necesita de una organización criminial, solo de un enemigo.

Que sí, que desde la última reforma legislativa del 2015 te imputan terrorismo sin necesidad de tener que acusarte de estar en una organización, pero es que en el fondo nunca les ha sido imprescinidible su existencia. No ha hecho falta nunca porque si no la hay, simplemente se la inventan. Nada más habitual en este tipo de operaciones que encontrarte en el calabozo enmarronado con peña que igual conoces de vista, o sin más vínculo que el de tener colegas un común. De aquello que os veis y os decís mutuamente “¡¿Pero qué hostias haces tú aquí?!”. Y ya se encargara el juez de decir si tú eres el responsable de financiar la 'organización' y él de reclutar, o al revés; o de si estabais coordinados por internet, o la pedrada que se le ocurra al madero que le haya tocado escribir el auto.

Y es que en su justificada paranoia, para el Estado es criminal e ilegal todo lo que se organiza a su margen y tiene voluntat de crear nuevos mundos. Es la mafia que ha ganado a todas las mafias, y por lo tanto, trata de eliminar la competencia. La primera ley antiterrorista española nace a principios de siglo pasado, pero no cuando los obreros comienzan a tirar bombas, sino cuando empiezan a organizarse en la Internacional.

4. El antiterrorismo es más que unas leyes de excepción, es una forma de gobernar.

Ser procesado por terrorismo no es solo ser juzgado por un tribunal especial, recibir una sentencia y cumplir una pena. Va mucho más allá. Significa ser situado en una posición muy particular a nivel social. Implica que tratan de ponerte en cuarentena, generar un determinado ambiente a tu alrededor. Que tu cara salga en los periódicos, y policías-periodistas escriban sobre tu vida en los medios. Que pierdas el curro o te cueste encontrarlo. Que te pongan en listas negras. Que tus vecinos hablen de ti, que te vigilen. Que tengas problemas para cruzar fronteras, o que la policía venga a despertarte cuando vas de viaje y te registras en un hostal. Que tus seres cercanos se aparten por miedo a ser incluidos en la “organización”, que la gente de tu entorno se asuste y deje sus actividades políticas, o sufra demasiado y se queme, y necesite desaparecer. Que en el instituto te vigilen por sospechoso de “radical”, o que en la cárcel te tengan aislado e incomunicado del exterior.

El antiterrorismo es un entramado que va mucho más allá de los jueces, es una forma de gobernar a la población, desde los medios de comunicación hasta la comunidad de vecinos. Cuando el antiterrorismo no encuentran resistencia, sino complicidad, es cuando puede funcionar. Si no hubiera sido por la masiva respuesta de la semana pasada de toda la gente así como los partidos indepes, los comuns y PSC, contra la acusación de terrorismo a los CDR, probablemente los detenidos estarian en el talego. Solo una desobediencia generalizada a su moral, sus conceptos y sus leyes, puede acabar con sus intentos de aterrorizarnos a todas.

Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Relacionadas

Extrema derecha
Cuando los nazis no parecen nazis

Lo acontecido en Hanau ha hecho sonar las alarmas de manera repentina, pero la cuestión viene de lejos: el racismo continuado y normalizado en una sociedad que mira para otro lado.

Extrema derecha
El terrorismo de extrema derecha golpea Alemania de nuevo

Un hombre de 46 años vecino de la ciudad de Hanau, Alemania, ha matado a diez personas. Este ataque se suma a una larga lista de lobos solitarios, células terroristas, asesinatos y planes para tomar el poder que provienen de la extrema derecha alemana.

Terrorismo
[Podcast] Post Apocalipsis Nau #28
El programa de radio El Coño Records, usando toda la violencia necesaria, secuestra este programa de pseudo-modernitxs, deplorable intento de cyberpunks.
13 Comentarios
Etc 18:48 29/4/2018

Genial forma de plasmar la idea de que en términos de Schmitt el terrorismo y el antiterrosimo es un nosotros vs ellos. Relación amigo enemigo, esa es la confrontación política, el Estado necesita un enemigo para ejercer su monopolio de la violencia. Lo mejor: crearlo.

Responder
1
0
#15079 14:27 27/4/2018

yo le quiero preguntar al autOr cuál es el mensaje que quiere transmitir con la 1a imágen? me gustaria creer que no es, subliminalmente, la de clasificar a las mujeres como personas sin poder y a las que no se les debería temer.

Responder
0
2
cederrista 18:11 27/4/2018

el bonpreu es una cadena de supermercados catalanes que se han posicionado a favor del procés.

Responder
0
0
#14667 11:15 23/4/2018

Podemos es el PNV de la social democracia.

Responder
0
0
#14656 10:51 23/4/2018

No sé si son más chapas lxs que escriben o lxs de los comentarios

Responder
1
5
Yisus 17:22 21/4/2018

Tener un libro anarquista en casa, puede ser pertenecer a organización terrorista, doy fe... Vivimos tiempos oscuros, no sólo en España, en Europa... regresión de derechos... Han hecho un buen trabajo de marketing con el terrorismo... Miedo en la sociedad y control fácil

Responder
10
0
#14489 17:21 21/4/2018

"Yo cuando leo “(cosa) violenta”, traduzco “(cosa) que molesta al Poder”"

Bueno, si como dices hay tanta inflación discursiva del término, a veces será así, pero otras muchas veces "lo violento" es la expresión de cambios rápidos y fuertes. La violencia a menudo puede ser perfectamente funcional al poder; de hecho el Estado está cada vez más en su salsa en el marco de la violencia y la guerra, que es lo que le es propio y lo define; si encuentra algo violento, perfecto, y si no, efectivamente, lo produce. En tiempos de las sociedades de control, revertir el poder será mucho más un ejercicio de (contra)poder masivo y a través de conflictos fundamentalmente no-violentos, al menos en nuestro sentido de lo no-violento, no en el sentido del Estado.

Una parte del problema es auto-imaginarse de un modo existencialista en una lucha trascendental y heorica. Vendría bien leer un poquito de Hannah Arendt en su "Sobre la violencia"

Esto muestra hasta qué grado ignora Sartre su básico
desacuerdo con Marx respecto de la violencia,
especialmente cuando declara que la «violencia indomable
[...] es el hombre recreándose a sí mismo»,
y que a través de la «loca furia» es como «los miserables
de la Tierra» pueden «hacerse hombres».

Responder
4
1
Sugar 18:55 23/4/2018

La cuestión és que al final sempre és el Poder el que define -violentamente- lo que es o no és violencia

Responder
5
1
pseudónimo pérez 17:15 21/4/2018

El poder, siempre ha buscado enemigos para justificar su violencia. Esto es tan evidente que sobra decirlo. Cuando desde la dominación se aplica el terrorismo se consiguen fundamentalmente reprimir con el puro miedo y crear la paranoia respecto a nuestros semejantes, desconfiar del vecino y hasta del hermano. Y evidentemente lo están consiguiendo. El Sistema de partidos a las órdenes del capital no perderá la oportunidad de adoctrinar, amedrentar, y manipular por los medios necesarios para conservar su miserable cuota de poder a costa de servir a sus intereses, que como empleado del capital se parecen más a los de sus jefes que al de los gobernados: tú serás demócrata como nosotros te digamos, no se te ocurra salirte del tiesto, se contribuyente, votante y obediente televidente... mientras nosotros, los representantes legítimos de este Sistema Que Nos Hemos Dado -se inflan como sapos con este tipo de frases-, veremos la manera de joderte para pillar un buen cacho y pagar las cuentas al patrón capitalistón...
Hay un "porqué" en el subtítulo del titular que duele desde lejos. Y, por seguir con los "tiquismiquismos", un párrafo hacia el final que comienza con "Y es que en su justificada paranoia..." que tampoco logro entender. ¿Es justificada su paranoia?
Por lo demás es una crónica genial de lo que nos está pasando, de lo que nos estamos dejando hacer. Salud y anarquía!!

Responder
6
0
dexenalaska 16:09 21/4/2018

De lo mejor que he leído en mucho tiempo!

Responder
6
1
#14451 25:52 20/4/2018

Demasiadas verdades .

Responder
5
0
Miguel Ángel Rubio Collar 19:22 20/4/2018

De lo mejor que he leído últimamente.

Responder
13
0
Mertxe 18:47 20/4/2018

Los artículos de este blog son un manual de supervivencia en estos tiempos violentamente reaccionarios. Gracias

Responder
19
0
Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
Afrontar el covid19 lejos de las grandes ciudades

La crisis del coronavirus pone en evidencia las carencias en infraestructura y personal sanitario de la España vaciada y muestra la importancia de la función preventiva de la atención primaria. 

Coronavirus
Libera tu wifi: iniciativas para que todo el alumnado pueda ‘ir’ a la escuela online

Las clases no han parado durante la pandemia y entre el 10 y el 12% de los y las estudiantes no acceden a las plataformas. Iniciativas ciudadanas como ‘Liberad a Wifi’ luchan por alcanzar un acceso universal a la red. Mientras, las comunidades ofrecen dispositivos, en algunos casos insuficientes, como denuncian las organizaciones.

Coronavirus
Fuerza mayor, fuerza de ley, fuerza de trabajo

¿Vamos a ser capaces de encarnar el común de las fuerzas de trabajo confinadas? ¿Vamos a ser capaces de señalar la dualidad irreconciliable entre las exigencias de su cuidado y su reproducción y las exigencias de la ganancia y la renta parasitarias?

Coronavirus
El cierre temporal de la producción en época de pandemia

El debate sobre la paralización de la producción sigue abierto. Los intereses empresariales y el mantenimiento de la actividad deben quedar supeditados a evitar el colapso hospitalario y garantizar la salud en el trabajo, a pesar de las patronales y el Gobierno vasco

Coronavirus
La distopía de detrás del espejo (I Parte)

Las distopías plantean escenarios de una sociedad indeseable por tiránica o deshumanizada para que sirva de reflexión. Una vacuna que ponga fin a la crisis sanitaria dependiente de recursos limitados podría ser el principio de una crisis social agónica.  Nuestras aspiraciones individuales y colectivas dirigidas desde el sigilo de una élite codiciosa llevan décadas provocando escenarios similares.

Libertad de información
Eva Joly: “Si Julian Assange es extraditado, es el fin del estado de derecho en Occidente”

La abogada, exmagistrada y europarlamentaria hasta el 2019, Eva Joly, habla de la situación de Assange y denuncia torturas y violanciones de derechos humanos por parte de Estados Unidos.

Movimientos sociales
Instantes de una década de movilizaciones

El periodista audiovisual Juan Zarza lleva desde 2011 retratando las movilizaciones sociales acaecidas en Madrid. Ahora añade la pluma a la imagen y lanza Sombras Blandas, un volumen en el que realiza un recorrido “no idealizado” sobre la eclosión social en la capital del Estado desde el 15M. Recogemos cinco instantes del libro.

Costa de Marfil
La lucha contra la violencia sexual toma fuerza en Costa de Marfil

Cientos de jóvenes marfileñas han unido fuerzas para formar dos movimientos, en sintonía, que erradiquen el abuso y las agresiones sexuales en el país. Time to Act y Let’s fight together educan en el consentimiento, apoyan y asesoran jurídicamente a las víctimas, con la igualdad y la justicia en el horizonte.

Coronavirus
Adaptarse o morir: homo economicus en la orilla el abismo

Un cambio de condiciones en el Orden de la Naturaleza nos sitúa frente al espejo de nuestras contradicciones. ¿Cómo somos y en qué medida lo que somos definirá lo que seremos?, ¿qué significa adaptación en tiempo de pandemia?


Últimas

Música
Canciones infantiles: hay vida más allá de los CantaJuego

Buenas noticias: bandas e intérpretes, históricos y presentes, llevan décadas haciendo canciones y música infantil con una lógica diametralmente opuesta a la industria de canciones para niños.

Coronavirus
Guayaquil, 'colonial' virus
Analizamos el trasfondo colonial que esconde la catástrofe humanitaria que se está viviendo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.
Coronavirus
Uno de cada cuatro españoles dispone de menos de 30m² para vivir el confinamiento

La encuesta de hogares del INE arroja una panorámica de cómo se está viviendo el aislamiento en el país: el 28% de viviendas dispone de menos de 30m² por ocupante, y una de cada cuatro familias españolas pasa el confinamiento en espacios de menos de 75m². También preocupan los datos de quienes viven solas: cuatro de cada diez son mayores de 65 años, la mayoría mujeres.