Filosofía
Capitalismo de control y nuevos fascismos

Si la forma de poder predominante en el capitalismo clásico era la disciplina, el capitalismo neoliberal tiende a poner en marcha nuevas formas de explotación social basadas en el control. Estas formas de acumulación a través del control están engendrando últimamente sus propias tendencias fascistas.

Grete Stern. Fotomontaje de la serie "Los sueños"
Grete Stern. Fotomontaje de la serie "Los sueños" (1948 - 1951)
Filósofo

publicado
2019-09-17 10:00

En buena parte somos responsables de la situación de desorientación en que nos encontramos, por lo poco que cuidamos el pensamiento. Por eso la filosofía tiene una importancia política cada vez más vital hoy en día, simplemente porque nos ayuda a prestar un poco más de atención a los conceptos que usamos. Entre ellos, los conceptos que usan el prefijo “pos” (posmodernidad, posverdad...) son los más pobres de todos, pues solo nos dicen que abandonamos algo, pero no nos dicen dónde entramos. Y cuando son comunicados sin cesar lo único que provocan es angustia y deseos de volver a algún viejo orden de cosas, que no es que fuese mejor, pero al menos nos parece más sólido en la distancia.

Qué maravilloso sería, cómo nos gustaría vivir en alguna posmodernidad “líquida” y aburrida... Pero el caso es que no, por desgracia vivimos en plena civilización capitalista moderna y vertiginosa. Solo que el capitalismo está mutando, se está haciendo poco a poco otro cuerpo técnico y social, y las viejas armas para enfrentarlo ya no sirven. Destruye el planeta a un ritmo cada vez más acelerado, trata de colarse hasta en nuestras almas, e incluso últimamente engendra, para sobrevivir, nuevas formas de fascismo. El filósofo Gilles Deleuze definió las líneas generales de lo que nos está ocurriendo en un texto publicado hace ya casi 30 años, pero que es lo más urgente y actual que se pueda leer. En medio de tanto fast-food intelectual, que engorda pero no sacia el hambre fundamental, cuatro páginas que son purísimo alimento: Post-scriptum sobre las sociedades de control. En ellas podemos ver que lo que hoy en día se suele llamar “neoliberalismo” no es nada vago ni posmoderno, sino que indica algo muy preciso: que estamos pasando de un capitalismo disciplinario a un capitalismo de control.

El viejo capitalismo extraía plusvalor encerrando y disciplinando los cuerpos obreros, poniéndolos al servicio de la industria termodinámica, como en Tiempos modernos de Chaplin. El gran modelo de poder que prevalece en ese tipo de capitalismo es el militar, la disciplina militar. Se nos hace pasar de un “cuartel” a otro, de un medio cerrado y exclusivo a otro (la casa, la escuela, el cuartel, la fábrica, la cárcel, el hospital) en el que se nos somete a la autoridad de algún tipo de figura patriarcal (el padre, el maestro, el general, el jefe, el policía, el médico), que nos moldea en identidades sólidas, normaliza nuestras conductas y fabrica cuerpos dóciles a ese tipo de explotación. Es un tipo de capitalismo fundamentalmente viril, como los contrapoderes típicos que provocaba (el gran ejército industrial del socialismo). Las explotaciones semi-esclavistas, las guerras coloniales y el imperialismo en el tercer mundo acababan de conformar el paisaje específico de ese mundo del capitalismo disciplinario. Y cuando ese tipo de capitalismo entró en una crisis profunda, engendró sus propias formas de fascismo para sobrevivir. Se trata del fascismo disciplinario y “folclórico” que todos tenemos en la cabeza, cuando la sociedad se vuelve un gran ejército, las ilusiones democráticas y paliativos republicanos se disipan progresivamente, y el fondo necropolítico (Achille Mbembe) terrible en que se asienta la civilización liberal sale a la superficie. En ese tipo de fascismo la letra de la ley, como instancia de mediación social, es sustituida por la palabra del Führer que se imprime directamente en el gran cuerpo jerárquico y orgánico de la nación, donde cada uno tiene su identidad y el lugar que ocupa claramente definido, aunque sea en un campo de concentración.

El control es el nuevo modo en que el capitalismo está reconstruyendo la sociedad. […] A diferencia de la disciplina, el control no necesita atentar a la libertad de movimiento de los individuos para extraer plusvalor [ni] someterlos a la autoridad de un jefe o un patrón.

¡Qué bello, ordenado y harmonioso mundo, que hoy en día provoca tanta nostalgia! Y no es que sea un mundo del pasado, pero sí que es cierto que tiende a relegarse a la periferia del sistema-mundo (Wallerstein) capitalista, para, cada vez más, dar lugar a otra cosa en los centros y grandes ciudades. Pues las luchas de clases, especialmente en el siglo XX, fueron tan intensas, y llegaron desde tantos frentes a la vez (desde el socialismo disciplinario hasta la guerrilla anti-imperialista, y las luchas anti-autoritarias y feministas de los años sesenta) que el capitalismo tuvo que cambiar de piel para poder sobrevivir.

El control es el nuevo modo en que el capitalismo está reconstruyendo la sociedad. Ya no se trata de encerrar ni de disciplinar a los cuerpos que se explotan, sino de controlarlos. A diferencia de la disciplina, el control no necesita atentar a la libertad de movimiento de los individuos para extraer plusvalor. Tampoco necesita someterlos a la autoridad de un jefe o un patrón. El venerable ethos militar se desintegra y los viejos valores viriles se derrumban.

En lugar de estar encerrado en una fábrica en tal barrio, ciudad y país, el trabajador precario de nuestros días conduce por las calles del mundo entero para Uber. Uber, AirBnb, Facebook, Amazon, Booking, Glovo y todo ese tipo de nuevas empresas actuales muestran realmente que el proletario no tiene patria, pues trabaja para el mercado mundial. Pero la alienación social detectada por Marx en el capitalismo del siglo XIX se da en una forma nueva en la actualidad. Por un lado, el conductor de Uber es un audaz empresario (un “emprendedor”, según la neolengua oficial) completamente libre de ir y de venir adonde quiera, perfectamente autónomo y dueño de sus propios medios de producción; es su propio jefe y no tiene Dios, ni patria ni ley. Y al mismo tiempo es el proletario más miserable de todos, que vive al día sin ninguna seguridad social ni perspectiva de futuro, que necesita hacer una cantidad enorme de viajes en su coche para llegar al salario mínimo, y sobrepasar ampliamente la jornada de trabajo máxima legal para conseguir pagar sus deudas. Ese trabajador-empresario-de-sí no es sometido a ninguna disciplina, e incluso es animado a que trate de realizar todas sus fantasías de dominio, consumo y placer; pero al mismo tiempo es controlado perpetuamente, infinitesimalmente, en sus menores gestos, actitudes y pensamientos. ¿Será que sonríe bastante, que es un buen conversador, que pone una música suficientemente aséptica, que nos da caramelitos?

Con el control el capitalismo ha dado un paso más en la colonización de la vida. Para sus algoritmos no somos trabajadores ni consumidores, tampoco ciudadanxs, sino todo a la vez, y, al mismo tiempo otra cosa: patterns of life, patrones de vida que traducen nuestras diferentes formas de vivir a esa información con la que trafica el nuevo capitalismo.

En lugar de los medios exclusivos de encierro, el espacio social del nuevo capitalismo es continuo. Como dice Deleuze, los diferentes momentos que habitamos en él son como los anillos modulables de una serpiente, que se adaptan a todos nuestros movimientos, y no como los túneles fijos y claramente diferenciados de una topera, a los que teníamos que adaptarnos nosotrxs en la disciplina. El viejo capitalismo se contentaba con disciplinar nuestros cuerpos, pero el control pretende modelar nuestras almas. Y para controlar no hace falta ningún jefe, ya que el dispositivo-aplicativo y el cliente hacen todo el trabajo. Por eso el capitalismo de control es una especie de capitalismo “colaborativo”, al que el consumidor contribuye tanto como el trabajador. Pero esta nueva forma de poder capitalista no solo extrae valor de nuestras conductas cuando trabajamos y consumimos, sino también cuando nos comunicamos en nuestras relaciones sociales, humanas y amorosas, cada vez más mediadas por dispositivos de control. Las redes sociales son el paradigma de este tipo de dispositivos de valorización capitalista a través del control. En ellas somos un perfil, como ficha policial y curriculum vitae al mismo tiempo, que se nos pide que actualicemos frecuentemente. Y cada vez que actualizamos nuestro perfil nos movemos a un nuevo anillo de la serpiente, fichamos en el capitalismo de control, que nunca tiene informaciones bastante minuciosas sobre nuestros hábitos, movimientos y pensamientos, que es al mismo tiempo Empresa y Estado, fábrica y agencia de policía. Y cuando nos comunicamos con nuestros semejantes, mediante este tipo de dispositivos, nos vendemos y nos controlamos a la vez.

La disciplina, desde un punto de vista biopolítico, se interesa por el simple empuje de la vida en nosotrxs, nos extrae una fuerza de trabajo abstracta, que es la base de la producción igualmente abstracta y conforma el plusvalor capitalista. Con el control el capitalismo ha dado un paso más en la colonización de la vida. Para sus algoritmos no somos trabajadores ni consumidores, tampoco ciudadanxs, sino todo a la vez, y, al mismo tiempo, otra cosa: patterns of life, patrones de vida que traducen nuestras diferentes formas de vivir a esa información con la que trafica el nuevo capitalismo. Esos mismos patrones de vida se sitúan en el centro de la nueva doctrina de la guerra anti-terrorista, la Teoría del dron analizada por Grégoire Chamayou, de la que depende estrechamente el nuevo capitalismo. Según esa doctrina, el terrorista no se define por ningún acto que haya cometido o pretenda cometer, tampoco por su pertenencia a algún tipo de organización, sino por su patrón de vida. Ser terrorista es un estilo de vida, exactamente como ser youtuber o feminista vegana, votar al PP o llevar al Barça en el corazón: un patrón de vida, un perfil. Y evidentemente, a veces se producen errores, y ocurre que un dron mata a una mujer libia o un niño palestino porque su comportamiento se salía un poco de lo esperable según su perfil.

El control tiene su propia forma refinada de gobernarnos, que no necesita disciplinarnos sino que nos anima a que no dejemos pasar ni una sola oportunidad de goce, mientras transforma paulatinamente nuestra vida en un infierno. El gobierno del control no nos reprime para que siempre hagamos lo mismo y nos quedemos en el mismo lugar, sino que nos estimula a golpe de “notificación” para que nos movamos y actualicemos constantemente, manteniéndonos constantemente sincronizados con la febril competición social. Mientras tanto, consigue mediante su cibernética que nuestros comportamientos sean cada vez más predecibles, que no huyamos de nuestro perfil o identidad estadística, y que solo nos relacionemos con quienes tienen un perfil semejante.

Este tipo de fragmentación social alrededor de patrones de vida no deja de afectar a la política. Eso no se nota apenas en cómo la izquierda está completamente desorientada en este mundo del control, sino en las nuevas tendencias fascistas que ya se están anunciando alrededor de Trump, Bolsonaro o Johnson: toda una nueva estirpe de agentes para el nuevo capitalismo. Son políticos producto de la última crisis de la representación, que se sitúan completamente fuera de las instituciones republicanas, que no debaten y se sustraen al agonismo, que no actúan en la vida pública sino en los espacios ambiguos creados por las nuevas redes de comunicación, de valorización social y de control. Son, además, la primera clase política completamente irresponsable, más influencers que gobernantes, cuyas declaraciones solo buscan la polémica más desmoralizadora y estupidizante que los hará crecer en las redes sociales, gracias a las máquinas algorítmicas de propaganda de las que forman parte, y al cinismo de nuestros perfiles que les sigue el juego.

Esos adolescentes seniles que el nuevo capitalismo tiende a promover a líderes del mundo y patrón de vida ideal son como la cara visible de ese gran derrumbamiento de los valores viriles que mencionábamos antes. Trump y compañía representan a los nuevos managers que nunca tienen que enfrentarse a sus empleados, que se corresponden a su vez al nuevo tipo de militares que pone en juego la guerra de drones. Se trata de soldados que nunca se desplazan al lugar del combate ni arriesgan su vida, sino que “abaten” cómodamente terroristas y otros enemigos del capitalismo mundial desde aburridos suburbios norteamericanos; que tampoco toman ninguna decisión, pues las decisiones se automatizan en base a los patrones informáticos de vida. Esos nuevos líderes que no tienen la menor experiencia, esclavos de todas las pasiones y absolutamente irresponsables, no son menos peligrosos que los viejos fascistas que se disfrazaban de superhombres: más bien todo lo contrario. El viejo fascismo consistía en poner toda la responsabilidad en manos de uno solo; el nuevo no solo consiste en destruir cualquier tipo de responsabilidad entre los gobernantes, sino también cualquier virtud entre los gobernados. Estos son aislados de cualquier relación humana real por los dispositivos, y luego animados a pasar al acto, cometiendo de vez en cuando masacres que a su vez retroalimentan el control. Los nuevos fascismos son la liberación de la pulsión de muerte propia del capitalismo del control, el otro aspecto de esa técnica amable de gobierno que nos anima a que huyamos de toda disciplina y no dejemos pasar ni una sola ocasión de placer.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Españolismo
Un antiespañolismo inevitable

España está maculada de pecados originales que ningún Jordán podría limpiar: su desgana a la hora de enfrentar las libertades, su ausencia de cintura cultural y su reticencia a aceptar la contestación. España es el viajero que pierde todos los trenes y el tipo que llega tarde a fiestas a las que no le invitan. Con una unidad territorial en cuestión y una identidad en solfa, el Estado Español se enroca, insiste en hacerse cada vez más antipático de puertas adentro.

Italia
La distopía del Gatopardo: en el sistema político italiano todo cambia para que todo siga igual

Giuseppe Conte pronunció el pasado 9 de septiembre su discurso de investidura como presidente de Gobierno delante del pleno del Congreso italiano. Es la segunda vez en poco más de un año. Tras la crisis política provocada por Salvini en el mes de agosto, sale la Liga del gobierno y entra el Partido Demócrata. 

Blaverisme
La reconversión de la extrema derecha valenciana

Hace ya unos años que el País Valenciano dejó de ser el coto de caza de la extrema derecha. Más allá de algunos actos aislados y de la variedad de siglas nuevas, su presencia en las calles ha disminuido considerablemente. La inaguración de un local de extrema derecha en el barrio más multicultural de València devuelve a los ultras a la actualidad.

7 Comentarios
#39492 16:33 18/9/2019

no me explico por que de todos los paises del mundo emigran a los malos paises capitalistas, con lo buenos que son los paises comunistas y los paises arabes

Responder
0
2
#39545 12:38 19/9/2019

Porque es dónde más se roba y hay más pasta que cae del plato de los ricos al suelo de los pobres.

Responder
3
0
#39429 14:41 17/9/2019

Sólo espero que Kim Jong-Un esté apuntando al Valle de Silicona y tenga buena puntería.

Responder
8
2
#39432 15:39 17/9/2019

Porque a ti te gustaría vivir bajo una dictadura sin acceso a la tecnología (la cual utilizas para leer este periódico) permítenos a los demás estar oprimidos libremente

Responder
4
10
#39408 11:18 17/9/2019

El sistema de control que se ejerce en los países con regímenes comunistas ese si que nunca ha cambiado a lo largo de la historia

Responder
2
3
#39421 12:33 17/9/2019

Si la Stasi hubiera sabido la mitad de lo que Facebook sabe de tí, serías comunista convencido.

Responder
10
1
#39425 13:48 17/9/2019

si tuviera facebook igual si

Responder
2
0
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Opinión
Ecuador, la estrategia de miedo y terror como artefacto de disuasión
Carta de la Colectiva Antipatriarcal por Acciones de Sororidad desde Quito tras varios días de represión del Gobierno de Lenín Moreno.
Elecciones 10N
Cómo sobrevivir al otoño de la representación

Tras años de conformar nuevos espacios políticos, transitar nuevas y viejas narrativas sobre la democracia, de atravesar numerosas campañas electorales, ¿es posible hacer balance del camino y pensar otros horizontes?

Memoria histórica
Asturies 1934, el sangriento laboratorio de una guerra colonial en suelo europeo

Cerca de 2.000 asturianos y asturianas perdieron la vida en la represión de la fallida revolución de octubre, de la que este mes se cumplen 85 años. Las brutalidad de la guerra colonial, importada a la península por los militares curtidos en Marruecos, trataría a la clase obrera asturiana con la misma violencia que a las poblaciones norteafricanas rebeldes. Sería el ensayo de la guerra total practicada a partir de 1936 por el Ejército sublevado.

Últimas

Juicio del 1 de Octubre
El Supremo acuerda condenar por sedición a nueve de los doce acusados por el 1O

La Sala, en cambio, rechazará el delito de rebelión que a lo largo de todo el proceso ha defendido el Ministerio Fiscal. La sentencia condena también a varios de los exmiembros del Govern por malversación de caudales públicos. Las manifestaciones, la interposición no violenta o la desobediencia civil podrán ser juzgadas con los criterios que establece esta sentencia.

Rojava
Miles de civiles han huido ya del noroeste de Siria

Naciones Unidas cifraba el viernes en 100.000 las personas desplazadas y cifraba en ocho las personas muertas en los dos primeros días de ataques. El Centro de Información de Rojava eleva el número de desplazados a 190.000.

Ofensas a los sentimientos religiosos
Absueltas las activistas del ‘Coño Insumiso’

El juzgado sentencia que no hubo ofensa a los sentimientos religiosos y que la acción “puede ser considerada como una mamarrachada o no, que puede ser compartida o no”, pero que su finalidad era abrir el debate sobre la reforma de la Ley del aborto.

Ecuador
La represión de la revuelta radicaliza el conflicto en Ecuador

La respuesta del Gobierno a las protestas, con un saldo de al menos cuatro muertos, 500 heridos y 930 detenidos, radicaliza la revuelta contra las medidas de ajuste de Lenin Moreno. El movimiento indígena llama a “no parar hasta que el FMI salga del Ecuador”.

Contaminación
Veinte Madrid Central para combatir la contaminación en Barcelona

La administración Colau y el área metropolitana impulsan un paquete de medidas que limitará la circulación de hasta 50.000 vehículos en la capital y que se ampliará a otras 34 ciudades. Las organizaciones medioambientales se muestran escépticas ante el plan.