Afganistán: la ‘guerra buena’ cumple 16 años (y III)

Para Trump, los talibán y otros grupos yihadistas no son los únicos adversarios en Afganistán. China y Rusia compiten también por este enclave de importancia geoestratégica en Asia Central.

Tropas chinas en Afganistán.
Despliegue de tropas chinas en Afganistán.

publicado
2017-11-14 06:00:00

La presencia de más de 350.000 miembros de las fuerzas de seguridad gubernamentales afganas, entrenadas y armadas por EE UU y sus socios de la OTAN no han sido capaces de impedir el resurgimiento del movimiento talibán, que en los últimos meses ha golpeado con fuerza en distintas regiones del país.

Y una vez más EE UU repite la fórmula: más soldados, más armas, más dureza en los ataques. Los jefes del Pentágono han encontrado en Trump el presidente que los escuche y acepte sus consejos, a diferencia de Obama, con quien mantuvieron una tensa relación.

Trump les ha dado una gran autonomía a los generales que se encuentran sobre el terreno para decidir su estrategia; para ordenar bombardeos y ataques letales con drones u operaciones encubiertas de las fuerzas especiales, por lo que es de prever que el nivel de enfrentamientos armados aumentará, como aumentará el sufrimiento de la población afgana.

El 23% de las víctimas civiles en 2016 fueron causadas por las fuerzas gubernamentales, las milicias aliadas y las fuerzas internacionales

Cuando en 2014 Obama anunció la retirada de las tropas de Afganistán intentaba cerrar cuanto antes la herencia recibida de manos de Bush, era consciente de que se trataba de un sonoro fracaso político, económico y militar de Estados Unidos.

Las tropas se comenzaron a ir por la puerta de atrás, intentando eludir las cámaras, como lo habían hecho años antes en Somalia, pero casi al final de su segundo mandato, cuando aún no se habían terminado de ir todos los efectivo, el auge del accionar talibán hizo que Obama decidiera aumentar el número de consejeros militares que se quedarían en el país para asesorar a las fuerzas gubernamentales afganas.

Trump pretende ahora con los menos de 15.000 soldados estadounidenses y de otros países aliados de la OTAN asentados en Afganistán conseguir lo que no se logró cuando había más de 100.000.

El presidente intenta que EE UU pueda rentabilizar el esfuerzo económico y militar que EE UU hizo en Afganistán y no se resigna a perder el control sobre un enclave de gran importancia geoestratégica donde también compiten hoy día potencias como China o Rusia.

ADVERTENCIAS peligrosas A PAKISTÁN

Entre las varias amenazas a países hechas por Trump desde que llegó al poder estuvo la advertencia a Pakistán por albergar en las zonas fronterizas con Afganistán a milicianos talibán y de Al Qaeda. Sin embargo pareciera que el Pentágono le ha desaconsejado esa postura al presidente, dado que sin la colaboración paquistaní la OTAN se quedaría sin la ruta norte, vital para el abastecimiento para sus tropas.

En una demostración del complejo puzzle de esa región y de los intereses en juego de las potencias no pasó desapercibido el hecho de que China saliera rápidamente en defensa de Pakistán, asegurando que juega un papel importantísimo en la lucha contra el terrorismo.

2,6 millones de refugiados afganos viven distribuidos en 70 países y hay 1,4 millones de desplazados internos

Los dos países tienen acuerdos en materia antiterrorista desde hace años. Para China es vital que Pakistán sirva de tapón para impedir la entrada de terroristas desde su territorio a China a través de la frontera común.

China y Pakistán firmaron por otro lado en 2016 un acuerdo que puso en marcha el Corredor Económico entre ambos países (CPEC), que implica la inversión por parte de China de una red de carreteras y ferrocarriles, por valor de 46.000 millones de dólares.

China tiene ya igualmente 200 proyectos en territorio paquistaní con cerca de 15.000 técnicos trabajando allí, y en cuanto a Afganistán, China ya está explotando el crudo en la provincia afgana de Sar-e Pul. Tanto compañías chinas como rusas tienen interés en la exploración de zonas de Afganistán en busca de petróleo y gas.

Compañías chinas trabajan también en la explotación de minerales en Afganistán y mantiene igualmente importantes relaciones económicas con otro vecino de Afganistán aparte de Pakistán, con Uzbekistán.

Tanto Uzbekistán como como otras dos ex repúblicas soviéticas, Kazajistán y Turkmenistán abastecen a China de gas natural y petróleo.

RUSIA QUIERE VOLVER A TENER PROTAGONISMO EN AFGANISTÁN

Rusia compite también con China en Asia intentando intensificar las relaciones con sus ex repúblicas soviéticas. Diez de ellas forman parte junto con Rusia de la llamada Comunidad de Estados Independientes (CEI) y tres de ellas, Uzbekistán, Turkmenistán y Tayikistán, tienen frontera con Afganistán.

Vladimir Putin viene utilizando ante estos socios sus éxitos en Siria en la lucha contra Daesh para autoerigirse en el adalid de la guerra contra el yihadismo, y a través de la CEI coordina la lucha contra el yihadismo en la región.
Según Putin, hasta 7.000 combatientes de Daesh son originarios de países agrupados hoy en la CEI. Rusia intenta igualmente tener presencia económica y militar en Afganistán. A solicitud del régimen afgano ambos países negocian la venta por parte de Moscú de helicópteros de ataque Mi-35 para las fuerzas gubernamentales afganas... entrenadas y asesoradas por EE UU y sus aliados de la OTAN.

La UE firmó en 2016 un acuerdo con el gobierno afgano para poder devolverle un número ilimitado de los refugiados que llegaron a Europa

Las grandes potencias vuelven a disputarse el control sobre esta convulsionada región del mundo. Donald Trump llegó a mostrar interés porque se intentara acordar planes militares conjuntos con Rusia en la lucha contra los talibán, Al Qaeda y Daesh en Afganistán, pero Moscú ha mostrado su rechazo mientras sigan en pie las sanciones promovidas por EE UU contra Rusia por la crisis abierta en otro frente, en Ucrania.

INFIERNO PARA LA POBLACIÓN CIVIL

Mientras las distintas potencias se disputan el control de Afganistán, su población se sigue sumiendo en la miseria y el horror. Según datos de 2016 de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA) al menos el 23% de las víctimas civiles fueron causadas por las fuerzas de seguridad afganas y grupos armados coordinados con ellas, o por las fuerzas militares internacionales.

En el informe de la UNAMA se denunciaba también la utilización de centros de salud para fines militares por parte de las fuerzas gubernamentales, así como los ataques estadounidenses contra hospitales de Médicos Sin Fronteras que atienden en poblaciones consideradas hostiles al Gobierno.

Por su parte, un informe de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) de fines de 2016 daba cuenta del aumento de civiles desplazados y refugiados. Al menos 2,6 millones de refugiados afganos vivían repartidos en 70 países, mayoritariamente en Pakistán e Irán, y 1,4 millones millones eran desplazados internos. Según ACNUR, Pakistán devolvía un promedio de 5.000 personas diarias a Afganistán.

El drama aumentó cuando la Unión Europea firmó el 5 de octubre de 2016 un acuerdo con el corrupto Gobierno afgano de la República Islámica de Afganistán encabezado por Ashraf Ghani Ahmadzai, por el cual los Estad' os miembros de la UE... pueden devolver a ese país a un número ilimitado de esos miles de refugiados y refugiadas afganas que se jugaron la vida para dejar atrás el horror de la guerra y llegar a las costas de la que creían democrática Europa.

Parte I: La 'guerra buena' cumple 16 años (I)
Parte II: La 'guerra buena' cumple 16 años (II)

0 Comentarios

Destacadas

Feminismos
“Hermana, yo sí te creo”: el movimiento feminista vuelve a tomar las calles de Madrid

Respuesta masiva y contundente del feminismo madrileño ante la actitud de la justicia y los medios de comunicación en el caso de la violación por parte de cinco hombres de una mujer durante Sanfermines. Miles de personas se han dado cita en el Ministerio de Justicia para apoyar a la víctima y denunciar un sistema que ampara a los violadores.

Bankia
Rodrigo Rato y Deloitte se sentarán en la Audiencia Nacional por la salida de Bankia a Bolsa

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu abre juicio oral contra Rodrigo Rato y otras 34 personas físicas y jurídicas implicadas en la salida a bolsa de Bankia. Entre las entes jurídicas se encuentra la empresa auditora Deloitte S.L

COP 23
España, fuera de la alianza contra el carbón
Una veintena de países se compromete a dejar usar carbón para generar electricidad antes de 2030. Las principales economías y contaminantes se quedan fuera del acuerdo. España no ha querido unirse y Rajoy sigue ausente de la Cumbre del Clima.
Acuerdos comerciales
Japón y la UE negocian que su tratado comercial se apruebe sin pasar por los Parlamentos

Nuevo sprint de la Unión Europea para la firma de otro acuerdo comercial. La comisaria Cecilia Malmström ha llegado a un acuerdo con el Gobierno japonés para la firma del acuerdo comercial JEFTA antes de 2018.

Últimas

Ecofeminismo
La resistencia de las mujeres ante la crisis climática

Las mujeres son las principales afectadas por el cambio climático, pero también las que más iniciativas ponen en marcha para adaptarse a sus consecuencias

Feminismos
Madrid acoge el primer congreso de feminismo romaní
La Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad organiza este encuentro en el que se hablará de sabias gitanas, herencia cultural y hombres gitanos feministas.
Flamenco
Flamenco en Andalucía: tiempo de mujeres

La narrativa flamenca evoca recurrentemente la imagen de un hombre omnímodo, absoluto, que todo lo abarca porque todo lo puede. Un hombre genio por erudición y talento, que canta y toca la guitarra. En este relato, la mujer suele permanecer en el anonimato o figurar como simple aderezo de la excelsa obra masculina.