Pensamiento
Neoliberalismo 'work in progress': la democracia fascista

En España se instauró la democracia, oficialmente, en 1978, con la aprobación por referéndum de la Constitución del mismo año. Pero, ¿se instauró una verdadera democracia en la que el pueblo interviene en el Gobierno?

Santiago Abascal en Vistalegre
Santiago Abascal y Javier Ortega Smith en Vistalegre.

publicado
2019-01-17 13:04

Una mattina mi sono alzato 
O bella ciao, bella ciao, bella ciao, ciao, ciao 
Una mattina mi sono azalto 
E ho trovato l'invasor 
Bella Ciao


En España se instauró la democracia, oficialmente, en 1978, con la aprobación por referéndum de la Constitución del mismo año. Pero, ¿se instauró una verdadera democracia en la que el pueblo interviene en el Gobierno? ¿O tan solo se avaló constitucional y jurídicamente la teoría política favorable a la intervención del pueblo en el Gobierno? Salvo las votaciones populares —de masas menguantes— cada cuatro años, ¿en qué y cuándo interviene el pueblo en el Gobierno? Y si el pueblo no interviene efectivamente en el gobierno de la nación, ¿qué clase de régimen político se instauró?

Vayamos a lo obvio. El término democracia “proviene de dos palabras griegas: demos, que significa pueblo, y cratos, autoridad; expresa la idea de que el poder pertenece al pueblo”. Esto dice el Diccionario Unesco de Ciencias Sociales, año 1987. Y añade: “En el uso popular, esta palabra va normalmente referida a la democracia de carácter político. Así el Diccionario de la Lengua, de la Real Academia Española, entiende por democracia un cuerpo de doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el Gobierno”. (1)

Ah, pero ¿vivimos en democracia? Lo pregunto porque no veo que mande el pueblo. Las democracias, como el mercado, del que son la expresión política, están manipuladas. Importa repetirlo ahora y aquí porque en España la combinación de una mayoría absoluta con las listas electorales cerradas ha conducido a un poder autoritario. Así y todo, lo prefiero a la dictadura, porque ofrece institucionalmente maneras de cambiar, aunque perturbadas por dicha manipulación. 
José Luis Sampedro, La escritura necesaria, en Olga Lucas (editora), Diccionario Sampedro, p. 83 

Si no gobierna el pueblo, este régimen político no es estrictamente una democracia. ¿Qué modo de gobierno se ejerce en España? Tampoco es un claro estado fascista. Menos aún, un estado totalitario. Para definir el fascismo, el mismo Diccionario Unesco —en la acepción restringida se refiere al fascismo italiano— dice: “Según la acepción amplia, […el fascismo está], en general, en cualquier sistema de gobierno que se declare antiliberal, antidemocrático y totalitario”.(2)

Para el fascismo italiano, Umberto Eco es preciso e inteligible en su artículo “Ur-Fascismo” (El fascismo eterno). Define y diferencia el fascismo de un sistema totalitario:

Si por totalitarismo se entiende un régimen que subordina todos los actos individuales al estado y su ideología, entonces nazismo y estalinismo eran regímenes totalitarios. 
El fascismo fue sin duda una dictadura, mas no cabalmente totalitaria, no tanto por su tibieza como por la debilidad filosófica de su ideología. Al contrario de lo que suele pensarse, el fascismo italiano no tenía filosofía propia. 
Mussolini no tenía una filosofía: tenía sólo una retórica. 
Umberto Eco, “Ur-Fascismo” 

Ciertamente, ninguno de los partidos que han ejercido y ejercen en España el poder —UCD, PSOE y PP— se ha declarado antiliberal, antidemocrático y totalitario. No sabemos cómo se define a sí misma la monarquía, salvo lo de “parlamentaria”. El franquismo tenía unas “Cortes” en las que el “rey” era Franco.

En cuanto a sus manifestaciones, ninguno de estos partidos es ni ha ejercido como un partido fascista al uso. Salvo la debilidad ideológica, líquida —se adapta al recipiente que la contiene en cada momento—, diría Bauman, el actual sistema político español de partidos tiene una difícil definición, si se es honesto intelectualmente. El recipiente que engloba nuestro sistema político —en general el de todos los pueblos del mundo— es el recipiente económico dominante: un neoliberalismo cada día más salvaje.

Los partidos gobernantes españoles, ¿han permitido, impulsado o, tan siquiera, favorecido que el pueblo intervenga en el Gobierno? O, simplemente, ¿han impulsado, favorecido y ejercido acciones para que el pueblo se limite a votar cada cuatro años lo que las directivas o, primariamente, el líder factótum de cada uno de ellos les presentaba electoralmente? Han sido, hasta ahora, programas electorales partidistas y, más o menos, diferentes, pero que tenían y tienen un denominador común: unas mínimas pautas económicas, que se ajustan a los intereses de los poderes fácticos de cada momento y, por tanto, ejecutaban y ejecutan lo más efectivamente posible lo que le dictaban y dictan —dictar, dictadura—, “sugieren” al grupo líder de cada partido.

Estos días estamos viendo-escuchando —gracias y desgracias del comisario Villarejo— los vínculos con el Banco Santander y BBVA del PSOE y PP —los partidos aún efectivos al servicio del poder—.

Tanto el PP como Ciudadanos —éste aún aspirante a gobernar y ligado, al menos que se sepa, al banco Sabadell— se declaran liberales. En realidad, en una actitud vergonzante y, sobre todo, mendaz, pues con el concepto liberal enmascaran la aplicación de la filosofía económica neoliberal, la cual solo tiene raíces nominales en el concepto del liberalismo decimonónico pero no, desde luego, la esencia de su acción y su maquinación final en el constructo social.

La finalidad de estos partidos, al menos lo que se puede colegir del programa de C’s —con sus matices más o menos actualizables—, y los que se colige de las prácticas reales y del programa social decimonónico-franquista del PP, es que ambos no consideran las necesidades y deseos reales del pueblo. Se trata de imponer al pueblo las directrices ideológico-económicas del partido gobernante ejecutor. Claro que, como vemos estos días en Andalucía, los partidos, que se consideran vencedores, alegan ser representantes del “todo el pueblo”, obedecer el mandato y voluntad de todo el pueblo, cuando ni, tan siquiera, los votos recibidos representan el 50% de la población andaluza. Con sus características particulares, los presupuestos gubernamentales del PSOE son los mismos: imponer las directrices económicas fundamentales de los poderes fácticos, ya asumidas como propias.

Con el control de la mayoría de los medios de comunicación convencen-adiestran a amplias franjas de población, sobre todo las conformadas por los menos instruidos, los más indefensos intelectualmente y, aunque preparados, a los más conformistas y resignados. Los convencen de que sus deseos de una sociedad en la que vivir felices en comunidad es, en realidad, el constructo de la sociedad que el partido candidato al Gobierno de la nación les propone como única posible. Con la continua e inestimable ayuda de los grandes medios de comunicación, que hoy en día ejercen en este país, han convertido a la gran mayoría social española en “el cuerpo social más dócil y cobarde que se haya dado jamás en la historia de la humanidad”. (Giorgio Agamben, ¿Qué es un dispositivo?). Agamben, naturalmente, no se refiere específicamente a España, sino que generaliza sobre la sociedad occidental. En cada país, según sus mass media.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa, 
delante de los castigos:… 
Miguel Hernández, Vientos del pueblo me llevan. 

Como sostienen muchos autores, el fascismo-totalitarismo franquista nunca se ha ido del todo de esta España. El atado y bien atado de Franco, más que en lo político, se puede comprobar cotidianamente en lo sociológico. Pero ni el fascismo ni el franquismo de hoy en día ya no son los mismos que fueron ayer. Las influencias neoliberales en todo el mundo están transformando las nuevas estructuras sociales en nacional-fascistas bajo el paraguas de una supuesta democracia. Nos dice Umberto Eco que no veremos, nunca más, la parafernalia de aquel fascismo del siglo pasado —y la de sus inevitables acompañantes totalitarios: nazismo y estalinismo, con sus variantes nacionalistas particulares, como lo era el falangismo franquista—. Es posible que solo lo veamos, añado yo, en países de una potencia de segundo o tercer grado en la política internacional. Cuando lo vemos, como hoy vemos manifestaciones de corte nazi-fascista en Hungría, Ucrania, es porque el gran capital financiero lo organiza para advertirnos al resto de ciudadanos de lo que nos puede ocurrir si no nos conformamos con la sumisión a los poderes económicos neoliberales.

Hoy por hoy no tendremos que soportar un Gobierno abiertamente totalitario, porque las grandes corporaciones internacionales y del IBEX35, que promueven y sostienen el actual neoliberalismo, no están unificados ni en los propósitos comunes de los intereses particulares de las propias corporaciones ni en el interés de un solo ente —ya sea individual o corporativo—. Las corporaciones financieras, por el momento, están concitadas en la confrontación de unas con otras al tiempo que saquean, conjuntamente cuando es necesario, al planeta Tierra y sus gentes. Y, si es posible, tratan de despojarse —desplumarse— entre sí, hasta la extinción de la corporación rival o, al menos, de la absorción de unas por otras.

E ho trovato l'invasor

El fascismo neoliberal —work in progress—, en consecuencia, tiene características propias. La actualización del fascismo está en función de las necesidades de gobernanza del gran capital. Como todo líquido se adapta a las formas del recipiente que se precisa en cada momento para contenerlo.

Líder y liderazgo

El fascismo de Mussolini se fundaba en la idea de un jefe carismático
(Umberto Eco). 

Hoy no advertimos líderes carismáticos en los emergentes partidos neofascistas occidentales. Ni la más conocida, Marin Le Pen, que debe su liderazgo al poder heredado del gárrulo padre.

Hoy, gracias al marketing que se ejerce a través de los media, el carisma se ha trasladado a las marcas comerciales, la cara atractiva de las corporaciones codiciosas y rapaces, que nos venden, sobre todo, necesidades inexistentes. Las marcas adoptan una personalidad propia, entre el mito débil y fugaz de lo concreto, y la superstición de la promesa de un mundo mejor, que enmascara la personal realidad de los oscuros dueños que se ocultan tras ellas.

Ciñéndonos a España, ¿alguno de ustedes percibe carisma alguno en dirigentes como Casado, Rivera, Abascal o, incluso, en ese líder único, luminaria de la geopolítica mundial, llamado Aznar? Cierta y seguramente, conciben utopías sociales (distopías para los mortales pensantes y sufrientes) en una mixtura entre las que concebían los fascistas italianos y los franquistas españoles. Cada uno de ellos se ve como líder supremo, por supuesto, salvador indispensable de la patria, primero, y del pueblo al que pretenden “ordenar”. Patria y pueblo, como si ambos fueran sujeto distinto.

Es en el franquismo donde asientan la idea de una España uniformada ideológicamente, no con la camisa azul de la Falange, sino con una cerrada camisa de fuerza punitiva -leyes mordaza y normativas dirigidas a imponernos la voluntad de las ambiciones de la derecha española tutelada por los intereses del Ibex35.

Tal uniformidad gira en torno a lo fuliginoso de lo corrupto, color que cada uno de ellos fundamenta y justifica moralmente igual, aunque lo maticen en función de sus respectivos intereses y adeudos personales. Estos días fundamentan sus justificaciones y sus propuestas políticas sobre y contra la cabal conspiración de la izquierda bolivariana, populista, comunista, destructora de la patria, a la que añaden —ya sin reparos tras la irrupción de Vox— las conspiraciones feminazi y LGTBI. Y, ya van incluyendo, a los masones, yihadistas musulmanes, nacionalistas catalanes y vascos —cuando no son necesarios para alcanzar la gobernabilidad—. Nacionalistas que, por supuesto, no defiendan la sagrada unidad de España, sagrada unidad que ellos sí defienden. Lo suyo no es nacionalismo. Debe ser, por lo visto, un imperativo de lo eterno.

No rechazan nominalmente la democracia, por el momento, como lo hizo el fascismo italiano. Afirman sostenerse en ella, al tiempo que pretenden enterrarla en una construcción similar a aquella hipérbole de la democracia orgánica del franquismo. Es decir, la democracia del ordeno y mando corrupta y corruptora disfrazada de ética del bien común —de los ricos y poderosos del régimen— al que debemos someternos, hasta la miseria y la esclavitud, el resto de mortales.

Filosofía política salvadora

El fascismo fue sin duda una dictadura, mas no cabalmente totalitaria,
no tanto por su tibieza como por la debilidad filosófica de su ideología.
(Umberto Eco) 

¿Qué filosofía intelectual y moral pueden tener personajes como Casado y Abascal, que han vivido toda su vida a la sombra del partido, PP, chupando de las mamandurrias de toda una experta en las mismas como Esperanza Aguirre? Casado y Abascal tienen la formación —bien aprovechada, eso sí— de la escuela de la grandilocuencia populachera de los mítines más la retórica de la dialéctica barriobajera incivil de una derecha española inculta, malcriada, colérica y grosera.

Rivera ha navegado por diversas corrientes ideológicas de la derecha, llegando a militar en falange, en las juventudes del PP, a votado a CiU en alguna ocasión. Al menos este historial se puede ver en algunas páginas de internet.

¡Qué decir de Aznar, que se siente padre-tutor de las tres criaturas! Escritor “falangista” y opositor a la actual Constitución, esa con la que se llenan la boca.

Ninguno de ellos posee una filosofía propia, pues esta requiere reflexión individual. Además de la ideología impuesta por los poderes fácticos a los que obedecen, manifiestan la cólera adquirida por herencia de sus ancestros, que sienten siempre este tipo de derechas, porque creen que les han arrebatado su exclusivo derecho a ser ellos quienes gobiernen dictando.

Estos coléricos, montaraces y corruptos —intelectual y moralmente— personajes, no son más que la manifestación autorizada, empujada al centro del escenario social por el darwinismo neoliberal, administrado por el IBEX35 y las grandes corporaciones internacionales imbricadas todos ellos a través de la gran banca española —Banco Santander, BBVA, Caixa, Banco Sabadell, etc.— e internacional.

El fascismo era un totalitarismo fuzzy (término usado actualmente en Lógica para indicar conjuntos 'difuminados', cuyos contornos son imprecisos). No era una ideología monolítica sino, más bien, un collage de diferentes ideas políticas y filosóficas, una colmena de contradicciones.
(Umberto Eco) 

La ideología del neoliberalismo es líquida, sin axiomas claros, salvo el de la ley de la selva, que es el que ubica las aristas sociales en cada momento. El más fuerte, el más cruel, el más egoísta, el más listo —no el más inteligente— impone sus deseos dictando sus normas.

Y así es con este régimen social que, desde los años 80, en España y resto del mundo nos va fabricando e imponiendo el darwinismo neoliberal. Darwinismo que se manifiesta en un totalitarismo difuso, impreciso, que construye un collage con todas las ideologías, viejas y nuevas, liberadoras y esclavistas, anarquistas, anarcoides y dictatoriales, místicas y depravadas, etc. Como en una para-botica self service seleccionada por ellos, todas estas y otras ideologías nos son ofrecidas por una homeopatía ideológica amalgamada. Nos las ofrecen en un violento e incesante maremoto de manifestaciones a través de la matrix mediática, torrente informativo que nos arrastra hasta ahogarnos en la nada ideológica, en el vacío de los conceptos. Una new age caleidoscópica y fuliginosa de individualismo, egoísmo insolidario que, incluso, nos lleva a no considerar nuestro propio bien ni el de nuestros hijos, que ya viven y, aún peor, heredarán y sufrirán esta sociedad. Estructurada en torno a nuestra pobreza y esclavitud por estos brutales poderes y proclamada por estos intelectual y moralmente insubstanciales personajes. A la mayoría de la masa social apenas si le importa su propio futuro más allá de a unos meses-años vista, pues no tienen —tenemos— la capacidad intelectual ni conocimientos, ni información verídica, para analizar el futuro que nos están fabricando.

Algunos, sobre todo seudointelectuales, que pretenden permanecer al margen de este constructo social, pueden agarrarse a una de esas ideologías que nos presentan como tablas de salvación y que, ingenuamente, creen percibir les facilitarán desembarcar en la playa de alguna certeza moral y/o intelectual. Con un poco de un confuso concepto general heredado en su medio ambiente, otro poco de algún impreciso movimiento social aprendido de lo políticamente establecido, un poco de otra revelación religioso-mística insertada en la más ingenua infancia y unas gotas de new age vintage de los años 60, algunos creen que pueden realizar su propia construcción especulativa y tratar de salvarse huyendo de esta realidad. Aferrarse a su propio constructo atiborrado de movedizas medias verdades, constructo realmente vacío, esclavizador económica y socialmente. Los tontos útiles del poder. Atado y bien atado, que dijera Franco. Cada uno se ahorca como cree que quiere.

Socialmente, cada uno podremos creernos a salvo, que sobrevivimos bien porque nos sentimos alejados y protegidos de esa brutal realidad al cerrar los ojos de nuestro entendimiento. Y, al menos física y, quizás, económicamente, lo estaremos.

Siempre que tal salvación no signifique un peligro mínimo, nimio, tan siquiera, para el régimen. La dureza, cuando lo creen oportuno, cuando sienten que puedes ser un peligro para ellos, es implacable. Vemos como, por una letra de canción, un mal chiste, una manifestación reivindicativa, una disidencia moral o religiosa, el Régimen político actual persigue, juzga, reprime económicamente, encarcela y, si es necesario como escarmiento social, asesina. Sin importarles si es preciso cometer un crimen contra un individuo o el genocidio a modo de escarmiento.

El estamento judicial, ajustándose a la aplicación de las leyes –lo suficientemente difusas para poder optar las necesarias interpretaciones a favor del poder del que emanan- se olvidan de la aplicación de la Justicia, si ello implica una molestia para el poder, del que forman parte subordinadamente. Cuando el ejercicio de la ley capitula con el espíritu de la Justicia, es porque el sistema no solo no se siente en peligro, sino que lo utiliza para consolidarlo.

No se permite el pensamiento libre. Se favorece, se estimula el discurrir amorfo de la vida en la genérica matrix de los media y redes informáticas subordinadas al sistema económico dominante.

Racismo, otra Solución Final

Hoy el holocausto contra los untermensechen —sub-hombres— se lleva a cabo a través de las campañas repeliendo al inmigrante en el Mediterráneo. Se efectúa ejecutando verdaderas masacres, con la destrucción de países organizados —Libia, Afganistán, Siria, Yemen, Irak, Sudán, Congo…—. La finalidad es adueñarse de la riqueza de sus materias primas. Se les reduce propagandísticamente a lo que hoy se denomina, para ocultar a nuestra sociedad el crimen perpetrado, como estados fallidos.

Nunca se dice que quién no ha fallado ha sido el pueblo al que se ha masacrado y reducido a la miseria mientras se le expolia de sus riquezas naturales. Nunca se dice que quienes han fallado han sido los dirigentes corruptos interpuestos por el gran capital para dominar los países. Nunca se dice que las potencias occidentales, a través del crimen y su rapacidad, han destruido esos estados y sus organizaciones sociales para favorecer no a los pueblos, sino a las grandes corporaciones económicas.

Se utiliza el mecanismo político-ideológico del terrorismo integrista musulmán como culpable de casi todos los males de violencia, como si el integrismo cristiano de la cultura occidental racista no se manifestara, todos los días del año, en el presunto derecho del blanco occidental y, sobre todo, centro y noreuropeo del protestantismo contra el sur católico y, por supuesto, contra el musulmán y el africano. Siempre que sureuropeos, musulmanes y negros no sean individualmente ricos. ¿Hace falta decir que si, además, eres mujer que forma parte de estos grupos pobres…?

El terrorismo integrista musulmán, declarado como enemigo de la sociedad mayoritaria occidental, de la clase media, la mayoritaria —en realidad o por convicción (3)— es el terrorismo de los pobres, aquel que se puede ejercitar con el ser humano bomba, una furgoneta, un camión, un simple coche como arma para asesinar, o vulgares cuchillos de cocina. Tanto este terrorismo del pobre como todo atentado brutal ejecutado con armas de fuego, es curioso que suele coincidir con el hecho de que tales terroristas, en alguna manera, siempre están relacionados con los servicios de inteligencia del país en que se ejecuta el acto criminal.

En nuestra España, primariamente por parte de Vox y el PP, se predica el racismo con el espíritu del integrismo religioso del “viejo reconquistador” hispano, y un gran componente de aporofobia —odio al pobre—. Se aplican, sobre todo, al musulmán y al africano. Y, en menor medida, al “sudaca”.

Nos dice Roberto Calasso —La Actualidad Innombrable (Anagrama, 2018)— que hoy “irrumpe una forma de terrorismo que consiste en matanzas aleatorias, en las que las víctimas pueden ser cualesquiera con tal de que sean lo más numerosas posible”. 

Acaso porque, en un mundo como el actual, solo el asesinato ofrece una garantía de significado. Polisémico siempre, añadiría yo. Un mensaje, siempre, para los disidentes del sistema.  […] se puede jugar al fascismo de muchas maneras, y el nombre del juego no cambia. 
Umberto Eco 

En 1915, Rosa Luxemburgo escribió su famoso dictamen: socialismo o barbarie (4). Con el neoliberalismo llegó la barbarie con sus leyes xenófobas, segregacionistas, machistas, sustentadas en un claro autoritarismo de marcado carácter fascista bajo las formas más externas de la democracia. Un mundo de guerras destruyendo países, masacrando poblaciones, empobreciendo pueblos, con la única finalidad de enriquecer a unos pocos. Guerras para seguir alimentando el capitalismo salvaje de las grandes corporaciones mientras se van destruyendo las condiciones viables para la vida en el planeta.

Hoy por hoy: neoliberalismo work in progress. La democracia fascista.

Habrá un día en que todos 
al levantar la vista 
veremos una tierra que ponga libertad 
hermano aquí mi mano será tuya. 
Juan Antonio Labordeta 

NOTAS
1.- El artículo o la definición del término democracia en el Diccionario Unesco de Ciencias Sociales, 1987, vol. II, p. 646, lo firma Esteban Mestre.
2.- El artículo sobre el Fascismo lo escribe E. Fuenzalida Faivovich, en Diccionario Unesco de Ciencias Sociales, 1987, vol. II, p. 868. En mi opinión, se ha quedado muy incompleto.
3.- En un programa de El Intermedio, hace dos o tres años, se preguntaba a personas, que caminaban por la calle, de que clase social se consideraban. Para ello, se les mostraba una escaleta dibujada, en la que se escogía clase social, desde clase baja hasta clase alta. Lo más llamativo, al menos para mí, fue el que una señora, que trabajaba para una empresa de limpieza y ganaba unos 600 euros mensuales, según manifestó, señaló su clase social como clase media, tirando a clase media alta.
4.- Rosa Luxemburgo, La crisis de la socialdemocracia (1916, Editor digital Blok).

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Pensamiento
Pero, ¿qué es la posmodernidad?
Posmodernidad es neoconservadurismo, individualismo, sociedad de consumo, pérdida de la conciencia histórica... Pero es también deconstrucción, ruptura del orden epistémico moderno: razón-sistema-domino, etc.
Pensamiento
Marta Peirano: “Internet no es el problema, la extracción de datos es el problema”

La periodista Marta Peirano (Madrid, 1975) ha publicado El enemigo conoce el sistema (Debate, 2019), un ensayo sobre el estado actual de internet y de las sociedades que están moldeando una serie de herramientas privadas.

Filosofía
Google Classroom, escuela y pedagogía unidimensional
La pedagogía unidimensional obtura toda racionalidad ajena al statu quo, impidiendo la posibilidad de un pensamiento y una acción transformadoras.
2 Comentarios
#29263 20:20 17/1/2019

Impecable analisis.
Pero carente de esperanza (esa que ofrece la magia religiosa) y de alternativa (que puede venir de la fusión de ecologistas y anticapitalistas).

Una vez comprobada la absorción de Podemos por el sistema socialdemocrata-burgués-bancario. Solo nos queda construir un nuevo espacio que no renuncie nunca a la horizontalidad organizativa y una real democracia interna.

Las propuestas capitalistas y ecologistas confluyen en objetivos ante la crisis civilizatoria que plantea la última mutación de capital-fascismo que nos aboca al enfrentamiento en una cuarta guerra mundial que empezaría con la destrucción de los satelites de comunicaciones que sostienen una internet intervenida e hipervigilada.

Movimientos como Extinction Rebelion están marcando el horizonte de una revolución que rechace el precariadocapitalismo que nos ofrece el consuelo del consumo como consolador de una vida degradada y ruidosa en las grandes ciudades.

Es hora de construir, y ya existen los medios energéticos descentralizados para hacerlo, un país que vuelva a conectarse con la naturaleza amenazada por el espejismo del crecimiento ilimitado.

Ecologistas y anticapitalistas están apelando hace tiempo a las raices de los problemas que sufrimos desde hace decadas y al comienzo del colapso capitalista que trajo la crisis de 2008.

La deriva del cambio climático está intimamente relacionada con los excesos de la maquina capitalista y solo una perspectiva ecologista de la economía y la vida puede revertir la degradación de la vida en el único planeta que puede acogernos.

La codicia capitalista que ahora cambia de piel para hacerse más autoritaria con la sola idea de administrar el colapso para los privilegiados del Norte que causan el desastre climático y empujan a los desesperados del Sur a jugarse la vida en el Mediterraneo o la 'Bestia" sudamericana atraidos por el paraiso capitalista. De estas migraciones beben los fascismos capitalistas para dividir a la población enriquecida y ganarse sus votos del miedo.

La Laponia española espera a esos migrantes para que resuelvan la crisis demográfica a la que empujan las precarias condiciones laborales del darwinismo social que se realiza en las grandes ciudades para mayor lucro de las corporaciones multinacionales.

Hay que dibujar un nuevo territorio de esperanza basado en la realidad. No engañarse con que el crecimiento será infinito y todos cobraremos pensiones dignas mientras se reduce la población activa que emigra desesperada esperando la siguiente megacrisis capitalista donde se vuelvan a socializar las perdidas y privatizar las ganancias (en forma de deshaucios y desmantelamiento de derechos).

Anticapitalistas que traigan un sistema alternativo que detenga el suicidio como especie humana al ritmo que se degradan las condiciones laborales y sociales.

Ecologistas que construyan desde el conocimiento y el respeto a la fauna y la flora que es nuestro sustento material y espiritual.

Ambos estableciendo una justicia fiscal para la promoción de unidades convivenciales amistosas y sostenibles.

ECOANTICAPITALISMO AL PODER.

LOS CHALECOS VERDES A LA CONQUISTA DE UN FUTURO POSIBLE.

ARCADIA ROJA.

Responder
0
1
A, nó, ni, ma 15:33 17/1/2019

Magnífico análisis. Quizás yo añadiria un elemento en clave religiosa que parece fundamental, la 'cruzada'.
Nota: Enlazo este buen artículo publicado en Roar que nos ofrece 'Red Rosa Luxemburg' pàr recuperar el internacionalismo como herramienta en la batalla ante el colapso. https://roarmag.org/magazine/towards-new-internationalism/

Responder
2
1
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Las Marchas llegan a Barcelona: una crónica de los últimos kilómetros caminando por ‘la libertad’

Miles de personas del tramo de Tàrrega de las Marchas por la Libertad caminan hasta Barcelona. Varios medios de transporte, diferentes puntos de inicio, pero la misma convicción se respira en la caminata: “Esto no va de sentimiento independentista, esto va de defensa de los derechos y la democracia”. 

Juicio del 1 de Octubre
Nazis de caza y pollos sin cabeza en la previa de la huelga general de Catalunya

Crónica de la jornada del jueves: Torra se saca de la manga un plan y la jornada, que transcurría con relativa tranquilidad, se ve afectada por la violencia de fascistas y neonazis a la caza de manifestantes.

Rojava
Crónica desde Rojava: alto el fuego en el norte de Siria

La población kurda del norte de Siria mira con recelo el alto el fuego acordado entre Turquía y Estados Unidos, mientras la cifra de víctimas civiles del ataque no deja de crecer y ya alcanza los 218 muertos, 18 de ellos menores de edad. Denuncian el uso de napalm contra objetivos civiles.

Ecuador
¿De qué ha servido la revuelta en Ecuador?

Para todas esas personas que hacen de lo colectivo el centro de sus vidas, los sucesos del Ecuador serán como la estrella polar para los navegantes: referencia y horizonte, guía y orientación en estos tiempos de caos y confusión.

Educación
Los profesores madrileños que piden ‘asilo educativo’ a Portugal
La Asamblea de Docentes por la Pública de Madrid remite una carta al embajador portugués en España para pedir simbólicamente que su país acoja al profesorado madrileño.

Últimas

Redes sociales
Selfies, posados y barricadas

El posado con una barricada de fondo convierte a la barricada en un teatro, en un lugar de recreo, en un lugar de estatus, en una realidad paralela.

Opinión
Racismo y salud mental

Las personas racializadas y migrantes son especialmente vulnerables a los problemas de salud mental. El odio social establecido como racismo crea trauma, debilidad, ansiedad, culpa, lo que resulta en un mayor número de ingresos en hospitales psiquiátricos.

Derecho al agua
Agua: envasando lo común

La tendencia de crecimiento del consumo de agua embotellada supone un verdadero problema, además de por la mercantilización de un bien común, por el impacto ecológico que conlleva y por el impacto que pueden tener en nuestra salud los plásticos. Un gesto tan sencillo como beber agua del grifo se convierte en la mejor alternativa.

Juicio del 1 de Octubre
Las protestas en Catalunya cuentan ya con 352 personas heridas y 66 detenidas

Concentraciones, cortes de carreteras y manifestaciones continúan en Catalunya tras tres días de protesta. Las marchas que han salido desde distintos puntos del territorio se acercan a Barcelona, donde mañana confluirán con motivo de la huelga general.