Sanidad
Cuando una imagen vale más que 100.000 palabras

A la geriatría no la humillan los trabajadores, no señores míos, la humillan los grupos empresariales que sin tener ni idea de servicios sociales juntan en su cartera de negocios gasolineras, cadenas de supermercados, activos inmobiliarios y ahora la nueva moda, centros geriátricos.

En nombre de Paula Lorenzo, portavoz de la Plataforma Por la Dignidad en Geriatria en Galicia

publicado
2019-06-26 11:11:00

Desde hace un tiempo venimos observando una creciente subida de las apariciones en televisión de casos de malos tratos de trabajadores a usuarios de residencias de ancianos poniendo a los pies de los caballos a todos los trabajadores de la geriatría.

Hoy queremos elevar una lanza a favor de todas esas mujeres y hombres que, día a día, hora a hora y minuto a minuto, velan por nuestros mayores en los centros residenciales. Mujeres y hombres que se dejan la piel y la espalda día a día, para que los más olvidados pasen sus últimos años de vida, con una mínima dignidad y en paz.
Auxiliares y gerocultoras de las que los medios solo se acuerdan en estas situaciones que sabemos son completamente excepcionales, y que desde esta plataforma consideramos completamente inadmisible y mostramos nuestro mas completo rechazo a cualquier muestra tanto de violencia física como verbal.

Los que llevamos un tiempo luchando para que estas situaciones no se cometan nos quedamos perplejos ante tal espectáculo en muchos casos obsceno, pues los principales responsables en ningún caso son señalados y así, día tras día, noticia tras noticia, continuamos siendo espectadores de este circo mediático en el que administración y patronal tienen gran parte de culpa.

El gran negocio de la dependencia en este país deja al descubierto la cara más oculta de los poderes económicos que solamente quieren ver crecer sus cuentas bancarias sin importarles los medios, para ellos todo vale.

El maltrato en las residencias comienza desde el minuto primero en el que un director es nombrado a dedo por amiguismo, directores que en la mayor parte de los casos carecen de preparación para el puesto y ya no entremos a hablar de estudios sanitarios. Directores, que contratan personal sin cualificación en muchos casos, trabajadores con perfiles bajos que no les den problemas, que acaten ordenes sin pensar y que les ayuden a que las irregularidades que se cometan en los centros nunca salgan a la luz.

El gran negocio de la dependencia en este país deja al descubierto la cara más oculta de los poderes económicos que solamente quieren ver crecer sus cuentas bancarias sin importarles los medios, para ellos todo vale.

El convenio, tiene también por escrito maltrato legal, las ratios existentes son claramente vejatorios, tanto para el trabajador que no puede dar una asistencia con un mínimo de calidad, tanto para el residente/usuario, que no tiene ni siquiera la protección del estado.

A la geriatría no la humillan los trabajadores, no señores míos, la humillan los grupos empresariales que sin tener ni idea de servicios sociales juntan en su cartera de negocios gasolineras, cadenas de supermercados, activos inmobiliarios y ahora la nueva moda, centros geriátricos, y así, los bien llamados fondos buitre no van a dejar ni los huesos de la dependencia.

La humillan los políticos, cuando la llevan en sus programas electorales solo de relleno. También la humilla el estado, pues ni se preocupa de hacer leyes de protección a un colectivo tan vulnerable.

Los malos trabajadores, que los hay, como en todos los sectores no lo olvidemos, ellos, también la humillan.
Los medios de información, con su desinformación, la hieren gravemente.

Nos sentimos en la obligación, tanto moral como profesional, de dar un golpe en la mesa y decir basta.

Alzamos hoy la voz en este medio, para pedir a compañeros y familias, que ante cualquier sospecha de falta en los cuidados o de maltrato se denuncie a las autoridades competentes pues la mayoría de las veces esto se hace en los despachos de las mismas residencias, acabando las denuncias en el fondo de un cajón o con el despido del trabajador que denuncia.

Nos hemos cansado de pedir y creemos que ya es hora de exigir.

Exigimos que se nos escuche, exigimos que se escuche la voz de nuestros mayores, exigimos que los medios nos den turno de palabra, que se nos visibilice, que se dé valor a nuestra preofesión que amamos y respetamos.

Y advertimos, vamos a luchar mientras tengamos fuerzas por nosotros y por ellos, dentro o fuera de las instituciones, en la calle, en los centros, en las administraciones...

No nos van a callar, no conseguirán silenciarnos porque, aunque la quieran enterrar, la dignidad en geriotría está más viva que nunca. 

Un abrazo compañeras

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Sanidad
La Consejería de Sanidad de Madrid, denunciada por prevaricación y fraude

El colectivo Audita Sanidad ha presentado ante la Fiscalía contra la Corrupción una denuncia contra la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid por los supuestos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y fraude por "fuertes evidencias" de fraccionamiento en la firma de contratos menores con diversas empresas.

Tribuna
De Bill Gates (Microsoft) a Amancio Ortega (Zara)

Que las donaciones se puedan hacer a los museos que visita quien quiere es una cosa, pero que la cobertura de servicios imprescindibles para la vida de la gente dependa de donaciones, otra muy diferente que acaba con la equidad.

Decrecimiento
Sistema sanitario, emerxencias médicas, complexidade e enerxía

Un hospital utiliza máis enerxía por metro cadrado que calquera outro edificio. Pero este fluxo de enerxía fósil e recursos ten os días contados.

5 Comentarios
#36382 5:15 27/6/2019

Condenada una auxiliar geriátrica por robar joyas a ancianas de 2 residencias de San Sebastián
https://www.diariovasco.com/san-sebastian/201612/28/condenada-auxiliar-geriatrica-robar-20161228145125.html

Responder
0
0
#36380 5:13 27/6/2019

Juzgan a tres empleados de un geriátrico de Mieres por la muerte de un anciano
https://www.elcomercio.es/asturias/cuencas/tres-empleados-residencia-mieres-muerte-anciano-2016-condena-20190503121252-nt.html

Responder
0
0
#36379 5:13 27/6/2019

Condenada la cuidadora del geriátrico de Béjar por retorcer la mano a un anciano de 93 años

https://www.lagacetadesalamanca.es/hemeroteca/condenada-cuidadora-geriatrico-bejar-retorcer-FSGS249729

Responder
0
0
#36378 5:12 27/6/2019


Condenan a 55 años al cuidador de un geriátrico por violar y pegar a ancianas
https://www.ultimahora.es/sucesos/ultimas/2019/05/08/1078581/condenan-anos-cuidador-geriatrico-por-violar-pegar-ancianas.html

Responder
0
0
pili monti 12:02 26/6/2019

Muchas gracias por publicarla,desde la PLATAFORMA POR LA DIGNIDAD EN GERIATRIA.

Responder
3
0
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Educación
‘Fent escola, fent país’: medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Huelga feminista
Eulen despide a una limpiadora por secundar la huelga del 8M
En la carta de despido, la empresa alega que la trabajadora no acudió a su puesto de trabajo sin justificar la ausencia.
Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

Últimas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.