Educación
6.000 firmas reivindican que la enseñanza artística no quede relegada en la nueva ley educativa

Docentes, ciudadanía e instituciones demandan a la ministra Celaá que las artes tengan su espacio en la educación obligatoria. 

Clase primaria en un colegio madrileño
Clase de primaria en un colegio madrileño. Álvaro Minguito
27 feb 2020 07:00

La iniciativa surgió por la necesidad de dar una respuesta inmediata y colectiva a la publicación del borrador del Proyecto de Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE) —aprobada por el Consejo de Ministros el 15 de febrero— y en apenas dos días consiguió miles de apoyos. El pasado miércoles, 160 docentes del área de Didáctica de la Expresión Plástica y Visual de 43 universidades españolas presentaron al Ministerio de Educación y Formación profesional un escrito dirigido a la ministra Isabel Celaá para pedir que las enseñanzas artísticas dejen de estar relegadas en el currículo escolar. Los motivos para hacerlo les parecen numerosos y la lucha viene de lejos. 

Las leyes educativas han ido modificándose en pocos años, y algunas materias han sido especialmente vapuleadas en ese proceso. Es el caso de las que tienen que ver con las artes: “Hoy en día hay niños y niñas que pueden hacer la enseñanza obligatoria sin haber dado ni una sola asignatura de educación artística”, resume Marián López Fernández Cao, catedrática en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y una de las promotoras de la iniciativa #EducaciónNoSinArtes, apoyada por centenares de docentes universitarios de todo el territorio español, profesorado de educación secundaria y primaria, museos e instituciones tan prestigiosas como el Consejo Internacional de Museos (ICOM), el Instituto Arte Contemporáneo (IAC) o Mujeres en Artes Visuales (MAV). 

Promotores de la iniciativa no ocultan su sorpresa ante el texto publicado y confían en que se trate de “un olvido” solventable

Esta marginación ha sido progresiva: asignaturas de índole artística pasaron de ser obligatorias a ser específicas y, más tarde, a que impartirlas o no —y cuántas sesiones— dependiera de las comunidades autónomas. Pero la situación ha llegado a un punto insostenible, según defiende el profesorado de esta especialidad de todos los niveles. Y no ocultan su sorpresa teniendo en cuenta el cambio de Gobierno, las promesas electorales y la propia naturaleza del texto que se ha hecho público: “Una ley de educación que, por lo que hemos leído en el borrador, recupera el espíritu de educación en valores, de inclusión y de equidad” debería garantizar, argumenta la catedrática, “mayor presencia de la educación artística en la enseñanza reglada”. Quieren pensar que ha sido un olvido y se han apresurado a manifestar al Ministerio su disponibilidad para ayudar a solventarlo. 

sociedad: imagen, instrucción e incoherencia

La sociedad global se rige por lo visual y lo audiovisual. Lo demuestra el auge de redes sociales y plataformas como Instagram o YouTube, el empleo de smartphones, los hábitos de consumo informativos o la publicidad. Pero a pesar de ello, defienden los firmantes del texto, existe un analfabetismo visual generalizado contra el cual se deben poner medidas: “La educación no puede contribuir a que haya una sociedad analfabeta de la imagen. Los adolescentes tienen que saber de los rudimentos mínimos para ver una imagen y saber interpretarla, entender cómo jerarquiza o excluye —por género, procedencia o clases sociales— y darles las herramientas para distinguir una imagen real de un bulo. Eso es educación crítica, y se tiene que impartir a través de la enseñanza”, defiende López.

“Los adolescentes tienen que saber ver una imagen e interpretarla, entender cómo se jerarquiza o excluye y permitirles distinguir una imagen real de un bulo”, defiende López 

Precisamente en el concepto “crítico” inciden los docentes. Carlos Escaño, profesor titular de Educación Artística en la Universidad de Sevilla, defiende la existencia de una organización de materias, dentro del sistema educativo, con una “clave utilitarista” en el que las artes “no encajan”. “Por otro lado, las disciplinas que fomentan un pensamiento crítico y creativo son algo que no casa bien con un sistema educativo que va encaminado a repetir ciertas dinámicas sociales”, sostiene el investigador. Gloria Morán Mayo, profesora de educación secundaria en Valdelacalzada (Badajoz), apunta en esta línea: “Creo que todavía existe un concepto muy academicista de la enseñanza: hay que saber, saber y saber, cuando en realidad para saber hay que experimentar”, sostiene.  

Morán cuenta que repite a su alumnado la frase de Einstein: “Si no puedo dibujarlo, no puedo entenderlo” y defiende otra didáctica: no se aprende realmente, defiende, haciendo las cosas de manera “tan memorística”. “Aquello que he asimilado de una manera diferente es lo que todavía conservo”, concluye la profesora. López señala en este sentido que, en su opinión, se han malinterpretado informes como el de PISA: “Cada vez que España sacaba mala nota, se eliminaban cosas menos cuantificables, a pesar de que los países que sacan mejores resultados son los que más competencias artísticas tienen”, explica.

La catedrática argumenta que “las competencias evaluables no son necesariamente las más importantes para vivir” y hace referencia a la importancia de enfrentarse a una página en blanco para favorecer que, ante una crisis “de cualquier tipo”, la persona tenga más capacidad para enfrentarla. “La educación no es mera instrucción, y si quiere ser global y enfocarse al desarrollo humano, y no a que las personas se conviertan en recursos para la empresa, tiene que ser de otra manera”, concluye López. 

Función social e integradora

El comunicado expone las implicaciones del arte para niños, niñas y adolescentes y argumenta la importancia de la materia en el desarrollo de la persona desde su etapa más temprana. “En el arte no existen miradas absolutas y todas son válidas, y eso es importante en la vida futura para el diálogo, la escucha y la atención. Privar eso en la educación obligatoria me parece no solo un error, sino una injusticia social muy grande”, resume López. 

José Luis Galdeano es profesor de primaria en un colegio público de Palomeras (Vallecas, Madrid), y repite esta idea haciendo hincapié en el contexto: “En entornos especialmente desfavorecidos como en el que yo trabajo es una cuestión casi de injusticia social. Hay niños que no tienen muchos recursos a los que es importante ofrecerles esa educación artística”, señala. De su experiencia profesional de casi tres décadas destaca que el arte sirve para integrar: “Resulta que en las clases de educación artística el alumnado con dificultades de determinado tipo se integra muy bien, porque no se sienten rechazados, porque lo pueden hacer, porque ven que se pueden expresar”, remarca el docente.

“En las clases de educación artística el alumnado con dificultades se integra muy bien, porque no se sienten rechazados y ven que se pueden expresar”, remarca Galdeano   

Hace referencia al potencial socializador del arte, también puesto en valor en la campaña: “El chaval con necesidades especiales, o los niños migrantes, sienten que pueden hacer algo con los demás y ser bien recibidos”. Un centro público de Aravaca (Madrid) que ha de enfrentar dificultades propias de los centros que reúnen un número significativo de niños y niñas en mayor riesgo de exclusión social acoge una actividad extraescolar de índole artística en la que participa Marián López. Desde la escuela destacan lo positivo de la iniciativa: “Los chavales comparten su mundo interior, lo que les preocupa y emociona; se expresan mucho mejor que hablando”, cuentan.

López añade una alusión a la función creadora del arte: “Tenemos la obligación de animar a que nuestros niños y nuestras niñas creen, porque quien no crea está condenado a repetir lo que conoce o a destruir, que es otra manera de no crear”, mantiene. Galdeano insiste en la utilidad de las asignaturas artísticas paradecodificar las imágenes —por ejemplo publicitarias— y enfrentar “la huella” que va dejando el tipo de información de la cual “te alimentas desde la infancia”.

Faltan horas, personas y especialización

Galdeano imparte plástica en primaria y tiene conocimientos para hacerlo. El suyo es un caso particular. La ausencia de una especialización artística en el ámbito educativo ha sido denunciada por el colectivo en varias ocasiones por las consecuencias que tiene: “El problema es que en primaria los profesores que imparten plástica no son especialistas, y muchas veces esas horas se emplean en otro tipo de tareas. Recibo alumnos en primero de la ESO que no han recibido prácticamente ninguna noción de dibujo en su etapa escolar, que carecen de destrezas muy básicas como saber utilizar correctamente una regla”, ejemplifica Javier Coca, docente en un instituto de Antequera (Málaga). No sucede así en música, donde el profesor de primaria sí tiene una especialización, o en el nivel de secundaria, donde se exige también este tipo de conocimientos.

Los profesores que imparten plástica en primaria no son especialistas, y muchas veces esas horas se emplean a otro tipo de tareas

Rocío Lara, doctoranda del programa Artes y Educación en la Universidad de Granada, recuerda sus primeros años formativos, en los que asegura que no se le daba a la formación artística la importancia que, considera, merece: “Normalmente las horas de plástica se dedicaban a otras materias. Como nos la daba el mismo profesor que matemáticas, a veces usábamos ese tiempo para solventar dudas”. 

Ella ha terminado haciendo una tesis sobre la educación y el arte, pero se reconoce privilegiada por no haber tenido que renunciar a lo que era su pasión y quiere que sea su futuro: “Me apuntaron a clases de dibujo, yo lo veía como una actividad extraescolar en la que me divertía mucho, pero luego me di cuenta de que no tenía que haber sido la única forma de recibir formación artística; tendría que haberlo hecho también en la obligatoria”. Hace referencia a la igualdad de oportunidades: “Mis padres pudieron permitírselo y apostaron porque vieron que era algo que me gustaba, pero no todo el mundo tiene esa suerte”, concluye. La doctoranda también lamenta la distancia que observa entre lo que se estudia en la academia y el modelo que se sigue en institutos y colegios: “Creo que se deben tener en cuenta los cambios que se están proponiendo desde la investigación”, señala. 

A la pérdida de obligatoriedad, horas lectivas, especialidad y consideración se suma —aunque es la pescadilla que se muerde la cola— la de plazas. Gloria Morán cuenta que en el instituto en el que imparte clase antes eran tres profesoras y ahora son dos, y mantiene que su plaza “está a punto de desaparecer”. Esto también afecta, y no poco, a su situación profesional y personal: como le faltan horas —como a tantas profesoras cuyas materias se han ido relegando— de docencia, ha de abarcar otras que no domina tanto. “Estoy muy comprometida con el mundo del arte y me creía una docente competente, pero me están obligando a ser incompetente porque estoy llevando a cabo asignaturas para las que no tengo estrategias”, dice.  

Morán lamenta hacer poco en comparación con lo que podría, por falta de horas lectivas: “El arte favorece la capacidad de concentración, la creatividad, enseña a los niños a mirar… Cuestiones imprescindibles para el conocimiento científico, para la tolerancia, para el respeto a patrimonio y cultura, y para los análisis críticos”.

Carlos Escaño hace alusión, en este sentido, al error de asociar los estudios del arte con “la genialidad”, con la tenencia de “dotes especiales” que habilitan para ser artista: “Si no se enseña que la educación artística no se trata de generar genios en un aula, sino de potenciar la creatividad, el pensamiento crítico o la cultura de paz, es una gran pérdida”

La educación para mí es algo muy serio, y creo que todavía no se está tomando en serio”, resume Morán, quien se muestra preocupada porque la elaboración de leyes no integre en su totalidad a la comunidad educativa. “Creo que deberían venir a una clase y hablar con los alumnos”, propone. 

responsabilidad y Visión optimista

No todo es malo. Para empezar, la respuesta a la iniciativa #EducaciónNoSinArtes ha sido muy buena: miles de firmas en apenas tres días y un apoyo masivo del cuerpo docente de todos los niveles educativos. Javier Coca lo pone en valor: “Somos un colectivo al que le cuesta mucho hacer piña y movernos. Por lo menos vamos a hacer ruido y creo que podemos conseguir algo”, vaticina. Los docentes coinciden en mostrarse esperanzados con que el comunicado sea escuchado —de hecho, confían en que se lleve al Consejo de Ministros del próximo martes— y con que se tengan en cuenta sus demandas para la elaboración final del texto.

Ya hay iniciativas, personas e instituciones que marcan el camino. Una de ellas es la madrileña escuela Ingenio, que bebe del mítico colegio Estilo, puesto en marcha por Josefina Aldecoa tras su viaje a Estados Unidos, en plena dictadura franquista. La escuela Ingenio mantiene la esencia de aquel centro educativo: incorporar el arte en todas las disciplinas. “Creemos en una enseñanza integral y no solo en el aprendizaje de conceptos”, resume Esther Blasco, directora de la institución, “y no tenemos que forzar a los niños a que pinten porque el arte está integrado” en todo el proceso de aprendizaje.

Blasco define la noticia de que la ley siga olvidando las competencias artísticas como “espeluznante” y manifiesta la intención de “no restar ni un minuto a lo artístico” en su centro. Lamenta que se tenga que insistir en este sentido —la lectura y la escritura no se discuten, tendría que suceder igual con el lenguaje del arte, sostiene— y apoya los argumentos que defiende la campaña. “Es difícil de condensar en una conversación, porque el arte es como un sentimiento. Permite ver cosas que de otra forma no verías, para mí es como un alimento para el cuerpo”, resume.

Para ella, todo esto es un síndrome más de la sociedad actual, en la que la tecnología lo abarca todo: “No tengo nada en contra de la revolución tecnológica, pero se están perdiendo humanidades y cuestiones artísticas”. Y es necesario, dice, poder gozar del ambiente artístico, aunque cueste mantenerlo “porque el mundo del dinero prevalece”. Blasco es tajante: “Todo el arte nos humaniza, y no podemos perder lo mejor del ser humano que es su humanidad”.

Pero Ingenio es una institución privada, con lo que no está al alcance de todo el mundo. Por eso la democratización del y por el arte desde los niveles más básicos de la educación es una de las principales reivindicaciones de la iniciativa. Blasco reconoce las dificultades del sector en el momento actual, pero se muestra optimista y cree que la pérdida del arte en las aulas tiene un recorrido pequeño —“vamos a volver porque nos va a hacer falta”— ya que los seres humanos, defiende, no pueden renunciar al arte.

Además, la docente cree que siempre hay huecos: “No todo el mundo es tecnócrata, creo que son cosas que se dejan caer pero que se pueden recuperar”, y al margen de todo ello reafirma su confianza en que los profesores encuentren espacios y no tiren la toalla: “Aun en el peor de los escenarios, sé que no van a conseguir acabar con la enseñanza artística porque no la vamos a abandonar”. Son demasiadas personas, concluye, las que creen en el arte. 

Relacionadas

Educación
Ahora más que nunca, no perdamos el curso

Seguir haciendo ejercicios y tareas sin que el profesorado pueda hacer un seguimiento del alumnado solo aumenta la brecha educativa que ya de por sí es grande. El alumnado de bajo rendimiento no conseguirá avanzar en aquellas familias que no tienen recursos para apoyar el aprendizaje.

Coronavirus
“A universidade non pode refuxiarse baixo a falsa ilusión de normalidade”
Está no foco do estudantado o debate sobre a eficiencia da docencia telemática. Falamos con algúns estudantes que nos comentan as eivas coas que se atopan nesta situación.
Coronavirus
Libera tu wifi: iniciativas para que todo el alumnado pueda ‘ir’ a la escuela online

Las clases no han parado durante la pandemia y entre el 10 y el 12% de los y las estudiantes no acceden a las plataformas. Iniciativas ciudadanas como ‘Liberad a Wifi’ luchan por alcanzar un acceso universal a la red. Mientras, las comunidades ofrecen dispositivos, en algunos casos insuficientes, como denuncian las organizaciones.

1 Comentario
#48142 15:21 27/2/2020

La Educación artística no son manualidades:

https://www.academia.edu/31761302/La_educaci%C3%B3n_art%C3%ADstica_no_son_manualidades_NUEVAS_PR%C3%81CTICAS_EN_LA_ENSE%C3%91ANZA_DE_LAS_ARTES_Y_LA_CULTURA_VISUAL

Responder
2
6

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.