Otoño en Madrid, banderas en los balcones

La suspensión de la autonomía de Catalunya ha tenido efecto en Madrid. La victoria de Rajoy evidencia la derrota de las otras vías para la resolución del conflicto con Catalunya.

Bandera España Valdebebas
Una mujer pasea frente a dos edificios cubiertos por banderas de España en el barrio de Valdebebas, en Madrid. Álvaro Minguito
Notas de redacción

publicado
2017-10-24 14:35:00

Lunes de plomo en Madrid. Las manos en los bolsillos, y con las manos, otras preocupaciones. El fin de mes y el otoño. La navidad a las puertas. Plomo. Las conversaciones han bajado decibelios. El sábado cambió la historia de España, de Catalunya, de Madrid. Hay una victoria que cuelga de los balcones. Y miles de derrotados, de derrotadas, que caminan hacia el trabajo. Entre contaminación atmosférica. Bajo menos ruido. Se oye una victoria. Y se intuyen miles de derrotas.

La suspensión de autonomía de Catalunya, tras la declaración de independencia, tras la celebración del referéndum. O la no suspensión de autonomía, tras la no declaración de la independencia de Catalunya, tras el referéndum que no existió. En Madrid, el ‘sí’ o el ‘no’ no ha alterado el producto. La petición de castigo colgaba de los balcones. Y acabó despeñándose por ellos.

Antes se ensayó con Venezuela. Había que intervenir para defender el estado de las cosas, para restaurar las cosas a un estado como dios manda. Como entretenimiento. Como tema de conversación. Como ‘quién se creen ellos, con quién se creen que están jugando’. En Madrid se sabe contra quién hay que jugar. Por eso nos retiramos. Analizamos. No actuamos, porque, ¿cómo actuar ante el rotundo “con quién se creen que están jugando”?

Que el proceso hacia la independencia era del tipo ilusionista se supo en Madrid antes que en ninguna otro lugar de Europa. Hemos leído mucho sobre ello. La Unión Europea, aquel edificio que se nos impuso en septiembre de 2011 y en julio de 2012, nunca quiso hablar del tema, eso bastaba para saber que todo iba a acabar mal. El día a día, el Barça y el Madrid, la navidad y el otoño, iba a terminar con la improvisación. Y si no, Rajoy. El que ganó a la tercera. El que repitió las elecciones para ganar. El que nunca hace nada.

Lo que no vimos venir fue que de la derrota del adoctrinamiento de Catalunya iba a surgir la evidencia del adoctrinamiento español

Lo que no vimos venir fue que de la derrota del adoctrinamiento de Catalunya iba a surgir la evidencia del adoctrinamiento español. Banderas en los estados de WhatsApp, la legalidad por bandera, el discurso del abanderado de 1992. En Madrid teníamos nuestros propios límites. El 135. Los medios en contra. El desfile kilométrico del ejército. ¿Cómo íbamos a actuar?

La foto de las Azores de Rajoy se ha hecho en casa. Albert Rivera, como el alumno aplicado, Pedro Sánchez, como el futuro arrepentido de la fotografía. El 155 de Rajoy pone fin al régimen –o consenso. Elijan– del 78 y abre otra etapa. El simple fin del pacto territorial o el comienzo de la democracia autoritaria. Las manos en los bolsillos. La tendencia ha comenzado en todo Occidente. Legislación y apoyo de mayorías igual las minorías tienen la ONU para reclamar protección. Y algunas ni eso. La era de la democracia autoritaria, de la democracia intervenida o de la democracia asaltada. Turquía, Grecia, Brasil.

Imponer la Ley

El artículo 155 es ya el juguete dialéctico de esta navidad. Lo piden en Navarra y en Castilla-La Mancha. En el País Vasco, el portavoz del PP lo vaticina. Si no te gusta la política legislativa, impón la Ley. Y antes de la Ley, la creación de un enfrentamiento entre opiniones públicas. Política de bloques informativos. Los medios ejerciendo de únicos espacios de diálogo y a la vez de liquidadores del diálogo. Puigdemont no declara la independencia, decimos que declara la independencia. Rajoy declara la suspensión de la autonomía de Catalunya, decimos que no declara la suspensión de la autonomía de Catalunya.

La victoria de Rajoy es la victoria pírrica de lo que representa. Se termina el mito de la España que avanza. El rey se enroca. Pero no se trata de ajedrez. No hay metáforas. Si la democracia debe ser autoritaria, la monarquía se adecuará a ella. Es algo que facilita su supervivencia. ¿En qué momento lo dudamos? ¿Con quién creíamos que estábamos jugando?

Cambiará la Constitución para garantizar que quienes quieran imponer la suspensión de la autonomía de Castilla-La Mancha o Navarra puedan imponerla 

Las manos en los bolsillos. Llega el frío, cambia el clima. El sábado trae el frío en un mundo en proceso irreversible de calentamiento. Las próximas generaciones comenzarán a fechar en 2017 el momento en que comenzó a cambiar todo. Cambiará la Constitución para garantizar que quienes quieran imponer la suspensión de la autonomía de Castilla-La Mancha o Navarra puedan imponerla. El extremo centro recupera el centralismo este otoño.

En Madrid, la derrota del independentismo se podía prever. La voluntad de aplastamiento siempre causa sorpresa.

Las manos en los bolsillos. El otoño llama al orden. Pronto habrá que comprar los regalos de navidad. No ha llovido y ya queda lejos, lejísimos, el último mes de mayo. En la bolsa suben Técnicas Reunidas, Arcelor e Indra. Bajan Mediaset, Ferrovial y Siemens. En la calle, el otoño ha pillado “de lunes” al personal. Se intuyen miles de derrotas hasta el viernes.

¿Cómo vamos a actuar ahora?

Relacionadas

Editorial
La vida en una huelga
1
La perspectiva de unas elecciones generales el 28 de abril saca la huelga feminista de las prioridades informativas y genera intereses partidistas.
Editorial
Huit dies de revolta feminista

Enguany el feminisme vol remarcar també la interseccionalitat del moviment, que és també antiracista i anticapitalista.

Editorial
Hasta el final, compañeras
1

El 8M no es una huelga al uso, también es de cuidados. Pero un día es solo eso. Tenemos que estar alerta para que el 8M no sea solo una jornada de celebración.

14 Comentarios
Toni Mercado Gómez 12:35 28/10/2017

Las calles, siempre las calles. La lucha en las calles. Salir a las calles. Tomar las calles. Sacar las manos de los bolsillos y apuntar con nuestro dedo a la yugular de quien quiere someternos en las calles. Arder de rábia sin dejar que nos consuma, propagar nuestro fuego por las calles. Didáctica, dialéctica, pedagogía en las calles. ¿París? No... Siempre nos quedarán las calles.

Responder
0
0
Antuan 11:19 25/10/2017

Pregunta a la gente lectora: en el caso de ruptura democrática en el Estado español: ¿cuál sería el mejor destino del Borbón en su camino al exilio? ¿Beberlly Hills, Las Vegas, Islas Caimán....?

Responder
2
2
Pako Galán 14:51 25/10/2017

Los borbones habrían de repartirse proporcionalmente a los distintos PIB de cada fracción resultante del (antiguo) Estado Español. Y Rajoy como el "antiguo español" que más habrá hecho por la independencia de Cataluña debería ser adjudicado íntegramente a la porción más grande de las resultantes de la "antigua Cataluña."

Responder
2
0
#1623 14:49 25/10/2017

Arabia Saudí

Responder
2
1
mon 21:29 24/10/2017

Muy buena panorámica descriptiva

Responder
2
0
Ramón 21:33 24/10/2017

Nos queda seguir tratando de unir solidaridades.

Responder
6
0
José Martínez Carmona 20:31 24/10/2017

Recojo la conclusión del ártículo: "¿Como vamos a actuar ahora?" y el último comentario de hoy: "Organización y lucha". ¿Nos quedamos con las manos en los bolsillos viendo como los PP´s uno, dos y tres llevan a Catalunya a unas elecciones como DIOS manda, es decir con chantaje económico, mordaza mediética, ruido de sables, patada a la puerta?...¿O se empiezan a dar pasos que conduzcan a una confluencia de fuerzas decididas a acabar con el régimen borbónico nacido de la transacción del 78?

Responder
9
3
#1589 19:06 24/10/2017

Ya no se puede escribir Cataluña?

Responder
2
7
#1592 20:42 24/10/2017

¿Quien ha dicho tal cosa?, cada uno que lo escriba como quiera, ¿no?.

Responder
5
2
#2438 15:04 5/11/2017

Es que desde hace unos meses ya no lo leo escrito en ningún sitio

Responder
0
0
#1584 16:28 24/10/2017

Hermoso texto. Aunque un tanto melancólico. Deberíamos saber que el verdugo está muerto, sólo se le ha olvidado acostarse. No demoraremos tanto en percibirlo. Espero. Con el corazón apretado.

Responder
5
1
Iñigo Arispe 15:33 24/10/2017

Es la anulación del ser humano. Solo queda, como diría Labordeta, el espacio de la "casa". Solo la familia, porque los amigos hace tiempo que ya no. Nos queda la mirada, el abrazo, la caricia, y el amor. Hasta que llegue la muerte. Moriremos con mucho dolor, por los hijos que se quedan.

Responder
6
0
#1580 14:32 24/10/2017

Organización y lucha.

Responder
16
0
Cinturónrojo 7:22 25/10/2017

Me sumo a tu propuesta.
Salud y República.

Responder
4
1

Destacadas

Municipalismo
Cómo y en qué nos afectará la Directiva Bolkestein

De aprobarse la Directiva Bolkstein, el organismo dirigido por Juncker tendría la última palabra en las regulaciones o normativas locales o regionales en materias como vivienda, casas de apuestas o servicios de prostitución.

Feminismos
Sara Ahmed: “La felicidad es una técnica para dirigir a las personas”

Sara Ahmed, escritora feminista y académica independiente, lleva años investigando los mecanismos institucionales que dificultan e impiden que las quejas por sexismo, racismo o acoso sean escuchadas y atendidas.

Opinión
No desistir

Hay tantas y tantos a punto de bajar la guardia... ¿Rendirse? Eso sería demasiado poético.

Vivienda
El movimiento por la vivienda consigue la primera multa por acoso inmobiliario

Con esta medida sin precedentes, el Ayuntamiento de Barcelona aplica por primera vez la ley de vivienda de 2007 que permite multar a la propiedad por acoso inmobiliario. Una “gran noticia” para el movimiento por la vivienda que ha impulsado el caso.

Derechos Humanos
Colombia y México suman el 54% de los asesinatos de defensores de derechos humanos en todo el mundo

Front Line Defenders denuncia un aumento de la violencia contra el activismo en todo el mundo y la doble cara de la Unión Europea, que mira hacia otro lado mientras sus aliados cometen todo tipo de violaciones de los derechos humanos.

Feminismos
Silvia Federici: “La caza de brujas contribuyó a destruir el poder social de la mujer”

La activista y teórica feminista Silvia Federici está de gira por el Estado español. La autora de Calibán y la Bruja abordará uno de sus temas de estudio fundamentales, la memoria histórica de la caza de brujas, en un encuentro que tendrá lugar el próximo fin de semana en Pamplona. 

Últimas

Sistémico Madrid
Hermanos Entrecanales Franco, seres complejos

Habituales de los patronatos de fundaciones y ONG, los cuatro hijos de Juan Entrecanales dominan el capital de Acciona gracias a una sociedad holandesa que cobra los dividendos y los deriva a sus empresas madrileñas.

Fridays for Future
Politizar la crianza en defensa del planeta: nace Madres por el Clima

Un grupo de madres impulsa un colectivo para apoyar las movilizaciones estudiantiles de los Fridays for Future y ayudar a denunciar la falta de acción real contra el cambio climático.