La OCDE señala la competencia entre países por rebajar los impuestos de sociedades

El organismo internacional destaca en un informe que las rebajas en los impuestos a los beneficios empresariales se han consolidado en la mayoría de países y afectan a las políticas contra la desigualdad.

Monedas
España es uno de los cuatro países de la OCDE que bajaron los impuestos a las empresas en 2016. Archivo El Salto

publicado
2017-09-13 14:52:00

La competencia entre países para ser atractivos para las empresas sigue alentando la rebaja del impuesto de sociedades en la OCDE, donde, aunque la recaudación se ha recuperado, sigue lejos de los niveles anteriores a la crisis financiera.

Esta es una de las conclusiones del informe presentado hoy sobre las reformas fiscales que se llevaron a cabo en 2016, cuando el tipo medio en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se situó en el 24,7 %, lejos del 32,2 % de 2000. El informe repasa las rebajas fiscales anunciadas o implementadas el año pasado en los 35 países miembros de la organización, a los que se añaden Argentina y Sudáfrica. Según el estudio, la tendencia puede entenderse “como parte de una competición entre países para hacer frente a la debilidad de la inversión”.

El informe considera que, finalizada la crisis, la tendencia a rebajar los impuestos de sociedades se ha consolidado en la mayoría de países estudiados. Doce de los países estudiados en el informe rebajaron en 2016 sus impuestos de sociedades (entre ellos el Estado español, que rebajó el tipo del 28 al 25%). Y ese mismo año otros ocho países anunciaron medidas de rebaja que serán implementadas a partir de 2017. En este periodo, tan sólo Chile y Eslovenia anunciaron medidas para subir el tipo pagado por las empresas.

Los tipos superiores al 30% son ya cosa del pasado en la mayoría de países: entre 2000 y 2016 el número de países que los tenía ha bajado de 20 a sólo cinco

Teniendo en cuenta 2008, el año de comienzo de la crisis económica y financiera internacional, el Estado español se encuentra en una situación intermedia en esta carrera por bajar los impuestos a los beneficios empresariales. Las mayores reducciones, de 10 y 8 puntos respectivamente, las protagonizaron Japón y Reino Unido, cuyas empresas pasaron del 40 al 30% y del 28 al 20%. El club de España, con reducciones de entre el 5% y el 6%, lo integran también Finlandia, Eslovenia y Suiza. Y en perspectiva, los tipos superiores al 30% son ya cosa del pasado en la mayoría de países: entre 2000 y 2016 el número de países que los tenía ha bajado de 20 a sólo cinco. En efecto, sólo EE UU, Argentina, Francia, Bélgica e Italia mantienen su tasa por encima del 30%. España ha pasado en este periodo de tributar el 35% al 25% que se empezó a aplicar en 2016.

Como consecuencia de esta tendencia, la OCDE destaca que los ingresos por impuestos siguen recayendo más significativamente (si bien con grandes diferencias entre países) en otro tipo de contribuciones que no gravan los beneficios empresariales, como los impuestos por patrimonio personal (el IRPF español), las contribuciones a la Seguridad Social o el IVA. En conjunto, en el año 2014 los impuestos de sociedades sólo representaron el 8,8% de los ingresos tributarios de los países de la OCDE, frente al 24% por riqueza persona, 26,2% la Seguridad Social y 20,1% los impuestos sobre el valor añadido. Como consecuencia, señala el informe, las distintas reformas introducidas para mitigar la desigualdad no han evitado un aumento en la disparidad en la distribución del ingreso.

0 Comentarios

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”
1

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
5

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.