Desigualdad
El relator de la ONU pide acción política urgente tras su visita a la España que hiela el corazón

Philip Alston confía en que el nuevo Gobierno tome medidas urgentes para paliar las desigualdades que ha observado en una de las dos Españas, la de la población “que lucha por sobrevivir”. Dice que el adjetivo que más ha escuchado durante su estancia ha sido “abandonados”.

el de Relator Especial de Naciones Unidas Philip Alston
El Relator Especial de Naciones Unidas Philip Alston visita a trabajadores migrantes en Huelva, Andalucia. © Bassam Khawaja 2020
8 feb 2020 06:00

En una descripción poética que se acopla a la realidad que ha visto durante sus casi dos semanas de visitas a España, Philip Alston, relator Especial de la ONU sobre extrema pobreza y los derechos humanos, explicó que ha visto “dos Españas”, una próspera que ya conocía de sus visitas turísticas y la otra poblada por “gente en el límite, luchando para sobrevivir”. El principal problema, según indicó ayer 7 de febrero en la rueda de prensa donde presentó sus conclusiones preliminares, es que “muchos españoles no reconocerían como parte de su país” algunos de los lugares a los que ha dirigido su atención: la Cañada Real en Madrid, Los Pajaritos —a las afueras de Sevilla— o los pobladores de recolectores migrantes de la fresa en Huelva son algunos de esos puntos “con peores condiciones que un campamento de refugiados”, señaló Alston.

La visita del relator de la ONU ha coincidido en el tiempo con los primeros pasos del Gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos, lo que Alston no ha pasado por alto. Es positivo que el Gobierno esté comprometido por la justicia social, explicó, pero los desafíos son especialmente acuciantes, especialmente en materia de vivienda. Un derecho que, como señala, está reconocido por la Constitución pero que se tiene “que empezar a tomar en serio”, ante una situación de emergencia habitacional que calificó como patética

La situación de la vivienda

En ese sentido, Alston recalcó que las políticas de construcción de vivienda social y los planes de promoción público-privados no son suficientes como para encarnar una solución por sí misma y, además, están pensadas a medio y largo plazo, lo que no resuelve el problema, que ha sido una “constante” en sus múltiples reuniones durante estos diez días.

Este experto en extrema pobreza y derechos humanos no dudó durante la rueda de prensa de ayer en aconsejar que el Gobierno de España tome en serio medidas para la limitación de alquileres, al menos en zonas sensibles, como las que han implementado ciudades como Berlín o París. “La discusión sobre el control de los alquileres es controvertida pero es una clave, hay que ir más allá de ese debate”, recalcó Alston, para quien la estabilización de precios, que tiene que ser “adaptativa y flexible” puede ayudar para “sanar esta situación”.

Philip Alston
Philip Alston, Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, durante la rueda de prensa de conclusiones de su visita.

El informe preliminar presentado por Alston —el definitivo será presentado a Naciones Unidas el próximo mes de junio— incide en los datos aportados por la fundación Foessa. Casi una de cuatro personas se encuentran en una situación de “exclusión de la vivienda”, según datos de 2018. Los precios del alquiler han subido un 50% en el periodo de 2013 a 2019, en un contexto de pérdida de poder adquisitivo del 7,8% en la última década. Tampoco se le ha escapado al relator de la ONU el ritmo de desahucios a raíz de la crisis ha producido 712.723 desahucios en los últimos trece años.

Especulación urbanística
Más de 2,5 millones de personas han sido desahuciadas en España desde 2008

Desde el inicio de la crisis en 2008, más de un millón de familias han sido víctimas de un desahucio. Hoy, el 68% de los desalojos son por impago de alquiler. 

Mirarse al espejo

“España tiene que mirarse al espejo, lo que va a ver no es lo que espera”, señaló Alston durante su alocución. “La imagen de España es la de un sistema basado en la familia, en la comunidad, en el que la gente que está en problemas será ayudada… Pero la economía ha cambiado, las condiciones sociales han cambiado, y ese sistema no ha cambiado, hay mucha gente a la intemperie”, recalcó el relator de la ONU.

Pobreza generalizada, un sistema de protección social inadecuado “que arrastra deliberadamente a un gran número de personas a la pobreza”, un sistema educativo segregado y anquilosado en el tiempo, un sistema fiscal que no ejerce como motor para la redistribución sino que ha beneficiado a las empresas, y una mentalidad burocrática “fuertemente arraigada”, dibujan un panorama sombrío, del que Alston solo quiso rescatar dos sectores: la sanidad pública, que calificó como una “joya” pese a las diferencias entre Comunidades Autónomas y el sistema público de pensiones.


Las “altas tasas de pobreza son una opción política”, ha resuelto Alston, quien cree que es necesaria una intervención decidida en política fiscal. “Es difícil de comprender pero, en primer lugar, se está recaudando menos que en Europa y las clases medias se están beneficiando más del sistema fiscal que los pobres”, apuntó, antes de apostillar que los impuestos sobre empresas han sido recortados un 10% durante los años de crisis. Por último, Alston pidió transparencia al Gobierno para saber cuáles son realmente los impuestos que pagan las empresas.

Segregación educativa y pobreza infantil van de la mano en otro de los capítulos que ha reseñado el relator en su visita. El abandono escolar temprano se da en una situación en la que los adolescentes y jóvenes son perjudicados por la quiebra del ascensor social que debería ser la educación que, “en principio es buena, gratis, universal, pero en la práctica mucha gente no tiene con qué pagar los gastos asociados”, resalta Philip Alston. En su visita ha constatado que hay “diferencias enormes en educación entre las comunidades. Es inevitable pensar que hay que tener una coordinación seria y el gobierno nacional es el único que puede marcar la diferencia”.

La exclusión del pueblo gitano, las condiciones de trabajadores migrantes con o sin papeles —algunos de los cuales viven “en las peores condiciones que he visto”, dijo Alston— de las mujeres víctimas de violencia de género o los menores extranjeros no acompañados son otros de los puntos que la visita del relator de la ONU ha puesto de relieve. “La palabra que he escuchado con mayor frecuencia es abandonados”, resume en su evaluación preliminar. Muchas familias, destaca, se encuentran en la disyuntiva entre comer y calentarse, como consecuencia de los altos precios de la energía.

Alston ha sido generoso con el nuevo Gobierno en su informe, ya que cree que la retórica de derechos sociales y justicia social que ha acompañado la formación de la coalición es positiva. También indicó su convicción de que las Comunidades Autónomas no se resistirán “si el gobierno implementa mecanismos de financiación para transferir fondos”. No obstante, España tiene poco tiempo para mejorar sus cifras, salir de la crisis con un incremento de la desigualdad fue una opción política y combatir esa decisión llevará años y, quizá, enfrentará a España con imágenes que no ha querido ver hasta ahora.

Relacionadas

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Desigualdad
La mejor vacuna es tu origen de cuna

Al innovar la economía capitalista se vuelve más eficiente (¡menuda eficiencia!), necesita menos mano de obra. Así que “entra en crisis”. Las ganancias empiezan a caer en picado. Es preciso recuperar la senda creciente de beneficios. ¿Cómo? Destruyendo las fuerzas productivas, destruyendo la capacidad de generar riqueza de un país. Una guerra, una crisis o una catástrofe sirven para ese propósito vital que es el renacer del capital.

4 Comentarios
#47362 14:30 12/2/2020

Decirle a Philip Alston que arregle Australia con su pobreza y su exigencia para trabaja en australia y no venga a echar mierda a España
Un saludo

Responder
0
0
#47246 17:56 10/2/2020

Soy un emigrante español, llevo es este pequeño, pero gran pais , cerca de 50 años, siempre estoy muy pendiente de la actualidad española y catalana. Me pregunto porque ese engendro de pais, borbonico, no ha progresado como este en el que hay menos injusticia social? y todos, repito, todos pagamos impuestos, incluidos los oligarcas e iglesias, pues ello repercute en las ayudas sociales de Hacienda. Porque el regimen 78 es diferente al resto de la UE? Porque el descarado privilegio de la Iglesia catolica en España? Salud y los mejores deseos para todos los que padecen esta descarada situaccion de injusticia social. Franternalmente. Martinez

Responder
0
0
#47142 10:47 8/2/2020

Estoy parado. Soy "apañol". Tengo que hacerme el DNI para trabajar pero ahora no puedo pagarlo. ¿Alguien me presta dinero pa'l DNI? ¿Por qué narices tengo que pedir prestado para el DNI?

Tampoco cumplo los requisitos para recibir ayudas (estar medio muerto bajo un puente) por senectud, por fertilidad, o por IPREM (ya sabéis, EL ENGAÑO DEL SALARIO MÍNIMO que oculta la congelación del IPREM) y demás engañifas de corruPPtos y jetas de izquierdas para EVITAR que potenciales creadores de comunidad en un FUTURO puedan tener acceso a ayudas AHORA y así en su lugar se conviertan en lastres, lumpen SIEMPRE.

A un ricachón del Opus con tres hijos le sale gratis el DNI, en cambio, YO NO PUEDO TRABAJAR -o emprender, generar- NI PAGAR IMPUESTOS PORQUE NO TENGO DINERO PARA PAGAR EL DNI. Ahí estoy, en un p*** limbo.

Mientras los "patriotas fascistas", "moderados ultracentristas" e "izquierdistas atontaos" (no hay más espectro, sólo infiltrados que cambian según sople el viento) me niegan el derecho a la ciudadanía, tampoco puedo estudiar, ya que -tras pedirte el DNI- hay que hacer un curso para tener acceso al nivel 3-8 que da acceso al curso B que da derecho a acceder al nivel 55-JKLque da acceso al curso H2 que otorga el nivel P3674 que otorga el acceso al curso de catedrático de mozo de almacén o posgrado de manipulador de alimentos. Aún aceptando todas esas trampas y pruebas en el juego, los parados, con mucho esfuerzo, las pasamos igual así que, ¿por qué negarnos el ACCESO prohibiendo el DNI a buena parte de ciudadanos españoles para evitar que podamos generar fuerza de trabajo y por ende, pagar impuestos para que así "el penúltimo pueda ayudar al último"?

Amos, digo yo, mientras tenga buena salud (ostras, a ver cómo renuevo la tarjeta del médico)

Municipalismo de pacotilla:

El ayuntamiento desppilfarrador de decenas de miles de habitantes donde vivo no tiene dinero ni para financiar el bus a nuestros mayores ni parados pero -eso sí- como buenos peperos de solera han encargado un pomposo y costoso estudio del cuento ese de "Agenda 2030" para analizar dónde pone una triste farola para el barrio rico. Ni mucho menos me van a pagar el DNI... los Derechos Fundamentales no deberían ser un tema municipal.

No es bueno que gente muy válida, mano de obra capaz de trabajar duro, de emprender y generar, de organizarse en cooperativa, en fín de solucionar problemas en nuestros barrios y ciudades, incluso de tener ideas para emprender y generar economía y productividad, esté tan castigada por sabandijas inútiles ricos de mansión y piscina junto a miles de campos de golf en zona carente de agua (véase Google Maps, achopijo, qué paradoja), a los cuales los ayuntamientos -"ellos", tercera persona gramatical- les regalan la vigilancia privada de sus urbanizaciones, su césped natural y su iluminación buena mientras en esa calle o ese barrio -tercera persona gramatical- donde vivo nos han quitado las farolas para poner LED defectuosas que no alumbran y aumentan la delincuencia y la gentrificación.

Por mí se pueden ir a la ****** los anticapitalistas, los comunistas, los socialdemócratas, europeistas, euroescépticos, ecologistas paseadores de perros a los que torturan, separatistas, libertarios, el trinazismo conservador-liberal, etc... mientras nos cuentan CUENTOS de "feminismo", "patriotismo", "PINteatral", "ecologismo", "lacitos amarillos", "libertad de religión", lo "malvados" que son los "okupas", "políticamente incorrectos" etc... Basura todos. Qué asco da tanto chorizo, ladrón y, sobre todo cuentistas.

Si yo, el más tranquilo y calmado en temas políticos y sociales debido a que no soy cuñao de palillo en boca -no tengo estudios, pero tengo educación- estoy así de cabreado, ni me quiero imaginar cómo estará un parado analfabeto. Luego nos preguntaremos por qué surgió la escoria racista, fascista, nazi, guerras civiles, Goebbels, Urdaci, 13TV, la TDT-Ultra "gratuita", Dividendo Digital de Pago, etc...

¿Tengo que rendirme, dejar de buscar trabajo, dejar de emprender, vender mi tv, mi cama y mis muebles, abandonar mi humilde -pero digno- hogar, vivir bajo un puente, engancharme al juego y a la heroína mientras robo carteras y bolsos y ser una pesada carga a esta sociedad para poder lograr tener DNI para trabajar o emprender? Dios mío, espero que no. Qué sociedad tan poco productiva.

Queremos pan, trabajo y dignidad, principal tarea de un ESTADO. No cuentos.

El PATRIOTISMO comienza por el DNI. (Art. 11.2 CE, art. 34, 42, 44, 45 DD.FF. UE art. 6 y 15 DD.HH. etc etc...) Los Derechos Fundamentales también. Menudo gol le metería este gobierno a los "patriotas" de hojalata.

Responder
15
4
#47224 12:47 10/2/2020

La principal tarea del ESTADO es el CONTROL. Despierta ya de una vez.

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
Liberan a los últimos internos del CIE de Madrid

Continúan abiertos los Centros de Internamientos de Extranjeros de Murcia, Valencia, Algeciras y Gran Canaria, donde la tensión ha ido en aumento al ver que otras personas son liberadas y los CIE cerrados en cumplimiento de la planificación estipulada ante el avance de la pandemia de coronavirus.

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Últimas

Obituario
Fausto Sánchez García: una vida comprometida con la clase obrera

Fausto Sánchez García (1928-2020) militante comunista y uno de los impulsores en Asturias de la Querella Argentina ha fallecido esta semana.

Coronavirus
Una política exterior europea a prueba de pandemias

La Unión Europea que entró en la pandemia del covid19 no va a ser la misma que salga de ella. Esta afirmación parece evidente, pero también es cierto que quizá aún no seamos conscientes de todos los ámbitos en los que esto va a ocurrir.

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia