Desahucios
‘Las 5 del Naranco’ serán juzgadas por intentar paralizar el desahucio de una pareja y su bebé

‘Las 5 del Naranco’ serán juzgadas en noviembre en Oviedo por intentar paralizar el desahucio de una pareja y su bebé en 2012.

La Policía arrastra a dos activistas en un desahucio en Oviedo en 2012
La Policía arrastra a dos activistas en un desahucio en Oviedo en 2012. Foto: Daniel Rozas.
28 oct 2019 06:00

Las imágenes de aquel desahucio se propagaron por medio mundo. Fue una mañana de finales de junio del año 2012. Decenas de personas, entre las que se encontraban Lucía, Hugo, Juan Luis, Marcos y Marta o, lo que es lo mismo, ‘Las 5 del Naranco’, fueron a apoyar a Jorge Ordóñez, Patricia Cordero y Amanda, su bebé de seis meses, para intentar evitar que les desalojaran del piso en el que vivían. Pero alrededor de éste, rondando la calle Augusto Junquera, se congregaban 60 antidisturbios que garantizarían el cumplimiento de la orden judicial a través de una actuación que personas allí presentes califican como “desproporcionada y violenta”. Algunos medios tildaron de ‘batalla campal’ lo que sucedió en Ciudad Naranco, Oviedo, aquel día.

Un total de 20 personas fueron detenidas durante las cargas policiales, entre ellas el propio Jorge Ordóñez, que permanecía en el interior de la vivienda junto a un grupo. Muchas de las allí reunidas eran simpatizantes o activistas de la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca (PAH). La mayoría quedaron absueltas. Sin embargo, y aunque hayan pasado ya siete años, ‘las 5 del Naranco’ no se han librado de los efectos de aquella acción. En noviembre tienen una cita en el juzgado de instrucción número 1 de Oviedo acusadas de amenazas, atentado y lesiones a la autoridad. Dos de ellas fueron identificadas el mismo día del desahucio; a las otras tres les llegó la notificación de su imputación cinco años después, cuando el caso estaba a punto de archivarse. “Yo era fotógrafa del 15M y era muy visible, habíamos creado una especie de periódico de la acampada y visibilizábamos muchas luchas”, explica Marta Blázquez. “Soy muy consciente de que me conocían y tengo clarísimo lo que están persiguiendo”, añade.

A Jorge y Patricia les expulsaron de la vivienda, y Jorge estuvo más de dos meses en huelga de hambre frente a Cajastur

La acción policial logró su objetivo y a Jorge y Patricia les expulsaron de la vivienda. Pero intentaron conservarla hasta las últimas consecuencias. De hecho, Jorge estuvo más de dos meses en huelga de hambre frente a Cajastur, la entidad que terminó echándoles a la calle. Además de dejarles sin el piso, les pedían que siguieran pagando los 108.000 euros de la deuda que tenían pendiente. Después de meses de recogida de firmas, visitas a la entidad, reuniones y mucha implicación ciudadana, consiguieron que se cancelase la deuda y lograron la dación en pago, es decir, al entregar la casa quedaron en paz con la entidad.

Vivienda
Colectivos de vivienda señalan que se está gestando el “cóctel perfecto” para repetir la crisis de 2008

La entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria y una reciente sentencia del Supremo podrían reactivar cientos de miles de desahucios paralizados por las sentencias de la justicia europea. Una manifestación recorre este sábado Madrid para exigir medidas urgentes para atajar la actual crisis de acceso a la vivienda.

Después de su desahucio, Jorge y Patricia vivieron una temporada en otro piso en Oviedo. Pero terminaron marchándose del país. A día de hoy ya no viven en España. Su proyecto de vida aquí no fructificó como esperaban. En un principio, cuando llegaron de Ecuador, él realizó trabajos en la construcción mientras su compañera se dedicada a limpiar casas. Después, con los ahorros que tenían, decidieron emprender y montaron una empresa de mensajería que funcionaba como subcontrata de otras. Pero con la llegada de la crisis, algunas empresas de transportes que requerían sus servicios, empezaron a no cumplir los plazos de pago y, por tanto, Jorge y Patricia, comenzaron también a no poder pagar su vivienda. Paradójicamente, una de estas empresas morosas fue Fastway, propiedad de José Suárez Arias-Cachero, ‘Felechosa’, quien por aquel entonces era también consejero general de Cajastur, la entidad que le concedió la hipoteca a la pareja. Paradójico y éticamente cuestionable.

Situaciones como la de Jorge y Patricia ocurren a diario. Personas que no pueden afrontar el pago de su hipoteca o de su alquiler y que no saben qué va a ocurrir con sus vidas. El Real Decreto 21/2018, de 14 de diciembre del pasado año, incluía una modificación del procedimiento de desahucio cuando afecte a ‘hogares vulnerables’ y se determinaba que se suspenderían estos procedimientos hasta que los servicios sociales tomasen las medidas oportunas. Que esta medida se cumpla o no es incierto, sobre todo por el cuestionamiento que la propia Administración hace del concepto de ‘vulnerabilidad’.

En cualquier caso, siguen adelante las citas para parar desahucios en todo el Estado. “Se trata de defender los derechos fundamentales”, explica Marta Blázquez. Lucía Rodríguez considera que sus imputaciones obedecen a un castigo ejemplar. “Creo que esto que están haciendo con nosotras es algo así como aleccionar a la gente, para transmitir un mensaje de precaución donde subyace que si te manifiestas puedes tener consecuencias”.

“Nos han imputado a nosotras como podrían haber imputado a otras personas; lo grave es lo que le pasó a Jorge y a su familia”

Junto a sus compañeras y otros colectivos, llevan meses organizando eventos donde informan de la causa y piden apoyo económico para enfrentar los gastos judiciales derivados del proceso y de las posibles sanciones que les impongan tras la sentencia. No obstante, y aunque consideran ‘injustificado’ el procedimiento, siguen teniendo presente qué es lo importante. “Lo nuestro es una consecuencia secundaria, nos han imputado a nosotras como podrían haber imputado a otras personas; lo grave es lo que le pasó a Jorge y su familia”, comenta Lucía. Sabe que puede salir del juicio con una cuantiosa multa, pero considera que el foco es otro. “Que te quiten la casa, que tengas una depresión porque la vas a perder o que te suicides por ello; eso sí es un verdadero daño”, añade.

Lucía y el resto del ‘Naranco’ son solo una muestra, pero por los juzgados de todo el Estado se dispersan personas encausadas en procesos judiciales por participar en las movilizaciones que han logrado distintas mejoras en el derecho a la vivienda.

Relacionadas

Vivienda
29 familias temen ser desalojadas por la Obra Social La Caixa

En pleno estado de alarma, la Obra Social La Caixa ha enviado una carta a tres familias que se beneficiaban de un programa de alquiler social, solo en el pueblo de Bustarviejo (Madrid) hay 29 en esta situación. La entidad reconoce que está ocurriendo en varios puntos del Estado.

Vivienda
Un estudio cifra en 684.385 los desahucios desde 2008 y concluye que la crisis se ha hecho crónica
Entre 2008 y 2019, más de 1,7 millones de personas fueron expulsadas de sus hogares, según un reciente informe del Observatori DESC, una muestra de un “modelo que no funciona” y que se ha convertido en permanente.
La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
4 Comentarios
#42192 23:31 29/10/2019

, Debo de ser algo torpe, no logro entender eso de "las cinco Naranco" cuando había 3 hombres y 2 mujeres.

Responder
2
3
#44636 12:48 13/12/2019

Eres muy torpe..

Responder
0
0
#42212 11:43 30/10/2019

Son personas, sustantivo femenino plural. Así tampoco te valdrá. Hacer del género, sustantivo masculino singular, un problema dialéctico es no querer ver más allá de lo que, como macho de la especie, no estás dispuesto a perder.

Responder
1
0

Destacadas

Coronavirus
Los gigantes de la alimentación se embolsan 18.000 millones mientras el hambre se extiende por el covid-19

Las hambrunas provocadas por la pandemia pueden provocar más muertos que el propio virus, según un informe de Oxfam. Mientras, las mayores empresas de alimentación y bebidas reparten 18.000 millones de euros en dividendos a sus accionistas.

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Coronavirus
Las redes vecinales desmontan en Cibeles el mito de Almeida: “Los servicios sociales no cogen el teléfono”

Las redes vecinales exigen frente al Ayuntamiento que el alcalde Martínez-Almeida garantice la alimentación de las 50.000 personas atendidas por las despensas solidarias. Ante la falta de apoyo institucional y el desgaste de estas iniciativas de apoyo mutuo, miles de personas podrían quedarse este verano "varadas en tierra de nadie, sin recursos para alimentarse”.

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos
El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.
Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Islas Canarias
Contra el hotel de La Tejita y su mundo (II): tierras arrasadas

En contraposición a lo que nos cuentan en el telediario acerca de las virtudes del turismo, los datos son demoledores: las zonas turísticas coinciden exactamente con las zonas con mayor índice de pobreza extrema no solo de Tenerife, sino de todo el Estado español.

Vivienda
Demanda del Sindicato de Inquilinas contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.