Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”

Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.
Monitor parto
Una mujer monitorizada antes del parto. David F. Sabadell
8 abr 2020 14:20

Martes 31 de marzo. Jessica Díaz (32 años) entra en el Hospital General de Alicante por las urgencias materno-infantiles y avisa de su estado. Pregunta al celador si puede subir con su marido, no puede. La acompañan andando hasta ginecología donde rompe aguas, pasa a dilatación, le enganchan los monitores y pregunta cuándo subirá su marido, ahora subirá, le dicen. Acaban los monitores, mira a su alrededor, ve el equipo formado por enfermera, ginecóloga y matrona, se entristece y ya sin fe, por última vez, se baja la mascarilla y pregunta dónde está su marido. A varias calles de allí, encerrado en un Citroen Xsara Picasso , Andreu maldice su suerte en grupos de whatsapp. Reenvía vídeos graciosos. Intenta relativizar. No puede. Recibe una notificación. Es una foto. Son las 22.50. Jessica y él acaban de ser padres de un bebé llamado Roc.

En el marco de actuación contra el coronavirus, algunos hospitales valencianos han acordado en estas últimas semanas prohibir el acompañamiento a las parejas durante la dilatación y el parto, una medida excepcional que pretendía proteger a todas las personas involucradas en el proceso de dar a luz, de la familia al personal sanitario. “Cuando por fin me dijeron que mi marido no podría subir noté a las tres sanitarias afectadas, como que no era cosa de ellas. Las tres se portaron de diez, pero yo eché en falta a alguien de mi confianza que me abanicara y me diera la mano. No es lo mismo que te aguante los hombros una enfermera a que te los aguante tu pareja”, observa Jessica.

mamas pais valencia coronavirus
Esta es la primera foto que Jessica envió a Andreu después de dar a luz

Durante el estado de alarma y hasta el 4 de abril los sanitarios de la Comunidad Valenciana estuvieron acatando decisiones unilaterales tomadas por la gerencia de cada centro hospitalario, pero el sábado pasado la Conselleria de Sanidad uniformó el criterio territorial con una directriz, prohibir el acompañamiento, que durante tres largos días ha sido ampliamente rechazada desde la obstetricia.

La Conselleria de Sanidad uniformó el criterio territorial de prohibir el acompañamiento, una directriz que durante tres largos días ha sido ampliamente rechazada desde la obstetricia

La Asociación de Matronas de la Comunidad Valenciana ha liderado en este periodo una campaña —con asociaciones, sindicatos, plataformas de usuarias y embarazadas adheridas— donde denunciaba la inconsistencia sanitaria de las directrices dictadas por el equipo de Ana Barceló. Finalmente, a última hora de la tarde de ayer, la Conselleria rectificó para volver a permitir que la mujer esté acompañada durante todas las fases del proceso, siempre y cuando el acompañante elegido por la gestante no presente síntomas de covid19.

De este modo, el nuevo protocolo se adapta a un escenario en el que ya existía contacto anterior y posterior entre padre/madre y sanitarios, respeta un derecho fundamental de la mujer regulado por ley y, no menos importante, sirve de aviso para autonomías y hospitales que quieran copiar la prohibición: tendrán a las matronas enfrente.

Pero lo cierto es que la norma ya ha privado de un derecho recogido en 2008 por la Estrategia de atención al parto normal en el Sistema Nacional de Salud. Y esa experiencia no va a volver. “Siempre me quedará la espina de que mi pareja no haya visto nacer a su hija”, lamenta la valenciana Laura Julve desde el Hospital de la Fe, ingresada todavía después de haber dado a luz —el lunes a las 21.15— a su hija Carmen. Esta autónoma de 36 años cuenta que llegó al hospital con la esperanza de poder subir con su pareja Millán, pero pronto pasó a dilatación y él quedó varado en las urgencias de Maternidad.

“Primero me hicieron el test del coronavirus y después estuve sola en una habitación desde las 12 hasta las 17 de la tarde. Entonces me bajaron a paritorio y allí, aunque las matronas me hicieron sentir muy bien, faltó la compañía que yo de verdad necesitaba. En ese proceso a las mujeres nos gusta estar arropadas y cuidadas”, dice Laura con la voz entrecortada. “Por suerte las matronas me dejaron hacer videollamadas dentro del paritorio y pude comunicarme con mi pareja mientras estuve en condiciones”, cuenta. Tras el parto recibió otra buena noticia: su test de coronavirus dio negativo.

“Hay momentos en la vida de una persona que no se pueden retransmitir a través de una tablet, en esos momentos hay que estar presentes y dar apoyo”, opina la matrona Paula García

La comunicación a través de un “dispositivo Smart” es una de las concesiones que contemplaba el protocolo anterior de la Generalitat Valenciana y que las matronas califican de indignante. “Hay momentos en la vida de una persona que no se pueden retransmitir a través de una tablet, en esos momentos hay que estar presentes y dar apoyo”, opina la matrona Paula García, a la vez que critica el exceso de celo en proteger a unas profesionales que saben bien cómo autoprotegerse.

Ese afán unido a la la improvisación derivada del estado de alarma están originado, según Sara Jort —de la plataforma El Parto es Nuestro—, malas praxis tales como la excesiva instrumentación de los partos con el uso de fórceps o ventosas, el acortamiento de plazos en los partos naturales o la escasez de anestesia epidural. “Además la separación sistemática se está traduciendo en que tenemos a bebés sanos en neonatos, cuando podrían estar con sus madres”, afirma la especialista.

mamas pais valencia coronavirus 2
Después del parto, Andreu por fin pudo conocer a su hijo Roc. Las sanitarias les dijeron que se encerraran en la habitación y no se quitaran las mascarillas bajo ningún concepto

En ese contexto Jessica se pregunta hasta qué punto tanta protección no pierde utilidad cuando una recibe el alta. “Andreu y yo entendemos que la situación es complicada y nos adaptamos. Él estuvo desde las 23 hasta las 2 esperando en la calle sin saber si podría conocer a su hijo. Yo me pasé casi todo el parto respirando en una mascarilla. Nos impiden estar juntos durante el parto. Lo respetamos, es lo que hay, pero luego se dan situaciones contradictorias difíciles de entender —apunta Jessica—. Nosotros llevamos tres semanas encerrados y somos muy cuidadosos con el distanciamiento y la higiene. Sabemos que no estamos contagiados. Presupongo que las sanitarias tampoco. Pero el sábado fuimos a la primera revisión del niño y había otras cuatro familias en la misma sala. ¿Cómo sé que esas personas son también cuidadosas?”, cuestiona, y redunda en una idea expresada antes: “Aunque quiten el protocolo, quienes ya lo hemos vivido mal no recuperaremos ese momento. Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”, dice entre sollozos esta maestra de Infantil.

Mejor suerte ha tenido Maite Colmenar (40 años), que en pocos días gozará de la preciada segunda oportunidad. El viernes 3 de abril sufrió un amago de parto y cuando llamó al Hospital Marina Salud le dijeron que entraría sola en urgencias. “Me quedé en shock”, relata esta profesora particular de Dénia, “llevábamos meses yendo a clases de preparto y siempre nos hablaron de la importancia de la pareja durante el proceso, de que no es un mero acompañamiento, no lo es”, subraya. 

“Te explican cómo debe hacerte los masajes para que no mueras de dolor y luego te piden que solo vayas al hospital si asoma la cabeza de la niña, antes ni te acerques; de modo que, con dolores y mucho miedo, te ves sola en un proceso de dilataciones y contracciones que dura hasta 16 horas”, rememora Maite. Su falsa alarma no se prolongó tanto pero tuvo tiempo de oír en la habitación contigua el nacimiento de otro bebé. “Mi pareja esperaba en el coche con el padre de ese bebé. Cuando le oí llorar informé a Héctor y él a su vez informó al papá. Ese hombre se enteró de que había sido padre a través de un completo desconocido”.

Maite y Héctor han esquivado el polémico protocolo y prevén que su hija Nela nazca el miércoles 15 de abril. Han pasado unos días horribles, rotos y llenos de incertidumbre, temiendo un desenlace por videollamada, leyendo los casos de mujeres que parieron solas y que todavía hoy, a criterio individual de hospitales, pasarán por ese trance. Han sentido rabia, pero en ningún momento olvidaron que al salir del hospital las matronas les prometieron dar batalla por los derechos de las mujeres embarazadas. Ayer mientras cenaban recibieron la noticia "contentos y aliviados”. Les  habían devuelto lo que siempre fue suyo. Habrá acompañamiento. Las matronas han ganado.

Relacionadas

Migración
Más de 800 personas internas en el CETI de Melilla se manifiestan para exigir el traslado a la Península

El miércoles 3 de junio más de 800 personas internas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla se manifestaron para exigir el traslado a la Península y que se garantice el asilo político.

Universidad
ConVIDa-20: o efecto da corentena no estudantado
A USC lanza unha enquisa online para observar como se sente o estudantado tras a corentena e de cara ao futuro. 
Salud mental
Los síntomas de depresión y ansiedad se disparan entre jóvenes por la crisis del coronavirus
Diferentes estudios atestiguan que el estallido de la pandemia está afectando notablemente a la salud mental de jóvenes de entre 18 a 34 años, entre los que se han incrementado los síntomas de depresión, ansiedad o inquietud por la incertidumbre derivada de la crisis del covid-19.
2 Comentarios
#56097 13:29 9/4/2020

Gente inmadura y egoísta incapaz de mirar más allá de su nariz y ver la situación de conjunto.

Responder
2
2
#56478 21:13 11/4/2020

En todo caso si son inmaduros, tienen derecho a serlo. ¿Quién eres tú para juzgar? Ahora la pulsión totalitaria que era latente, te da la legitimidad. Este confinamiento es demasiado discutible sanitariamente como para acabar con nuestros derechos con tales medidas administrativas y de orden público. Mira estos artículos antes de responder: https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/confinamiento-total-golpe-brutal-injustificado https://www.voltairenet.org/article209631.html https://www.voltairenet.org/article209571.html

Responder
0
0

Destacadas

Salud mental
Los síntomas de depresión y ansiedad se disparan entre jóvenes por la crisis del coronavirus
Diferentes estudios atestiguan que el estallido de la pandemia está afectando notablemente a la salud mental de jóvenes de entre 18 a 34 años, entre los que se han incrementado los síntomas de depresión, ansiedad o inquietud por la incertidumbre derivada de la crisis del covid-19.
Migración
Atrapadas en Marruecos

El Gobierno español desatiende las urgentes peticiones de retorno de mujeres embarazadas residentes en España y de origen marroquí que quedaron atrapadas tras el cierre de fronteras entre ambos países. Yousra y Jalila son dos de ellas.

Google
La Generalitat de Catalunya asume poner freno a Google en escuelas e institutos

La asociación Xnet logra un acuerdo para que el Departamento de Educación salvaguarde la privacidad de los menores a través de software auditable y servidores propios que garanticen la intimidad de sus datos.

Turismo
Ivan Murray: “El turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19”

El turismo ha frenado en seco con la pandemia y el hundimiento del sector tendrá un impacto brutal en la economía española. Iván Murray, profesor de la UIB e investigador en economía ecológica del turismo, analiza un fenómeno que tendrá en Baleares y Canarias su “zona cero del desastre”.

Medio ambiente
Andalucía, Madrid y Murcia reciben el premio Atila por su contribución a destruir el medio ambiente

Los premios que concede todos los años Ecologistas en Acción destacan la derogación de leyes de protección ambiental con la excusa del covid-19 y señalan la responsabilidad del Gobierno vasco en la catástrofe del vertedero de Zaldibar.

Coronavirus
Morbus coronaviri anno 2019: covid-19, tardocapitalismo y la muerte

Quizá una de las cicatrices más profundas que deje la pandemia de SARS-CoV-2 sea precisamente la psicológica o, si así se prefiere, la cultural. El envejecimiento y la muerte se avienen mal con la ideología de este período histórico que, a falta de mejor nombre, llamamos capitalismo tardío.

Migración
Más de 800 personas internas en el CETI de Melilla se manifiestan para exigir el traslado a la Península

El miércoles 3 de junio más de 800 personas internas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla se manifestaron para exigir el traslado a la Península y que se garantice el asilo político.

Últimas

Racismo
Cuando la memoria se hace rabia

La rabia expresada en las calles no surge del aire. La memoria que pretendió ser borrada ha sido recuperada desde lo político. Sin esa historia, sin todo ese recorrido, no se entiende lo que está pasando estos días en Estados Unidos.

Coronavirus
Enfermeras de Urgencias denuncian que les han negado mascarillas FFP2
Enfermeras y auxiliares del madrileño Hospital del Henares denuncian que el pasado domingo la supervisora de guardia les negó material de protección.
Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.