Camión Basura Vallecas
Un camión sale de Vallecas con dirección a Valdemingómez, donde cada días llegan toneladas de residuos. Álvaro Minguito

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: los que limpian las calles

¿Cómo trabajan los que limpian las calles? ¿En qué situación están? De nuevo, un asunto de clase.

José Luis Carretero

Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión

23 mar 2020 10:42

Según transcurren los día, y el efecto mortífero de la pandemia se hace cada vez más notorio, la dinámica propia de la economía capitalista se vuelve más acusadamente un asunto de clase: determinadas actividades siguen funcionando, pese a no ser en modo alguno esenciales —como la obra pública o el telemarketing—; los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo se multiplican, enviando al desempleo a decenas de miles de trabajadores mientras destacados capitanes de industria se permiten salir en los medios de comunicación haciendo promesas de ayuda al sistema sanitario que no terminan de cumplir.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: los trabajadores de Metro

Los Metros siguen abiertos en el marco de la brutal bifurcación histórica que significa la pandemia de covid19. Se está trabajando en el Metro. ¿En qué condiciones? 

Los sindicatos combativos fuerzan el cierre de grandes empresas que, sin embargo, pese a las órdenes de los poderes públicos, siguen abiertas sin cumplir las medidas de prevención necesarias, gracias a la fuerza —de auténtica vida y muerte, como podemos ver ahora— que implica la coacción del sistema salarial: tienes necesidades básicas y careces de medios de producción, luego tendrás que vender tu fuerza de trabajo, aunque te pongas en peligro tú mismo y a tu comunidad.

Mientras tanto, los servicios públicos esenciales siguen funcionando gracias a toda esa multitud de trabajadores y trabajadoras que han sido invisibilizados en las últimas décadas, incluso por la autodenominada “izquierda”: los obreros de cuello azul, los trabajadores manuales, los “chavs” de barrio. Los que no tienen tres posgrados, o, más bien, esas cualificaciones no son necesarias para el trabajo que prestan. Las cajeras, los reponedores, los limpiadores y limpiadoras, los “basureros”, los transportistas, los conductores de autobús y de metro, los portuarios, los teleoperadores. El proletariado de las contratas y subcontratas, siempre flexibilizado y precarizado, siempre abandonado por el discurso divino de una izquierda “alternativa” que entiende “el fin del trabajo” como una especie de utopía de clase media en la que todos nos dedicamos a la creatividad virtual y el estudio ecosocial mientras el metro y la limpieza viaria siguen funcionando todos los días por arte de magia, y no como un avance autogestionario sobre la producción que permita repartir el trabajo socialmente necesario en una sociedad de la abundancia vital —que no del consumo— para todos.

¿Quién nos limpia la basura? ¿Quién, literalmente, limpia la mierda de nuestras calles? Es una pregunta que se vuelve imperiosa cuando de la limpieza depende la profilaxis que evite el contagio, cuando la limpieza se vuelve, también, una cuestión de vida o muerte

Uno de esos sectores imprescindibles, que resulta curioso mencionar cuando todo duerme en la normalidad capitalista, porque deviene invisible a los ojos de la vulgata posmoderna, es el de la limpieza viaria. ¿Quién nos limpia la basura? ¿Quién, literalmente, limpia la mierda de nuestras calles? Es una pregunta que se vuelve imperiosa cuando de la limpieza depende la profilaxis que evite el contagio, cuando la limpieza se vuelve, también, una cuestión de vida o muerte. No nos engañemos, eso es así todos los días del año, pero solo desde hace una semana nos hemos vuelto, dolorosamente, un poco más conscientes de ello. ¿Cómo trabajan los que limpian las calles? ¿En qué situación están? De nuevo, un asunto de clase.

Joaquín M., militante del sindicalismo combativo de la limpieza viaria en la ciudad de Madrid (un área estratégica de la vida de la capital que el “gobierno del cambio” de Manuela Carmena no quiso recuperar para lo público, porque debió pensar que tenía cosas más importantes que hacer) no cuenta que los primeros días los trabajadores siguieron desplazándose en furgonetas ocupadas por cuatro o cinco personas, aunque esto ya no sucede; que se han establecido turnos, para que ahora sólo trabaje al mismo tiempo el 50% del personal; que les han indicado que vayan ya vestidos con el uniforme al centro de trabajo, y que vuelvan a su casa también sin quitárselo, para que no usen los vestuarios de los cantones. También nos cuenta que ha habido gente con familiares de riesgo en casa que han ido a trabajar; que no hay geles ni el líquido especial que se dijo que se iba a usar para desinfectar las calles, sino que se está usando jabón y lejía diluida. Para desinfectar los camiones, en lugar de hacer una limpieza exhaustiva les dan un bote de lejía y los trabajadores lo aplican en los sitios “donde piensan que van a tocar”. En horario nocturno se han generalizado los baldeos mixtos (un operario con la manguera y otro en el camión).

Las limpiadoras y los limpiadores, pues, combaten al virus en las calles, muchas veces con medios precarios y con una situación previa de precariedad laboral y vital

Miguel Montesinos, presidente, por la parte sindical, del Comité de Seguridad y Salud de la Unión Temporal de Empresas que realiza la limpieza viaria en Alicante, nos cuenta que hay escasez de guantes y de mascarillas; que al menos tres trabajadores de riesgo —por tener hechas traqueotomías— siguen trabajando durante la semana pasada; y que la empresa no responde a la reivindicación sindical de mantener una reserva de trabajadores en casa, para poder usarla si se producen bajas por la enfermedad en los próximos días, una petición reiterada de las organizaciones sindicales del sector en toda la geografía española.

Por su parte, Vanesa Toledo, delegada sindical de Solidaridad Obrera en ESMASA, la empresa pública de limpieza viaria de Alcorcón, una ciudad proletaria cercana a Madrid, incide también en el hecho de que la empresa no quiere escuchar las reivindicaciones de los trabajadores, que se circunscriben a la puesta en marcha de una reserva de un 50% de la mano obra en casa, turnándose para trabajar cada dos días, para no tener que cesar el servicio en caso de expansión de la enfermedad entre la plantilla, y a la utilización de mecanismos de movilidad funcional para que todos los trabajadores puedan dedicarse a la limpieza viaria, abandonando actividades absurdas en estos momentos como el borrado de grafitis o la limpieza de fachadas de los edificios públicos.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases

La expansión de la pandemia del coronavirus, que ha provocado la declaración en nuestro país del Estado de Alarma, la intromisión más acusada en los derechos individuales de los ciudadanos desde la caída del franquismo, está mostrando, en su más palmaria brutalidad, las contradicciones sociales principales del capitalismo terminal. 

Vanesa también nos avisa del caos administrativo que puede provocar la decisión de que el servicio de salud informe directamente a las empresas de las bajas médicas, dado que, al no poder explicitar en la comunicación a que se deben dichas bajas, los servicios administrativos de las empresas no podrán dilucidar si se trata de contingencias comunes o profesionales, abriéndose la posibilidad de que los trabajadores no reciban la totalidad de las prestaciones que les corresponden.

Las limpiadoras y los limpiadores, pues, combaten al virus en las calles, muchas veces con medios precarios y con una situación previa de precariedad laboral y vital. Una precariedad que se agrava por el hecho de que, en la mayoría de los casos, la deriva neoliberal de las últimas décadas ha provocado que el servicio se preste por contratas privadas, propiedad en muchos casos de grandes estructuras empresariales participadas por todo tipo de fondos e instrumentos de inversión internacionales, que buscan el máximo beneficio, a base de contener los costes laborales y las inversiones en medios materiales.

Un ejemplo, entre otros, de este tipo de estructuras es FCC, la gran empresa multiservicio que tiene contratada en parte la limpieza viaria en la ciudad de Madrid. FFC obtuvo un beneficio en 2019 de 266 millones de euros, un 6% más que el año anterior. Controlada por Carlos Slim, un multimillonario mexicano, alcanzó una cifra de negocio en 2019 de 6.276 millones, y ello pese a la investigación abierta en Panamá y España contra la empresa por un escándalo de corrupción vinculado al pago a políticos y funcionarios panameños para obtención de contratos de construcción.

Contratas públicas millonarias. Multimillonarios de ambos lados del Océano. Corrupción y pelotazos. Y Remunicipalizaciones que no terminan de implementar los que vinieron “a asaltar el cielo” una vez se afincan en los mullidos sillones del poder.

Trabajadores precarios de contratas, subcontratas y empresas públicas infradotadas, limpiando, en la noche, las calles del virus asesino que nos atemoriza a todos, sin que nadie les dé la palabra. No hay duda: un asunto de clase

Trabajadores y trabajadoras que limpian las calles, nos transportan, nos dan de comer, nos curan y nos cuidan en los hospitales. Trabajadoras y trabajadores que hacen propuestas para mejorar el servicio cuando todo se derrumba, cuando el pánico ataca, pese a estar en la calle con medios precarios y tener que volver, cuando termina la jornada, a viviendas precarias que a duras penas pueden permitirse pagar.

Millonarios con cuentas en Panamá, que parlotean como posesos en los medios de comunicación más comerciales. Trabajadores precarios de contratas, subcontratas y empresas públicas infradotadas, limpiando, en la noche, las calles del virus asesino que nos atemoriza a todos, sin que nadie les dé la palabra. No hay duda: un asunto de clase.

Relacionadas

Europa
No te duele Nadia Calviño, te duele la Unión Europea

La derrota de Nadia Calviño en su carrera por presidir el Eurogrupo parece una oportunidad perdida para cambiar la Unión Europea. Pero que alguien como ella haya llegado y que haya ganado un irlandés solo demuestran que nada va a cambiar pase lo que pase.

Coronavirus
Las redes vecinales desmontan en Cibeles el mito de Almeida: “Los servicios sociales no cogen el teléfono”

Las redes vecinales exigen frente al Ayuntamiento que el alcalde Martínez-Almeida garantice la alimentación de las 50.000 personas atendidas por las despensas solidarias. Ante la falta de apoyo institucional y el desgaste de estas iniciativas de apoyo mutuo, miles de personas podrían quedarse este verano "varadas en tierra de nadie, sin recursos para alimentarse”.

Coronavirus
Los gigantes de la alimentación se embolsan 18.000 millones mientras el hambre se extiende por el covid-19

Las hambrunas provocadas por la pandemia pueden provocar más muertos que el propio virus, según un informe de Oxfam. Mientras, las mayores empresas de alimentación y bebidas reparten 18.000 millones de euros en dividendos a sus accionistas.

16 Comentarios
#52206 7:33 24/3/2020

A tod@s l@s barrus@s

15-3-2020

Soy barrendero de Madrid y somos trabajadores de riesgo, de mucho riesgo, estamos trabajando sin las medidas adecuadas, las empresas no cumplen muchos de los protocolos que se han pautado para evitar contagios, nos cambian los horarios de entrada y de salida para no tener contacto con otros turnos, nos lo modifican quitándonos la media hora de bocadillo para reducir la jornada media hora, son medidas que pueden ser eficaces, pero se obvian otras en cuanto a higiene que pueden hacer que nos contagiemos fácilmente ...
-No nos proporcionan mascarillas ni guantes de látex, cuando el plan de actuación laboral que sacó el ministerio de sanidad lo recoge (Dentro del grupo 2: Personal no sanitario que tenga contacto con material sanitario, fómites o desechos posiblemente contaminados.)
Turnos de 7 horas en la calle, recogiendo infinidad de objetos de suciedad que pueden estar infectados como las mismas mascarillas que no nos dan a nosotr@s, clines, guantes de latex, botellas, latas, etc...
cuando cogemos una papelera y la echas al cubo, cae la suciedad levantando polvo que podemos inhalar o que se nos puede impregnar en la ropa, con el peligro que conllevan los objetos que contienen...
-No se están haciendo limpiezas más exhaustivas de las herramientas de trabajo.(carros, cubos, cepillos, escobijos, etc)
Estas herramientas se comparten entre compañeros de diferentes turnos sin que se laven entre un turno y otro.
-No nos proporcionan jabón desinfectante y el que proporcionan suele estar en mal estado, el método de secado tampoco es el oportuno.
Terminas tu jornada y la limpieza personal de cada operari@ depende de uno mism@ porque la empresa no se está proporcionando productos adecuados para las circunstancias actuales.
-No se están limpiando los vehículos en las condiciones adecuadas.
Se reutilizan balletas rehusadas y el producto que se utiliza no es específico para la desinfección de virus.

En estas circunstancias excepcionales decretado un estado de alarma está claro que las contratas y el ayuntamiento no están actuando a la altura para la protección de los trabajadores y trabajadores de un servicio que en estos momentos es tan esencial para la ciudadanía, esperemos que gracias a las precauciones de cada un@ de nosotr@s no nos veamos infectados en un porcentaje alto dentro del sector.

También esperemos que no terminemos pagando los de siempre la crisis económica que puede traer esta pandemia, en ciertos sectores como en educación ya a habido 8.000 despidos en Madrid y se están disparando los ERTES y ERES en diferentes sectores, esperemos que en nuestro sector no nos vuelva a tocar como en 2013, siempre hay otras soluciones para que los trabajadores no
salgan malparados...

http://elbarruso.simplesite.com/

Responder
10
2
#56575 15:09 12/4/2020

Apuntar que no sabemos todavia que va a pasar con los dias que estamos en casa cumpliendo los servicios minimos " voluntarios". No sabemos si nos van a hacer recuperarlos, de que manera, si la empresa y ayuntamiento y sindicatos van a primar el dinero o los trabajadores

Responder
0
0
#57741 12:03 20/4/2020

Y que va pasar con los que no hacer servicios mínimos y van todos los días , por qué si no hay que devolver los días no trabajados , de alguna manera habrá que recompesar a los que han ido a trabajar

Responder
0
0
#58590 22:02 26/4/2020

Barrendero de Madrid, de qué zona? Porque en algunos barrios no hay ninguno desde el 11 de Marzo

Responder
0
0
#59523 11:09 6/5/2020

En Alcobendas van todos a trabajar menos personas de riesgo y de más de 60 años. Aquí no se aceptó, como ocurrió en Madrid, la propuesta de que el 50% trabajara una semana y el otro 50% descansara, cuando los trabajadores lo estaban pidiendo a gritos, el ayuntamiento dijo que pagaban para que saliera toda la plantilla. Al principio no tenían de nada para protegerse, ni unos tristes geles desinfectantes, el que podía se protegía con lo que tenía en su casa. Con el tiempo hay q reconocer que comenzaron a llegar equipos de protección, pero ya fue tarde, ya había contagio.

Responder
0
0
#52183 4:57 24/3/2020

Buen artículo, solo te ha faltado poner que están llevando a cabo una reducción de personal del 33%

Responder
4
2
#56582 15:35 12/4/2020

Y te ha faltado decir quien va a asumir esos dias no trabajados.
Ahora el 50%
Se va a ahirrar el ayuntamientovese dinero? Lo asumen las empresas? O, como siempre, a costa de dias de lis trabajadores?????

Responder
0
0
#52067 23:15 23/3/2020

Felicidades por el artículo. Y gracias a la gente que ahora está manteniendo el país, a pesar de no presumir "titulitis", porque aunque parezca imposible muchos de ellos también los tienen, pero cuando las responsabilidades económicas aprietan, se trabaja de lo que sea.
Lo que si están demostrando es una gran responsabilidad en su trabajo, aún sin tener las medidas necesarias para cumplir con su trabajo.

Responder
3
2
#51978 19:52 23/3/2020

Si llevase sombrero, me lo quitaría para saludar al informador que ha escrito este artículo; como no lo llevo, lo saludo con un apretón de mano virtual: CHAPEAU!!

Responder
4
1
#51968 19:27 23/3/2020

https://m.youtube.com/watch?v=I2ZKZLnq8ns

Responder
0
0
#51828 13:03 23/3/2020

Enhorabuena por el artículo. Porque deja muy claro que nuestra izquierda actual ha dejado de lado cuestiones tan básicas como la lucha de clases.

Responder
5
2
#51887 15:47 23/3/2020

Están ocupadxs solxs y borrachxs llegando a casa

Responder
0
0
#52223 10:34 24/3/2020

Al menos no destrozan como la derechona neoliberal y los voxenetas.

Responder
0
0
#51808 12:05 23/3/2020

Muy certero. Enhorabuena

Responder
5
3
#58263 15:57 24/4/2020

No tiene q ver los titulitis conque de un tiempo a esta parte haya gente q les pueda cierto orden y limpieza antes de marchar a Marte. Conrado prieto

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Los gigantes de la alimentación se embolsan 18.000 millones mientras el hambre se extiende por el covid-19

Las hambrunas provocadas por la pandemia pueden provocar más muertos que el propio virus, según un informe de Oxfam. Mientras, las mayores empresas de alimentación y bebidas reparten 18.000 millones de euros en dividendos a sus accionistas.

Europa
No te duele Nadia Calviño, te duele la Unión Europea

La derrota de Nadia Calviño en su carrera por presidir el Eurogrupo parece una oportunidad perdida para cambiar la Unión Europea. Pero que alguien como ella haya llegado y que haya ganado un irlandés solo demuestran que nada va a cambiar pase lo que pase.

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Coronavirus
Las redes vecinales desmontan en Cibeles el mito de Almeida: “Los servicios sociales no cogen el teléfono”

Las redes vecinales exigen frente al Ayuntamiento que el alcalde Martínez-Almeida garantice la alimentación de las 50.000 personas atendidas por las despensas solidarias. Ante la falta de apoyo institucional y el desgaste de estas iniciativas de apoyo mutuo, miles de personas podrían quedarse este verano "varadas en tierra de nadie, sin recursos para alimentarse”.

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos
El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.
Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Islas Canarias
Contra el hotel de La Tejita y su mundo (II): tierras arrasadas

En contraposición a lo que nos cuentan en el telediario acerca de las virtudes del turismo, los datos son demoledores: las zonas turísticas coinciden exactamente con las zonas con mayor índice de pobreza extrema no solo de Tenerife, sino de todo el Estado español.

Vivienda
Demanda del Sindicato de Inquilinas contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.