Contigo empezó todo
Castilblanco, la masacre que cambió de bando

A finales de 1931, una multitud de campesinos en huelga linchó a cuatro guardias civiles en un pueblo de Badajoz.

Castilblanco
26 dic 2019 05:20

Llueve hacia arriba. Los ratones persiguen a los gatos. En Castilblanco, el 31 de diciembre de 1931 ocurren sucesos paranormales. Ha habido una masacre, pero eso no es precisamente extraño en un país donde las fuerzas de orden público son expertas en jugar al tiro al plato con los rebeldes. Si observamos los cinco cadáveres que hay frente a la Casa del Pueblo de este pequeño pueblo de Badajoz, descubrimos un acontecimiento extraordinario. Solo uno de ellos corresponde a un trabajador. Los otros cuatro son guardias civiles. ¿Qué ha pasado en Castilblanco?

La impaciencia llega a Siberia

Esta localidad, entonces con cerca de 2.700 habitantes, se encuentra en la ‘Siberia extremeña’, comarca del noreste de Badajoz así llamada desde principios del siglo XX por su aislamiento así como por su lejanía respecto a ciudades importantes. En el caso de Castilblanco, se accedía cruzando en barca el Guadiana y distaba 200 kilómetros de Badajoz y 140 de Ciudad Real.

El reloj de la historia se había parado en Castilblanco. Dejado de la mano de cualquier dios, en el pueblo los años pasaban ahogados entre el feudalismo y el caciquismo. Por no haber, no había ni dos candidatos al Ayuntamiento: el alcalde fue elegido en 1931 por falta de oponentes. Sin embargo, los primeros pasos de la República comenzada ese mismo año sacudieron el sopor de la localidad. La Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra (FNTT), brazo rural de la UGT que llegaría a contar con un verdadero ejército de jornaleros en la provincia, llegó a Siberia, implantándose progresivamente en la zona desde la primavera al invierno.

Se oyeron insultos a la Guardia Civil, a los que los cuatro hombres respondieron con disparos al aire, lo que encendió definitivamente los ánimos

Durante la estación fría había todavía menos trabajo en el campo, lo cual disparaba la tensión. La FNTT convocó una manifestación para el día 20 de diciembre en demanda de empleo. Fue disuelta por la Guardia Civil. El sindicato respondió entonces con la declaración de huelga general para los días 30 y 31, añadiendo a sus reivindicaciones el traslado del mando de la Guardia Civil, acusado de complicidad con los propietarios.

El cóctel explosivo estaba preparado entre una masa obrera a la que se habían hecho grandes promesas pero veía cómo su cotidianeidad era la misma de siempre sumada a unas fuerzas represivas poco dispuestas al diálogo. El día 30 la manifestación transcurrió sin problemas, pero no así el último día del año. El alcalde a quien nadie había votado necesitaba sus cinco minutos de gloria y no se le ocurrió nada mejor que enviar a los cuatro efectivos de la Guardia Civil a la Casa del Pueblo que ejercía como sede de la FNTT.

Fuenteovejuna en Extremadura

Los cuatro agentes se presentaron ante la manifestación de 500 personas e instaron a que se disolviese. Los huelguistas, claro está, no estaban por la labor. Se oyeron insultos a la Guardia Civil, a los que los cuatro hombres respondieron con disparos al aire, lo que encendió definitivamente los ánimos. Un manifestante cayó muerto, y una lluvia de palos, cuchillos y piedras se abatió sobre los cuatro guardias civiles, que allí mismo perdieron la vida.

En el verano siguiente 13 de ellos serían condenados, siete a pena de muerte y seis a cadena perpetua (las penas serían rebajadas más tarde)

La noticia cayó como una bomba sobre unas altas esferas acostumbradas a que la Guardia Civil segara vidas, pero que consideraba absolutamente intolerable que se produjera la situación inversa. Santiago Casares Quiroga, ministro de Gobernación, asistió al funeral de los cuatro guardias civiles, pero nadie le vio en el del obrero fallecido. La prensa republicana y monárquica hizo correr ríos de tinta sobre las “turbas” de “primitivos”. Una de las excepciones fue el doctor Gregorio Marañón, que llamó a reflexionar sobre las causas y comparó la situación con la de la obra de Lope de Vega Fuenteovejuna, en la que los habitantes de un pueblo se toman la justicia por su mano frente a un comendador real. Por su parte, la prensa obrera, como El Socialista y Solidaridad Obrera, culpó de los hechos a las autoridades y a la falta de soluciones sociales, y señaló la patente diferencia en el tratamiento de unas muertes y otras.

Mientras tanto, Castilblanco sufría la venganza. En la misma noche del día 31, un importante destacamento de la Guardia Civil se presentó en el pueblo. En los días siguientes serían detenidas 45 personas. Los interrogatorios se realizarían en el Ayuntamiento, en cuyo balcón los arrestados permanecieron atados con cuerdas y expuestos al frío invernal. La mitad serían enviados a la cárcel de Badajoz y en el verano siguiente 13 de ellos serían condenados, siete a pena de muerte y seis a cadena perpetua (las penas serían rebajadas más tarde).

En los cinco días siguientes, la Guardia Civil ahogó sus penas en sangre y recobró con ahínco su papel de verdugo. 3 de enero: dos campesinos muertos en Zalamea de la Serena (Badajoz) y dos obreros azucareros muertos en Épila (Zaragoza). 4 de enero: cuatro campesinos muertos en Jeresa (Valencia). 5 de enero: 11 huelguistas acribillados en Arnedo (La Rioja). La República del Orden había vuelto a la normalidad.

Relacionadas

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.   

Coronavirus
Sobre las medidas del Gobierno desde una perspectiva social

En una serie de comentarios queremos exponer desde nuestro punto de vista la repercusión que tienen algunas de las medidas tomadas por el Gobierno estatal y la Comunidad Autónoma de Extremadura, así como reclamar otras que consideramos muy necesarias para mantener a flote a ciertos sectores sociales que están siendo los mayores sufridores de esta crisis global.

Educación
Ahora más que nunca, no perdamos el curso

Seguir haciendo ejercicios y tareas sin que el profesorado pueda hacer un seguimiento del alumnado solo aumenta la brecha educativa que ya de por sí es grande. El alumnado de bajo rendimiento no conseguirá avanzar en aquellas familias que no tienen recursos para apoyar el aprendizaje.

5 Comentarios
#45310 24:42 31/12/2019

Asesinar a una persona es injustificable, sea civil o policial.
No hay que olvidar que los guardias civiles eran de extracción popular y estaban a las órdenes de la patronal y los caciques. Los verdaderos responsables de las atrocidades.

Responder
1
2
#45256 15:27 30/12/2019

Asesinar a las fuerzas del orden cuando éstas cumplen con su deber es rechazable siempre. Ya sabemos cómo terminó todo aquello.

Responder
1
0
#45104 12:31 26/12/2019

Evidentemente, las fuerzas del orden, sobretodo militares y Guardia Civil, siempre estuvieron inclinados del lado del latifundio frente a las demandas de reforma agraria y justicia de los campesinos. Su historial de apoyo empresarial y feudal venía de largo tiempo atrás

Responder
7
1
#45102 9:47 26/12/2019

en aquellos tiempos Extremadura era una ejemplo de rebeldía y diginidad, ahora estamos adormecidos y sumisos

Responder
12
4

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras  en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”

Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid19 y defiende una república feminista.

Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.