Un supermercado para facilitar el consumo responsable

Food Coop BCN es un proyecto de supermercado cooperativo que surge en Barcelona y que trata de aunar los valores ambientales y sociales de las cooperativa de consumo agroecológico con las ventajas y la comodidad que presenta el formato de los supermercados.

Food Coop BCN
Convocatoria para impulsar la creación de un supermercado cooperativo en Barcelona
Comisión de comunicación de Food Coop BCN

publicado
2019-03-11 09:00:00

«No dudes de que un grupo de ciudadanos concienciados puede cambiar el mundo», afirmaba la antropóloga Margaret Mead. Ese es precisamente el origen de Food Coop BCN. Un grupo de personas, concienciadas, pero con un punto de inconsciencia, nos reunimos para ver una película, Food Coop. El documental trata sobre el supermercado cooperativo fundado en Brooklyn, Nueva York, en 1973 y que agrupa a más de 17.000 socios. Contagiados por el entusiasmo y por la capacidad de transformación social que desprende esta película, decidimos que queríamos un proyecto como ese para Barcelona.

¿Por qué no? Al fin y al cabo, el codirector del documental, Thomas Boothe, también es el socio fundador de La Louve, un supermercado cooperativo de París inspirado en el Food Coop que abrió sus puertas en 2016 y que cuenta con 6.000 personas socias. Otras 30 experiencias en Francia y Bélgica están siguiendo la estela del pionero neoyorquino.

Así que en Barcelona, como meses antes se había hecho en Madrid, promovimos una convocatoria a través de redes sociales para captar gente interesada en la iniciativa. Aquel primer encuentro, celebrado el 15 de marzo de 2018, congregó unas 250 personas interesadas en las Cotxeres de Sants. Después de unas cuantas reuniones, de buscar asesoramiento, y de mucho trabajo, el proyecto va tomando forma.

Trabajando en el proyecto

Ahora estamos trabajando en el plan de empresa, en el mapeo y en la definición de nuestra misión, visión y valores, así como el modelo de supermercado. Basándonos en los principios de soberanía alimentaria queremos facilitar el acceso a una alimentación sostenible, sana, justa y asequible para todos, especialmente para los que cuentan con pocos recursos para ello, y promover el consumo responsable entre amplias capas de la población.

Entendemos que un supermercado cooperativo no va sólo de alimentación o de consumo, sino de relaciones. Por una parte, las relaciones directas y de confianza que queremos establecer con productores. Por otra, las relaciones dentro de nuestra comunidad de socios que podrán dedicar unas horas de trabajo mensuales en el supermercado no sólo como forma de reducir costes sino también manera de dar pie a otras actividades que queremos potenciar como charlas, talleres, visitas…. estrechando lazos también con los vecinos y vecinas del barrio.

Este es el modelo del Food Coop de Brokliyn. El 70 % del trabajo lo realizan los asociados que se comprometen a trabajar en el súper 2 horas y 45 minutos al mes, aunque con total flexibilidad. Pero esto no sería posible sin una sólida estructura profesional que, con 80 personas asalariadas (1 director general, 9 cargos directivos más y 70 trabajadores y trabajadoras), aporta estabilidad organizativa al proyecto, además de generar empleo en una iniciativa de economía solidaria.

Nuestra particular Food Coop

Nosotros todavía estamos definiendo el modelo de nuestro particular Food Coop pero queremos que aúne las ventajas de dos formas de consumo que parecen antagónicas: supermercado y cooperativa de consumo agroecológico, el típico grupo de consumo de barrio.

Supermercado:

  • Extensa oferta de artículos, no sólo alimenticios.
  • Horarios comerciales amplios para mayor comodidad.
  • Libertad para elegir productos y cantidades.
  • Precios asequibles.

Cooperativo y social:

  • Productos de proximidad, sostenibles y saludables.
  • Relación directa, justa y de confianza con los proveedores.
  • Sin ánimo de lucro.
  • Gestión democrática, participativa y transparente.
  • Garantía de respeto a los derechos laborales de los trabajadores.
  • Reducción de residuos.
  • Espacio de encuentro donde se promueven actividades de interés para la comunidad.

Sumando impulsos y fuerzas

Para conseguir este objetivo, hemos creado la Asociación para el Impulso de Supermercados Cooperativos en Barcelona formada actualmente por 25 socias. El Ayuntamiento de Barcelona, a través de la agencia de desarrollo local, Barcelona Activa, nos ha concedido una subvención de 35.000 euros. Además, hemos sido seleccionadas para ocupar un espacio de trabajo en la InnoBAdora, la incubadora de empresas de la Economía Social y Solidaria que promueve Barcelona Activa. Todo ello se traduce en que ya contamos con tres personas trabajando de forma asalariada para dar impulso al proyecto y una tercera que se incorporará próximamente.

Por otra parte, estamos sumando fuerzas con las cooperativas de distribución y comercialización de alimentos Frescoop (a través de su proyecto MengemBages) y Queviure Responsable para promover tres nuevos proyectos cooperativos: un supermercado en Barcelona (el nuestro), otro en Manresa y una central de compras en Tierras del Ebro. Para este proyecto conjunto de país hemos recibido una subvención de 200 mil € de la Generalitat de Catalunya. Nuestra idea es avanzar en la colaboración con otras iniciativas similares del Estado Español como por ejemplo Som Alimentació en Valencia, Landare en Navarra, La Osa en Madrid o A Vecinal en Zaragoza pero también con proyectos de otros países. Nos gustaría crear un modelo con unos valores compartidos por estas iniciativas y realizar acciones conjuntas.

Para más información o participar en el proyecto escribidnos a hola@foodcoopbcn.cat o seguid a FoodCoopBCN por las redes sociales: Facebook y Twitter.


Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Relacionadas

Andalucía
Libia Verde: memoria andaluza de la Jamahiriya.

En la madrugada del 15 de abril de 1986 la población civil de Trípoli, capital de Libia, junto con algunos objetivos militares, son bombardeados por las fuerzas aéreas y navales de Estados Unidos. Más de cien personas murieron bajo el ataque perpetrado en 1986, entre ellas, una de las hijas de Muammar al-Gaddafi, teórico y líder político de la Jamahiriya. Lo que es poco conocido es que en el momento de dicho bombardeo, se encontraban en Libia jornaleras y jornaleros del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) y militantes de otras organizaciones políticas y sociales andaluzas. ¿Qué hacían estas andaluzas y andaluces en Libia? ¿Qué nos pueden contar de lo que vivieron allí?

Comercio justo
Papas andinas de colores
¿Cómo podemos integrar las diferentes alternativas de consumo responsable que se ofrecen desde distintos ámbitos?
Cooperativismo
Cooperativismo frente a las economías colaborativas
La precariedad laboral de las repartidoras en bicicleta ha dado lugar a movimientos de protesta y a alternativas basadas en la cooperación y la horizontalidad.
4 Comentarios
Andrés 14:12 11/3/2019

Si hay personal asalariado ya entra en contradiccion con la definicion de cooperativismo.

En ese caso habria que hablar de "supermercado participativo", donde productores y clientes participan en su funcionamiento dentro de una red de proximidad y calidad de los productos (suelen ser bio, en su mayoria) teniendo como objetivo un consumo responsable con una menor huella ecologica.

Si fuese un "supermercado cooperativo" no habia asalariad@s, solo soci@s

Responder
1
1
#31543 20:13 12/3/2019

Existen muchos tipos de cooperativas. No estoy de acuerdo con la contradicción que propones.

Responder
0
1
Andrés 8:35 13/3/2019

También existen muchos tipos de feminismos, ecologismos y capitalismos ..... pero desde un punto de vista de la lucha de clases solo uno es viable.

Con el cooperativismo para lo mismo. Si tienes personal asalariado ya estas usando una herramienta capitalista como el contrato de trabajo que no es mas que un contrato de subordinacion, sin hablar de que en la propia definicion de trabajo asalariado ya esta implicito el concepto de explotacion. La diferencia es que en una cooperativa el asalariado no tendria un solo patron sino el conjunto de los socios de la cooperativa.

Yo creo, y es mi opinion personal, es que en este tipo de supermecados la denominacion mas correcta seria "supermercados participativos"

Responder
3
0
#31492 14:29 11/3/2019

Y si para ser asalariado tienes que ser socio?

Responder
0
0
Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Destacadas

Municipalismo
Las compras de tu ayuntamiento pueden ser feministas

Las licitaciones y compras por parte de las administraciones públicas pueden ser una herramienta efectiva para luchar contra la desigualdad de género y el machismo. Los ayuntamientos están jugando un papel muy importante en esa lucha, pese a las reticencias no solo de las empresas, sino también internas.

Vivienda
El movimiento por la vivienda consigue la primera multa por acoso inmobiliario

Con esta medida sin precedentes, el Ayuntamiento de Barcelona aplica por primera vez la ley de vivienda de 2007 que permite multar a la propiedad por acoso inmobiliario. Una “gran noticia” para el movimiento por la vivienda que ha impulsado el caso.

Feminismos
Sara Ahmed: “La felicidad es una técnica para dirigir a las personas”

Sara Ahmed, escritora feminista y académica independiente, lleva años investigando los mecanismos institucionales que dificultan e impiden que las quejas por sexismo, racismo o acoso sean escuchadas y atendidas.

Opinión
No desistir

Hay tantas y tantos a punto de bajar la guardia... ¿Rendirse? Eso sería demasiado poético.

Eléctricas
Usagre, capital europea de la energía solar

La Transición Energética en Extremadura marca como primer hito la planta fotovoltaica de Iberdrola en Usagre, la que será la instalación de energía solar más grande de Europa. Algunos especialistas consultados, sin embargo, mantienen serias objeciones al modelo implementado de transformación hacia energías limpias. 

Últimas

Maltrato animal
Animalistas protestan contra la ‘McCrueldad’
La asociación animalista Igualdad Animal protesta frente a un restaurante McDonalds en el Día Mundial Sin Carne.
Extremadura
El 25 de Marzo de este año llegará hasta Madrid
La acciones centrales de este año se trasladan de Mérida a Badajoz, adelantando la jornada reivindicativa al sábado día 23 para facilitar la participación ciudadana en los actos.
Huelga feminista
Tras el ocho de marzo, ¿los hombres qué?
3

El papel asignado a los hombres el día de la huelga debiera ser el que asumiéramos todos los días del año. Que el grito de ese día nos retumbe durante todo el año en los tímpanos es lo deseable. Porque ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria.

Tribuna
Por una política de la vida cotidiana
Que la entrada en esto de la política institucional tiene un punto de no retorno creo que es algo que no se le escapa a nadie a estas alturas. Ahora bien, caer en que las personas que han ocupado determinados cargos públicos son insustituibles es un error que no deberíamos cometer.