Cooperativismo
El cooperativismo como estrategia contra las economías colaborativas

La precariedad laboral de las repartidoras en bicicleta ha dado lugar a numerosos movimientos de protesta y a alternativas basadas en la cooperación y la horizontalidad, como La Pájara Ciclomensajería.

La Pájara Ciclomensajería
Algunos de los miembros de La Pájara Ciclomensajería
La Pájara Ciclomensajería

publicado
2019-01-17 09:00

Salimos de noche, es diciembre en Madrid. Este año ha sido particularmente lluvioso. Aunque el invierno en esta ciudad suele ser benevolente, este año ha sido más húmedo, nublado y frío que los anteriores.

Esta noche por suerte no hay lluvia, igual no quita que sea un infierno. Llevamos meses con obras por las principales calles de la capital: conductores cabreados, vías cortadas, ruido, polvo y huecos (del tamaño de cráteres lunares) que anoche no estaban allí.

Bajamos velozmente en bicicleta por el Paseo del Prado (aceptémoslo, con tanto caos, esta es la forma más rápida de moverte por Madrid… tal vez no la más segura, pero sí la más rápida) y es que con semejantes atascos, o pedaleas o te resignas a que perderás por lo menos una hora en cualquier tipo de transporte motorizado para llegar a tu destino.

En fin, llegamos al semáforo del McDonald's de Atocha «¡Jo, macho! Está petado». Petado de riders con mochilas cuadradas de color amarillo o turquesa, alguna que otra negra. ¿Visteis Caballeros del Zodiaco cuando erais críos? Porque nos preguntamos: ¿Qué brillante armadura llevarán ahí adentro?, ¿qué constelación zodiacal les ampara?… La respuesta es fácil: les ampara la constelación oscura de la precariedad.

La escena antes descrita relata el día a día de muchas personas, que en el corazón de la capital española salen a las calles con sus bicicletas a llevar la comida caliente a muchas otras hasta la puerta de su casa. Un servicio de lujo, sin lugar a dudas.

El problema no es pedalear por las calles. De hecho, a nosotras nos parece un trabajo divertido, digno (o que debería serlo) y que tiene potencial para ayudar a limpiar un poco el aire de nuestra ciudad. El problema es que la figura del rider se ha tornado en el arquetipo de la trabajadora precaria del siglo XXI.

Las plataformas mainstream de reparto de comida y de otros productos han surgido hace pocos años y tienen un crecimiento exponencial aparentemente sin límites. Mientras el corazón de este negocio crece a través de fondos de inversiones, acumulación de capital alrededor de la tecnología, datos y publicidad, los y las repartidoras tienen que arañar las paredes, trabajando hasta 70 horas a la semana para poder llegar a final de mes.

Paralelamente aparecen movimientos de protesta en toda Europa, de los que España no escapa. Así pues, a nivel local, surgen iniciativas alternativas para invertir este modelo de trabajo y dignificar las condiciones de quien pedalea.

Los proyectos cooperativos y las redes de apoyo, como CoopCycle en Francia, la recién nacida Transnational Courier Federation y Riders por derechos, ayudan en la organización y asesoramiento legal de las repartidoras, fomentando el desarrollo de pequeñas cooperativas y empresas en varias ciudades españolas y europeas, en el marco de una verdadera economía colaborativa, con un uso diferente de las plataformas tecnológicas.

La pájara en bici

En Madrid, La Pájara Ciclomensajería nace como una cooperativa de servicios logísticos centrada principalmente en el reparto de productos ecológicos, comercio de proximidad y comida a domicilio. Está formada por un grupo de personas con diversas trayectorias laborales y una pasión en común: la bici.

A pesar de que empezamos a dar servicio recientemente, las pájaras tenemos amplia experiencia en el campo de la ciclomensajería: hemos trabajado con las grandes plataformas y con otras iniciativas colectivas (como Fahrwerk), colectivo berlinés de mensajeros que lleva funcionando desde 2009).

De esas experiencias previas, nace la voluntad de organizarse para mejorar y crear así un marco de condiciones laborales más dignas en un sector tan precario como es el de las repartidoras y mensajeras.

A principios de 2017, el descontento general de los riders (o, mejor dicho: trabajadores autónomos económicamente dependientes de las grandes plataformas), lleva a la creación de la asociación Riders por derechos.

En ese contexto, y con el apoyo del proyecto MARES Madrid, Coopcyclee Impulsacoop, comienza a consolidarse un grupo de personas que ven en la creación de una cooperativa la forma de reapoderarse de su fuerza de trabajo y de la toma de decisiones, en definitiva: una forma de mejorar nuestras condiciones laborales.

Así pues, entre ese año y 2018, tras muchos trabajos preparatorios, comienza su actividad, el 18 de septiembre en Madrid, La Pájara Ciclomensajería.

A diferencia de las grandes plataformas, caracterizadas por funcionar con aplicaciones de las que las trabajadoras no son más que usuarias y que evalúan su rendimiento fomentando la competitividad entre riders, nosotras trabajamos con una aplicación de código abierto, creada por el colectivo francés Coopcycle , y cedida a cooperativas de distintos puntos de Europa.