Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.

‘Trote’, primer largo del director gallego Xacio Baño
‘Trote’, primer largo del director gallego Xacio Baño, se puede ver en el festival L’Alternativa, en Barcelona.
13 nov 2018 06:00

En una ciudad como Barcelona se hace difícil calificar un festival cinematográfico con uno de esos adjetivos de los que tanto abusa el periodismo cultural infiltrado por el lenguaje publicitario: “Necesario”. Al fin y al cabo, el tejido de los certámenes cinematográficos de la ciudad es relativamente amplio y está en perpetuo movimiento. Se echa en falta a los que ya no están, como la Muestra Internacional de Cine Europeo Contemporáneo impulsada por el desaparecido Domènec Font, pero aparecen nuevos proyectos que cubren carencias parecidas u otras nuevas.

Entre todas estas idas y venidas, L’Alternativa, Festival de Cine Independiente de Barcelona, representa la resistencia. Cumple nada menos que 25 años ofreciendo una ventana a lo que podríamos denominar, desde perspectivas múltiples, otros cines: aquellos que no emanan de los grandes centros de producción del audiovisual global, que experimentan con el lenguaje del cine narrativo o documental. Porque la mezcla es un eje de este festival que cuida tanto las imágenes formalmente experimentales como las imágenes políticamente agitadas y agitadoras, a menudo coincidentes en la misma propuesta.

A lo largo de estos años, su equipo ha abierto ventanas para conocer espacios olvidados por el cine mainstream (hemos podido escrutar la gentrificación en Estambul, las vidas familiares en Bulgaria o las heridas de antiguas colonias francesas, entre mil temas más). También ha ofrecido un espacio de acceso a autorías quizá demasiado radicales para acceder a la distribución comercial normalizada. Y ha reservado un lugar para el indie estadounidense más alejado de sus formulaciones hollywoodienses.

La nueva edición del festival, la vigésimoquinta, se celebra en diversos espacios de la ciudad de Barcelona hasta el próximo día 18 de noviembre. Dentro de la programación encontramos una proyección especial de Idrissa, crònica d'una mort qualsevol, un nuevo documental firmado por los muy politizados realizadores de Ciutat morta. Tanto la sección oficial como la sección paralela Panorama, dedicada a la producción estatal, ofrecen las correspondientes selecciones de ese “cine especial” que los programadores quieren cuidar.

Entre las películas a competición, encontramos un documental sobre el panorama mediático ruso y un cierto periodo de fascinación hacia Donald Trump (Our new president), un filme sobre las huellas familiares del conflicto norirlandés (The image you missed) o un exponente de ese cine íntimo que también forma parte del mapeado del festival (América). En Panorama, según palabras de la codirectora Tess Renaudo, “hay mucho cine militante, quizá porque en España hay mucha necesidad de abordar temas como el acceso a la vivienda, pero no olvidamos dar cabida a los experimentos con el lenguaje cinematográfico”. No falta el espacio para los cortometrajes, tanto en sesiones de pago como en proyecciones gratuitas.

Barcelona no era una fiesta

La financiación institucional de L’Alternativa sufrió severos recortes con la llegada de las políticas de austeridad. Entre 2007 y 2011, el presupuesto disminuyó desde unos 300.000 euros a 157.000. Diez años después del inicio del tijeretazo, como tantos otros sectores de la ciudadanía, la organización sigue esperando los efectos de una presunta recuperación económica que, básicamente, ha servido para parar la caída vertiginosa, pero no para recuperar el terreno perdido. “Parece que, cuando las instituciones ven qué puedes hacer con la mitad de presupuesto, ya no se plantean volver atrás. Entonces nos pusimos en clave de supervivencia, pensando que había que sobrevivir y que llegarían mejores días. Y llevamos desde 2008 en este modo de crisis”, explica Renaudo.

Durante todos estos años, el equipo directivo se ha mantenido bastante estable: “Ha habido gente que se ha marchado por cambios de vida o por jubilaciones, pero hace ya más de 15 años que Cristina Riera, Marc Vaíllo y yo llevamos trabajando juntos, compartiendo responsabilidades y diversificando la mirada”, explica la programadora. A pesar de todo, esta organización que ha querido cuidar el factor humano (a lo largo de la entrevista con Renaudo surgen conceptos como “espacio agradable”, “trato personalizado”, “punto de encuentro”) y ha tenido que afrontar los costes personales de las estrecheces económicas. Parte de la permanencia del equipo “viene de la dedicación, de coger vacaciones de otros trabajos para poder estar con nosotros, y es absurdo”.

La incertidumbre es parte de la ecuación. A menudo, los responsables de L’Alternativa han declarado que cada festival es un nuevo inicio. No solo tienen lugar las deseables reuniones reuniones para reevaluar el proyecto, buscar nuevas ideas y nuevos vínculos con la ciudad, el público y sus profesionales. Renaudo lamenta que “no solo hay que ver los filmes y montar la programación, sino que hay que repetir año tras año toda la búsqueda de financiación. Trabajamos desde la hipótesis, y así es muy difícil fidelizar y dar buenas condiciones al equipo. La excepción es el ICEC (Institut Català de les Empreses Culturals), que nos pudo conceder un convenio de tres años”.

Complicidades entre la escasez

Entre los paisajes áridos de la Europa de la austeridad, la organización ha buscado colaboraciones y aliados. El Centro de Cultura Contemporánea es el hogar histórico y pilar del certamen. La Filmoteca de Catalunya también se ha consolidado como colaboradora habitual. Más allá de las instituciones públicas, también se ha desarrollado una sintonía natural con la sala ZumZeig. Perteneciente al barrio de Sants, este proyecto también ofrece cine de vanguardia desde una cierta sensibilidad política. Y cuida sus relaciones con un mundo cooperativo que a menudo nace desde los movimientos sociales.

Otro nuevo fichaje es la sala Nook, del Poble Sec, que ha acogido dos sesiones previas con las que calentar motores y paliar que, hace ya una década, L’Alternativa tuvo que recortar días de programación y perdió un fin de semana. De la necesidad surge algo positivo: “El mapa del festival se amplía a otros barrios, y esta expansión se añade a las colaboraciones que mantenemos con otros festivales a lo largo del año”.

Un año más, L’Alternativa mantiene su colaboración con la plataforma online Filmin. Gracias a ello, el festival gozará de una segunda vida en los ordenadores de los internautas que lo deseen. Además de recuperar títulos de años anteriores, se podrá ver una gran parte de la sección oficial a partir del día 19 de noviembre.

ellas cortan
L’Alternativa no solo es una antología de películas recientes: también proporciona miradas al pasado en forma de retrospectivas. A la pregunta de si recuerda especialmente algún ciclo, la co-directora Tess Renaudo apunta a Chris Marker (“debía haber una necesidad, porque la recepción fue increíble”, afirma). Le siguen los nombres de Maurice Pialat, Robert Bresson o Lucrecia Martel. De cara al futuro, Renaudo avanza que hay muchas ideas pendientes de llevar a la práctica... siempre que consigan aliados con que paliar las limitaciones presupuestarias. “Hace años que queríamos ofrecer una sección paralela como la que presentamos este año, Ellas cortan, dedicada a mujeres montadoras. Finalmente, lo hemos podido hacer gracias a la generosidad de la Filmoteca y de las muchas mujeres que nos acompañarán en presentaciones, charlas y clases magistrales”, explica la programadora.

El ciclo quiere suponer una nueva aportación del festival a la visibilización del trabajo de las cineastas, que añadir a las retrospectivas dedicadas a Dalila Ennadre o Deborah Stratman. “Es interesante comprobar que obras que asociamos con una cierta masculinidad, como Toro salvaje, han sido montadas por mujeres”, opina Renaudo.

En la selección, se incluyen largometrajes tan conocidos como Bailar en la oscuridad, Bonnie & Clyde o Carretera perdida, además de un título enseña de un nombre clave de la experimentación cinematográfica: Meshes of the afternoon, de la realizadora ucraniana Maya Deren.Además, L’Alternativa acoge una retrospectiva del veterano realizador Boris Lehman, compuesta por tres títulos. Entre ellos, encontramos la monumental película Babel, carta a los amigos que se quedaron en Bélgica y su última obra, Funeral (del arte de morir).

 


Relacionadas

Cine
En el hoyo de Netflix
La película del bilbaíno Galder Gaztelu-Urrutia, El hoyo, es la más vista de Netflix durante la cuarentena. Algo sorprendente, o ¿quizás no?
Cine
‘Mallorca’, de María Forteza, ¿la primera película sonora dirigida por una mujer en España?

Filmoteca España localiza en sus archivos la que podría ser la primera película sonora dirigida por una mujer en España: Mallorca, un corto de María Forteza, de quien poco se sabe, grabado entre 1932 y 1934. La pieza está disponible en abierto en el canal de Vimeo de Filmoteca España hasta el 8 de mayo.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Sanidad reduce en casi 2.000 personas el número de muertes por la pandemia

El Ministerio revisa a la baja el número de fallecidos a causa del covid-19. Catalunya y Madrid son las comunidades donde la cifra se rebaja más, con 1.126 y 291 menos, respectivamente.

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos el español, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Siria
Hasaka, una muerte anunciada para los yihadistas

No hace mucho tiempo los combatientes de Daesh se sentían invencibles. Ningún otro grupo insurgente en la historia contemporánea ha estado tan cerca de controlar tanto territorio y a tanta gente. Ahora, sus cuerpos raquíticos cuentan una historia muy distinta; son hombres despiadados que piden misericordia.


Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Laboral
Telefónica o cuando trabajar es una heroicidad

El pasado 7 de mayo, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo anunció que premiaría con 650 euros a una parte de la plantilla por haber estado expuesta al covid-19. Una de las trabajadoras explica por qué considera que se trata de una “muestra más de la hipocresía de la empresa”.

Desigualdad
Las radicales tenemos que ser nosotras

En esta crisis la radicalidad es un activo. Eso lo ha entendido la derecha perfectamente, pero es un activo que utilizan para aceitar la inmovilidad y evitar el cambio. Por eso las radicales tenemos que ser nosotras, porque son radicales las políticas necesarias para conquistar derechos.

Venezuela
El desprestigio de Guaidó da un balón de oxígeno a Maduro

En esta tercera y última parte de la investigación sobre el contrato firmado por Juan Guaidó con los mercenarios estadounidenses, el autor analiza las consecuencias políticas de esta revelación y las nuevas amenazas de EE UU.

Últimas

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.

Coronavirus
Cuéntame un cuento para acompañarme en el confinamiento
30 narradoras y narradores orales escenifican relatos de manera virtual para más de 80 personas en situación vulnerable.
Alcorcón
Alcorcón defiende la sanidad pública y acalla las cacerolas

Después de una semana de tensiones en el municipio madrileño, el pasado sábado 23, vecinas y vecinos salieron a reivindicar la sanidad pública eclipsando las protestas contra el gobierno.