Centros sociales
La familia de Julio Iglesias contrata a Desokupa para desalojar ilegalmente el centro social La Yaya

La empresa de desalojos ilegales ha dado un ultimátum a la asamblea del centro social para que abandone el inmueble antes de las 12h del 12 de octubre.

CSO La Yaya
Centro social La Yaya, en Argüelles.

publicado
2017-10-11 18:11

Con tan solo dos semanas de vida, el centro socio cultural okupado La Yaya, en Argüelles, afronta mañana la amenaza de desalojo ilegal a cargo de la empresa Desokupa. Según explican desde la asamblea del centro social, cuatro personas de esta empresa acudieron hoy al centro social. Primero han intentado sobornarles para que abandonaran el espacio y después les han amenazado con “desalojarlo a su manera” si mañana, 12 de octubre, a las 12h del mediodía, no lo habían vaciado.

El centro social La Yaya, ubicado en la calle Juan Álvarez Mendizábal, 74 en un inmueble propiedad de la familia de Julio Iglesias, según afirman desde el centro social, se abrió hace dos semanas, según explicaron en un comunicado hecho público hoy por redes sociales, por parte de un grupo de jóvenes del barrio, muchos de ellos sin experiencia previa en colectivos políticos y otros ya participantes en movimientos sociales. “Llevaba entre 15 y 20 años abandonado”, explica a El Salto uno de los participantes de la asamblea del centro social, que señala que su último uso fue un taller que cerró en los 80.

Desde el centro social resaltan que este espacio se ha abierto con el objetivo de que esté “abierto a cualquier vecino” y que sirva para unir a los dos segmentos de población que habitan este barrio: los estudiantes y las personas mayores. “Empezamos hace dos semanas con la idea de montar un centro social que fuera para todo el barrio, de no discriminación, muy abierto, en el que se incida en los valores del ecologismo, el feminismo o el veganismo. Por eso lo llamamos centro socio cultural. También para llamar a los jóvenes a que desarrollen aquí sus actividades y escapen de la dinámica de parque y litrona y crear lazos nuevos, más sanos”. Explican que eligieron el nombre de La Yaya por el “espíritu de solidaridad y de comunidad en el barrio del que nos hablaban nuestras abuelas”.

En estas dos semanas, la asamblea se ha dedicado a la limpieza del espacio y a organizar actividades, entre las que se cuentan talleres de poesía, teatro, malabares, lectura o recitales. También explican que en estos días han tenido que sufrir las amenazas de grupos neonazis de Argüelles.

Según dice uno de los miembros de la asamblea del centro social, al poco de entrar, comenzaron a tener conversaciones con una representante de la inmobiliaria que gestiona el inmueble de la familia Iglesias. “Al principio eran conversaciones ‘de buenas’, pero después comenzó a amenazarnos con llamar a Desokupa y se cortaron las conversaciones, vimos que no iba a ser por las buenas”, explica, añadiendo que primero les ofrecieron 1.500 euros por abandonar el espacio, dinero que no aceptaron.

También refieren un intento de soborno a un miembro del centro social, al que se le dio un sobre con dinero –afirman que desconocen la cantidad porque no llegaron a abrir el sobre– para que manipulara la asamblea con el objetivo de que abandonaran el edificio. Desde la asamblea explican que hoy han llegado al centro cuatro personas de Desokupa. “Primero nos han ofrecido 3.000 euros por irnos”, explican desde la asamblea. Tras rechazar el dinero, afirman que llegó el ultimátum para que abandonaran el edificio antes de mañana a las 12h. El centro social ha convocado para mañana a las 10.30 en el espacio para evitar que Desokupa lo desaloje.

Relacionadas

Centros sociales
La Ingobernable saca pecho ante la amenaza de desalojo

El centro social madrileño celebra su segundo aniversario con una velada de conciertos y actividades. La jornada ha incluido una manifestación para pedir su permanencia como infraestructura básica para el centro de la ciudad y los movimientos sociales de la región.

Centros sociales
Luz para el Eko: el centro social que quiere ser la isla ecológica de Carabanchel

El centro social ESLA Eko lanza una campaña de micromecenazgo para ser autosuficiente energéticamente mediante la instalación de paneles solares en su azotea.

23 Comentarios
#1186 9:45 18/10/2017

Decir que ademas rechazan ayudas de otros colectivos aunque no lo digan x miedo e interes, solo x rumores sin fundamento y sin pruebas

Responder
0
0
#1181 9:11 18/10/2017

Este centro es un insulto a la okupacion, hablan con fascistas, respetan las leyes, tratan con policias y les obedecen, y el centro es un juego para ellos ya que cuentan con la casa de papa y mama, ademas d todo esto dejan a gente en la calle, hacen cacerias d brujas entre ellos, sus asambleas no son constituyentes ni vinculantes, tapan simbologia antifascista no vaya a ser que los fachas del barrio se enfaden, y tienen miedo a los nazis a los cuales estarian dispuestos a ponerles la otra megilla llegado el caso, vamos que son unos hippies nazis, ademas d dejar a gente del centro en la calle

Responder
0
1
#1169 23:59 17/10/2017

Luchar por lo que es vuestro chavales.
Que no os quiten el trabajo que habéis puesto en la Okupa.
Ánimo, cuando vaya a España estare ahí 24/7

Responder
3
4
#1039 14:10 16/10/2017

Viva la empresa que se dedica a desokupar a perroflautas, escoria y familias que no quieren pagar ni un duro... A la puta calle

Responder
7
9
#1158 21:10 17/10/2017

Sí, mejor ser como tú que pagas por todo, así nos resignamos todos a la misma vida de mierda consumista que tú llevas

Responder
7
4
#1005 16:30 15/10/2017

Este local está ocupado por lo que se parece a una comuna, cada día que pasa aparecen más y los vecinos que vivimos en la cera de enfrente al local vemos que viven ahí y ya sabemos que lo utilizan para sus juergas, chicos y chicas viven ahí. Hay perro, no se si más de uno. Sanidad deberia de darse una vuelta por el local. Y me pregunto qué es de la propiedad privada. Por qué no se instalan en casa de la alcaldesa o por ejemplo que se metan en los ayuntamientos. Es una vergüenza que la justicia se esconda y deje desprotegidos a los que tienen algún tipo de propiedad

Responder
9
8
#1173 25:27 17/10/2017

Espera, que voy a llorar por los especuladores inmobiliarios, los que tienen cuentas en Panamá y por la pobre familia de Julio Iglesias. Voy a por el klinex

Responder
4
3
#1305 22:47 19/10/2017

Debería haber pasado por ahí sanidad antes, que ahora está limpito

Responder
3
1
#894 24:20 12/10/2017

La Yaya se queda, da igual quién despotrique y cuáles sean sus estúpidas rabietas de manual del alienado. Solidaridad inquebrantable. ¡10, 100, 1000 centros sociales! ¡Salud!

Responder
12
14
#895 2:15 13/10/2017

Si la yaya no es vuestra y el dueño la reclama os tenéis que ir y punto. NO ES VUESTRO.

Responder
14
10
#898 13:50 13/10/2017

Vaya casualidad que esté 15 años abandonado, y ahora que alguien le da un uso, justo ahora lo necesitan. Igual que los niños pequeños, quieren algo cuando se lo quitan

Responder
10
8
#1108 25:43 16/10/2017

No es que la necesiten. ¡Es que es suya! Como si la quieren tener otros 50 años cerrada.

Responder
4
7
#1157 21:08 17/10/2017

El planeta tierra no es de nadie, y la propiedad privada, si no se gestiona con sentido común, se convierte en una lacra, en un robo a los que no tienen techo, digno de enfermedad mental

Responder
6
2
#880 18:09 12/10/2017

Me parece muy bien, si quieren hacer talleres y poesía y todo lo que viene detrás que no es tan edificante, que se vayan hacer lo a su p casa o a la casa de sus padres si les dejan.

Responder
15
16
#899 13:55 13/10/2017

Jajajaja llevas razón ehh, hacen talleres solidarios, ayudan a la gente del barrio, que vergüenza de gente. Los edificios abandonados se tienen que pudrir con el tiempo y si alguien los intentar arreglar lo mandamos a su casa, jajajajaja vaya país de anormales

Responder
7
3
#866 9:16 12/10/2017

Defender la ocupación de locales abandonados (no domicilios particulares) y defender el derecho a decidir (que no es lo mismo que defender la independencia), son dos actitudes completamente de izquierdas.

Responder
24
5
Cinturónrojo 19:59 12/10/2017

Porque no tevas tu a escribir a tus p. periódicos.
SALUD Y RUPUBLICA.

Responder
7
6
#914 22:46 13/10/2017

¡¡Pero tú q sabes de saber de izquierdas!!!!!.
¿Done has trabajado, en qué condiciones, quien te ha mantenido/mantiene y a cambio de qué?.
¡¡¡¡Véte a los suburbios o tu entorno y verás como viven los hijos que no tienen papá!!!!!!

Responder
0
4
#858 24:48 11/10/2017

Defendiendo la okupación, la independencia catalana, de verdad que la izquierda ha perdido el norte, luego vienen los chascos en las elecciones...

Responder
15
37
#893 22:51 12/10/2017

Yo soy de izquierdas y defiendo y protejo la propiedad privada. Conozco multitud de ocupas y viven "de patada" por que son unos vagos y unos "sinverguenzas". Por supuesto que mucha gente ocupa por necesidad, de esa gente es de la que hay que ocuparse de que tengan posibilidades de construirse un futuro propio y digno. Si a una persona le va bien la vida, y posee con el sudor de su frente dos viviendas, nadie tiene derecho a ocupar sus propiedades.

Responder
16
2
#868 10:00 12/10/2017

No sé a qué llamas izquierda ni a qué llamas defender la independencia catalana. Me parece que te haces batiburrillo. La izquierda siempre ha defendido la okupación como forma de lucha contra la especulación, no creo que sea cosa de ahora.
Respecto a lo de la independencia, lo que demanda la izquierda es el derecho a decidir, no la independencia, que son cosas muy distintas.

Responder
19
6
#863 2:18 12/10/2017

la izquierda defendiendo el derecho de autodeterminación de los pueblos y la socialización de la propiedad privada ¡oh dios mío! ¿Qué será lo próximo? ¿Nacionalizar la banca y las eléctricas? Nooooooooooooooooooooooooooooo

Responder
21
7
IdiotSeeker 14:36 12/10/2017

Claro. Las electricas se quedan como están, no? Oligopolio en manos de ex-politicos que se oponen a caulquier cambio en la politica energética y se quedan tan anchos

Responder
9
0

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Islamofobia
Manifiestos de odio

Un problema de salud mental o terrorismo. Son las diferentes categorizaciones que utiliza Donald Trump para hablar de atentados cometidos por personas de etnia blanca o con ascendencia árabe o religión musulmana. Sin embargo, la violencia supremacista blanca está apoyada en un ideario.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Últimas

Menores migrantes
Salima: “Ahora yo estoy decidiendo mi futuro”

Salima, de Nador (Marruecos), cruzó sola la frontera con Melilla cuando tenía 16 años. Dos años después llegó a Málaga, también sola. Es una de las niñas que ha dejado atrás su país y su familia en busca de un futuro mejor.

Música
Califato¾: la cinta que une pasado y futuro

Música andaluza sin complejos, dándole la vuelta a los estereotipos en un viaje analógico-digital en el que les acompañamos durante un ratillo.