La Canica le gana la batalla a Bankia

Absuelto el acusado del centro social ubicado en una antigua oficina de esta entidad financiera en Lavapiés.

Monpradé en La Canica
Varias personas pintan la fachada del Banco Expropiado La Canica. Álvaro Minguito

publicado
2018-01-11 13:41:00

Absueltos, y La Canica sigue. El centro social, ocupado en octubre de 2016 por varios colectivos de Lavapiés en una antigua oficina de Bankia de este barrio, ya respira tranquilo, tras un año y dos meses de procesos judiciales.

La Canica, en la calle Huerta del Bayo, es desde su apertura un espacio en el que han confluido varios colectivos, y además ha servido como sede para la red de intercambio de la moneda social creada con el mismo nombre, La Canica, o la Red de Economía Solidaria de Barrio, una iniciativa que pone en comunicación a productores y vecinas del barrio para para intercambios de servicios y productos desde una perspectiva social.

La oficina de Bankia sobre la que se creó el centro social cerró en 2014, después de dos años en los que las acciones por parte de las asambleas de vivienda fueron constantes, paralizando decenas de desahucios y consiguiendo alquileres sociales.

“Bankia denunció desde el primer momento la ocupación del banco”, explica a El Salto Carlos Castillo, abogado del centro social. El proceso judicial impulsado por la entidad financiera fue archivado al poco tiempo al no haber identificado a ninguna persona a la que imputar la usurpación, pero Bankia pidió la reapertura, y el caso volvió a abrirse.

Con el proceso reabierto, la Policía Municipal identificó, en noviembre de 2017, a una de las personas que participan en el centro social, que explicó el funcionamiento del espacio y que él no vivía allí. También apuntó varios nombres de colectivos que celebraban allí sus actividades, como la Muestra de Cine de Lavapiés, pero ninguno de estos colectivos tenía personalidad jurídica, por lo que no se les pudo incluir en la causa. La entidad también solicitó el desalojo cautelar del centro social, pero el juzgado lo rechazó.

El miércoles 10 de enero se celebró el juicio, pero, según explica Castillo, por parte de Bankia solo acudió la jefa de recuperaciones de la entidad, que no tenía poderes para representar a Bankia en la vista. “Procesalmente no contaba su asistencia”, explica el abogado. El juicio acabó en absolución, por falta de una acusación formal. “Es una victoria, pero Bankia sigue ahí”, concluye Castillo.

1 Comentario
#6335 12:36 12/1/2018

Curioso que los bancos sean sociedades anonimas y no respondan personalmente pero que con estos colectivos se busque individualizar la culpa.

Responder
7
0

Destacadas

Racismo
El antirracismo político y las alianzas contra el fascismo

Los colectivos racializados interpelan a la sociedad y el Estado, a la izquierda y al feminismo, sobre racismo y colonialidad. 

Historia
Juan Gutiérrez, el mediador por la paz que se hizo amigo de un espía del Cesid

Roberto Flórez, un agente del Centro Superior de Información de la Defensa, entró en contacto con el mediador por la paz Juan Gutiérrez para conocer las entretelas del conflicto vasco. Forjaron una amistad. Mudar la piel, el documental de Cristóbal Fernández y Ana Schulz, indaga en esa relación.

Atenas
45 años después, la llama de la Politécnica sigue viva

Como cada 17 de noviembre, Grecia ha vivido este sábado una jornada de movilizaciones en recuerdo y reivindicación de la revuelta de la Universidad Politécnica de Atenas en 1973, hecho que aceleró la caída de la dictadura militar un año después.

Fronteras
Con el Baobab de Roma se abre una nueva temporada de desalojos

Policía étnica. Furgones blindados y excavadoras en el campamento donde dormían 130 migrantes, ahora abandonados a su suerte en las calles de Roma. Salvini: “Hay que acabar con las zonas francas”.

Música
Música de librería: melodías anónimas en busca de sustento y esparcimiento

La música de librería, una biblioteca sonora al servicio de la industria audiovisual mayoritariamente, en la que se pueden rastrear el genio, la aventura o el simple goce de unos autores y ejecutantes sepultados por el tiempo.