Catalunya
Violencia en el ángulo ciego de la política institucional

Ayudaría mucho preguntarnos si los actos de resistencia, y en ocasiones violentos, de estos días no son la punta de un iceberg de frustración y clamor popular por el reconocimiento y la emancipación.

Disturbios en Barcelona Proces
Barricadas de fuego en la noche barcelonesa. Foto: Miguel Lopez Mallach para La Directa.
Doctora en filosofía política. Trabaja temas de feminismo, democracia y municipalismo como académica y como activista.
22 oct 2019 10:13

Estos días todo el mundo habla de la violencia en Barcelona y otros lugares de Cataluña. Que si son los independentistas, que si son anarquistas importados, que si unos niñatos, que si son secretas. Que si la violencia se justifica o no, que si a veces, que si contra las personas, que si contra las cosas. Que qué pintan los ultras. Que si los medios prefieren mostrar las imágenes de los contenedores quemándose en lugar de mostrar las protestas pacíficas y masivas. Que si esto es solamente una oportunidad para que la testosterona se cuente en golpes: una cosa de machitos contra machitos.

Nos falta información sobre quién y por qué está detrás de los disturbios, aunque alguna cosa ya se ha dicho aquí y aquí. La sensación (y lo digo así porque no creo que nadie tenga un estudio hecho sobre el tema de momento) es que es gente joven que expresa frustración sin objetivos claros. Y para mí la palabra clave es frustración. Que no responden directamente al movimiento independentista, resulta bastante claro. Este último ha sido y sigue siendo pacífico. Y ha condenado la violencia de estos días.

Personalmente, una de las cosas que más me ha atraído del independentismo ha sido su capacidad de resiliencia, de creatividad, de repensarse, de tomarse con humor los eventos más trágicos. El 1 de octubre de 2017 es muestra de esta vocación. Policías entrando a escuelas y encontrando a gente que hacía como que jugaba al ajedrez. Familias durmiendo en las escuelas para que estuvieran abiertas al día siguiente. Y creo que las actividades organizadas para esta semana por el Tsunami Democrático también lo son. Una mezcla de cachondeo y fuerte convicción. Cortar calles, sí. Ocupar el aeropuerto al estilo Hong Kong, también. Pero no violencia como la hemos visto en las calles.

Es difícil descifrar por qué hay tanta gente que de pronto ha decidido salir a quemar contenedores, levantar las baldosas del suelo y romper locales de La Caixa

Es difícil comenzar a descifrar qué es lo que realmente está pasando. Por qué hay tanta gente que de pronto ha decidido salir a quemar contenedores, levantar las baldosas del suelo y romper locales de La Caixa. Saldrán en los próximos días muchas hipótesis. Permítaseme una: va de la rabia y la impotencia contenidas en una sociedad que ve que a las personas no se nos reconoce como esperamos. Algunas (la mayoría) simplemente critican la situación y otras canalizamos esta rabia de ciertas formas; otras, las más jóvenes, plantan cara a la policía y en ocasiones queman cosas.

Esta hipótesis puede sonar obvia o vacía, pero creo que no lo es. Tengo la sensación de que están ocurriendo dos fenómenos simultáneamente. Por un lado, un cambio cultural que muchos niegan, pero ya ha sido reconocido ampliamente en todo el mundo: vamos hacia una cultura política donde el reconocimiento de las personas como sujetos nos resulta cada vez más importante que los “servicios” y el “bienestar” que obtengamos. Se trata cada vez menos de tener ciertas cosas (aunque también), que de que se nos trate como personas adultas con capacidad de opinar y decidir sobre la política. Se trata de democracia real.

Enorme cantidad de información sobre este fenómeno global y que afecta a todas las clases sociales se puede encontrar en los trabajos de Ronald Inglehart y Christian Welzel, de Pipa Norris y en la encuesta mundial de valores. Otra que destacaba este fenómenos es Nancy Fraser cuando decía que estamos viviendo un triple movimiento, que va más allá de la izquierda y la derecha. Un tercer movimiento que pide la emancipación y no únicamente la justicia social o la libertad.

El 15M iba por este camino y decía “no somos mercancía en manos de políticos y banqueros” o “lo llaman democracia y no lo es”. No se pedía (o sí, pero solo indirectamente) servicios por parte del Estado. Se pedía acabar con la farsa de que otros decidan por nosotras. Se pedía reconocimiento y emancipación.

Con abismales diferencias, el movimiento soberanista (entendido en un sentido amplio, no solo independentista) también bebe de esta fuente. Se pide que se deje de usar la letra de la ley como excusa para no solucionar un problema político de manera política y democrática. Se pide un referéndum y dejar que la gente decida qué quiere. Se pide que no se encarcele gente por organizarse, por defender ideas políticas. Se pide reconocimiento y emancipación.

Se pide un referéndum y dejar que la gente decida qué quiere. Se pide que no se encarcele gente por organizarse, por defender ideas políticas. Se pide reconocimiento y emancipación.

Por el otro lado, están los partidos políticos de todos los colores, que en la práctica siguen funcionando con las lógicas de siempre. Lo que importa es a) qué servicios se le puede otorgar a la ciudadanía y b) ganar las elecciones. La izquierda tradicional insiste en mejorar la situación socioeconómica de las personas pero no acepta ceder poder para dárselo a la ciudadanía reconociendo a las personas como sujetos de la política. Además, en muchos ayuntamientos en 2015 ganaron las elecciones plataformas ciudadanas que leyeron bien las aspiraciones de emancipación y prometían cambiar las instituciones. En gran medida lo han hecho, pero no fue suficiente y en 2019 fueron castigadas electoralmente.

Pese a los grandes avances en términos sociales y económicos, los avances hacia la democracia real seguían pendientes y la gente prefirió malo conocido. El independentismo también leyó bien las aspiraciones de emancipación de un sector de la población, pero en la práctica no ha hecho más que inflar las expectativas sin ofrecer soluciones reales. La derecha, sin embargo, lee mejor el panorama y presta atención al miedo y frustración de la gente. Su respuesta, lamentablemente, es echar la culpa al otro: la inmigrante, el diferente, la abortista, el independentista, la pobre, etc. Y así gana votos.

Nos encontramos ante una situación difícil. Aspiraciones de reconocimiento y emancipación; de democracia real. Un sistema político que o no escucha o no es capaz de dar respuestas reales en esta dimensión de las demandas. Como consecuencia de la combinación, una gran parte de la población con una sensación de frustración enorme y grupos que están recurriendo a la violencia. Es clave, en este sentido, ver también qué pasa en estos días con las protestas que comienzan a contagiarse en diferentes lugares del resto del Estado.

Cuáles son las soluciones es algo que no tengo capacidad de articular, ni creo que sea mi función. Sin embargo, creo que ayudaría mucho preguntarnos si los actos de resistencia, y en ocasiones violentos, de estos días no son la punta de un iceberg de frustración y clamor popular por el reconocimiento y la emancipación. Y si las respuestas políticas no deberían, de una vez por todas, empezar a venir por ese lado.

Relacionadas

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Catalunya
Xavier Albiol recupera la alcaldía de Badalona

Con once regidores, el representante del Partido Popular Xavier Albiol se ha erigido hoy como alcalde de Badalona, la sexta ciudad de Catalunya, después de que los socialistas catalanes (6 concejales) no hayan apoyado la candidatura de Guanyem en Comú (10 regidores).

Violencia policial
Irídia denuncia que los casos de violencia institucional en Catalunya en 2019 doblaron los del año anterior

La organización, a través de su servicio Saidavi, atendió 248 casos de violencia institucional en 2019, de los que más de 200 estuvieron relacionados con las protestas que siguieron a la sentencia del Procés.

3 Comentarios
Tunigu 15:50 23/10/2019

Se agradece artículos problematizadores. La simplificación siempre es violenta y es a lo que se nos somete desde todos los medios y la que se termina imponiendo como forma de pensamiento, generador de una subjetividad conflictiva ya que no responde a lo que se siente y experimenta.
Tenemos mucho miedo, todo el tiempo, en todo momento y lugar. porque hemos perdido la más mínima porción de poder efectivo para crear nuestras propias vidas. La propaganda nos ha disociado mientras las élites se han manteniendo fuertemente cohesionadas teniendo vía libre para la imposición de sus programas eugenésicos y destructivos. Esto genera mucho miedo, indefensión por la impunidad que genera la gerarquización del poder, cada vez más polarizado.
La autoridad y el mérito, con sus artefactos psicomorales, la culpa y la vergüenza, nos paraliza y aísla. Cualquier causa se percibe como una oportunidad de recuperación del poder, de canalización de la frustración: en el conflicto violento se da una autopercepción de capacidad para crear algo, aunque sea destrucción, la misma que se vive cotidianamente.
El proceso independentista no cuestiona en su institucionalidad en orden gerárquico del poder, no cuestiona la autoridad lo que genera mayor frustración, sin embargo puede estar generando una conciencia colectiva que acierte a señalar el problema de fondo: el sujeto político moral contemporáneo, indiviualista, temeroso e indiferente.
Gracias

Responder
1
0
CPON 11:33 23/10/2019

El artículo está bastante bien. Sin embargo, no me convence del todo lo del ángulo ciego, ya que si al ciudadano no se le da un trato de sujeto político desde el gobierno entonces podemos suponer que las instituciones entiendan los disturbios y protestas como "arranques" no políticos. De hecho, eso es lo que se está haciendo desde la cúpula: solamente se contempla la violencia de las protestas (aún incluso cuando son pacíficas la mayoría de las manifestaciones), porque si no, no se entiende cómo pueden deliberadamente volcar todo su lenguaje sobre el temita de la violencia (como si no tuvieran consciencia los dirigentes políticos de este país de la violencia y miedo inherentes al sistema del Estado español, básicamente, porque la ejercen ellos en multitud de ocasiones, tanto legislativas, judiciales y en praxis de discurso), y obviar el pensamiento de base e ideología - ergo politización - de las protestas, manifestaciones y disturbios. Ya sé que todo es campaña electoral y que señor Sánchez lo tiene ya todo pensado y repensado, pero de ángulo ciego nada, porque son las instituciones las que están decidiendo como llevar todo este tema de Cataluña. Porque vamos, entonces los Mossos, Nacional, Antidisturbios y Ertzaintza estarían ejerciendo una violencia represiva sobre los ciudadanos de absoluto libre albedrío y sin tener órdenes de hacerlo, lo cual es básicamente prevaricación, es decir, un delito penal del que las fuerzas del estado estarían incurriendo con plena consciencia.

Pero no creo que sea el caso, más bien entonces podemos hablar del ángulo ciego del ejercicio del poder, que es lo que está ocurriendo: manipulación, medios de comunicación comprados, complicidad con individuos abiertamente neonazis y franquistas. Para terminar, creo que también deberíamos re-pensar cómo es posible que, a excepción de unos cuantos diarios (en concreto me encanta leer este, me parece que hacéis una gran labor y una cobertura bastante buena), haya que recurrir a prensa de fuera de España para, ya no conseguir algo de información que no esté ultrasesgada, si no ya noticias decentes que no sean partidistas.
Un saludo!

Responder
5
0
#41848 17:32 22/10/2019

Estoy razonablemente de acurdo con la hipótesis que plantea el texto... Rabia, impotencia, frustraciónm etc canalizadas.

Responder
4
0

Destacadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Camareras de piso
Las camareras de piso ganan el juicio contra el Grand Hotel de Barcelona

Una sentencia ha declarado nulo el despido, hace más de un año, de una camarera de piso que trabajaba en el Grand Hotel Central de Barcelona y que fue despedida tras unirse al sindicato de Las Kellys Catalunya al conocer que se quería externalizar la plantilla. El tribunal concreta que el hotel deberá readmitirla. 

Crisis climática
El BCE inyecta 7.600 millones en combustibles fósiles en plena pandemia

Solo con las inyecciones de capital en siete empresas, el Banco Central Europeo ha contribuido a la emisión de 11,2 millones de toneladas de CO2  entre mediados de marzo y mediados de mayo.

Fronteras
Europa adquiere drones israelíes para vigilar a quienes intentan cruzar el Mediterráneo

El Observatorio de Derechos humanos de la red Euro-Mediterránea cifra en 59 millones la cuantía de los contratos de compra de drones militares a empresas israelíes para la vigilancia en el mar de migrantes y solicitantes de asilo. Podemos (grupo GUE/NGL) registró ayer 2 de junio una pregunta a la Comisión Europea sobre estas adquisiciones.

Explotación laboral
Los trabajadores de Lidl van a la huelga el 4 de junio

Fracasa la negociación y los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl van a la huelga este 4 de junio en todo el Estado salvo el País Vasco. Los sindicatos acusan a la empresa de no cumplir con el acuerdo firmado al inicio del estado de alarma.

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Coronavirus
Suecia, el país que no confinó: los pros y los contras de no dejar reinar al miedo

En todo momento, entre un 20% y un 30% de las camas de cuidados intensivos han permanecido sin ocupar. Esta capacidad de absorber el primer impacto de la enfermedad en el sistema público de salud ha contribuido a que en Suecia no haya reinado el miedo tras no aplicar medidas restrictivas de confinamiento.

Laboral
Nissan y las banderas de nuestros padres

La historia de Motor Ibérica y de Nissan en Catalunya es similar a la de otras tantas empresas que pasaron a ser una pieza más en macroestructuras empresariales. El cierre de la factoría es una auténtica tragedia laboral y social.

Brasil
Las manifestaciones contra el racismo y la gestión de Bolsonaro se extienden por Brasil

De forma paralela a la revuelta en EE UU por el asesinato de George Floyd, decenas de miles de brasileños se lanzan a las calles en manifestaciones por la democracia, antirracistas y antifascistas. La policía militar reprimió las protestas democráticas y protegió las concentraciones bolsonaristas que piden un golpe de Estado desde que empezó la pandemia. El punto de mira histórico de la policía es la población negra.

Últimas

Coronavirus
Más seguridad, orden y libertad

Necesitamos más seguridad, muchísima más de la que tenemos. Pero no necesita la misma seguridad quien se manifiesta en coche junto a Vox, quien corta la Meridiana o quien intenta utilizar un billete de 20 dólares falso como George Floyd.

Euskera
Herri eskola, trinchera de guerra estadística
La plataforma popular HE Gurasoak quiere compensar el recorte de 70% de plazas en euskera en las escuelas infantiles municipales de Pamplona
Memoria histórica
Los demócratas de Gijón tienen una deuda histórica con el médico Eladio Carreño

Creador del Ateneo-Casino obrero de la ciudad y promotor del puerto de El Musel, fue discípulo de Pí y Margall y fundador del Partido Republicano Federal en la asamblea de Zaragoza.