Crisis climática
La crudeza del cambio climático hace de 2017 el año más cálido de la historia en España

La temperatura media fue 1,1 grados superior a la media entre los años 1981 y 2010. Las cifras corroboran las predicciones del IPCC sobre el calentamiento global mientras el Gobierno aparca la Ley de Cambio Climático y no tiene un plan de reducción de emisiones.

Linares del Arroyo emerge de las aguas del pantano cada verano
Linares del Arroyo emerge de las aguas del pantano cada verano. Álvaro Minguito

publicado
2018-01-11 16:03

“El año 2017 ha sido extremadamente cálido en España: su temperatura media anual ha sido la más alta de la serie histórica”. Así comienza el Resumen Climático 2017 elaborado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), cuyas cifras corroboran los pronósticos del Grupo Intergubernamemental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés). La temperatura media anual ha superado en 0,2 ºC el anterior valor más alto, registrado en los años 2011, 2014 y 2015, y se ha situado en 1,1 ºC, el valor más alto del período de referencia de la agencia meteorológica (1981-2010).

La tendencia al calentamiento se constata con las cifras de los diez años más cálidos desde que existen registros en el año 1965: siete han sido en este siglo y cinco en los últimos ochos años.

Las anomalías térmicas registradas en lo que se refiere a la temperatura media anual fueron superiores a 0,5 ºC en la mayoría del territorio estatal y no se han registrado reducciones de dicho valor en ningún punto del país. De hecho, en varias zonas de Extremadura, la Comunidad de Madrid, el centro de Andalucía, el sur de Galicia y el Pirineo central las han sido cercanas a los 2º C por encima de la media.

Además, en más de cuarenta estaciones meteorológicas principales de la agencia se ha registrado la media anual de temperaturas máximas más alta de la historia, y en otras cuatro la temperatura mínima media anual ha sido la más cálida de la serie histórica.

Un 27% menos de lluvias

En cuanto a las precipitaciones, los datos no son mejores. 2017 ha sido el segundo año más seco desde 1965, con una precipitación media de 474 mm, solo superado por los 468 mm de 2005. Se trata de un valor un 27% inferior al valor medio anual del período de referencia utilizado por Aemet, entre 1981 y 2010.

El déficit de lluvias se debe, principalmente, a la escasez de precipitaciones registrada en la primavera y el otoño, lo que ha agravado una situación de sequía que tiene altas probabilidades de alargarse en 2018.

Leer más: Donde la sequía se construye

Las precipitaciones fueron un 25% inferiores en la mayoría del país, englobando prácticamente los dos tercios sur de la península –con excepción de algunas zonas de Andalucía occidental y oriental, de la meseta norte y el sur del País Valenciano– además de en gran parte de Catalunya y Galicia. Incluso fueron menores en un 50% al valor normal en una zona situada entre Palencia y Valladolid, varias zonas de Extremadura y Murcia, y gran parte de las Canarias.

Asimismo, solo se superaron levemente los valores normales en tan sólo en un área que abarca el norte del País Vasco y gran parte de Navarra, así como en la isla de Mallorca y zonas de la provincia de Alicante. 

Sin Ley de Cambio Climático

Para las organizaciones medioambientales estos resultados confirman las predicciones sobre el cambio climático del IPCC tanto de aumento de temperaturas como de disminución de precipitaciones (y mayor intensidad de estas). Sin embargo, grupos como Ecologistas en Acción denuncian que “a pesar de estas señales de alerta y de la especial vulnerabilidad de la Península Ibérica a los efectos de cambio climático, las emisiones globales y españolas siguen incrementándose” y no se apuesta por una transición energética a un modelo basado en las renovables.

El colectivo señala “la soledad del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, en su defensa cerrada a un sector altamente contaminante como el carbón” y remarca que “el almacenamiento de gas en Doñana, que un reciente informe del Instituto Geológico y Minero de España ha puesto en cuestión, es una muestra clara de la errada política energética del Gobierno español”.

Los colectivos ecologistas recuerdan que España no ha aprobado aún ningún plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, algo que sí han hecho otros países de nuestro entorno, y que la esperada Ley de Cambio Climático no acaba de llegar transcurridos varios meses del cierre de la recogida de impresiones al respecto.

Relacionadas

Mediterráneo
Posidonia, el amenazado bosque marino milenario del Mediterráneo
La crisis climática se suma a los factores que afectan a la Posidonia oceánica, uno de los ecosistemas más ricos del Mediterráneo, responsable de ese azul en el que a su verdugo le gusta tanto bañarse.
Turismo
Volar en tiempos de crisis climática: avión en verano, preocupación en invierno

La democratización del coste de los billetes de avión ha supuesto que cada vez nos vayamos más lejos y desde todas partes se fomentan los viajes internacionales como método de felicidad más inmediata. Los expertos advierten de que este ritmo de viajes en avión es insostenible.

Crisis climática
La Huelga Mundial por el Clima ya tiene fecha: 27 de septiembre
La protesta global pretende llegar a todos los sectores y forzar a las instituciones a que se pongan manos a la obra en un mundo que aumentó un 2,2% sus emisiones en 2018.
1 Comentario
#6318 11:38 12/1/2018

Mas caluroso que el ano de nuestro Señor 773 A.D.? Estáis seguros?

Responder
9
1

Destacadas

Industria farmacéutica
Más de 500 medicamentos con problemas de suministro en España

El desabastecimiento de medicamentos en España ya supone más que una alerta farmacéutica. Son cientos de historias de pacientes sin su tratamiento.

Economía
Impuestos a la carne y al plástico: los impuestos Pigouvianos

Debido a la crisis climática, muchos países ya se plantean poner impuestos a la carne o a los plásticos. Estos impuestos, cuyo coste recae directamente en el consumidor, se llaman impuestos Pigouvianos.

Aporofobia
El doble filo para esconder el racismo

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, pero este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo y machista.

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.