Series
‘Aquí no hay quien viva’: política de rellano

La vigencia de Aquí No Hay Quien Viva nos permite seguir interpretando numerosos mensajes políticos introducidos en la vida de la comunidad Desengaño 21, constituida a nuestros ojos como un pequeño Estado

ANHQV

publicado
2018-04-09 11:23

Sabemos que tú también sigues viendo las reposiciones de Aquí No Hay Quien Viva (Antena 3, 2003-2006) en forma de ritual inacabable y que, sorprendentemente, te siguen llenando. Posiblemente la clave de la vigencia de la serie está en su trabajado realismo que la ha convertido, con los años e inesperadamente, en una producción de culto, mucho más comprometida que cualquier sitcom yanqui. Aunque existen otros muchos nombres de este género (Mis adorables vecinos, La Que Se Avecina) incluso algunos de ellos ligados a grandes producciones cinematográficas extranjeras (Arlington Road, 1999, mítico film con indudable significación política), esta comunidad de vecinos fue realmente tan transgresora que nos ha puesto muy difícil poder encontrarle un digno sustituto. ANHQV interpela especialmente a la traída y llevada Generación Y, que ve en sus relatos conflictivos un buen reflejo de la forma de ser milenial.

Aquí No Hay Quien Viva permitió (y permite) introducir en las casas de miles de españoles una pequeña comunidad política donde, desde la figura del sofista e institucional Presidente Cuesta, pasando por el colectivo LGTBi (Mauri, Fernando, Bea, Inga, Delito) que empieza a ganar visibilidad en España con personajes nada extremos, –pero que tampoco recortan pluma, como el caso de Mauri–, hasta el precario Emilio Delgado –que en la universidad pública intentó encontrar como tantos otros el ascensor social–, representan algunos de los estratos sociales fundamentales de nuestras entornos posmodernos.

Cada junta de vecinos pone encima de la mesa los problemas de la democracia, en este caso cristalizados en el derecho de participación o no de las alquiladas –un derecho que solo adquieren con la condición de propietario (problemas de acceso a la ciudadanía ligados con el posicionamiento económico)– y en la dificultad de gestionar los espacios deliberativos. La propia lógica de oposición que desarrolla Cuesta frente a los desastrosos presidentes accidentales (Mauri, Carlos, Andrés) termina por demostrar que para el buen funcionamiento comunitario (acción colectiva en “Desengaño 21”) parece imprescindible el liderazgo tradicional y restrictivo (muy legalista) de Juan Cuesta, al que incluso le acompaña algún escándalo por desvío de fondos (episodio 3x23, “érase un vicio”). De entre las gestiones de otros presidentes destaca la actuación indiferente de Mauri en la tercera temporada (episodio 3x28: “érase un desgobierno”) cuyas acciones principales son la instalación de una piscina en la azotea, de una parabólica en la histórica fachada y de una máquina tragaperras para solucionar el déficit existente por los impagos (interesante reflexión sobre el mundo del juego).


Esta gestión alternativa termina con un incidente (la caída del techo de Lucía por el peso de la piscina) que podría traer la ruina económica a la comunidad en concepto de indemnizaciones, demostrando la necesidad una vez más de volver a la tediosa estabilidad tradicional.

También en la tercera temporada, la más política de las 5, vivimos dos episodios intensos. En el capítulo 3x24 “érase un administrador”, los vecinos deciden contratar a un gestor de fincas como solución ante la crítica situación financiera de la comunidad. Esta respuesta a un verdadero problema de utilización de bienes comunes supone la privatización de la gestión colectivo-política, una de las soluciones clásicas a la tragedia de los comunes frente al Estado (el Leviatán) y al establecimiento de espacios comunes de participación en las reglas y control, las otras soluciones aportadas. La privatización de la gestión produce grandes cambios, entre ellos el despido del portero ante la necesidad de reducir gastos (políticas de austeridad y propuestas de reforma ligadas a la Public Choice) por lo que son los propios vecinos los que tienen que asumir sus tareas típicas como la limpieza. Incluso vivimos, más tarde, un connato de independencia en la cuarta temporada. El edificio se divide en 2, lo que genera un conflicto sobre los distintos recursos que caen en cada uno de los dos lados (contadores, portero, agua).

El constructor corrupto –director de la operación Windsor– padre de “la pija”, una progresista postmoderna cosecha 2004 que nos regaló ese precioso alegato feminista recientemente viral, los contratos temporales basura de Belén en el Burger, la ORA o la tintorería, la mano de hierro de Paloma Cuesta y su aspiración emprendedora (PUF), pero por supuesto, algo sobre sale por encima de todo lo demás: ese trío de súper mujeres, que viven solas –Manolos a un lado– y de forma nada pasiva, verdaderas protagonistas de la trama.

Nos podríamos aventurar a analizar ese viejo meme que asigna a cada personaje un partido político (Carlos, el niño de papá con coche descapotable, pero que no entiende el amor, de Ciudadanos, como Andrés Guerra; Cuesta, un viejo felipista, maestro mal pagado de la concertada y admirador de la Constitución y el Estado; Isabel, la hierbas, una enfermera “verde y morada” que quiere fluir con el universo, termina atrayendo al viejo felipista), pero preferimos quedarnos con cómo los vecindarios nos permiten acercar a la pequeña pantalla las difíciles lógicas políticas de los grandes Estados cuyos principales retos pasan por fomentar una acción colectiva equitativa. Bueno, también nos quedamos con ese eje de coordenadas ideológicas según personajes que circula por la red, una verdadera obra de arte.

ANHQV, icono cultural solo empañado por las acusaciones de actores y actrices de explotación laboral, un relato demasiado común en la industria del entretenimiento.

Sobre este blog
Acercarse a la realidad política es aburrido y difícil. Nosotros le ponemos remedio. Política para todas y todos, a pie de calle. Formación y divulgación política.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Ciencia ficción
¿Y si la ciencia ficción nos salvara del fascismo?

Autoras, traductoras y editoras reflexionan sobre la necesidad de cambiar distopías por utopías ya que su mensaje puede ser conservador y reaccionario.

Energía nuclear
¿Por qué ha triunfado este año una serie sobre Chernóbil?
El sector pronuclear ha utilizado la conversación alrededor de la serie 'Chernobyl' para relacionar la tragedia de 1986 con el pasado y confundir los hechos.
6 Comentarios
Vicky 22:09 10/4/2018

A mi me encanta las series.las sigo viendo.aunque las vea muchas veces no me canso de verla.era una serie.que ademas de entretenerte A mi me relaja..con el lio que tenian siempre.en Aqui no hay quien viva

Responder
1
0
Maritza de Puerto Rico 18:10 10/4/2018

Sigo viendo la serie y grabando los capítulos los sábados y domingo. Siempre encuentro frases que me hacen reír. Hoy en día no hay una comedia cómo está mis preferidos son Emiliano y Belen

Responder
2
1
Chechu 14:49 10/4/2018

Excelente!!!!!!!!!!

Responder
4
1
#13261 11:35 10/4/2018

Una serie genial

Responder
3
2
#13257 10:56 10/4/2018

Creo que muchas veíamos esta implicaciones en ANHQV, y también la conexzión generacional...me jha gustado bastante!

Responder
3
1
#13221 21:56 9/4/2018

Nunca me imaginé que vería mencionado el Leviatán en un artículo de Aquí no hay quien viva (muy interesante!)

Responder
7
1
Sobre este blog
Acercarse a la realidad política es aburrido y difícil. Nosotros le ponemos remedio. Política para todas y todos, a pie de calle. Formación y divulgación política.
Ver todas las entradas

Destacadas

Agricultura
Las cinco crisis del olivar

El olivar está en peligro. A la caída del precio en origen del aceite de un 44% en año y medio se le suma la imposición de un 25% de aranceles en EE UU, la llegada al mercado de los fondos de inversión, la introducción del cultivo en intensivo y superintensivo, y el uso del aceite como producto reclamo de las grandes superficies. El sector ha dicho basta.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Senegal
Encontrar ‘El Dorado’ sin salir de Senegal

La asociación Hahatay, sonrisas de Gandiol, es una entidad 100% senegalesa creada por Mamadou Dia, un senegalés que hizo el camino hasta España en cayuco y decidió retornar a su tierra para informar a sus compatriotas de lo que hay tras la dura travesía. El objetivo es fomentar migraciones conscientes y seguras, así como alternativas de futuro en su entorno.

Cine
Amal Ramsis: “Toda la Ley de Memoria Histórica se ha quedado en abrir fosas y no en hablar de lo que pasó”
En el documental ‘Venís de lejos’, la directora Amal Ramsis invita a seguir a la familia de Nayati Sidqi, comunista palestino, por la España republicana, Palestina, Líbano, París, Grecia y finalmente Moscú.
Movimientos sociales
¿Cuándo se jodió el movimiento antiglobalización?

Las movilizaciones descentralizadas de Seattle dieron el pistoletazo de salida a un movimiento antiglobalización que no vivirá otra fase álgida sin una estrategia internacionalista.

Movimiento antiglobalización
G7 en Biarritz: una victoria macroniana totalitaria

Desde la aparición del movimiento antiglobalización, nunca ha habido una movilización tan débil contra una cumbre del G7 como en Biarritz. Aunque se apunte a las plataformas organizadoras de la contracumbre, parece que tanto la militarización del mantenimiento del orden como la “neutralización estratégica” por parte de las autoridades francesas están detrás de este fracaso.

Últimas

Sanidad
Multirresistencia en la compra y en el medio ambiente
Más vale prevenir que curar, por lo que evitar las infecciones supondría una contención de la proliferación de cepas resistentes a los antibióticos.
Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Elecciones 10N
Bel Pozueta: “Altsasu es un ejemplo claro de la utilización política de un código postal”

En las elecciones de noviembre, casi diez mil personas más han votado a EH Bildu, otorgando a su cabeza de lista, Bel Pozueta, un acta de diputada en el Congreso.

Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.

Refugiados
Solicitantes de asilo denuncian la ineficaz acogida del Ministerio y el Ayuntamiento

Más de 30 solicitantes de protección internacional, acompañadas por integrantes de la Red Solidaria de Acogida y la Parroquia San Carlos Borromeo, han presentado ante el registro del Ayuntamiento reclamaciones ante la mala gestión del Samur Social y la ineficiencia de un sistema de acogida que les deja en situación de calle. 

Bolivia
La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.