Brasil
Las causas políticas detrás de los incendios en el Amazonas

Desde hace semanas, la región tropical más grande del planeta está en llamas. Entre enero y agosto, el número de incendios ha aumentado un 145% en comparación con el mismo período en 2018.

Manifestación incendios Amazonía
Acto en defensa de la Amazonía en Sao Paulo el viernes 23 de agosto. Foto de Romerito Pontes.
25 ago 2019 06:03

Valentín estaba saliendo del trabajo cuando notó que la oscuridad había tomado por sorpresa a la ciudad de São Paulo. Eran las tres de la tarde del lunes pasado y no había llegado a escuchar las noticias que contaban que el humo provocado por los incendios en el Amazonas, a miles de kilómetros de distancia, habían llegado hasta la ciudad. “No entendía que estaba pasando. Era como si en cualquier momento se fuera a caer el cielo aunque apenas lloviznaba. Pensé que algo estaba mal”.

Desde hace semanas, la región tropical más grande del planeta está en llamas. Y nadie parece poder contener el avance del fuego que cruzó los estados de Acre, Rondonia, Mato Grosso y Mato Grosso del Sur hasta llegar a la triple frontera entre Brasil, Bolivia y Paraguay.

En lo que va de año, Brasil ya tuvo más de 73.000 focos de incendios, la mitad de ellos en la región amazónica, según los datos el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE). Pero no sólo eso, el ritmo que adquirieron es el más alto desde que el este instituto comenzó la mediciones en 2013 ¿Cuáles son sus causas? ¿Qué vínculos existen entre el avance del fuego y la política ambiental de Bolsonaro en Brasil?

Pedro Silva Dias, profesor e investigador en el departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de São Paulo, cree que lo que estamos viendo son los efectos de una combinación de variables ambientales junto con malas decisiones políticas. “Los incendios se dan en la época más seca del año. Ya el verano pasado, el sur y centro del Amazonas tuvo índices de lluvias por debajo de lo normal que aumentan el riesgo de incendio. Pero además, tenemos algunos problemas, que viene ya desde el 2014, que tienen que ver con el control ambiental”. 

Para Silva Dias, la falta de recursos por parte del gobierno federal “tiene un impacto directo en la capacidad de fiscalización y de acción del gobierno en el caso de incendios provocados vinculados a la deforestación.”

Ya la semana pasada, el Fondo Amazonia, creado en 2008 para captar donaciones destinadas a inversiones en proyectos de prevención, monitoreo y combate a la deforestación, además de la conservación y del uso sustentable de los bosques en el bioma amazónico, había sufrido un recorte de 30 millones de euros provenientes de Noruega como respuesta al descontento que generó la decisión del gobierno de Brasil de modificar de manera unilateral al equipo directivo que gestiona el fondo.

A medida que aumenta el número de incendios, también lo hacen las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que aumenta la temperatura general del planeta

Para Nilto Tatto, diputado federal del Partido de los Trabajadores (PT) y presidente del Frente Parlamentario Ambientalista, mucho tienen que ver las políticas del actual gobierno con las dimensiones que alcanzó el incendio. “Bolsonaro desarticuló todo el sistema de monitoreo, poniendo en duda incluso los datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales y el Fondo de Amazonias que financia proyectos de desarrollo sustentable. También atendió al pedido de los madereros y los ganaderos para ampliar el área de agricultura y benefició al sector minero, principalmente los encargados de la extracción de oro, para invadir unidades de conservación y tierras indígenas”, explica a El Salto.

Los días 10 y 11 de este mes, según recuerdan las organizaciones ambientalista, un grupo de agricultores habían celebrado el “día del fuego” para “demostrarle a Bolsonaro que están listos para trabajar”, lo que derivó en un aumento del 300% en los incendios en el área.

En enero pasado, el Ministerio de Justicia en manos del nuevo gobierno, emitió un decreto que cambió el proceso de demarcación de tierras haciéndolo aún vulnerable a la presión de los propietarios rurales.

Asesinatos de indígenas

Según denuncias formuladas por indígenas de Vale do Javari y difundidas por la organización Amnistía Internacional, durante el año aparecieron asesinados miembros de grupos indígenas aislados de la zona, muertes que nunca fueron investigadas. Esas tierras indígenas venían sufriendo, según denuncian, la invasión de personas dedicadas a la minería en el estado de Amazonas.

Manifestación incendios Amazonía 2
Protesta en defensa de la Amazonía en Sao Paulo el viernes 23 de agosto. Foto de Romerito Pontes.

De la cruzada de Bolsonaro con las ONG ambientalistas, después de decir desde el Palacio de la Alvorada que “puede haber, no lo estoy afirmando, acciones criminales de esas personas de las ONG para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil”, el presidente no consiguió más que quedar gritar sólo enmedio del desierto. “Las ONG en el Amazonas vienen trabajando desde hace tiempo junto con las comunidades indígenas, formulando políticas alternativas para mejorar la calidad de vida de población desde una perspectiva de desarrollo sostenible”, explica el diputado Nilto Tatto.

Márcio Astrini, coordinador de Políticas Públicas de Greenpeace Brasil, dijo a este medio que “las declaraciones de de Bolsonaro son ante todo un intento por desviar el foco de atención de las consecuencias que esta teniendo la política anti-ambiental que ha estado adoptando. Su acusación a las ONG no busca más que culpar a cualquiera que denuncie los problemas ambientales creados por su propia administración”.

Según explican los especialistas, los efectos de estos incendios son inmediatos. Para Pedro Silva Dias, tienen un impacto directo en la salud de las personas que habitan en la zona. “Es importante que haya una revisión de las políticas públicas ambientales porque el impacto en la salud y en el ambiente es grande”.

Entre enero y agosto de este año, el número de incendios aumentó un 145% en comparación con el mismo período en 2018. Los incendios forestales y el cambio climático se mueven creando un un círculo vicioso. A medida que aumenta el número de incendios, también lo hacen las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que aumenta la temperatura general del planeta y la aparición de reacciones climáticas extremas como las sequías, según explican los especialistas. Esto afecta al Amazonas en particular, a la biodiversidad en general así como salud humana en lo inmediato.

Relacionadas

Movimientos sociales
Movimientos en la pandemia: agricultura urbana, autonomía alimentaria y huida de las ciudades

“La incertidumbre es diferente si estamos organizados y nos apropiamos de nuestros territorios en los barrios”, dicen en las asambleas reunidas en cabildos territoriales en Chile. “Sabemos cuidar la vida, mientras el Estado no tiene la menor idea”. Nueva entrega de la serie Movimientos en la pandemia, elaborada por el periodista y analista Raúl Zibechi.

Coronavirus
Movimientos en la pandemia: un nuevo comienzo rebosante de dignidad y autonomía

El periodista y analista Raúl Zibechi inaugura una sección en El Salto para dar seguimiento al trabajo de los movimientos sociales en tiempos de la pandemia. Desde Perú a México, pasando por Ecuador y Uruguay, colectivos sociales se organizan y luchan por defender el derecho a sus territorios frente a las multinacionales y los intereses especulativos, que no han frenado su avance a pesar del confinamiento.

Brasil
“América Latina está luchando y resistiendo para tener un futuro y una vida justa”

Nara Baré es la primera mujer al frente de la Coordinación de las Organizaciones Indígenas del Amazonas Brasileño. Como integrante de una delegación de líderes indígenas, cruzó el océano para denunciar cómo las politicas de Bolsonaro, a punto de cumplir un año al frente del gobierno, afectan a las vidas de los pueblos originarios y sus territorios.  

7 Comentarios
#38833 5:27 28/8/2019

Si observan imagenes del CONICET, observaran que el Amazonas fue reduciendo su alcance progresivamente desde el año 2000 al 2019. No de cerca Bolsonaro solo causó esto. Fue Temer, Rousseff y Lula. 13 de esos años fueron gobiernos de izquierda. Que alguien me explique donde estaban los diarios “independientes” o los brasileros durante esos períodos. Porque yo no recuerdo que hayan criticado a Lula o Dilma por no quemar el Amazonas durante su gestion

Responder
2
0
Bixo malo 11:46 27/8/2019

"conservación y del uso sustentable de los bosques en el bioma amazónico" ? Queda claro cuáles son las intenciones de Bolsonaro y las consecuencias de su negacionismo, aunque es necesario preguntar si dicho "desarrollo sostenible" no fue el precursor de políticas "ecocidas" inmersas en el plan de destrucción territorial IRSA, respaldado por las castas extractivas de los diferentes países latinoamericanos, empezando por la falsa revolución tan respaldada por occidente. De paso, volvemos a insistir en que el problema es global y en el país "ecosocialista" vecino, se impone un plan de destrucción minero (arco minero del orinoco) dentro de dicha política "sustentable".

Responder
1
1
#38814 14:29 27/8/2019

Bolsonaro es un bastardo... Pero vamos a ver, el Amazonas ha perdido el 20% de su territorio. Qué pensáis que hacen gobiernos como Perú y Colombia? Cuanta hipocresía

Responder
4
3
juan 18:38 26/8/2019

algo no esta vien como es posibre insiendo amasona arentro internetabres bisto por satelites hay un porsentaje de insendio hecho por aviones en lugares que remoran 30 o 40 dia salir caminando cientos de kilometros separaros lejos de que sirvan al ganaredo o sojero ase un tiempo se abrava de poner una base militar en amasona bolsonaro es reonsabre por permitir quema sin control la inoransia de bolsonaro echar culpa a ong no son ong esos insindios ailaro solos cuprian un fin hay cosas raras

Responder
0
0
el que no miente 25:07 25/8/2019

esto es muy grave ya este bosque es uno de los mas grandes

Responder
1
0
#38761 20:12 25/8/2019

Vaya panfleto manipulador... ¿de Evo Morales no hablais?

Responder
5
8
#38756 17:12 25/8/2019

Bah, si somos nosotros y nosotras: carne, soja, cocaína, madera... si queman selva es porque compramos los productos que obtienen, no hay más.

Responder
11
0

Destacadas

Vivienda
Las ayudas al alquiler se quedan cortas y no terminan de llegar

Los grandes bancos siguen sin firmar el convenio para distribuir los microcréditos del ICO para la familias más afectadas por la crisis social y sanitaria. Mientras, en la Comunidad de Madrid las ayudas directas al alquiler se agotan en la primera semana.

Crisis económica
Hong Kong, algo más que una ficha en la disputa de China por la hegemonía global

Los medios occidentales amplifican las protestas en Hong Kong, un “problema interno” de China que confluye con los temores del establishment a que las sociedades europeas simpaticen más con el país dirigido por Xi Jinping.

8 de marzo
Testigos del informe de la Guardia Civil: “Mi declaración se ha tergiversado”
Dos de los cinco integrantes de CGT que aparecen en el informe de la Guardia Civil que culpa al Gobierno de no haber tomado medidas pese a conocer la situación de emergencia por el coronavirus aseguran que se han manipulado sus declaraciones. El sindicato estudia emprender acciones legales por lo que considera un “montaje” para desacreditar al movimiento feminista.
Migración
Helena Maleno, una vida en muchas vidas

La periodista e investigadora ha presentado Mujer de frontera. Defender el derecho a la vida no es un delito, editado por Península, un libro que nace de las luchas y resistencias compartidas con las comunidades migrantes.

Música
Belén Gopegui pone letra a las nuevas canciones de Milagros, el grupo coral que salió de un colegio público

De empezar a cantar en clase con su profesora a participar en uno de los mayores éxitos de Rosalía, la peculiar trayectoria del grupo coral Milagros añade ahora otro capítulo destacado: las letras de sus nuevas canciones llevan la firma de la escritora Belén Gopegui.

Migración
Empadronamiento sin domicilio fijo, el negocio de un derecho que los ayuntamientos se niegan a reconocer

Las trabas burocráticas que aplican la mayoría de ayuntamientos al proceso especial de empadronamiento incumplen la normativa vigente sobre el acceso al padrón, que debe ser facilitado con independencia de la situación administrativa o habitacional de las personas que residen en cada municipio. Los impedimentos constantes han dado origen a un negocio paralelo donde se debe pagar a terceras personas por los documentos que la administración exige.

Residencias de mayores
No tenemos perdón (ni vergüenza)
Se preparan protocolos para abrir comercios o terrazas pero, ¿para cuándo un protocolo para visitar a nuestros familiares en las residencias?
Crisis económica
España recibiría 77.000 millones a fondo perdido del plan de recuperación que ultima la Unión Europea

El Gobierno de Pedro Sánchez tendrá acceso a 77.000 millones para paliar el descuadre en las cuentas públicas provocado por las medidas del covid-19, según ha adelantado Bloomberg. Es aproximadamente un 6% del PIB.

Últimas

Coronavirus
La autogestión de los cuidados en un Chile en resistencia

Numerosas iniciativas en Valparaíso permiten crear estructuras de salud paralelas a las oficiales, ante el olvido de los más vulnerables por parte del Estado

Memoria histórica
Carabanchel pide a Marlaska recuperar la memoria de la cárcel convertida en CIE
Una plataforma ciudadana de Carabanchel solicita a Interior la apertura de un centro de memoria para recuperar la historia de la cárcel del barrio madrileño construida por presos franquistas, que estaba siendo usada como CIE.
Humor
Las terrazas en ‘Madrid’, por Mauro Entrialgo

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está realizando para El Salto.

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.