Urbanismo e igualdad, o qué tiene que ver el feminismo con el soterramiento de la M30

El urbanismo feminista lleva años señalando la necesidad de incluir la perspectiva de género en la configuración de las ciudades. La empresa que realizará un estudio de impacto de género sobre la M-30 trabajó con gobiernos de Gallardón.

Obras M30
Obras de soterramiento de la M30. David Fernández

publicado
2018-01-12 15:34:00

“El análisis con perspectiva de género no es un urbanismo exclusivo de la mujer, sino un urbanismo que no piensa exclusivamente en la parte social que se encuentra en la etapa del trabajo productivo remunerado, como ocurre todavía hoy en la mayoría de los casos”. Así explican fuentes municipales la necesidad de introducir la perspectiva de género en el urbanismo. Y así responden al titular de El País: “Carmena paga 52.000 euros para un informe de impacto de género sobre el soterramiento de la M30”.

Y no, el Ayuntamiento ni va a destinar 52.000 euros a un estudio de impacto de género sobre el soterramiento de la M-30. Para empezar, según explican fuentes municipales y puede consultarse en el Perfil del Contratante del Ayuntamiento de Madrid, “esta cantidad corresponde al importe de un lote y no de un estudio”. En concreto el lote 5, Política Medioambiental, adjudicado a la empresa Dinamia Sociedad Cooperativa por importe de 52.337,34 euros, y que comprende, además del estudio sobre el soterramiento de la M-30, otro estudio referido a Políticas municipales en el ámbito medioambiental.

El pliego técnico, especifican, incluye varios aspectos en su apartado “Análisis del proyecto de inversión de soterramiento de la M-30 y otras actuaciones relacionadas”: impacto medioambiental, impacto económico (modelo de movilidad y desarrollo, inversión y empleo), impacto social y, por último, impacto de género.

“El análisis del impacto de género de la actuación, siendo una parte en todo caso relevante y necesaria en cualquier evaluación de políticas públicas, no es el contenido fundamental ni mayoritario del estudio”, aseguran las mismas fuentes.

Blanca Valdivia, urbanista feminista e integrante del Col·lectiu Punt 6, que trabaja el urbanismo con enfoque de género desde 2002, recuerda que existen varias referencias legales en la Comunidad de Madrid para solicitar un informe de impacto de género de un proyecto de las dimensiones del soterramiento de la M-30. En primer lugar, la ley 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual, que en su artículo 21 indica que “todas las disposiciones legales o reglamentarias de la Comunidad de Madrid deberán contar con carácter preceptivo con un informe sobre su impacto por razón de orientación sexual, identidad o expresión de género por quien reglamentariamente se determine”.

Además, sin hablar específicamente de la pertinencia de un informe de impacto de género, la Ley de Igualdad, de 2007, una ley de aplicación estatal, establece en su artículo 31 que “las políticas urbanas y de ordenación del territorio tomarán en consideración las necesidades de los distintos grupos sociales y de los diversos tipos de estructuras familiares, y favorecerán el acceso en condiciones de igualdad a los distintos servicios e infraestructuras urbanas”. También dice que “las Administraciones públicas tendrán en cuenta en el diseño de la ciudad, en las políticas urbanas, en la definición y ejecución del planeamiento urbanístico, la perspectiva de género, utilizando para ello, especialmente, mecanismos e instrumentos que fomenten y favorezcan la participación ciudadana y la transparencia”.

Hay una referencia más en el ámbito regional, a la que aluden desde el Ayuntamiento: la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación, que señala que “las normas y resoluciones de la Comunidad de Madrid incorporarán la evaluación del impacto sobre identidad de género en el desarrollo de sus competencias, para garantizar la integración del principio de igualdad y no discriminación por razón de identidad de género o expresión de género”.

De hecho, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) tumbó en mayo de 2017 el plan urbanístico de Boadilla del Monte por no contar con un informe de impacto de género amparándose en los dos textos regionales (Ley contra la LGTBfobia y Ley de Identidad y Expresión de género). Para Valdivia, este tipo de informes se van a ir normalizando. Pero, por el momento, “las cosas que son innovadoras, aunque sean justas, pican un poco al principio porque cuestionan los privilegios de determinadas personas”.

¿Una M-30 feminista?

¿Cómo sería hoy la M-30 si el proyecto hubiera tenido impacto de género? “Nunca lo sabremos”, dice la urbanista. Por eso, asegura, “merece la pena invertir en el diagnóstico”. Aunque a algunos les cueste entenderlo, el urbanismo tiene unas consecuencias sobre la vida de las personas, “no solo de las mujeres”, insiste Valdivia.

“Un proyecto tan grande como fue el soterramiento de la M-30, con lo que supuso para el cambio de la configuración de los barrios, y para la movilidad y el uso del espacio público, es obvio que tiene que tener un informe de impacto de género”.

Así, el proyecto de soterrar la M-30, explica, prioriza la movilidad en vehículo privado, una movilidad mayoritariamente asociada al género masculino. “Las mujeres nos desplazamos sobre todo a pie o en transporte público en las ciudades”. Hoy, recuerda, en Madrid es imposible moverte a Carabanchel y Vallecas en transporte público desde Villaverde.

Un informe de impacto de género tendría que valorar, además de la movilidad, aspectos como los equipamientos públicos, zonas peatonales, o la percepción de seguridad. “La percepción de seguridad por parte de mujeres y hombres es totalmente diferente: una de cada tres mujeres ha sufrido alguna agresión a lo largo de su vida en Europa Occidental, lo que hace que muchas sigan pensando por qué calles van en sus recorridos cotidianos por su percepción de inseguridad”.

800.000 euros con Gallardón

Valdivia asegura que Col·lectiu Punt 6, que realiza evaluaciones con enfoque de género (aunque no específicamente informes de impacto de género), ha trabajado con todo tipo de administraciones públicas, y de todos los partidos. La propia adjudicataria de los 52.000 euros, Dinamia ha trabajado con diversos organismos, incluido el Ayuntamiento de Madrid con los gobiernos del PP de Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella.

En 2009 logró contrataciones por 800.000 euros, explican fuentes de la empresa a El Salto. Desde 2015, Dinamia –en la que participó Beatriz Santiago, una de las impulsoras de Ahora Madrid– el volumen de trabajo ha aumentado, algo que explican por el hecho de que la cooperativa ha crecido (“ahora somos muchas más y tenemos más experiencia”) y también porque este tipo de informes son más frecuentes.

Dinamia asegura que el hecho de que un persona cercana a Ahora Madrid haya sido parte de la cooperativa “no les ha favorecido” y explicita que este tipo de noticias solo han aparecido en relación al Ayuntamiento de Madrid, cuando trabajan con varios ayuntamientos (Arganda del Rey, Pinto, Alcalá de Henares, en la Comunidad de Madrid, o el de Vitoria-Gasteiz), y diversas empresas y organizaciones en la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha, entre otros territorios. “Creo que hay una falta de información importante en los asuntos relacionados con la Igualdad que no ocurre con otros asuntos, por ejemplo todo el mundo entiende que se pidan estudios de impacto medioambiental”, aseguran en Dinamia.

Blanca Valdivia recuerda que el urbanismo feminista no es nuevo. “No lo hemos inventado nosotras, surge en los años 70 en el mundo anglosajón y se ha ido desarrollando en estos años, en el Estado español desde los años 90”. Collectiu Punt 6, Hiria Kollektiboa o Urbanistas Feministas de Madrid son algunos ejemplos de este enfoque del urbanismo que pretende cambiar el perfil que hasta ahora ha sido prioritario en el desarrollo de las ciudades, que giran en torno al modelo productivo. “Llevamos desde 2000, picando mucha piedra para hacer pedagogía. Si queremos un mundo más justo para toda la población y que cambien las prioridades es necesario hablar de perspectiva de género”. 

14 Comentarios
jose luis 20:27 12/1/2018

Me parece increíble que una supuesta feminista diga con toda la tranquilidad que las mujeres se mueven más a pie o en transporte público que los hombres, esta predeterminando algo que solo por decirlo ya supone un comportamiento machista, que no cuenten cuentos

Responder
8
18
Ramón 10:21 13/1/2018

No es que lo diga "una supuesta feminista", lo dicen los estudios (encuestas) sobre formas de desplazamiento en la ciudad. No está de más informarse un poco antes de opinar.

Responder
23
7
#6403 9:47 13/1/2018

El tema es que solemos hacer las tareas de cuidado, como por ejemplo recoger a los niños del cole, ir al super, llevar a la.abuela al mediico... y todo eso solemos hacerlo andando o en tte publico....que hay de machista en recordar esto?

Responder
12
4
#6406 10:50 13/1/2018

Pues no opino igual porque las madres que conozco van a por sus hijos en coche(4x4 la mayoria), específica y no generalices para dar impresión de víctima porque mi madre si que va en transporte público a comprar pero mi padre va andando, no se, podrías poner al menos un estudio, no? Gracias y esperemos que los fondos públicos se usen con mas cabeza que con gallardon

Responder
2
11
#6510 8:59 14/1/2018

¿Por qué no te lees el artículo?

Responder
5
1
#6416 12:20 13/1/2018

Las madre que conoce, justamente, quizás debería conocer a la mayoría de madres que no tienen 4x4

Responder
11
3
Ainhoa Ezquiaga Bravo 13:10 31/1/2018

El artículo en general tiene las bases conceptuales sobre el urbanismo con perspectiva de género bastante didácticas pero las legales son un desastre.
Las leyes mencionadas sobre Identidad y Expresión de género tratan sobre personas trans, y determinarían como mucho la necesidad de hacer una evaluación del impacto de los proyectos para éstas (que son necesidades diferentes que para otros miembros del colectivo LGTBI, para las mujeres, los niños, grupos todos ellos que la legislación madrileña recoge que deben evaluarse). Total, la obligatoriedad de esto viene de legislación estatal (ya desde 2003!) y últimamente se concreta en un real decreto que hacen obligatorio que se evalúe cómo afectan las medidas de cualquier proyecto de ley, norma o plan el género. Los proyectos del tipo de la M-30 (infraestructuras, modificaciones de planes urbanísticos) tienen carácter normativo, su naturaleza es jurídica al menos en parte de sus determinaciones, y ahí es donde entra la obligatoriedad.
Por otro lado está el tema de por qué cuesta tanto. En fin, evaluar el impacto consiste en ver cómo estaba la situación antes, ver en qué consiste el proyecto propuesto, el alcance que tiene el tipo de propuestas que hace sobre la diferente experiencia de vida de hombres y mujeres (a veces no tiene mayor incidencia) y evaluar si éstas son positivas o negativas. Como la tradición proyectual, particularmente en planes tan infraestructurales como este, es no considerar desde el principio variables como el género para diseñar (podemos pensar en ese momento en el que nadie se planteaba que considerar la sostenibilidad y el medio ambiente fuese algo necesario), lo que termina pasando es que a la hora de realizar un informe diagnóstico hay muchos datos que no se tienen y hay que recabar de fuentes secundarias o incluso primarias con su consecuente coste. A la vez, si no se ha tenido en cuenta la perspectiva de género en el diseño es posible que haya muchas medidas que no resulten positivas para la igualdad y la lucha contra la discriminación, lo que requiere un esfuerzo estratégico y de concreción de medidas compensatorias. En suma, puede ser una tarea muy laboriosa cuando nos enfrentamos a proyectos de esta envergadura en ciudades complejas como Madrid (al final, no es sólo un soterramiento, sino la implicación que tiene para los barrios de alrededor, su economía, sus transportes, el acceso al espacio público... que todo eso lo viven de manera diferente los hombres y las mujeres).

Responder
1
0
C Suco 8:33 15/1/2018

Mi principal problema cuando vivía en Madrid era más mi discapacidad física, en el barrio y alrededores utilizaba siempre mi coche para el cole, las compras, todo..., no me quedaba más remedio, y aparcaba como podía porque si no tienes silla de ruedas por mucha discapacidad que tengas lo tienes más complicado para conseguir la tarjeta azul, ni con hipertensión pulmonar severa con clase funcional II-IV te lo dan y para ir al centro era una tortura porque no me quedaba más remedio que coger el metro o el autobús, llevaba una silla de bebé, y un montón de trastos, para enlaces de metro y algunas salidas me quedaba mirando las escaleras con desesperación y a veces hasta me entraban ganas de llorar de impotencia, el problema no era solo quién me ayudaba a subir la silla sino ¿cómo subía yo?, hay gente encantadora que siempre te echa una mano con la sillita pero yo no podía seguir el ritmo habiendo escalones o rampas. Muchas veces desistía y me quedaba metida en casa, porque pensar en todo el recorrido que tenía que hacer era agotador y asustaba bastante pensar que podía darme un síncope por el camino. Así que, está muy bien todo lo que quieran estudiar pero que sigan trabajando con el problema de la movilidad reducida, por favor. También tenemos derecho a llevar una vida normal.

Responder
3
0
#6422 13:26 13/1/2018

Hilo de Jonathan Martínez en twiter sobre los estudios de impacto de genero. Lo recomiendo.
https://twitter.com/jonathanmartinz/status/951555094184714240
"Gracias a los informes de impacto de género, sabemos que los hombres viajan sobre todo en coche o moto mientras que las mujeres son quienes se mueven a pie."
"Gracias a los informes de impacto de género, sabemos que los hombres se desplazan el doble para trabajar mientras que las mujeres se desplazan casi el doble para tareas de cuidados y el triple para hacer las compras."

Responder
8
4
Lupus 13:48 26/2/2018

Nada de eso lo sabemos por los estudios de impacto de género. Lo sabemos por estudios estadísiticos sectoriales que se llevan haciendo desde hace décadas..

Responder
0
0
#6401 8:51 13/1/2018

Y el título del artículo, genial

Responder
1
1
Ameba 8:49 13/1/2018

Muy buena información. El País ya sirve para algo, ese periódico global que globaliza los peores prejuicios comienza a ganarse buenas réplicas, demoledoras.

Responder
4
3
#6383 19:32 12/1/2018

Enhorabuena por el artículo, muy clarificador y desmontado las chorradas e inquinas de los medios del poder

Responder
7
3
#6379 18:32 12/1/2018

Interesantísimo y muy documentado. Enhorabuena.

Responder
6
3

Destacadas

Sistémico Madrid
El pacto con el diablo de los Carceller
Demetrio Carceller Arce y su padre pagaron para no pisar la cárcel y no tienen una serie de televisión porque su historia transcurre entre Teruel, Terrassa, Burgos y Madrid.
Historia
Jornadas de Julio: el 15M que iluminó 1854

El historiador Pablo Sánchez León ha editado ‘Las Jornadas de Julio [de 1854]’, una crónica anónima sobre el levantamiento popular de 1854 que abrió las puertas a la caída de la monarquía. El libro apunta claras analogías con la crisis del régimen de 1978.

Literatura
David Monthiel: “Rafael Bechiarelli es un personaje algo golfo, al que le afecta mucho el levante pero que sabe estar al liqui”

David Monthiel se está consolidando como uno de los autores de la prolífica cantera de novela negra de la Tacita de Plata. Con Las niñas de Cádiz (El Paseo, 2018) continúa la saga protagonizada por el detective Rafael Bechiarelli.

Últimas

Italia
Génova no está sola

La enésima tragedia nos recuerda que vivimos al borde del precipicio. El territorio, las casas, las infraestructuras construidas por toda Italia y dejadas sin control ni manutención se derrumban sobre nuestras vidas.