Cabezas de puente y contraofensivas en el frente lingüístico asturiano

La negación de que en Asturies existan más lenguas que el castellano es, o era hasta hace muy poco, la marca de la buena sociedad.

Manifestación oficialidad asturiano.
Manifestación en Oviedo/Uviéu por la oficialidad del asturiano. Iván G. Fernández
Xandru Fernández

publicado
2018-06-19 06:35:00
“1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. 
2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. 
3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”. 
Constitución Española, artículo 3 

“Hemos logrado que el castellano sea la única lengua del parlamento asturiano”. 
Mercedes Fernández, presidenta del PP asturiano

Conozco a mi madre, como quien dice, de toda la vida. Nunca la he oído pronunciar dos frases seguidas en castellano. No es tampoco una purista del idioma asturiano: en casa nos comunicábamos en una especie de asturiano desprovisto de rasgos fonéticos indígenas pero sintácticamente genuino y semánticamente puede que incluso integrista. Sin militancias, por supuesto: estoy convencido de que ninguna familia asturiana ha educado a sus hijos o hijas en el compromiso lingüístico antes de 1980.

Nuestra vida en los años setenta se dividía en tres registros idiomáticos: el asturiano puro y duro de gente muy mayor o muy de monte, el asturiano castellanizado que hablábamos en casa y con nuestros compañeros de colegio, y el castellano en que nos hablaban los maestros y la televisión y, esporádicamente, el padre o la madre de algún compañero de clase cuyo acento extremeño o andaluz nos sonaba tan exótico que ni siquiera lo identificábamos como castellano, era más como el portugués o el gallego de otras familias inmigrantes.

Conozco a mi madre, como he dicho, de toda la vida. Su acento es de esos que permite localizarla con precisión de GPS. Es tranquilizador hablar con alguien que tiene acento: te permite saber a quién debes pedirle cuentas si esa persona te agravia, qué linaje es responsable de sus virtudes y sus defectos. Un acento te arropa, te reconforta con su calor de rebaño, te masajea los linfocitos tribales. No estoy muy seguro de que ninguna de esas cosas beneficie a nadie, pero al acento le veo una utilidad fundamental para la supervivencia infantil: cuando tu madre renuncia a su acento, sabes que estás perdido. Toda esa familiaridad, toda esa emotividad gregaria cambia de registro y es como si te invadiera un ejército extranjero. Mi madre no solo cambiaba de acento y de registro lingüístico, cambiaba también de idioma: nos reñía en castellano. Le salía de dentro, no era una estrategia suya para hacernos odiar la lengua de Cervantes y de Mayra Gómez Kemp. Sencillamente, identificaba el castellano con el poder, con la autoridad y la coerción.

Y le funcionaba. Mi madre sabía de sobra que el castellano era la lengua de las personas poderosas, de las élites, de los funcionarios, los guardias civiles y los maestros. No sé si sentía remordimientos al usar aquella especie de kryptonita lingüística contra nosotros, pero tengo la convicción de que lo hacía con plena consciencia de estar usando un arma fetén pero importada o incluso robada al enemigo: carecía de la soltura con que las clases privilegiadas empleaban el castellano no solo para ordenar y organizar sino también y muy especialmente para negar cualquier experiencia lingüística diferente de la suya.

La campaña de La Nueva España contra los hablantes de asturiano se ha convertido en un problema mucho mayor de cuantos pudiera plantear ningún partido político

Negar el conflicto lingüístico en Asturies es conditio sine qua non para ingresar en la buena sociedad. Seas de izquierdas o de derechas, poeta épico o lírico, liberal o de las JONS, la condición para que te tomen en serio en Asturies es negar la existencia de la lengua asturiana, negar saber hablarla, negar haberla oído. Incluso te permiten negarlo en asturiano, siempre que la negación sea denodada y con muchos aspavientos, como acostumbra a hacer la presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, más conocida como “Cherines”, o el propio presidente del Principado, Javier Fernández, popularmente conocido como “el Mudu”.

Todo lo demás es relativo y está sujeto a los vaivenes de la suerte o de la alta política, pero la negación de que en Asturies existan más lenguas que el castellano es, o era hasta hace muy poco, la marca de la buena sociedad.

Recientemente se han tambaleado dos de los pilares tradicionales de esa actitud hostil hacia el asturiano: la Universidad y la Federación Socialista Asturiana (FSA). En ambos casos ha influido el recambio generacional, y me aventuraría a sugerir que en la primera con más intensidad que en la segunda, aunque de manera menos espectacular, puesto que en los ambientes universitarios el conflicto lingüístico ha sido siempre público, vitriólico y tremendamente vistoso.

La Universidad ha sido desde los años setenta del siglo XX el campo de batalla de defensores y detractores de la oficialidad del asturiano y en su seno se han producido algunas de las reyertas más salvajes y decisivas. La FSA, en cambio, se ha caracterizado siempre por una displicencia sin matices hacia las demandas de oficialidad para el idioma, y solo en fechas muy recientes, a finales de 2017, ha modificado su posición, gracias sin duda al trabajo continuado y persistente de militantes comprometidos con la normalización lingüística, pero también debido a la circunstancia de que ya no es posible, como antaño, gobernar Asturies contando solo con detractores del asturiano.

Estamos viendo el fruto de más de cuarenta años de reivindicación lingüística, pero aún no lo vemos formado del todo. Con la entrada en razón de la FSA estamos más cerca de poder celebrar la equiparación legal de los hablantes de asturiano con los de castellano, pero aún falta desmontar la oposición obstinada de la extrema derecha, organizada en Asturies alrededor de VOX y el PP.

La del PP es una maniobra descarada y bastante ridícula para rentabilizar la euforia españolista desatada a raíz del conflicto catalán. También es cierto que el PP asturiano nunca ha dado la impresión de estar pilotado por gente sensata, pero hubo una época, no muy lejana en el tiempo, en que era el PP el que admitía, con muchos matices, la oficialidad del asturiano (una oficialidad sui generis, todo hay que decirlo, aunque está por ver que no lo sea también la que abraza ahora la FSA), mientras que el PSOE se negaba en redondo a hablar del tema. En cuanto a VOX, no es probable que cambie de actitud, pero tampoco es que movilice a las masas obreras y campesinas, al menos por ahora.

No: el principal obstáculo a la oficialidad del asturiano es, en la actualidad, un periódico, el diario La Nueva España, cuya línea editorial bascula entre la infamia política y la pornografía lingüística. Debido a su capacidad para condicionar la opinión pública, la campaña de La Nueva España contra los hablantes de asturiano se ha convertido en un problema mucho mayor de cuantos pudiera plantear ningún partido político. Su beligerancia es absoluta y no conoce acentos ni registros idiomáticos, sabe de su capacidad para moldear los debates cívicos en Asturies y las élites están decididas a usar todo ese poder sin contemplaciones.

Es de esperar que en las próximas elecciones autonómicas el PP y La Nueva España utilicen el conflicto lingüístico como arma electoral contra el PSOE, Podemos e Izquierda Xunida. Puede que Ciudadanos se sume a la cruzada o puede que no (Ciudadanos en Asturies es como Coca-Cola, una marca registrada carente de color local), pero en cualquier caso el conflicto lingüístico marcará la agenda y habrá que ver si la tibieza de Podemos en este asunto es puramente táctica u oculta una indiferencia estructural que, como siempre, acabará perjudicando al asturiano.

En cualquier caso, a partir de ahora ya nadie puede esconder el conflicto. Incluso los detractores del asturiano tienen que reconocer que estamos en guerra y que, por primera vez en mucho tiempo, parecen a punto de perderla.

Asturias
Más de 5.000 personas piden en Oviedo la oficialidad del asturiano

La protesta, convocada por la Xunta para la Defensa de la Llingua Asturiana, contó con el apoyo de Podemos, IU, PSOE, Foro Asturias y los principales sindicatos.

1 Comentario
Bertu 12:54 20/6/2018

Naide qixo afalar esa guerra, los que pidimos la oficialidá pa esta llingua del entornu familiar, tan digna como'l castellán, sofitamos lo que diz la COSNTITUCIÓN; tolo contrariu a los antioficialidá, que n'otros ámbitos cacarexen de los beneficios de la Carta Magna, pero que nel asuntu de la llingua callen como afogaos la so actitú anticonstitucional. Que se sepa qu'estos supremacistes nun tienen nada de democráticos y que, col so tastu ultraderechista, si algamen a gobernar, van ignorar tolo que de derechos sociales tenga la constitución

Responder
9
0

Destacadas

Industria
Alcoa: ¿cómo salvar una industria?

La empresa ha flexibilizado su postura en las últimas horas para permitir la entrada de posibles compradores. Su futuro también podría pasar por una intervención pública, a pesar de las declaraciones de la ministra de Trabajo

Trabajo sexual
Al debate sobre la prostitución le falta renta básica
5
Escribimos con miedo a decir cosas que luego no podremos enmendar, de hacer aseveraciones que nos invaliden como feministas, casi como personas.
Remunicipalización
El Congreso abre el grifo a la remunicipalización del agua pese a los votos en contra de PP y Cs

Un ajustada votación, con la ausencia de varios diputados del Partido Popular, aprueba una propuesta de En Comú Podem para facilitar que los municipios puedan gestionar y recuperar el ciclo integral del agua.

Cárceles
Las dos huelgas de las prisiones

Aparte de la huelga realizada por parte de los funcionarios de prisiones, desde el 1 de octubre un buen número de personas presas secundaron una huelga de hambre para reivindicar algunos derechos básicos de las personas presas, fruto de varios meses de lucha colectiva en diferentes cárceles del Estado y de la que prácticamente ningún medio se ha hecho eco.

Últimas

Democracia participativa
¿Cómo participa la región de Madrid?

El 16 de Noviembre el Observatorio de Participación de Madrid convoca sus III Jornadas para compartir experiencias regionales relacionadas con la participación social.

Contaminación
Niños con máscaras anticontaminación frente a la ofensiva contra Madrid Central

Una veintena de AMPA y la FAPA Giner de los Ríos organizan una acción reivindicativa a favor de Madrid Central, lanzan un manifiesto y llaman a participar en la movilización programada para el próximo sábado. 

Minería
España, nueva frontera minera

En los últimos años el Estado español ha sufrido un auge de proyectos mineros. Ahora, mientras Castilla y León quiere abrir la puerta a explotaciones mineras no energéticas en suelos rústicos protegidos, Ecologistas en Acción lanza una propuesta para reformar una Ley de Minas que fue promulgada en 1973.

Tribuna
Es el momento de poner fin a la legalización de las “devoluciones en caliente”
1
Pedro Sánchez, en su discurso durante la moción la censura, mostró su firme determinación a poner fin a esta práctica, pero desde entonces, la acción de su Gobierno ha ido en dirección contraria.
Educación
Una grieta para aprender la vida
Un grupo de familias del CEIP Pare Català (València) pone a prueba un modelo diverso de escuela de vacaciones para reformular los procesos pedagógicos.