Indignación ciudadana por la reforma de las pensiones en Argentina

Tras días de intensa movilización y 12 horas de debate, el Gobierno de Macri consigue aprobar su reforma de las pensiones con el apoyo de diputados de la oposición.

18 diciembre Argentina pensiones
Movilizaciones contra la reforma de las pensiones, el 18 de diciembre de 2017. La Vaca

publicado
2017-12-19 13:05:00

El Congreso argentino ha aprobado este 19 de diciembre la reforma de las pensiones del Gobierno de Mauricio Macri. La medida supondrá un recorte de las pensiones y de la asignación universal por hijo.

Las 12 horas de debate y el tono áspero de los discursos puso de manifiesto la importancia de lo que estaba en juego. Las calles ya venían expresando su rechazo con movilizaciones, que culminaron en una numerosa manifestación durante la tarde del 18 de diciembre, que marchó hacia el Congreso, donde se debatía la reforma. La jornada se cerró con caceroladas barriales, fenómeno que se reprodujo en varias ciudades del interior.

Al macrismo no le resultó fácil el trámite. La sesión fue precedida por casi cinco horas de gritos, insultos y polémicas, además de algunas mociones que pedían suspender el debate por la violencia que se vivía en los alrededores del Congreso. Los altercados incluyeron la detención de siete periodistas. 

Finalmente, poco después de las 7h, tras una maratónica sesión de 12 horas de debate, la Cámara de Diputados aprobó la reforma. Un resultado de 127 votos a favor, 117 en contra y dos abstenciones da cuenta del pulso de la disputa. Para ello el oficialismo contó con su bloque de aliados y, en simultáneo, apeló a la conocida y universal amenaza de recortes presupuestarios a las provincias gestionadas por gobernadores peronistas, once de los cuales acabaron apoyando el proyecto de Macri.

En contrapartida, además de encendidas argumentaciones en contra, recibieron duras descalificaciones como la que profirió la diputada kirchnerista María Emilia Soria: "Me da vergüenza que esos gobernadores se digan peronistas; no son peronistas son prostitutas de Macri".

Las políticas del macrismo —con énfasis esta reforma jubilatoria— empiezan a tener creciente contestación social, en un país acostumbrado a movilizarse y a expresarse con bastante contundencia. Las imágenes de las cargas policiales y los manifestantes avanzando frente al Congreso evocan el otro 19 de diciembre, el de 2001, cuando miles de argentinos volcados en las calles obligaron al expresidente Fernando De La Rúa a renunciar y huir en helicóptero desde La Casa Rosada. “Que se vayan todos!”, gritaban.

Voces desde las calles de Buenos Aires

LaVaca.org, medio colaborador de El Salto, recogió testimonios de activistas y manifestantes en la gran movilización del 18 de diciembre.

Hugo Godoy, ATE nacional: “Lo que pasó en estos días es un cambio de coyuntura política, de la que sale debilitado el gobierno. Hemos viso un grado muy alto de participación, de rechazo a este proyecto, y de organización. Pero esa organización busca ser deslegitimada por el gobierno que a través de sus provocadores de siempre busca dar la imagen de los malos de la película, los violentos, que vendríamos a ser todos los que nos hemos manifestado pacíficamente. Nunca encuentran a esos encapuchados que agredieron a algún periodista o a policías, pero estoy viendo cómo en Bernardo de Irigoyen, en un bar, entra la policía tirando gases y se llevan a todos los que estaban ahí. ¿Y cómo se van a justificar? Acusando a los que tiraban piedras, pero nunca agarrándolos a ellos. Lo que el gobierno quiere lograr con todo esto es naturalizar la represión en el país. Mientras tanto adentro del Congreso están los “buenos”, que son los que discuten la ley que perjudica a los jubilados, pero no dicen que el edificio está vallado y están desconociendo a toda la gente que se manifiesta afuera. Pero de todos estos días ha surgido una conciencia sobre lo repudiable y antipopular de estos proyectos. A la vez, esto está provocando un realineamiento de cantidad de organizaciones que empezaron a estar juntas en la calle. Las organizaciones de San Cayetano (CTEP, CCC, Barrios de Pie) con las que hemos actuado en conjunto, son la expresión de la fuerza de los movimientos sociales. No nos olvidemos que esta semana de conflicto comienza con esas organizaciones marchando por la emergencia alimentaria. Y el otro protagonismo en estos días ha sido el de las mujeres, coherente con las movilizaciones que el año pasado fueron las más importantes del país. A todo ese nivel de organización lo quieren silenciar poniéndonos como los violentos. Aunque todos sabemos quiénes son los verdaderamente violentos en esta historia”.

Tomás Eliashev, secretario de Derechos Humanos del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA): “Sufrimos una doble agresión como manifestantes y como trabajadores de prensa. Una compañera del archivo de Télam, Suyai Serrano, fue atropellada por los móviles de la Policía de la Ciudad que doblaron a toda velocidad por Avenida de Mayo y Sáenz Peña, en la Plaza. Por suerte sólo fue un golpe, pero está muy shokeada por el susto. Toda la secuencia fue de terror”.

Horacio Arreceygor,  secretario general del Sindicato de Televisión (Satsaid): “Estamos en un proceso de redistribución de la riqueza al revés. Nos sacan a trabajadores, jubilados, precarizados para redistribuir esa riqueza a los grandes grupos económicos. Lo que se viene es varios meses de mayor conflictividad, porque esto recién empieza. Acá empezó un proceso de ajuste permanente con represión. Lo que van a tratar de imponer ahora es la reforma laboral. Con la reforma previsional ya tenías un 80% de gente en contra. Y si bien la participación en la calla ha sido enorme, mucha gente no marchó por temor a la violencia de las fuerzas de seguridad. Pero eso va a ir cambiando. Porque lo otro que se viene son tarifazos que mucha gente directamente no va a poder pagar. Vamos a ver cuál es la reacción. Pero si hay un ajuste permanente, va a haber una resistencia permanente. Estos días me parece que han generado más conciencia sobre cómo se le ha mentido a la sociedad. En campaña decían que no iba a haber reforma previsional, ni laboral, ni nada. Y ahora están cada vez más apurados por meterlas como sea”.

Myriam Bregman, legisladora porteña del FIT: “Es la vergüenza nacional. Siguen sesionando como si no pasara nada. Toda la oposición planteó que así no se podía seguir, hicieron caso omiso. Habían detenido un montón de fleteros, trabajadores que traen banderas a las marchas y ahora tenemos un compañero de la dirección nacional de Foetra, Carlos Artacco, con la mandíbula rota arriba de un camión y sin atención médica”.


Nicolás Del Caño, diputado del FIT: “Lo de hoy es una vergüenza, como el jueves que sitiaron el Congreso. Tenemos un compañero telefónico detenido con la mandíbula rota. Hablan de un niño de 9 años que perdió un ojo. Detenidos. Una situación terrible. Este Gobierno está dispuesto a ir contra los sectores más vulnerables y por eso genera repudio tan masivo como el de hoy. Y adentro del recinto es una vergüenza, porque ellos tienen que garantizar esta ley para beneficiar a los grandes grupos económicos. Mas allá de si se vota o no, este proyecto ya queda totalmente deslegitimado”.

Natalia y Cecilia, docentes: “Estábamos en Avenida de Mayo y 9 de Julio. Nos avisaron que estaban metiendo en cana gente a lo loco. Como estaba colapsado nos fuimos hasta Plaza de Mayo para irnos hasta el lado de Caballito. Veníamos normalmente en el subte A e interrumpen el servicio en la estación Saenz Peña, pleno Congreso, por supuestos problemas técnicos. Esperamos 5 o 10 minutos adentro, y empezamos a sentir cada vez más olor a gas y la gente vio que venían otras personas de la estación anterior, Lima, caminando por las vías caminando. Le tuvimos que poner limón a una señora de 80 años, descompuesta”.

Marcelo y Natalia, del Hotel BAUEN:
“Estamos acá por el futuro nuestro. Hoy son nuestros jubilados pero mañana vamos a ser nosotros. Tenemos muchas razones: si hoy estamos así, imagínate el día de mañana. Somos los más jóvenes y estamos arrancando recién. Así no se puede. Esto es un desastre: es una vergüenza cómo pegaron a la gente, a los abuelos, se metieron con la gente grande. Es una vergüenza que el Gobierno haga esto”.

Pablo Micheli: “Si vos ponés un ejercito rodeando y ves que hay cada vez más gente, buscás cualquier excusa para terminar a los palos y tirando gases. No es la gente que tira piedras: es la propia policía por orden del Poder Ejecutivo que tiene que parar toda la gente que está viniendo. Es la mejor manera para que se arme lío y se disperse la gente. La masividad de la marcha demuestra que hay un rechazo generalizado a esta ley y también al accionar del Gobierno porque pone siempre al límite la democracia, y si a eso le sumamos la represión nos hacen sentir que hemos retrocedido 20 años en la historia”.

María Alejandra, de Villa Corina: “Es un día especial para los argentinos. Empezamos a tomar conciencia que las políticas neoliberales nos están dañando. Quieren empezar con los mas débiles, nuestros abuelos que tanto han trabajado por la Argentina. La mayoría de la gente hoy esta convocada porque quiere estar, quiere ser parte. Nosotros no somos soldados de nadie. Venimos acá porque queremos estar mejor, porque consideramos que hoy un sueldo de 4 mil pesos que gana un cooperativista catalogado como un “negro”, “choriplanero” y demás, no le alcanza para vivir. Yo tengo en el barrio un merendero donde le doy la leche a 50 criaturas. Y tengo que salir a hacer una rifa, a hacer donaciones para poder darles porque lamentablemente los padres no llegan ni a los diez días de comida. Está pasando que pocas familias pueden comer carne. Y eso me da bronca, me da impotencia, me da pena por mi país, por la sociedad que tiene un poco más crea que nosotros somos la grieta. Nosotros no somos la grieta. Somos gente humilde con capacidad para trabajar pero este gobierno no nos da trabajo. No somos unos negros que vivimos en una villa. Trabajo mucho para sacar adelante a los nenes del barrio. Yo no tengo sueldo, yo no cobro nada. Lo hago porque me nace hacerlo porque estoy viendo el sufrimiento de esas madres. Yo quiero que en este país la gente tome conciencia y empiece a pensar que no somos culpables de ser pobres nosotros. Nosotros tenemos dignidad, a nosotros no nos pagan para venir acá. ¿No ve comer un choripán a nosotros? ¿Nos ve tomar una gaseosa? No nos alcanza. La marcha pasada que vine vi cómo lastimaban a los viejos de verdad. Y yo llevo esa información a mi barrio, porque quiero mi barrio sepa lo que está pasando. No quiero vivir esto en mi país. No quiero vivir lo que viví en el 2001. Los que destrozan están mandados por el grupo de choque de ellos para lastimarnos, para hacernos daño. Para que digan “mirá los negros de mierda estos como vienen a romper todo”. No es verdad. La gente no sale a la calle por gusto, porque quiere estar abajo del sol, porque quiere sufrir. Toda la gente que está acá no tiene dinero ni para comprarse una gaseosa. Mi hijo tiene 22 años, ha tirado como 50 currículum y es trabajador, y no consigue trabajo. Tenemos que empezar a pensar. No somos la grieta. No somos el kirchnerismo. No estamos de un lado ni del otro. Queremos vivir mejor”.

Solange, 28 años: “Vinimos de Monte Grande. Tardamos 4 horas en llegar. Nos pararon varias veces, nos pidieron documentos por lo menos 6 veces en el camino, pero acá estamos. A mi no me van a sacar la comida de mis hijos y me voy a quedar sentada. Tengo 3, uno toma teta todavía. Pero no lo traje. Me ordene y lo dejé con tía. Hoy tenia que estar acá”.

Leopoldo Moreau (Unidad Ciudadana): “Se ha vuelto a reiterar un operativo que pretende instalar una especie de mini estado de sitio alrededor de Congreso. Otra vez restricciones para la participación del pueblo y la movilidad de los trabajadores. Espero que el Gobierno retire este proyecto, está claro que va en contra de todo el pueblo argentino porque si no haría falta todo este aparato represivo. Espero que los diputados reaccionen, que no levanten la mano por este proyecto que daña a jubilados, pensionados, discapacitados”.

Frente de Adultos Mayores: “Está viniendo mucha gente. Así que si vuelven a provocar como la vez pasada, tirando gases y eso, va a volver a ser otro nuevo escándalo. Si logran aprobar la reforma puede ser que tiren un tiempo más pero en algún momento va a explotar. Lo que están es comprando tiempo. Ahora, gracias a sacarle plata a los jubilados. Están tratando de disfrazar una cosa que, la mires como la mires, van a perder plata los jubilados. La realidad en un momento te aplasta.

0 Comentarios

Destacadas

Editorial
La prueba de la verdad de Pedro Sánchez

La verdadera prueba de las capacidades y la independencia de Pedro Sánchez no pasaba por un software que detecta plagios sino por la negociación bajo cuerda con Arabia Saudí.

Huelga
Conflicto de Amazon: “Aquí se está juzgando el derecho a la huelga”
La huelga de Amazon el pasado mes de julio, durante la campaña del Prime Day, acabó con dos detenidos acusados de atentado contra la autoridad.

Últimas

Economía social y solidaria
La Economía Social y Solidaria muestra su músculo en Madrid

Este fin de semana se ha celebrado en Madrid la IV Feria de Economía Solidaria de Madrid Bajo el lema “Dale vida a otra economía: Consume consciente”.

Educación
Encerrados a 38 grados en un aula

La falta de acondicionamiento de las aulas a las altas temperaturas pone en pie de guerra a la comunidad educativa en Extremadura.

Creaciones morales
Ovnis en Alcorcón
El fenómeno de los extraterrestes del planeta UMMO en los años 50 fue un precedente a la española y con difusión internacional de las ahora llamadas ‘fake news’.
Energía nuclear
Lo que hay detrás de la energía nuclear
Abordamos brevemente el negocio de los residuos radiactivos para el oligopolio patrio: cómo definir "residuos", su gestión y quién paga los costes que se generan.