Series
‘Years and Years’, ‘Black Mirror’ y ‘Mr. Robot’: cómo lo hegemónico se presenta como contrahegemónico

Series que a priori se presentan como antisistema esconden una ideología reaccionaria que desanima el sindicalismo y la acción social.

Years and years
Fotograma de la serie. Fuente: BBC

publicado
2019-08-13 06:36

Estos días he visto la nueva serie de HBO, Years and Years, una historia sobre cómo evolucionará nuestra sociedad a diez o quince años vista en el ámbito político, económico y social. Llegué hasta ella después de ver por redes algunas recomendaciones por tratarse de una serie que refleja, desde un punto de vista crítico, el alcance de las nuevas tecnologías y la instauración de un nuevo principio civilizatorio neoliberal hasta sus últimas consecuencias. Sin embargo, lo que me he encontrado es una de las series más conservadoras y más reaccionarias que he visto en los últimos tiempos, lo que me ha hecho recordar el trasfondo que tienen los productos audiovisuales que se presentan con un disfraz crítico y antisistema como pueden ser también Black Mirror o Mr. Robot. Aquí van un par de reflexiones rápidas al respecto, surgidas de una noche madrileña de verano e insomnio.

Years and Years nos presenta una distopía muy cercana, a la que no llegamos al darle al play, sino que observamos el avance de nuestra sociedad —concretamente la sociedad del Reino Unido— unos diez años en adelante desde nuestro presente. La salida a la crisis de 2008 y el fin del Estado de bienestar, lejos de suponer una vuelta al orden anterior, suponen un nuevo modelo socioeconómico y sociopolítico caracterizado por la inseguridad política nacional e internacional, el malestar económico que termina en una nueva crisis bancaria donde las personas pierden todos sus ahorros y, un problema persistente en toda la evolución de la serie, la inmigración a las puertas de los países avanzados del centro de Europa. ¿El resultado? una sensación semiapocaliptica en la que nuestra sociedad ha llegado a un modelo de gobierno autoritario de corte neoconservador con tintes fascistas, donde lo normal es tener tres o cuatro trabajos para ganar una miseria y tener que volver a casa de tu abuela con tu familia. ¿El objetivo? crear una sensación pesimista sobre nuestro futuro de aquí a quince años para que, una vez llegados a ese tiempo, cuando nuestra sociedad no sea ni tan autoritaria ni tan despótica, y cuando no hayas perdido todos tus ahorros ni tengas que sobrevivir en casa de tu abuela con cuatro trabajos precarios, pero tengas cada vez menos libertades, menos capacidad económica y un solo trabajo por un salario que no te permita pagar tu alquiler de un piso en un barrio gentrificado, pienses que las cosas no están tan mal. En resumen, crear un sentimiento de conformismo ante el cambio social que se nos presenta a nuestra generación. Total, podía haber sido mucho peor tal y como estaban las cosas, así que confórmate y no te muevas mucho, que podías estar peor.

A todo esto, habría que sumarle la visión geopolítica e internacional tan reaccionaria que se presenta, donde Rusia, de golpe, sin explicación, es soviética y está gobernada por un Partido Comunista homófobo que se dedica a ocupar Ucrania y a perseguir y asesinar a la comunidad LGTBI. Porque mostrar que la realidad es que Ucrania está en manos de un gobierno neonazi que de verdad persigue a comunidades y minorías —LGTBI, judíos, comunistas, etc.— no vende ni sirve para crear una hegemonía cultural en beneficio de los mismos que han facilitado que esta sea la realidad ucraniana. A esto se podría añadir la visión tergiversada del conflicto sirio y una proyección de España como un país socialista bueno y precioso, donde el conflicto catalán acaba provocando una suerte de vuelta a 1936 y provoca una revolución ultraderechista. Al final, en toda su visión geopolítica y la manera de abordar lo internacional, puede apreciarse un cierto anhelo del pasado imperial británico.

Pero como mencionaba al inicio, no se trata de la única serie que se presenta como critica, pero en realidad esconde un mensaje conservador. Hasta hace unos meses yo era un fan absoluto de Black Mirror, pero me di de lleno con una reflexión que no recuerdo quien la escribía ni donde —por desgracia— que revisaba esta visión de la serie. En resumen, esta reflexión venía a decir que en Black Mirror el problema con las tecnologías siempre se presenta como un problema personal de los consumidores, que no saben hacer buen uso de los avances tecnológicos y los vuelcan sobre sus vicios, traumas y maldades. Sin embargo, en ningún capítulo de la serie podemos encontrar una reflexión sobre los productores de las nuevas tecnologías y la orientación con la que llegan al consumidor. Es decir, si a una persona aislada de nuestro contexto social le damos un móvil de última generación y le explicamos las herramientas que posee, no va a desarrollar unos usos como los que se presentan en Black Mirror, porque le faltaría el contexto sociocultural sobre el que se producen y crean las nuevas tecnologías en nuestra sociedad y, sobre todo, del contexto en el cual se comercializan, orientadas exclusivamente a unos usos sociales que para nada son voluntad o resultado de los traumas, problemas o maldades de los consumidores, únicamente. Pero claro, siempre es más fácil poner el foco sobre el individuo particular que sobre un entramado económico que se está haciendo el dueño de la sociedad a través de las tecnologías de la información y la comunicación.

Por último, la serie Mr. Robot era otra de mis grandes referencias audiovisuales de los últimos años, hasta que estas reflexiones me han llevado a verla con otros ojos. La trama de esta serie es la de un joven informático que pretende derribar todo el sistema mundial al acabar con una enorme corporación multinacional que esta detrás de toda la sociedad, incluidos gobiernos y sistema financiero. No hay que ser demasiado avispado para percibir desde el primer capítulo la cercanía a la trama de Figth Club, novela de Chuck Palahuniuk llevada a la gran pantalla por David Fincher. Este joven es un hacker de un nivel inconmensurable, pero esconde un pequeño secreto: tiene un problema mental que le lleva a desarrollar una doble personalidad, tener visiones con una persona que le ayuda en esta empresa y una incapacidad absoluta para tejer y mantener cualquier tipo de relación social y personal. Si, es un resumen muy drástico, pero tiene el objetivo de no hacer ningún spoiler. Entonces, ¿qué se esconde detrás de esta trama? Claramente hay un grito a la acción individual, rechazando toda clase de organización colectiva para hacer frente a una sociedad injusta y despótica y realizar una revolución. Ahora la revolución no será una acción común, colectiva y compleja, sino el resultado de que una persona desde su casa reprograme las bases de datos de una corporación y acabe con todo el sistema socioeconómico existente. De nuevo, ¿el resultado?, no te asocies, no te sindiques, no participes en tu barrio en movimientos sociales colectivos para hacer frente a los ataques neoliberales que ponen en jaque tu vida. Simplemente actúa individualmente, con la ayuda mínima de alguna persona que te deba un favor, pero sin tejer redes sociales complejas. Actúa desde tu casa, con tu ordenador, con tu móvil, pero no hagas nada que de verdad pueda hacer que sientas las cadenas y quieras cambiar tu sociedad. Simplemente, resígnate y desahógate desde tu pantalla.

En fin, ahora que estoy inmerso en Gramsci por motivos académicos lo veo más claro. Existe una guerra cultural e intelectual, un espacio en el que se crea una hegemonía que legitima a través del consenso en la sociedad civil al grupo dirigente políticamente. Y nos están ganando. No somos capaces de crear una contrahegemonía, productos audiovisuales de gran éxito y trascendencia social, sino que asumimos como contrahegemónicos productos que provienen desde la misma hegemonía de la clase dirigente, que nos las ofertan como un cebo antisistema y critico contra sus propias bases, pero que detrás esconden un mensaje que termina calando y desmovilizándonos.

Sobre este blog
El blog de tecnología de 'El Salto'
Ver todas las entradas

Relacionadas

Cine
Llevando la contraria a Pedro Vallín
Entrevista con el periodista autor de ¡Me cago en Godard!, un análisis por el esqueleto del cine y su mensaje izquierdista.
Ciencia ficción
¿Y si la ciencia ficción nos salvara del fascismo?

Autoras, traductoras y editoras reflexionan sobre la necesidad de cambiar distopías por utopías ya que su mensaje puede ser conservador y reaccionario.

34 Comentarios
Eszam 15:47 25/10/2019

Percibo en tu opinión una mirada muy sesgada sobre estas series, y parecieras colocar al espectador en un lugar demasiado estático para mi gusto. Veo a estas series como relatos, individuales, y contadas desde distintos puntos de vista, disímiles. Confío en la mirada crítica de lxs observadores como para no dejarse poner en cualquier parte. Rescato muchas cosas muy creativas de estas series, sin dejar de verlas como una ficción

Responder
0
0
#41460 10:59 17/10/2019

Yo tengo esperanza en que la gente se arremangue y se ponga a trabajar hacia algún lado. He visto un rayo de esperanza en el nuevo género Solarpunk que, siendo post-apolíptico, es "brillante como el sol pero con las orejas sucias" (cito el texto "apuntes para un manifiesto Solarpunk"). Igual que Aldous Huxley tuvo un arranque de optimismo con "La isla" décadas después de "Un mundo feliz", creo que fantasear con futuros habitables a través de la ficción es algo que estimula caminar hacia él.

Responder
0
0
#38375 25:09 15/8/2019

No te enteras, la sociedad del espectáculo no consiste en que las series se apropien de la revuelta, es al revés. La Sociedad del Espectáculo es el momento en que lo real está tan vacío de contenido que sólo las series recogen la revuelta, como representación, claro.

Responder
4
3
jm 18:50 15/8/2019

Ciertamente, es un comentario de una noche de verano con insomnio, eso es cierto. El resto, pura disgresión cuántica, dicho sea en el sentido amplio de la palabra. Si de las tres series (la de Black mirror con capítulos independientes, de temática y registro variado, que ni tienen conexién entre ellos) sacas esa conclusión tan rebuscada y concluyente, o no hemos visto lo mismo o has cedido a la necesidad de crear contenido con un plus de originalidad aprovechando que el Tajo pasa por... Puro desbarre el post, para muchos que hemos visto las tres series, una auténtica burrada. De dónde sale eso de que la culpa en BM se echa al individuo y no a la sociedad y a la tecnología impuesta por las corporaciones?. Justo al contrario, en cualquiera de sus capítulos puede verse que la culpa se achaca a las nuevas tecnologías y el control sobre ellas del estado y las corporaciones, señalándose la atomización, indefensión y descontrol por parte de ciudadano. En Years and Years, tampoco parece culpabilizarse al indiviudo y sí al sistema que permite las aberraciones de Vic (cuasi parodia del sistema actual USA), y la crítica es al sistema en su previsible evolución distópica. Cierto que hay una querencia a nombrar la perfidia de los rusos que parece han reconquistado Ukrania, pero no mayor que la que se dedica a criticar al sistema del estado inglés que ha creado esa sociedad horriblemente distópica que describes. La crítica a Mr. Robot, esa ya hasta se me escapa, simple alucine lo que dices. Una lástima que un post así, sin argumentos congruentes y razonados y con una simple compilación de asertos, puede hacer que alguien se pierda estas series, ya que las tres son francamente excepcionales en relación a lo que hay por ahí. Pero, ya digo, el teclado permite cualquier afirmación, su complementaria y su contraria. Creo que deberías olvidarte de esa noche de verano y volverlas a ver en su complejidad y sus matices y, sin necesidad imperiosa de escribir contenido sobre ellas, y tal vez tus conclusiones, íntimas, las que no se escriben, serían diferentes. Hay que joderse!!

Responder
8
3
Almudena Alba 17:10 15/8/2019

Muy necesario este tipo de crítica en estos días donde nos cuelan valores retrógrados y conformismo en los lugares más insospechados. Comparto casi todos los ejemplos mencionados. Quitando esos elementos esas series casi podrían citarse como a ti-establiment. Dicho esto, esos elementos se combinan con otros aspectos muy críticos y nada inofensivos, especialmente en varios episodios de Black Mirror y en Mr Robot. En esta última el protagonista no actúa sólo, sino en un grupo reducido, eso sí, de hackers.
La tarea del espectador está en apreciar lo esencial y reírse de lo banal, superfluo. Apreciar lo subversión y reírse de lo que tan descaradam tratan de colarnos

Responder
0
0
Christian 16:46 15/8/2019

Conozco gente que tiene 3 trabajos y gana una miseria, y gente que tuvo que volver a la casa de los padres por las crisis creadas por el neoliberalismo, la serie lo refleja perfectamente y sin exagerar, pero se queda corta teniendo en cuenta que si esto pasa hoy imaginatelo en 5 o 10 años, la precarización laboral y la eliminación de derechos fundamentales esta ocurriendo hoy en la mayoría de los países occidentales, la serie se queda corta en mi opinión, lo que refleja no dista mucho de nuestro presente y el futuro con el ascenso de una extrema derecha en la mayoría de los países es preocupante.

Responder
3
0
Joey Tribbiani 13:00 15/8/2019

"A todo esto, habría que sumarle la visión geopolítica e internacional tan reaccionaria que se presenta, donde Rusia, de golpe, sin explicación, es soviética y está gobernada por un Partido Comunista homófobo que se dedica a ocupar Ucrania y a perseguir y asesinar a la comunidad LGTBI."

No sé de qué os escandalizáis. La Unión Soviética no fue un régimen benévolo con los homosexuales.

Responder
0
3
#38320 24:40 14/8/2019

Lo de Years & Years es de traca. Lo de la España del socialismo feliz, que la extrema izquierda da un golpe de Estado y cierran las fronteras a los refugiados porque los extremos se tocan....lo siento pero mi estómago tiene límites.
Y lo de la Ucrania gobernada por el Partido Comunista(Ucrania es anticomunista y el PC allí ni pincha ni corta al igual que en la actual Rusia) que persigue a los homosexuales...cuando la realidad es que la homofobia está muy extendida por toda la Europa del Este, incluida la Polonia tan amada por los británicos, es ya de enfermedad mental. La Guerra Fría terminó, señores. Y lo de Putín es otra cosa.
Y luego nos quejamos porque aquí hay políticos que califican a Madrid Central de "comunismo puro".
En fin, es una serie con demasiadas pretensiones, el futuro no está escrito, y resulta demasiado superficial. El Polo se derrite pero solo mucho después ocurren inundaciones...es que cuando se quiere abarcar demasiado es lo que pasa.

Responder
1
2
Mariano Perez 22:30 14/8/2019

https://perspectivadebate.blogspot.com/2019/08/sin-spoiler-handsmaids-tale-black.html?fbclid=IwAR21emoxGCdE2ld0Z9Aj39Ar1z9xaa4_VQivFJgjGDm0jX0G_hWZWsCJHaw

Responder
0
0
#38278 14:05 14/8/2019

No os metáis con las series, que repunta la reacción . . .¡ Ay ! Los estilos de vida . . . ¿ Habéis olvidado acaso - redactores del Salto, aquella furibunda respuesta al articulo """condescendiente""" con el circense Broncano ? Éso, y que somos muchos licenciados en paro con ínfulas de Benjamin y Horkheimer . . . Pero de Alpedrete : )

Responder
5
1
Anónimo 13:03 14/8/2019

Me parece que en este artículo solo reflejas tu pesimista punto de vista, siempre subjetivo. Tú interpretas que las series te incitan a abandonar el sindicalismo: Falso. Esas series te muestran una sociedad donde las relaciones personales han cambiado de escenario, entonces, ¿Por qué no iba a cambiar la forma de reivindicarse? Punto en contra de los sindicatos, no de la reivindicación o revolución, como quieras llamarlo.

Punto uno: en Mr Robot se ve el inicio de un movimiento al que se suma TODA LA SOCIEDAD. A mí lo utópico me parece eso, que sea tan multitudinario. Tu punto de vista proviene del que nunca ha visto el inicio de un movimiento (o no ha sabido verlo) y se ha sumado o no cuando ya era grande y fuerte. Nada de que te incita a confiar en un acción individual, porque querid@ amig@, todos los movimientos tienen un gatillo que los dispara.

Punto dos. Sobre tus comentarios de Black Mirror. Una tecnología que te aisla de la sociedad si cometes un crimen (que también tal y cómo está la "justicia" ahora...),o en la que puedes recibir reseñas de los demás... Dinamita la sociedad. Sin dudarlo, sin necesidad de pensar en la orientación del producto, que aunque su intención sea hobesta y buena para con la sociedad, siempre va a encontrar gente buena, mala, con traumas o con mala suerte.

En resumen, muy cogida con pinzas tu reflexión.

Responder
5
7
#38270 10:46 14/8/2019

Personalmente, he recomendado la serie. Me gustó su agilidad/rapidez; como con Chernobyl. Dos series claramente maniqueas.
Pero son, simplemente, series de TV. Puedo reflexionar sobre lo que me cuentan o puedo guardar los capítulos para dentro de unos compararlos con la realidad y consolarme diciendo "Pues no estamos tan mal, no ha estallado una revolución extremista en España por culpa de Catalunya".
Determinados momentos hay que tomarselos como licencias narrativas. Las alusiones a España socialista que acaba en el caos pueden ser alusiones al sur de Europa y el tema de Ucrania buena, Rusia-Resovietica mala ...
Sinceramente creo que es una serie curiosa pero de consumo rápido que envejecerá muy mal.
Admito, eso si, el punto antisindical, sobre todo en el último capítulo.

Responder
2
0
#38269 10:24 14/8/2019

Que boba de post

Responder
1
4
#38268 10:08 14/8/2019

Brillante artículo. Siempre me ha resultado perturbador que incluso desde supuestas mentes críticas se consuman de manera masiva los discursos, retóricas y al fin, productos culturales de un imperio, como si fuese algo inocenten y casual. El consumo casi exclusivo de series norteamericanas y británicas significa entender las relaciones sociales como ellos las entienden, y que distan en mucho de darle importancia a la colectivización y socialización de los conflictos sociales.

Responder
9
1
#38266 3:16 14/8/2019

La distopía buena estaría en el artículo que no contuviera las palabras hegemónico ni contrahegemónico.

Responder
2
1
#38265 3:10 14/8/2019

Es tramposo coger retales de las series para que cuadre con la opinión que se quiere dar. En Years and Years omites, por ejemplo, el discurso de la abuela llamando a la acción al espectador del presente, la acción colectiva de la hermana activista. Como si criticamos Terminator porque no promueve una acción colectiva contra Skynet y lo deja todo en manos del Connor de turno.

Responder
6
1
#38264 2:53 14/8/2019

Puras patrañas, es una serie de televisión ¿qué
esperabas?

Responder
2
2
#38263 2:34 14/8/2019

Sin afán de desconocer la potencia de la crítica cultural de los productos de la industria cultural contemporánea.. A veces una pipa, solo es una pipa

Responder
2
1
#38262 20:25 13/8/2019

En el cuarto capitulo uno vox se une a Podemos y dan un golpe de estado para imponer una dictadura anti homosexual.....cuñaoooo

Responder
0
1
Gerard 19:32 13/8/2019

Por lo que respecta a Years and years, me pregunto si es que no has visto el final de la serie o si simplemente has decidido ignorarlo para que no te arruinase la tesis. Cierto personaje se esfuerza mucho (y no se puede decir que la manera de narrar el final no lo enfatice) que todo el desenlace es fruto de una lucha colectiva, y que no habría sido posible sin la contribución de cientos de personas. Un consejo: deja a Gramsci, el mundo lo ha dejado muy atrás.

Responder
14
9
#38257 19:02 13/8/2019

Estoy de acuerdo con que hay "productos que provienen desde la misma hegemonía de la clase dirigente, que nos las ofertan como un cebo antisistema y critico contra sus propias bases, pero que detrás esconden un mensaje que termina calando y desmovilizándonos." No sabría decir si lo veo en estas series concretamente, pero que este tipo de productos están ahí, está muy claro. Y además, ese elemento individualista que se menciona, bueno, el individualismo es una de las características del capitalismo más radical que está en desarrollo actualmente, y que está afectando a toda la cultura: youtubers, instagramers... hay una exaltación del "yo". Así que, aunque no estoy de acuerdo completamente con que sean estas series los mejores ejemplos, si coincido en que hay que andarse con ojo con lo que nos venden como "revolucionario" o "progresista". Un saludo.

Responder
3
1
#38255 18:26 13/8/2019

¿Y según la opinión de Ud. cual debería ser el mensaje de estas series?... Un alegato a que al final haya una revolución a la carta según tus propias convicciones, inquietudes o deseos sociopoliticos??

Es una serie televisiva y cada productor y guionista ofrece historias atractivas para el público y no te desengañes si al final descubres que al final todo era ficción!! No hay planes preconcebidos por gobiernos mundiales o grupos económicos particulares, sino el deseo de vender una obra que llegue al público para ellos ganarse la vida entreteniendo...como siempre ha ocurrido con toda obra literaria y etc.

Responder
5
6
Ludovico Sforza 14:34 14/8/2019

Coincido plenamente, me parece un ejercicio frecuente en los medios de comunicación de izquierdas el publicar artículos con intención analítica de productos audiovisuales que al final acaban siendo alegatos reprobatorios porque la obra (o producto) en cuestión no se ciñe al ideal trasnochado del autor del artículo de turno. Huelga decir que el debate es más que necesario sobre cualquier tema y materia, pero convertir el debate en una especulación que teje intenciones de poder conspiratorias ocultas en series de televisión me parecen, como en este caso, más bien intentos de jóvenes marxistas por ganarse un espacio en el nicho cultural que quieren ocupar, nicho que, si se me permite el doble sentido, debería ser patrimonio exclusivo de los cementerios.

Responder
0
4
#38256 18:51 13/8/2019

Claro, en el capitalismo no hay intereses ni manipulación. Es todo libertaddddddddddddddddddddddd y si no dices lo que quieren, pues no tienes presupuesto y te callas la puta boca.

Responder
6
0
#38243 15:56 13/8/2019

No puedo estar más en desacuerdo en referencia and Years and Years, en una serie que si sobre algo versa es sobre el valor de la comunidad (al menos tal como se entidende en la sociedad británica) y la familia extensa entendida, de nuevo, como comunidad de cuidados. Incluso -cuidado, posible spoiler- la resolución de la serie, si bien laxa, apunta hacia una revuelta colectiva como no podría ser de otra manera. Para distopía cercana, podríamos analizar cómo cierta izquierda madrileña hasta hace no mucho aglutinada en el descontento en el seno de IU, ha producido la mayor demostración de cainismo y fragmentación política conocida en la historia reciente, dedicando por entero sus energías y sus páginas a atacar a sus actuales o antiguos compañeros de viaje. No les hace falta mucha ayuda del otro bando ni de los del "cuanto peor, mejor". Se bastan ellos solos.

Responder
9
7
#38261 20:22 13/8/2019

cierto la familia, valor ultimo y refugio, en este caso con abuela, en vez de con patriarca varon, dictatorial y guardiana de la moral que castiga desviados .....a que recuerda esto?. deje de verla cuando en el 3º o 4º capitulo vox se fusiona con podemos y dan un golpe de estado para perseguir a los homosexuales....

Responder
0
1
Moe 15:02 13/8/2019

Hola, creo que estás bastante equivocado, algunos de tus comentarios en esta especie de crítica rozan la conspiración. Es genial ser capaz de ponerse las gafas de pasta y analizar un contenido audiovisual a fondo para detectar mensajes ocultos que solo un espectador despierto puede ver (el resto, claro, debemos ser lerdos), pero tú has dado el salto del análisis crítico a la pura conspiración.

Antes de nada, deberías informarte sobre el proceso de desarrollo de un contenido audiovisual, en este caso, una serie de televisión hecha para la BBC y posteriormente comprada para el streaming. ¿Cómo crees que se hace una serie? Lógicamente hay un afán comercial y de lucro tras ella, sigue modas, probablemente no espere ser demasiado contestaria... pero de ahí a la conspiración que tú planteas, ¡por favor!

Los rusos son rusos porque es fácil de entender para el espectador británico y porque el guionista así lo percibe (no hay más que ver el bombardeo de noticias anti-Rusia de los últimos meses/años). Lo del Partido Comunista homófobo o la situación de España es más un recurso de "guionista vago" que consecuencia de un mensaje supuestamente implantado (¿por quién? ¿alguien de la BBC diciendo "sí, los malos que sean ucranianos porque desde Buckingham Palace me dicen que..."? o "Ha llamado Pedro Sánchez y ha dicho que el socialismo necesita presencia en esa serie que estamos haciendo porque..." WTF?). Y por supuesto, sí, una serie de televisión se hace con la idea de que dentro de 10 años estemos conformes con nuestra vida de mierda. Es toda una inyección de dinero semi-público para alienar a la masas, aquí el guinoista o los creadores no tienen nada que decir porque claro, es el Gobierno el que decide cómo... ¿¡Estamos locos!? ¿Tienes el más mínimo conocimiento de producción audiovisual? Toda la parte de Years and Years es de "gorrito de papel Albal".

Podrías haber hecho una crítica normal defendiendo exactamente los mismos valores inconformistas, pero te has dejado llevar por el "SOLO YO VEO ESTAS COSAS SOY ESPECIAL" y te ha quedado algo de manual de conspiranoico. Ya lo siento. Saludos.

Responder
20
6
Anónimo 16:39 13/8/2019

Totalmente de acuerdo. Discurso del alumno aventajado de segundo de carrera que se deja guiar por "comités invisibles".

Responder
8
7
#38239 14:42 13/8/2019

En Mr .Robot lo veo clarísimo, me falta la última temporada, pero esta reflexión la hice antes de que hubiera salido. Mr. Robot es un joven con esquizofrenía que emprende una Guerra con el sistema cuyo motor es El trauma y una venganza personalista. No aporta contenido reflexivo, no hay una causa social real, obvia Las luchas colectivas. Y muestra que enfrentarse Al sistema de algún modo es un delirio de una Mente esquizofrénica. Por otra parte Las referencias obvias a anonymous y como lo mancha es brutal. Si bien es cierto que El papel del ciberactivismo es muy necesario y lo pone sobre la Mesa. Estoy Contigo totalmente en poner bajo sospecha Todo producto cultural hegemónico, no creo que exista libertad rela. Y no se va a potencias la organization social en los mass media.

Responder
3
1
Chiquichoria 12:32 13/8/2019

Yo no lo veo así. Creo que es una proyección de seguir así las cosas. Vemos que en Europa se impone la ultraderecha, Trump en USa ect. Creo que lo que hace la serie (Years and years) es proyectar segun las tendencias actuales. En el fondo es un aviso a navegantes. En la serie, (aunque todavia no he visto el tercer capitulo) creo que como dices, a España se la presenta como que gobernara la ultraizquierda y se independizara Cataluña. Imagino que cuando se hizo la serie Podemos estaba en auge, y en Cataluña estaría el proces. Creo que solo se han imaginado el mundo a 10 años vista si todo sigue igual. No sería realista plantear una revolución anarcosindicalista, pero a lo mejor sí, haber introducido cambios relacionados con el tema ecológico (con el que la gente está algo más concienciada).
Yo veo que estas series en el fondo (por ejemplo black mirror) intentan avisarnos de los peligros que corremos, c omo toda novela de ciencia ficción. Nos transmiten un cierto miedo. En nosotros está el cambio

Responder
8
2
Jose Wela 11:48 13/8/2019

Dijo él, ante la audiencia que le brindaba su ventanita al mundo de internet, llamado blog. Criticar la crítica es el más viejo ejercicio de esnobismo intelectual. Sí, el espíritu revolucionario vende, siempre ha sido un producto ideal para discos, libros, series, camisetas... pero el hecho de que el mensaje se transmita es importante. Orwell vendió (y sigue vendiendo) un montón de copias de 1984, más hegemónico y burgués que publicar un libro en 1949 se me ocurren pocas cosas, pero el mensaje era importante. Si se sirvió de un canal tan elitista como el editorial, poco podemos reprocharle ahora, dado su calado en la sociedad. La presunción de una intención "hegemónica" tras cada obra de ficción que critica el establishment proviene de una mera opinión, no de un análisis, ya que toda esta redacción de instituto se presenta sin un solo argumento convincente. Que si sale en la tele, no puede criticar a la tele, en el fondo. Y que impresiona mucho a los chavales decirles que, eso que parece criticar al sistema, es en realidad embajador del sistema.

Responder
16
6
Titanlux 12:35 13/8/2019

Bravo. Eso mismo estaba pensando al leer el artículo pero que yo no sabría plasmar.

Responder
2
3
Álex 10:55 13/8/2019



¿Qué Black Mirror no da una visión pesimista de las empresas tecnológicas y de lo que producen?
Creo que hay más capítulos que tratan así el tema que de la forma que expone el artículo.

Responder
11
2
#38280 14:36 14/8/2019

Añadiría que si tiene una parte individualista, bien traída, puesto que muchos capítulos tratan de bienes de consumo que se aceptan libremente. Porque qué parte de culpa tenemos en los guarreos de Facebook si como corderos subimos todos los aspectos de nuestra vida a esa red? Por poner un ejemplo rápido.

Responder
1
0
Sobre este blog
El blog de tecnología de 'El Salto'
Ver todas las entradas

Destacadas

COP25
La Cumbre del Clima se acerca al abismo ante la falta de acuerdos

Los principales contaminantes bloquean las negociaciones en las últimas horas de la COP. Fridays for Future llama a una sentada masiva en la entrada del Palacio de Congreso del Ifema este viernes para presionar a los gobiernos a que firmen una acuerdo ambicioso.

Corrupción
El Supremo confirma la nulidad de la venta de vivienda de la Comunidad de Madrid a Goldman Sachs

Paso importante para la reparación del daño causado al erario público y a miles de familias con la venta por parte del PP de Madrid de casi 3.000 viviendas a un fondo de inversión.

Burbuja inmobiliaria
El nuevo informe del CGPJ revela que una familia es desahuciada cada 12 minutos

Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) revelan un descenso general en la cifra de desahucios. Sin embargo, los datos siguen siendo propios de “una brutal emergencia habitacional”, según el Sindicato de Inquilinos de Catalunya. 

Reino Unido
El laborismo sueña con una remontada para ganar las elecciones del Reino Unido

Desde las siete de la mañana, la población de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte vota a la nueva cámara de los comunes. Los laboristas, dirigidos por Jeremy Corbyn, aspiran a una victoria cimentada en la diversidad étnica y la recuperación de los valores socialistas.

Enfermedades laborales
Las deudas pendientes del caso Ardystil

Seis personas murieron y 72 enfermaron trabajando en fábricas de aerografía textil en Cocentaina, Alcoi y Muro d’Alcoi (Alacant) hace 27 años. El síndrome Ardystil vuelve ahora a la actualidad: la Generalitat Valenciana ha cumplido, más de dos décadas después, su compromiso de sufragar los gastos jurídicos derivados del caso.

Asturias
Absueltas las “cinco del Naranco” que intentaron parar un desahucio en 2012

La justicia da por probado que las cinco personas acusadas de atentado a la autoridad durante un intento por parar un desahucio no son culpables.

Últimas

La Manada
El Tour de La Manada: la banalidad de la vanguardia y el dolor de la víctima
Homo Velamine intentaba hacer reflexionar a la sociedad sobre la presencia de noticias falsas en unos medios de comunicación con la web del tour de La Manada.
Honduras
Miriam Miranda: “Honduras se convirtió en un laboratorio político después del golpe de Estado de 2009”

Miriam Miranda, defensora de derechos humanos garífuna de Honduras, es una de las voces que advirtieron de que el desarrollo que prometen las empresas que explotan bienes naturales no significa progreso para las comunidades. Hoy que la crisis del clima está aquí, resulta indispensable poner de nuevo en primer plano esas voces.

Política
¿Se puede pensar políticamente Castilla?

Cualquier intento de transformación seria del Estado español, ya sea cultural, territorial, económica, social o política, pasa necesariamente por Castilla.

Transfobia
La Federación Trans acusa al Partido Feminista de cometer delito de odio

Los mensajes tránsfobos del partido liderado por Lidia Falcón provocan que la Federación Trans reclame a Izquierda Unida su expulsión de la coalición y eleve el caso a la justicia.

Renta básica
Feministas presentan un manifiesto a favor de la renta básica universal

Las firmantes consideran urgente situar la renta básica en la agenda del movimiento feminista con el fin de potenciar herramientas que apunten a la igualdad material y aporten autonomía a todas las mujeres.

Crisis climática
Algo huele mal en la Cumbre del clima
Estos días se celebra en Madrid la Cop25. A nosotros siempre nos da por desconfiar de aquello a lo que da cancha el telediario y Coca Cola.