La soledad de Podemos

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, reapareció el 13 de enero en una intervención ante el Consejo Ciudadano del partido que dejó significativos silencios y marcó las líneas que el partido seguirá en 2018.

Pablo Iglesias LGBTI
La bancada de Podemos en el Congreso, con Pablo Iglesias en primer plano. Dani Gago

publicado
2018-01-14 06:00:00

Agentes al servicio del Pentágono, financiados por Venezuela, izquierda tricornio, nacionalistas españoles, alejados de los problemas de la gente, vaciadores de las calles, nido de trepas, pata izquierda del régimen allí donde ha podido gobernar. El Podemos de comienzos de 2018 carga en la mochila las razones de un hundimiento largamente anunciado por columnistas y otros periodistas, haters e incluso comentaristas desinteresados. El desprecio de la derecha viene de suyo, pero los medios de izquierda tampoco escatiman críticas y denuestos.

Sin embargo, no tiene sentido anticipar una caída que no se ha producido, por más que el clima —el feeling— sea de derrota. Podemos comienza su año cinco como juguete o pimpampum de la prensa, lejos en las encuestas de sus partidos rivales y con el objetivo de sobrevivir a su propio y anunciadísimo entierro.

“Sin embargo estoy aquí, resucitando”, dice la canción, y con esa intención se presentó ayer Pablo Iglesias, después de un mes “bajo la tierra” (por seguir con la copla de María Elena Walsh cantada por Mercedes Sosa), en el consejo ciudadano de Podemos. ¿Puede superar Podemos, más específicamente Unidos Podemos y las confluencias un año en el que ha quedado aislado en lo institucional? ¿Puede combinar el tacticismo al que invita el año —preparar las elecciones de 2019— con una estrategia de salir a la calle? (“España necesita movilizaciones”, explicó Iglesias”). Sea cual sea la respuesta a esas preguntas, hay una certeza y es que Unidos Podemos tendrá que hacer ese trabajo en soledad. Bajo el escrutinio escéptico de la difusa izquierda que permanece extramuros (movimientos y sociedad civil), sin grandes aliados entre las izquierdas de territorios históricos (de Catalunya a Galicia, de Hondarribia a Tarifa) y consumada su ruptura con la izquierda de orden (PSOE), a raíz del caso 155. 

No hay internacional

5 de enero de 2015. El periódico francés Libération publicaba en portada una foto de Iglesias acompañado del candidato de Syriza a las elecciones generales de aquel año en Grecia. Alexis Tsipras e Iglesias eran, para el rotativo de la izquierda francesa, los primeros brotes de una “primavera roja” que se podía extender en Europa “a costa de Bruselas”.

Dos años después, no ya Tsipras si no Grecia, es una elipsis en el diagnóstico de Iglesias sobre la situación en la Unión. El acuerdo del SPD para sostener a Angela Merkel en Alemania es el último titular en el relato del intento de cierre de crisis del proyecto de la Unión Europea. El resumen: Merkel impone un modelo liberal a la alemana (ordoliberal) y la socialdemocracia carece de alternativas. No hay primavera a la vista.

Paradójicamente, Jean-Luc Mélenchon ha pasado de ser un pálido reflejo de lo que agitaron Podemos y Syriza a ser la esperanza de reconstrucción de ese bloque efímero de los países mediterráneos. Porque Italia hace décadas que no está, hace décadas que se la espera sin esperanza. La emergencia de Jeremy Corbyn apenas es material para un par de buenos tuits: la izquierda anglosajona ha pasado en patín históricamente de la creación de bloques, polos o frentes.

La emergencia de lo que Iglesias ha llamado “populismo reaccionario” y “populismo thatcheriano” en los países europeos tiene consecuencias y eco en el hábitat de Unidos Podemos que cada vez está más arrinconado

La emergencia de lo que Iglesias ha llamado “populismo reaccionario” y “populismo thatcheriano” en los países europeos tiene consecuencias y eco en el hábitat de Unidos Podemos que cada vez está más arrinconado en la eurorregión (sin ánimo de ofender) española. El macronismo como solución y remedio al auge de ese populismo de derechas es una buena noticia para Albert Rivera, que se consolida como depositario de lo que fue “la nueva política”, etiqueta en la que ya no encaja Unidos Podemos (posiblemente desde su fusión fría con Izquierda Unida).

Otro silencio significativo: Iglesias no mencionó en su discurso la experiencia de la izquierda portuguesa, tan parecida al proyecto que planteaba el partido morado en el lejano 2016. Otra oportunidad perdida para el confederalismo ibérico, esa utopía secreta.

Ni encuentro patriótico

Porque ¿a quién le importa Europa? Pese a que Podemos se hizo conocer en las europeas de 2014, el eje “europeo” de la crisis social, que estuvo presente —aunque no consiguió echar raíces— en parte de las demandas del 15M, ha quedado sepultado en una interpretación de la crisis que carga el peso de la misma en la mala gestión (aka, corrupción o, más afinadamente, la patrimonialización del Estado por parte de las élites) y en el que quedan marginadas otras certezas: el agotamiento de la economía “productiva” europea, la ofensiva hacia el fin del proteccionismo y la soberanía más básica a través de tratados comerciales (CETA, JEFTA, nuevo tribunal multilateral de inversiones) y las consecuencias económicas del cambio climático.

El “Estado de excepción de las autonomías” (en palabras de Javier Pérez Royo) ha dejado a Unidos Podemos y las confluencias totalmente seco

Maastrich, Lisboa, la política de fronteras, son ecos demasiado lejanos cuando la opinión pública, además, exige retóricas sencillas, para el hombre de a pie, incluso para la “clase obrera”, a la que, por lo visto, no le interesa profundizar en aquello que configura las condiciones materiales en las que nace, vive, se reproduce y muere tanto como reivindicarse ante un cambio de valores y, repetimos, de condiciones que, por lo demás, ya ha sucedido.

Excursos al margen, la crisis continental no tiene fuste para organizar una victoria del centro izquierda y el “Estado de excepción de las autonomías” (en palabras de Javier Pérez Royo) ha dejado a Unidos Podemos y las confluencias totalmente seco. Es lo que han resaltado las crónicas. Iglesias comparecía ayer tras una derrota anunciada en las autonómicas catalanas.

Una derrota en la que el secretario general de los morados ha constatado un problema más grave: un giro reaccionario en el desarrollo de la crisis. Un giro del que sacamos algo en claro: Unidos Podemos se sitúa como principal fuerza antimonárquica en el Congreso. Aún tímidamente, el partido morado plantea como una posible línea de fuga el crecimiento de un republicanismo de nueva planta, en el que, deliberadamente, queda fuera la tricolor y la reminiscencia de la II República. Habrá que ver hasta dónde llega esa apuesta “sin banderas” anunciada ayer.

Por lo pronto, el mensaje de Iglesias tapó más de lo que revelaba en la clave territorial. No hay llamamientos a “la patria” —Ciudadanos se ha catapultado con ese concepto de patria post 78— y sí a la “España del 15M” nuevo marbete lingüístico que puede tener recorrido en este 2018.

Solos en la medianoche

Solos en su ataque a la institución monárquica y solos en la defensa de un referéndum pactado en Catalunya que, previsiblemente perderá peso en la oferta política que Podemos llevará hasta 2020. El margen de entendimiento con el PSOE es ahora tan fino que Iglesias parece haber renunciado a explorarlo. “Pedro Sánchez se hizo viejo de pronto”, aseguró Iglesias.

La realidad es que el mapa que muestra el último Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, y las encuestas privadas, indican que el entendimiento con el PSOE tiene muchas posibilidades de ser superfluo. El eje extremo centro derecha (formado por PP y Ciudadanos) cabalga hacia la mayoría absoluta. El PSOE sigue necesitando tiempo para no explotar —aun sin sorpasso de Podemos su crisis no era coyuntural— y la moción de censura (efectiva) es un imposible.

Por más definido que esté el proyecto de Unidos Podemos (resumido: concordia y referéndum pactado ), sus posibilidades de encontrar “compañeros de viaje” en el Congreso son escasas

Por más definido que esté el proyecto de Unidos Podemos (resumido: concordia y referéndum pactado ), sus posibilidades de encontrar “compañeros de viaje” en el Congreso son escasas. Así las cosas, el partido se plantea mirar a la calle, a ver qué queda, sin perder de vista la próxima carrera electoral. Una carrera, por lo demás, que no termina nunca.

Otro silencio significativo en el discurso de ayer. Los sindicatos, especialmente CC OO, han dado poca bola a Podemos. Ayer, Iglesias no se refirió a ellos pese a hablar de su proposición de ley sobre impuestos a la banca (a presentar la próxima semana), de pensiones y de precariedad. Otro síntoma de soledad.

En cambio, Podemos apostará por movilizaciones más “líquidas” o 15M, si se permite esa expresión. El 8 de marzo, la huelga feminista, aparece como un jalón para el partido, que tendrá difícil capitalizar la jornada pero que se quiere dejar ver fuera del Parlamento. Para ello, el plan de Podemos es acoplarse en esa revolución feminista que ya está teniendo lugar y proponer los liderazgos ya conocidos: Carmena, Colau e Irene Montero.

Mirar / no mirar adentro

¿Cómo se combina esa necesidad de oxigenarse con la llamada a movimientos sociales con el deseo de “empezar la campaña ya”? Quizá los estrategas de comunicación del partido tengan la clave, pero la experiencia de 2015 y 2016 (el loop de elecciones internas seguido de purgas y reconfiguraciones) señala que una parte de la organización seguirá encargada de guardar la viña o de “discutir sobre sí misma”.

Simultáneamente, el partido se centrará en solucionar uno de los problemas escondidos —y que genera parte de sus conflictos con Izquierda Unida— la ausencia de “cuadros” (ojo al sabor clásico del término) o, dicho de otro modo, la escasez de un sustrato organizativo independiente de sueldos y futuras posiciones en puestos electorales de salida. Perfiles técnicos, con plaza ganada en la academia o la administración, dispuestos a “arrimar el hombro” desde un saber imprescindible e imposible de adquirir en dos tardes. Cuadros en tiempos de precariedad y volatilidad. Suerte con eso.

Por último, el partido seguirá en 2018 viviendo en la tensión entre un esbozo de un programa “municipalista”, que se relanzará este año, y su proverbial centralismo democrático

Por último, el partido seguirá en 2018 viviendo en la tensión entre un esbozo de un programa “municipalista”, que se relanzará este año, y su proverbial centralismo democrático. Menos centralista que el PP, el PSOE y, por supuesto, Ciudadanos, pero ¿quién puede considerar eso un mérito? La combinación entre un liderazgo que no se mueve del recorrido que va de la carrera de San Jerónimos a Princesa y una apuesta por la autonomía municipal que conlleva la sola enunciación del concepto municipalismo  parece algo así como conseguir la cuadratura del círculo.

El de ayer fue un discurso con poco margen para la esperanza (más allá el optimismo de la voluntad), en el que vuelven a chocar las dos almas de Podemos, la que persigue ganar como razón última de las decisiones y la que nació como ruptura. ¿Se puede ganar con las herramientas que hay y romper con el régimen (que es el que establece los límites de la contienda, las herramientas y los árbitros)? La respuesta no solo corresponde a Podemos, pero esta experiencia determinará el futuro de la izquierda transformadora de esta eurorregión más intervenida que soberana.

33 Comentarios
#6677 9:53 15/1/2018

Por cierto. El 8M es el momento de las mujeres. Ellas toma la palabra y todo el mundo debe callar y escuchar, o acompañar.
Son las mujeres de verdad, no las mujeres estrella. No necesitamos mujeres marketing sino mujeres que sólo se representan a ellas, no el triunfo internacional por someterse a todos o a algunos de los poderes institucionales machos.
Flaco favor se hará Podemos si pretende sacar tajada del 8M en otra medida que no sea acompañar discretamente.
Po cierto, en Podemos hay chicas que representan mucho mejor su espíritu feminista que las estrellas del marketing, Como Beatriz Gimeno o Sofía Castañón, que presentaron el programa feminista en Vistalegre II.

Responder
4
6
FillodePutin 9:54 14/1/2018

Mi desprecio por Podemos esta perfectamente justificado. Esta pataleta en forma de articulo a mi entender no. Mira que somos osados, cayéndonos del guindo tan pronto. Mi generación a sufrido las traiciones del PSOE, el sometimiento del estado a la Iglesia, a la OTAN (Si USA el jodido imperio cruel y criminal, estimado columnista) la esclavitud del Euro y los sindicatos oficiales del IBEX.
Que atrevidos cuando nos damos cuenta tras un ciclo de tres elecciones de la catadura moral de Pablo y compañías que se llenan la boca de asaltos y repúblicas para acabar meciendo al post-franquismo. Utilizo ese termino tan chic por que claro si hablo de fascismo en España igual es una conspiranoia. Ademas, muchos, culpamos a la dirección centralista de Podemos de imponer candidatos donde no le corresponde y del fracaso de las autonómicas, condenándonos a cuatro anos mas de Narco presidente Feijoo.
Que puedo decir, se nos a helado la sangre con el desprecio de Podemos a los hermanos Catalanes cuando estos al fin han dicho basta al régimen neo-liberal centralista Español. Imperdonable. Por supuesto todo esto lo escribe un boot ruso, disculpad mi pobre dominio del Español.
Nunca Mais.

Responder
32
63
maní 13:28 14/1/2018

Y aquí tenemos un magnífico ejemplo de lo barato que se vende el desprecio... Con lo fácil que és hacer lo que nos dices. Que pena, porque contigo estaríamos salvados !

Responder
35
26
#6579 15:58 14/1/2018

Me ha gustado especialmente tu análisis y cómo has rebatido cada punto, camarada ultrasur.

Responder
21
27
maní 16:40 14/1/2018

Mucho mejor es tomar pastillas de "desprecio" y escupirlas en un comentario sin aportar nada, carada tricornio

Responder
5
18
#6595 16:50 14/1/2018

Estimado Común: La izquierda tricornio es y sera ya por siempre toda vuestra. Habéis quedado retratados y por mucho que frunzas el ceno y te enfades, vais directos a hacer Compañía a UPyD. Traidores.

Responder
14
10
maní 17:10 14/1/2018

#Prestgaude

Responder
20
15
#6789 16:20 16/1/2018

#hartodepijipis

Responder
1
0
#6547 12:56 14/1/2018

Ánimo compañero, a ti te cae mal Pablo porque te lo ha dicho el país, y lo sabes.

Responder
48
24
#6704 15:33 15/1/2018

Claro, como le puede caer a nadie mal el amado líder.

Responder
6
1
#6577 15:54 14/1/2018

Cree el ladrón que son todos de su condición.

Responder
18
28
#6575 15:53 14/1/2018

Me limpio el trasero con El País hace más de veinte años "camarada"trostkitsta.

Responder
18
28
#6655 23:40 14/1/2018

Yo.no sólo me limpio el culo con El País me limpio hasta los mocos t escupo en él. El PSOE son unos Cobardes acomodados.Viva la Revolución.

Responder
2
9
#6581 16:14 14/1/2018

El momento "Pokemon" ha pasado ya. Ahora Podemos baraja movilizaciones en la calle. Este es el "trabajo" de Podemos: ¡Barajar! y barajando barajando, los sueldos nos siguen bajando ... y el coletas no dice ni una palabra de Portugal ni de lo que le salió a su partido mal: La creación del sindicato vertical de Podemos: Somos, un sindicato del crimen cuyos estatuso me molesté en leer: Basura centralista verticalista. Y el coletas no dice ni una palabra de Comisiones (vende)Obreros que, junto a UGT (Unión de Geta Timadores) forman los sindicatos pagados por "la casta". Podemos abstenernos de votar, claro que podemos. Y seguir con el boikot, el noble arte del sabotaje, las huelgas indefinidas exitosas (en las que se caga Ada Colau), la ocupación de tierras y casas, la creación de asociaciones y grupos de consumo agroecológico, y demas actividades que tanto odian los policuchos que pisan moqueta en el Congreso. Pues eso ...

Responder
27
29
#6751 5:34 16/1/2018

Y, por cierto, igual no atino...pero váyanse preparando para elecciones en breve. Nadie va a dejar que podemos, cual pececillo que se ahoga en la rivera, vuelva a meter sus branquias en el agua.

Responder
0
4
#6750 4:59 16/1/2018

Los catalanes y.pablete gracias x ese pp.
Errejon no hubiera.sido tan.destroyer como esa.combinación
La calle...el trabajao en el parlamento...q no entraba en el.voto.
Q esto.remonte, tristemente es.así, va a.ser tan difícil.como.los.nuevos.cuadros: que sea leído pero.que.no.cuestione. Está difícil.
Jamás.se.había.visto iu con tanto peso.electoral. Hay.que ser.ziezos para llegar a estas.cotas. la.derecha está en los.foros babeando por los migrantes, es asqueroso. Gracias pavlete

Responder
3
0
#6679 10:07 15/1/2018

"En PodemCat hubo una dirección elegida democráticamente que vió que el 21D era excepcional y que había que responder de forma excepcional. Fue fulminada desde Madrid."
Albano Dante

Responder
14
3
#6680 10:15 15/1/2018

Tras la ruptura del consenso del 78 crecen las voces que reivindican una izquierda más patriarcal, más blanca y más española. Cabe preguntarse entonces hacia dónde se ha roto el consenso del 78.

Responder
10
1
#6676 9:44 15/1/2018

Pablo Iglesias y su confianza absoluta en el estrellato y el marketing (lamentablemente hortera, por cierto). Su obsesión con Julio Rodríguez, con Carmena, con Colau.
Quizá la gente esperaba ver que las estrellas eran la gente normal y que las políticas las enunciaban las personas normales y no un selecto grupo de vanguardia.
Podemos tiene un nicho electoral inmediato y es la gente que "piensa de otra manera" o "quiere otra cosa" Esa gente espera valor, carencia absoluta de corrección política y un gran espíritu democrático por delante.
Muy poca de esa gente desea un líder espiritual al que confiarse con un deseo y una fidelidad inquebrantables.

Responder
16
0
#6699 15:27 15/1/2018

JEMAD asesinos y carceleras estrella. Muy OTAN todo.

Responder
7
1
Desencantado 8:29 15/1/2018

Un buen retrato para la soledad merecida de Podemos. Ha despreciado las bases que ahora quiere mover, difícil ecuación recuperarlas.

Responder
19
0
#6650 21:52 14/1/2018

Mirar a la calle, a ver qué queda...

Una frase que resume, para mi, la esencia...

(de perdidos al río, porque la calle, ahora mismo, para empezar, les cantaría las 40)

Responder
15
0
Alternativa desde el sur 20:27 14/1/2018

El problema que tiene Podemos ahora es falta de liderazgo y cohesión. Innumerables conflictos ya ha causado la indecisión y el nefasto liderazgo de Pablo Iglesias, que lo estuvo haciendo bien al principio, pero ahora se muestra como un líder poco valorado desde dentro de su mismo partido.
Para resolver esta crisis de la izquierda "transformadora" yo propongo: municipalismo, miradas a Europa(y especialmente a Portugal), una mirada política algo más radical(movilizaiones en la calle que legitimen y alternativas reales en cuanto a temas como Cataluña, renta básica o la república), y protagonismo femenino de una vez(es ya casi por justicia histórica) dejando a Pablo Iglesias en una discreta vanguardia y poniendo al frente a una líder que cuente con más experiencia(como podrían ser Carmena o Colau) o con imagen más carismática(Irene Montero o Teresa Rodríguez).
Eso podría salvarle el tipo a UP(del cual comento que haría falta replantear su relación) o a la coalición que se presente de izquierda, que permita un sorpasso real al PSOE(atrayendo a sus votantes no rancios) y el arrebatamiento de la mayoría social que se le da a la derecha para unas eventuales elecciones.
Salud.

Responder
15
7
#6674 9:28 15/1/2018

Mirar a Europa o lo que es lo mismo, neo-liberalismo. Concedido.

Responder
10
4
Alternativa desde el sur 13:15 15/1/2018

Mirada a Europa en cuanto a otra visión de la UE, siguiendo líneas por ejemplo por el Plan B de Varoufakis o estableciendo una especie de propuesta común desde la "socialdemocracia" europea. Hay problemas que no se pueden resolver a nivel estatal y han de ser tomados en cuenta.

Responder
4
11
#6701 15:32 15/1/2018

Social democracia. Palabro preferido por el capitalismo neo liberal.

Responder
6
2
#6700 15:30 15/1/2018

La Europa de Goldman Sachs. ?Cuando es el asalto de podemos?

Responder
7
2
Yolanda 16:57 14/1/2018

Cómo siempre y una vez más. Sin mujeres no hay revolución!
Ahora, es un macho alfa el invitado adecuado para el 8M. o será la hora de Las Colau y adeu?

Responder
5
5
#6597 16:52 14/1/2018

Llorar como pijos lo que no pretendisteis defender como partido de izquierdas.

Responder
18
5
#6576 15:54 14/1/2018

Y si no, qué?

Responder
4
15
#6586 16:24 14/1/2018

Y si no, leete el articulo sobre Túnez. ?De que color fue allí la revolución?
Es un detalle que nos asignaran un color molo distinto a cada país.

Responder
8
1
#6585 16:21 14/1/2018

Nosotros o el caos. !El caos, El caos!

Responder
13
0
#6544 12:29 14/1/2018

Enhorabuena, muy interesante este análisis

Responder
40
21

Destacadas

Pensamiento
Thomas Fazi: “No puedes solucionar una crisis creada por el euro dentro del euro”

Políticas de identidad, crisis económica, arquitectura del sistema financiero, posibilidades de una coordinación de gobiernos de izquierda dentro de la UE... Thomas Fazi se mete en todos los jardines del presente político común a los Estados europeos.

Antiespecismo
¿Qué hace un oso en las Bardenas?

Sendaviva celebra su decimoquinto aniversario con la amplición del número de animales explotados en su zoológico y con una nueva inyección de dinero público, cuatro millones de euros para 2018 y 2019, que suman un total de 68 millones aportados por el Gobierno de Navarra.