Otra vez los límites del humor

La perorata victimista de estos señores siempre se basa en que –ya– no tienen libertad de expresión, que estamos retrocediendo en derechos. Que centenares, miles, millones de personas estén alzando y que se escuchen las opiniones de mujeres, personas LGTB, con diversidad funcional y/o racializadas ¿es un retroceso en derechos?

Jorge Cremades
Artículo de Jorge Cremades publicado en la revista 'Cosmopolitan'.

publicado
2018-02-05 14:17:00

Es una verdadera lástima que haya toda una generación de cómicos jóvenes con mentes tan antiguas como para quejarse, al estilo de Bertín y Arévalo, de que actualmente ya no se pueden hacer “chistes de mariquitas y gangosos”. No hay día en el que no encienda la televisión (¿por qué la sigo encendiendo?) y no escuche a un hombre de cualquier edad diciendo que el humor no debería tener límites porque ya no pueden hablar sin que haya alguien en las redes sociales sintiéndose ofendido.

Esta vez, en Late Motiv (ese programa que no cuenta precisamente con un amplio abanico visible de trabajadoras mujeres) les ha tocado el turno a Ángel Martín y Javier Cansado, que tienen una opinión sobre los colectivos más desfavorecidos bastante distinta a la que tiene Manuel Burque, que dejó claro que su trabajo en Radio Gaga le ha hecho darse cuenta de sus privilegios.

La perorata victimista de estos señores (que tendrán sus problemas particulares, pero son los que menos deberían quejarse y más lo hacen) siempre se basa en los mismos argumentos: dicen que –ya– no tienen libertad de expresión, que estamos retrocediendo en derechos (¿salen estos cómicos a la calle todas las veces que el Gobierno nos recorta en sanidad y educación?).

¿Es cierto que estamos retrocediendo? Que centenares, miles, millones de personas en el mundo estén alzando la voz por primera vez en la historia, que se escuchen las opiniones de mujeres, personas LGTB, con diversidad funcional y/o racializadas, ¿es un retroceso en derechos? ¿Es un retroceso que seamos cada vez más conscientes de nuestros privilegios y nuestras opresiones? Que cada vez tengan más oportunidades de hablar, trabajar, estudiar, amar, vivir, las personas silenciadas, discriminadas, asesinadas por su género, su cuerpo, su orientación sexual ¿es un retroceso?

Pero hablemos de esos límites del humor que tanto os disgustan. ¿No os dais cuenta de que no podéis comparar el caso de una persona encarcelada –por el Gobierno, el sistema– por criticar al Rey con la queja de un colectivo hacia vuestros chistes ofensivos? ¿No os dais cuenta vosotros, reyes de la palabra, dueños de todos los altavoces durante siglos, de que no es lo mismo la violencia ejercida desde el sistema, hacia abajo, hacia los oprimidos, que la violencia ejercida hacia el sistema, hacia arriba, hacia los poderosos? ¿No os dais cuenta de que vuestras bromas refuerzan unas ideas que dañan a muchas personas a diario y con una broma distinta podríais abrir mentes y hacernos avanzar a todos? ¿No os dais cuenta vosotros, hombres, blancos, cis, heterosexuales, sanos, famosos, ricos, de que siendo conscientes de vuestros privilegios y escuchando las críticas de quienes lo tienen más difícil no perdéis derechos sino que ganamos todos y todas?

“Hay una diferencia clara entre la sátira y el humor opresivo, la sátira, para serlo, tiene que apuntar hacia arriba o apuntar hacia dentro; lo que apunta hacia abajo, el típico chiste sobre la tía violada, sobre el negro… eso es humor opresivo, que le hace gracia a quien está en el privilegio, a las demás no nos hace gracia”, explicaba Brigitte.

Alguien escribió hace algunos meses una excelente definición de las diferencias del humor según de donde venga y hacia donde vaya: “Cuando alguien insulta en público a otro alguien, se genera una dinámica de poder en la que sentimos la necesidad de tomar partido. Ese insulto nos apela. O estamos en el bando del que lo dice o del que lo recibe. Para sentirnos seguros, necesitamos ponernos de parte de quien insulta, porque si no, podemos ser los siguientes en convertirnos en su objetivo. Y la forma más rápida y directa de alinearnos con quien acosa es reírle las gracias”. Estas dinámicas de poder que tan bien se explican en aquel artículo son evidentes para cualquiera que haya observado durante algún rato las conductas de acoso que se dan en todos los colegios e institutos del país a manos de jóvenes oyentes y espectadores de todos estos programas de “comedia” en los que se establecen los valores respetables y los que no los son. El humor, como tantas otras herramientas, es usado por el sistema para remarcar el statu quo y fortalecer los roles que permiten que se sigan dando las desigualdades de las que se alimenta.

reflexiones que apuntan a la frontera entre humor y opresión

“Sin embargo tú dijiste que jamás pensaste en una violación al hacer ese vídeo. ¿Sabes por qué no, Jorge? Porque tú no sufres ese miedo, ni se te pasa por la cabeza esa posibilidad. (…) Tú, que tienes millones de personas siguiéndote y podrías reírte de las personas opresoras, escoges reírte de las oprimidas” (publicado en la web Locas del Coño).

“Los chistes sobre opresiones ajenas (sobre bolleras formulados por heteros, sobre personas negras formulados por blancas…) alimentan la idea de que las situaciones de desigualdad son divertidas o intrascendentes” (Brigitte Vasallo para Pikara Magazine).

“No lo hagan más tedioso de lo que ya es, señores, y dejen este 'humor' para nosotras, que lo hacemos sin estigmatizarnos y mucho mejor que ustedes... quizás porque sabemos de qué estamos hablando” (Barbijaputa en el blog Zona Crítica, de eldiario.es)

“Hay que puntualizar que, quien contando con una serie de privilegios adquiridos (cuestiones como raza, género, orientación sexual, nivel adquisitivo, lugar de nacimiento, acceso educativo…) hace diana de sus bromas a una minoría o a cualquier sector oprimido al que NO pertenece, no hace humor, ejerce otra forma de opresión trivializando cualquier lucha como 'la broma perversa' que ya es en la actualidad” (publicado en Pikara Magazine).

“Como si nuestro sentido del humor no reflejara el ambiente que impera en la sociedad. Como si con lo que nos hace gracia no manifestásemos nuestras ideas y nuestra forma de pensar” (Bárbara Diaz para Tribuna Feminista).

“Después de todo esto: si no me río contigo no me digas eso de 'ríete un poquito más, guapa', a lo mejor no tienes ninguna gracia” (Emilia Arias para el blog de Pikara en eldiario.es).

9 Comentarios
#13743 14:42 14/4/2018

antes de hablar deberían investigar qué es el humor y como funciona....si nos ponemos quisquillosos todo humor ofende a alguien...ahora que el humor no esté acorde a tus ideales ya es problema tuyo...el humor sublima el dolor los problemas que como ustedes estoy de acuerdo existen...el humorista lo que hace es ponerlo en discusion desde otra perspectiva...que pena que esa perspectiva no sea la que ustedes quieren...

Responder
1
0
Fernando Garsia Dos Santos del Cartel De Juares 10:10 16/3/2018

ay ay ayyy que chingada de pajina esta padrisima. Sovretodo la introducsion esta chida, pero no mames puto esta mal uebada uey. chinga tu madre ANDALE!

Responder
0
0
Anónimo 15:19 10/2/2018

Quien abogue por el humor sin límites (cosa que suscribo) debe acostumbrarse a ser duramente criticado cuando sus chistes no gusten. Yo no me quejaría de una "dictadura de lo políticamente correcto" si se defiende la libertad total de expresión. Es un pacto social: yo puedo decir lo que no te gusta y tú puedes decir lo que a mí no me gusta. No creo que de facto estemos retrocediendo en derechos, tan solo ha cambiado la manera de comunicarnos con el público ya que hace 30 años alguien podía hacer un chiste de "mariquitas" sin que ardieran las redes sociales porque en aquel momento estas no existían, pero igualmente se ofendía mucha gente. Creo que no debemos prohibir todo aquello que nos ofenda o no nos haga gracia porque si no estaríamos dando carta blanca a los gobiernos y a todo aquel a quien le caigamos mal para que nos censure o incluso nos encarcele. En el caso de Jorge Cremades lo mejor será no reírle sus chistes (?) y dejar de seguirle... pero tratar de censurarle o impedir que se exprese no creo que sea el camino.

Responder
6
2
#8220 21:35 10/2/2018

Pero tú te has leído el artículo? Porque no lo parece.

Responder
3
4
Anó 6:56 27/2/2018

Leer el artículo antes del mansplaining? Para qué

Responder
3
1
Belén 17:14 7/2/2018

Hombres heterosexuales blancos haciendo humor repetitivo y que da mucha pereza, que se lo curren más o se dediquen a otra cosa PEREZA

Responder
5
4
#7961 10:11 7/2/2018

Creo que los humoristas de ese video también se refieren a cuestiones como la ley mordaza, el trollismo o la vuelta al conservadurismo o lo políticamente correcto, parece que ahora todo el mundo se ofende.

Responder
3
5
#8187 10:22 10/2/2018

Lo "políticamente correcto" es precisamente de lo que se habla aquí... Se jactan de ser "políticamente incorrectos" por meterse con los oprimidos ("los que se quejan por todo"), cuando realmente para ser políticamente incorrecto tendrías que meterte con esas ideas imperantes que te llevan a meterte con los que están peor en esta sociedad.

Responder
6
1

Destacadas

Uber
El Ayuntamiento de Madrid lleva ante la CNMC la oferta de Uber y Cabify

El ayuntamiento de Manuela Carmena pide a la CNMC que determine si la oferta de Uber y Cabify no infringe las leyes de la libre competencia contra el sector del taxi.

Residuos
Detrás de las llamas: 176 incendios ponen en jaque el negocio del reciclaje en España

Con el fuego en El Ejido ya son diecinueve nuevos altercados en las plantas de reciclaje desde la apertura de la investigación de la Fiscalía en marzo. La reiteración de los acontecimientos y la acumulación de residuos sin posibilidad de reutilizarse ni salida en el mercado agravan la crisis de gestión.

Universidad
Víctor Sampedro: “Los ‘mastergates’ revelan mucho más que la corrupción de la URJC”

Víctor Sampedro, catedrático de Opinión Púbica en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), habla sobre la situación de la universidad en el marco de los casos sobre los másteres de cargos políticos.

Precariedad laboral
La era de la precariedad cool

Pobres, 
lo que se dice pobres, 
son los que no tienen tiempo para perder el tiempo. 
Eduardo Galeano.