Tribuna
La prisión permanente de lo revisable

La realidad se (re)construye a través de unos medios de comunicación y un discurso político que priman la búsqueda de carroña para (re)conducir la agenda política hacia unos derroteros específicos.


publicado
2018-03-17 07:41:00

La decisión del Congreso de rechazar las dos enmiendas a la totalidad a la Proposición de Ley que pretende derogar la prisión permanente revisable continúa levantando ampollas en el debate acerca de su adecuación al marco constitucional, controversia alimentada en estos últimos días por la presión mediática ejercida a través de los casos de Gabriel Cruz y Diana Quer.

Quienes defienden su derogación piden que no se politice el dolor de las víctimas ni se utilice con fines electorales, mientras que los sectores a favor de su endurecimiento recogen dicho dolor para proclamar que, tras lo sucedido y ante lo que podría suceder, es mejor que a ciertas personas se las recluya en la cárcel, y de por vida. Y aquí es donde aparece el primer concepto que debería ser objeto de revisión de esa prisión permanente que se vende como remedio infalible: ¿los delitos los cometen ciertas personas? Es decir, ¿se trata de individuos que, debido a ciertas características patológicas tienen una desviación congénita que les impide formar parte de la sociedad?

Cuando se habla de una serie de delitos como violación, maltrato, terrorismo, o incluso asesinato, parece afirmarse que quienes los cometen son personas incivilizadas, frías, calculadoras, poco empáticas, asociales, bárbaras, radicales, que han nacido con un je ne sais quoi que les hace más propensos al crimen y, por ende, es mejor encerrarlos tras los muros para que no puedan elevar su naturaleza humana al máximo exponente. Este tipo de definición es la que se esconde tras unas creencias muy presentes en el imaginario colectivo acerca de la particularidad de los criminales. Personas que parecían normales, pero que, fíjate tú. Cuestión de suma relevancia si tenemos en cuenta que, clásicamente, ese je ne sais quoi ha sido definido en términos de raza o clase social para justificar incluso científicamente actitudes de rechazo y formación de fobias y odios hacia ciertos colectivos.

En el caso de los delitos como violación o violencia de género ha quedado muy claro, o al menos debería, la construcción social de los mismos, en un ambiente social que los favorece y legitima

Sin embargo, si partimos de la base de que el crimen tiene una parte social que no se ha de relativizar ni menospreciar, entonces quizás esa fórmula mágica dependa de reformar otros factores. Es necesario tener en cuenta los aspectos estructurales del delito en una sociedad donde se recortan cada vez más los mecanismos o herramientas para evitarlo, y analizarlo de forma transversal, haciendo especial hincapié en la formación de dichas supuestas carencias empáticas o de sociabilidad que se trata de reducir al plano de error biológico, y donde elementos culturales, económicos y sociopolíticos tienen bastante que decir en la configuración de dichos perfiles psicosociales que cometen los hechos que se juzgan. En el caso de los delitos como violación o violencia de género ha quedado muy claro, o al menos debería, la construcción social de los mismos, en un ambiente social que los favorece y legitima.

Recluir a las personas en jaulas donde puedan esperar sin molestar al resto no es propio de sociedades que se nombran a sí mismas como civilizadas, especialmente si tenemos en cuenta que no todos los hechos son condenables de la misma manera en función del perfil que los comete, y en un contexto en el que la ampliación de los factores agravantes para aplicar la prisión permanente aparece en un marco legal en el que los delitos de odio y enaltecimiento al terrorismo se aplican con una arbitrariedad tan pasmosa que merecería, cuanto menos, un ejercicio de reflexión.

La realidad se (re)construye a través de unos medios de comunicación y un discurso político que priman la búsqueda de carroña para (re)conducir la agenda política hacia unos derroteros específicos

Asistimos cada día a un panorama en el que la realidad se (re)construye a través de unos medios de comunicación y un discurso político que priman la búsqueda de carroña para (re)conducir la agenda política hacia unos derroteros específicos, en el que la justicia se pasea con los brazos en jarras mirándonos con sorna y estableciendo una auténtica jerarquía en términos de la condenabilidad o no de los sujetos, tanto física como simbólicamente.

Una prisión no es un agujero negro donde lo que se introduce en él desaparece, ni una sala de espera al juicio final divino. Una prisión es un lugar de reforma y reinserción social, que debe ser contemplada como medio, no como un fin en sí mismo, aspecto que parece haber sido olvidado tras definir la justicia como venganza.

Relacionadas

Tribuna
Acuerdo UE-Mercosur, un mal acuerdo en el peor momento posible

El acuerdo de la Unión Europea y Mercosur, cerrado la semana pasada después de 20 años de negociaciones, traerá graves consecuencias medioambientales y económicas.

Tribuna
Construir la Europa fortaleza: muros, aislamiento y narrativas de odio

La frontera continúa siendo un instrumento de los privilegiados, un síntoma de la cartografía de la desigualdad global que nos rodea. Nueve países de la Unión Europea han construido muros para impedir la entrada de personas migradas.

Tribuna
Cuatro años por delante para la izquierda andaluza

Todo apunta a que lo que realmente requeriría Adelante Andalucía para alcanzar nuevas cotas electorales sería precisamente tiempo y maduración. Tiempo y maduración para realizar con convicción y valentía su ventaja potencial en los campos andalucista, ecologista, laicista y feminista, todos campos que están llamados a ser marcos relevantes de la agenda mediática en futuros pulsos electorales.

3 Comentarios
#11314 25:09 19/3/2018

¿Y los crímenes de Huelva: M. Luz, Breton,...?
En esta ciudad hay que tener cuidado: muchos inmigrantes cabreados, gentes muy violentas, pasión por el decano...

Responder
0
0
Pelotudo 20:58 17/3/2018

Los genocidas de la dictadura argentina fueron condenados a cadena perpetua, a mi parecer de forma justa. Creo que no tienen ningún eximente, crecieron en una sociedad que los hizo así, los pobres no tienen la culpa, la educación recibida los llevo a cometer estos crímenes, la familia influyo. A mí personalmente me da igual, me gustaría que cumplieran su condena completa. Mi dignidad se vería ofendida si los viera libres paseando sin remordimientos.

Responder
3
0
#10962 8:19 17/3/2018

los mismos que han cometido el mayor atentado contra los derechos humanos de las personas simplemente por el género al que pertenecen, en leyes como es la ley de violencia de género y el pacto de Estado contra el hombre, robando su presunción de inocencia y pisoteando el artículo 14 de igualdad ante la ley, pretenden dar lecciones de constitucionalidad y buenísmo? es posible que Zapatero este recibiendo premios por su contribución a los derechos humanos siendo responsable de la mayor inconstitucionalidad de la historia de la humanidad en un estado supuestamente de derecho? Las leyes de autor son todas terriblemente anticonstitucionales cómo es la ley de género de Zapatero y las leyes de Núremberg. son y representan el mayor atentado contra los derechos humanos

Responder
14
5

Destacadas

Partidos políticos
La renuncia de Iglesias clausura una semana de bochorno

La correlación de debilidades entre PSOE y Unidas Podemos ha dado lugar a una semana de movimientos y declaraciones de pésimo gusto para una mayoría de votantes de izquierdas. Sánchez ha conseguido que Iglesias no esté en el Consejo de Ministros.

Política
Steven Forti: “ERC tiene que salir del Chicken Game que tiene con la ex CiU”

Historiador italiano y, desde hace años, residente en Barcelona, Steve Forti habla sobre el auge de la extrema derecha en Europa y la situación política catalana.

Palestina
El dinero no compra la paz

Este “Acuerdo del siglo” para para Palestina no ha convencido a nadie, empezando por los más interesados.

Fiscalidad
La tasa Google torpedea el camino hacia el FMI a Nadia Calviño

La reunión de los ministros de finanzas del G7 se salda con un principio de acuerdo para gravar a los cuatro gigantes tecnológicos: Google, Amazon, Facebook y Apple.

Actualidad LGTBIQ+
Indignación por la homofobia del gobernador de Puerto Rico y otros titulares de la actualidad LGTBIQ

La ola de indignación por un chat sexista y homófobo en el que participaba el gobernador Ricardo Rosselló ha prendido la mecha de una protestas en Puerto Rico a las que se ha sumado Ricky Martin o Bad Bunny. La Cámara de los Comunes ha instado al Gobierno de Irlanda de Norte a aprobar el matrimonio igualitario lo que podría ser una vía para que este derecho fuese una realidad en todo el Reino Unido. La actualidad LGBT de las últimas dos semanas pasa también por Botsuana, EE UU, Ecuador y Polonia.

Últimas

Humor
Acuerdos

Octava entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Especulación urbanística
Hasta siempre, Calderón

El antiguo estadio del Atlético de Madrid desaparece y el club vende los terrenos por 100 millones de euros para hacer viviendas de lujo.

La Rioja
Cuando 2 diputados sí valían 3 consejerías
En 1991 el PSOE formó un gobierno de coalición con Partido Riojano al que ofreció 3 consejerías, y sólo contaba con 2 diputados
Bebés robados
Ni un paso atrás

Son sorprendentes algunas declaraciones de la prensa que dicen que este hallazgo puede dar un vuelco al relato sobre bebés robados. No debería ser así, ya que si algo se ha demostrado con este reencuentro es que el tráfico de bebés existía.