La prisión permanente de lo revisable

La realidad se (re)construye a través de unos medios de comunicación y un discurso político que priman la búsqueda de carroña para (re)conducir la agenda política hacia unos derroteros específicos.


publicado
2018-03-17 07:41:00

La decisión del Congreso de rechazar las dos enmiendas a la totalidad a la Proposición de Ley que pretende derogar la prisión permanente revisable continúa levantando ampollas en el debate acerca de su adecuación al marco constitucional, controversia alimentada en estos últimos días por la presión mediática ejercida a través de los casos de Gabriel Cruz y Diana Quer.

Quienes defienden su derogación piden que no se politice el dolor de las víctimas ni se utilice con fines electorales, mientras que los sectores a favor de su endurecimiento recogen dicho dolor para proclamar que, tras lo sucedido y ante lo que podría suceder, es mejor que a ciertas personas se las recluya en la cárcel, y de por vida. Y aquí es donde aparece el primer concepto que debería ser objeto de revisión de esa prisión permanente que se vende como remedio infalible: ¿los delitos los cometen ciertas personas? Es decir, ¿se trata de individuos que, debido a ciertas características patológicas tienen una desviación congénita que les impide formar parte de la sociedad?

Cuando se habla de una serie de delitos como violación, maltrato, terrorismo, o incluso asesinato, parece afirmarse que quienes los cometen son personas incivilizadas, frías, calculadoras, poco empáticas, asociales, bárbaras, radicales, que han nacido con un je ne sais quoi que les hace más propensos al crimen y, por ende, es mejor encerrarlos tras los muros para que no puedan elevar su naturaleza humana al máximo exponente. Este tipo de definición es la que se esconde tras unas creencias muy presentes en el imaginario colectivo acerca de la particularidad de los criminales. Personas que parecían normales, pero que, fíjate tú. Cuestión de suma relevancia si tenemos en cuenta que, clásicamente, ese je ne sais quoi ha sido definido en términos de raza o clase social para justificar incluso científicamente actitudes de rechazo y formación de fobias y odios hacia ciertos colectivos.

En el caso de los delitos como violación o violencia de género ha quedado muy claro, o al menos debería, la construcción social de los mismos, en un ambiente social que los favorece y legitima

Sin embargo, si partimos de la base de que el crimen tiene una parte social que no se ha de relativizar ni menospreciar, entonces quizás esa fórmula mágica dependa de reformar otros factores. Es necesario tener en cuenta los aspectos estructurales del delito en una sociedad donde se recortan cada vez más los mecanismos o herramientas para evitarlo, y analizarlo de forma transversal, haciendo especial hincapié en la formación de dichas supuestas carencias empáticas o de sociabilidad que se trata de reducir al plano de error biológico, y donde elementos culturales, económicos y sociopolíticos tienen bastante que decir en la configuración de dichos perfiles psicosociales que cometen los hechos que se juzgan. En el caso de los delitos como violación o violencia de género ha quedado muy claro, o al menos debería, la construcción social de los mismos, en un ambiente social que los favorece y legitima.

Recluir a las personas en jaulas donde puedan esperar sin molestar al resto no es propio de sociedades que se nombran a sí mismas como civilizadas, especialmente si tenemos en cuenta que no todos los hechos son condenables de la misma manera en función del perfil que los comete, y en un contexto en el que la ampliación de los factores agravantes para aplicar la prisión permanente aparece en un marco legal en el que los delitos de odio y enaltecimiento al terrorismo se aplican con una arbitrariedad tan pasmosa que merecería, cuanto menos, un ejercicio de reflexión.

La realidad se (re)construye a través de unos medios de comunicación y un discurso político que priman la búsqueda de carroña para (re)conducir la agenda política hacia unos derroteros específicos

Asistimos cada día a un panorama en el que la realidad se (re)construye a través de unos medios de comunicación y un discurso político que priman la búsqueda de carroña para (re)conducir la agenda política hacia unos derroteros específicos, en el que la justicia se pasea con los brazos en jarras mirándonos con sorna y estableciendo una auténtica jerarquía en términos de la condenabilidad o no de los sujetos, tanto física como simbólicamente.

Una prisión no es un agujero negro donde lo que se introduce en él desaparece, ni una sala de espera al juicio final divino. Una prisión es un lugar de reforma y reinserción social, que debe ser contemplada como medio, no como un fin en sí mismo, aspecto que parece haber sido olvidado tras definir la justicia como venganza.

Relacionadas

Tribuna
Hagamos memoria

Si entre los atributos del ser humano estuviera extraer conclusiones de provecho sobre su trayectoria como especie, la historia no sería la historia de nuestras guerras.

Tribuna
¿Europa social?
1

La fractura social atraviesa una región marcada por la desigualdad y 113 millones de personas en la pobreza.

Tribuna
¡A las urnas! Pedro Sánchez y el final del ciclo progre
7

La convocatoria electoral anticipa un nuevo movimiento para la restauración del régimen del 78. El autor considera que no resolverá la incapacidad del sistema representativo para solucionar los problemas de fondo provocados por la desigualdad económica, la pérdida de derechos sociales y la crisis de legitimidad.

3 Comentarios
#11314 23:09 19/3/2018

¿Y los crímenes de Huelva: M. Luz, Breton,...?
En esta ciudad hay que tener cuidado: muchos inmigrantes cabreados, gentes muy violentas, pasión por el decano...

Responder
0
0
Pelotudo 18:58 17/3/2018

Los genocidas de la dictadura argentina fueron condenados a cadena perpetua, a mi parecer de forma justa. Creo que no tienen ningún eximente, crecieron en una sociedad que los hizo así, los pobres no tienen la culpa, la educación recibida los llevo a cometer estos crímenes, la familia influyo. A mí personalmente me da igual, me gustaría que cumplieran su condena completa. Mi dignidad se vería ofendida si los viera libres paseando sin remordimientos.

Responder
3
0
#10962 6:19 17/3/2018

los mismos que han cometido el mayor atentado contra los derechos humanos de las personas simplemente por el género al que pertenecen, en leyes como es la ley de violencia de género y el pacto de Estado contra el hombre, robando su presunción de inocencia y pisoteando el artículo 14 de igualdad ante la ley, pretenden dar lecciones de constitucionalidad y buenísmo? es posible que Zapatero este recibiendo premios por su contribución a los derechos humanos siendo responsable de la mayor inconstitucionalidad de la historia de la humanidad en un estado supuestamente de derecho? Las leyes de autor son todas terriblemente anticonstitucionales cómo es la ley de género de Zapatero y las leyes de Núremberg. son y representan el mayor atentado contra los derechos humanos

Responder
13
3

Destacadas

México
Superar los muros de Tijuana

Los habitantes de esta joven ciudad mexicana han normalizado la presencia del colosal muro que los separa de Estados Unidos

Juicio del 1 de Octubre
Jordi Sánchez: “Una pegatina en un vehículo no es motivo para desconvocar una movilización”

El expresidente de Asamblea Nacional Catalana ha testificado hoy sobre los tuits que mandó el 20 de septiembre sobre las movilizaciones ante el registro de la sede del Govern.

Ley Trans
“Podemos ha secuestrado nuestros derechos al dejar la Ley Trans en un cajón”

La Plataforma Trans ha pedido a Unidos Podemos, que registró la ley el 23 de febrero de 2018, que se comprometa a volver a hacerlo tras las elecciones. La convocatoria de elecciones generales deja sin salida este texto, surgido del trabajo de personas trans para garantizar sus derechos.

Opinión
Lo político es lo privado

Una tarde para un amigo. Cinco semanas para conocer a tu hijo. Y si no puedes con ello, si no lo asumes, si la mentira se te hace excesivamente dura, tendrás dos días de baja y cuatro tipos de pastillas.

Juicio del 1 de Octubre
Santi Vila: “El independentismo no sectario quería tensar la cuerda, no romperla”

El exconseller de Empresa ha declarado ante el Tribunal Supremo en la sexta jornada del juicio del Procés. Vila, en libertad provisional, dimitió horas antes de la DUI el 27 de octubre de 2017 y la consecuente aplicación del 155: “Todos deberíamos haber sido más responsables”, ha afirmado.

Últimas

Arte
Unos apuntes sobre las niñas de Balthus

Quienes leemos las imágenes debemos esforzarnos en no caer en tópicos que aporten poco o nada a la lectura. Que nuestras lecturas se basen en el compromiso con la obra y la imagen y estén fuera de todo marketing o negocio.

Contigo empezó todo
No es país para mujeres libres

En una época en la que  aún no se hablaba de “techos de cristal”, Amparo Poch rompió la cristalería entera.

Fascismo
La píldora del día antes

El pensamiento que borra a los individuos —pensamiento autoritario o antipensamiento— comienza en el interior de cada uno y lo hace en el lenguaje; en la normalización de expresiones que uniformizan y aplanan la singularidad de cada uno, de cada una.

Educación
Luz Rello saca la dislexia del armario

Durante los últimos ocho años, la investigadora Luz Rello ha tratado de resolver la ecuación de la dislexia desde la primera persona.

Ecofeminismo
Fraguas: revivir un pueblo dinamitado
¿Te imaginas pasar cinco años construyendo tu casa con tus propias manos y que te condenen a ver su demolición, y encima arruinarte para pagarla?
Tecnología
Los inconvenientes de las nuevas tecnologías de las información

La cuestión es si los seductores aparatos electrónicos ofrecen una mejora real en la enseñanza y en las capacidades humanas o si tienen inconvenientes que hacen que tengan que ser utilizados con cautela.

Transexualidad
El último cine X de Andalucía, refugio laboral para transexuales

La Sala X de Granada, la última sala que proyectaba películas porno en Andalucía y aún resistía al envite inclemente del tiempo y de internet, ha apagado sus proyectores.