Sexualidad
¿Pueden las mujeres cosificar a los hombres?

Shannon Ridgway explica las diferencias entre objetivización y deseo sexual.

Anuncio Kraft
Anuncio de la marca de alimentación Kraft.
Traducido por Sara Carrasco Granger
20 dic 2017 07:04

¿Puede un hombre ser cosificado por una mujer? La pregunta surge una y otra vez en círculos feministas y la respuesta no es sencilla. Mirado de manera simple, una podría pensar que sí. Porque si definimos la objetificación sexual como la consideración de una persona tan sólo como la suma de sus partes y para lo que esas partes pueden servirnos sexualmente, entonces, por supuesto, las mujeres pueden objetificar a los hombres.

Al fin y al cabo, hay mujeres ahí afuera que “usan” a los hombres sin apreciar sus personalidades, sentimientos o deseos, tal y como lo hacen los hombres. Este anuncio de Kraft es sólo uno de tantos ejemplos de un nuevo patrón comercial conocido como “hunkvertising” (publicidad a través de hombres ‘cachas’).

Obviamente estos hombres –aquellos utilizados para fines sexuales y aquellos expuestos en su gloria desnuda para la apreciación de mujeres en el mercado heteronormativo– están siendo cosificados, ¿no? Desgraciadamente, la respuesta no es tan simple.

La diferencia entre la objetificación sexual y el deseo sexual

La objetificación sexual y el deseo sexual no son lo mismo. El deseo sexual y la atracción que conlleva es una parte normal y natural de la vida. Implica a dos (o más) personas afirmando su deseo de la una a la otra, ligado a un consentimiento de mutuo acuerdo que se establece previamente a cualquier actividad sexual. Se sobreentiende que el deseo permanece deseo y no lleva a la acción a no ser que se tope con otro deseo recíproco.

Así que, en esos casos en los que se habla de una persona que “usa” a otra con fines sexuales consensuados, realmente no se trata de cosificación ya que ambas personas han acordado previamente la actividad sexual.

La cosificación sexual, en contraposición, implica que una persona adquiera el rol de sujeto y la otra el rol de objeto; y en el caso de relaciones heterosexuales estos roles se reparten a menudo de manera que el hombre toma la posición de sujeto, y la mujer la de objeto.

La objetificación sexual requiere que una persona elija unilateralmente lo que quiere sexualmente y la otra se someta a esos estándares. Y esta forma de pensar está tan permeada en nuestra cultura que a veces ni si quiera la reconocemos como objetificación sexual. Para entender cómo funciona esta cosificación, tenemos que poner la mira en el nivel macrosocial.

La cosificación social como el status quo

El status quo, la norma predominante en torno a la cosificación sexual, coloca al hombre en el lugar de sujeto y a la mujer en el lugar de objeto. Profundamente arraigado en nuestra sociedad, lo encontramos día a día. La cosificación sexual está en todas partes.

Lo vemos en la publicidad cotidiana. Las compañías utilizan modelos apenas vestidas para vender sus productos –y esto se ve tanto en revistas de hombres como de mujeres–. Lo vemos en la televisión: los personajes femeninos –incluso aquellos personajes de mujeres poderosas como puede ser la administradora del hospital Dr. Lisa Cuddy en House– llevan ropa apretada y faldas cortas mientras que sus contrapartes masculinos visten trajes o ropa suelta.

Aparece también en los discursos cotidianos sobre la vestimenta adecuada para hombres versus mujeres, con las contradictorias presiones que aparecen en las escuelas donde se les dice a las chicas que no lleven ropa que pueda “distraer” a sus compañeros.

Dicho todo esto, aunque la objetificación del cuerpo masculino se pueda dar de manera ocasional –normalmente en un contexto publicitario–, no podemos olvidar el contexto en el que opera.
A menudo, la cosificación del cuerpo masculino se lleva a cabo a través de referencias irónicas en anuncios que llevan siglos objetivando los cuerpos de mujeres.

Y aun cuando los anuncios cosifican a un hombre, este se suele mostrar de cuerpo entero con plena conciencia de sí mismo a diferencia de las mujeres, a quienes se les suele mostrar de espaldas o cortándoles la cabeza de la imagen, deshumanizándolas en la práctica.

Los hombres objetificados en las imágenes publicitarias parecen estar diciendo: “Ven aquí y verás lo que puedo darte”, mientras que las mujeres de las imágenes suspiran: “Esto es para ti”.

¿Sexismo a la inversa?

Aunque en ocasiones el hombre pueda ser cosificado, no se compara con la vida diaria bajo una estructura de opresión. Se puede comparar a instancias donde personas blancas afirman que existe racismo a la inversa: no puede equipararse. Porque la gente blanca nunca ha experimentado una opresión sistemática y secular, tal y como lo experimentan las personas de color. Y los hombres no han experimentado una opresión sistemática y secular por su condición de hombre, mientras que las mujeres sí. 

¿Se puede dar que los hombres se sientan insultados o menospreciados por mujeres que hacen comentarios sobre penes grandes o abdominales enormes? Claro. De la misma manera que un hombre blanco puede sentirse ofendido si una mujer negra le llama cracker [nota de El Salto: término despectivo hacia las personas blancas]. Pero esas instancias no son ni de cerca tan frecuentes, ni contribuyen a un sistema más grande de opresión como el sexismo o el racismo. Si empezamos a referirnos a estas instancias como instancias de opresión, entonces estaremos trivializando y reduciendo la cosificación y el racismo sistémicos institucionalizados a meras riñas interpersonales. 

O, como dijo Jamie Utt en su increíble artículo ¡Eso es racista en contra de los blancos! Una discusión sobre privilegio y poder: “Necesitamos reconocer que no todas las palabras o acciones dañinas son equivalentes cuando algunas están sostenidas por una historia y un presente sistema de dominación, violencia, opresión, represión, deshumanización y humillación”.

Cosificación Sexual y Su Rol en la Misoginia

La cosificación sexual no sólo forma parte del satus quo, sino que además juega un papel en la corriente subyacente de misoginia que recorre nuestra sociedad. La misoginia se define como el “odio hacia las mujeres”, pero se trata de algo mucho más complejo que eso. Es deshumanización.

La misoginia niega que las mujeres puedan tener pensamientos, sentimientos y derechos. Les roba todo lo que nos hace humanos. Y cuando reducimos a las mujeres a la suma de sus partes físicas –eso es misoginia–, se equipara a la creencia de que sus pensamientos, sentimientos y opiniones no tienen valor, que lo único que tiene valor es su cuerpo. Cuando se utiliza a la mujer para propósitos puramente sexuales y se la desecha, la estamos desestimando como persona. 

Esto, francamente, no sucede con hombres –por lo menos, no al mismo nivel–, porque no existe ese sistema de opresión hacia los hombres que existe hacia las mujeres.

De nuevo, esto no quiere decir que no haya alguna mujer que use a algún hombre para satisfacer sus necesidades sexuales y nada más. Pero esto cae más en una categoría de excepcionalidad y menos dentro de un marco de cosificación y opresión.

Por lo tanto, ¿es posible que las mujeres cosifiquen a los hombres? Posible a un nivel micro e interpersonal. Pero como la objetificación sexual está tan imbricada con la cultura de la misoginia, sería una falsedad equiparar la objetificación del cuerpo masculino con el del cuerpo femenino.
A fin de cuentas, aquellos comentarios del tipo “¡Eh! Los hombres también pueden ser cosificados” tan sólo nos distraen del problema real: la misoginia y la opresión sexual de las mujeres profundamente arraigadas en nuestra sociedad.

Texto original publicado en everyday feminism.

Relacionadas

Sexualidad
¿De qué hablamos cuando hablamos de sexting?

Hace un año la Audiencia Provincial de Badajoz dictó una sentencia que confundía el significado de los neologismos “sexting” y “grooming”. 

Literatura
A literatura LGBTIQ: memoria e resistencia
Os esforzos colectivos da comunidade galega de sexualidades e identidades non hexemónicas logran materializar as súas ideas no libro “Nós, xs inadaptadxs. Representações, desejos e histórias LGBTIQ na Galiza”.
11 Comentarios
#48222 23:25 29/2/2020

Hay mucho que no se habla. Hay demasiada violencia sistematizada y normalizada de mujeres a hombres. Y entre ellas, la cosificación.
Cómo llego a esta declaración? Simple.
Un discurso recurrente, es que omisión, ignorar problemas, es violencia. Y me parece correcto.
Pero cuando aplicamos esto a la realidad de los hombres, resulta que gran cantidad de sus problemas son ignorados intencionalmente. Y mucha de la violencia que sufren es "justificada" e ignorada.
Y justo cuando estan por decir que ese no es un problema de género, deciden minimizarlo porque "son hombres", y lo terminan de transformar en un problema real de género.

Responder
0
0
#43722 21:32 26/11/2019

a los hombres los cosifican cuando los ven como bestias de carga para satisfacer tal vez no un deseo sexual, pero si económico-social.
se sorprenderán cuando sepan cuantas mujeres piensan que el hombre tiene que trabajar duro y cumplir con estándares para su aceptación.
y eso va de lo estético a lo monetario, a su comportamiento, a su familia, a su estrato social.
cuantas veces no hemos escuchado un "no vas con tus amigos, porque no me parece correcto y te quedas en casa por que yo lo digo" lo siento pero eso es tratar como cosa a una persona.
los dos géneros nos estamos matando como porque al final somos bestias.

Responder
0
0
Anonimo 22:51 3/7/2019

Anda que no habre escuchado veces, "a ese me lo follaba", esos es cosificar, toda la historia que habeis contado para negarlos es una absurdez ya que es aplicable a hombres y mujeres por igual.

Responder
6
0
#35693 16:00 10/6/2019

No es lo mismo cosificar que objetivisar. Ser parte de la sociedad capitalista y dedicar tu tiempo a Complir con tus responsabilidades para ganar tu recompensa.. dinero. En lugar de dedicarte a crear .. es cosificar por la tal una gran parte de laa sociedad está cosificada. Una parte de esta a su vez cumple su objetivo como objeto sexual y gana recompensa por ello. Pero ser un objeto sexual es serlo para cualquiera que te vea solo con deseo y sin importar quien eres.. aunque esté no te de premio...

Ambos tienen en común la despersonalización del humano para convertirlo en algo usable .
. Para el placer como objeto sexual en la objetivizacion o como ente productor de capital en la cosificacion ..

Y ambos hombre como mujer son objetos sexuales. La mujer no podía desear al hombre porque su dueño la podía matar para conservar lo suyo .. pero ahora que la mujer es libre el deseo se siente por cualquiera hacia cualquiera lo que nos convierte a todos en objetos libres.

Responder
4
2
#30764 18:30 19/2/2019

Decepciona leer este artículo. Primero dice que no, luego que sí, pero que no tanto como al revés, por lo que mejor decir que no porque decir que sí "tan sólo nos distraen del problema real". O sea, mejor negar que también existe esa cosificación, no vaya que nos olvidemos que la cosificación de la mujer es un problema mayor.

En lugar de... 1) señalar que es mayor la cosificación de la mujer en la sociedad; 2) identificar que, en menor medida, también existe a la inversa; y 3) tratar de construir una sociedad mejor, señalando la cosificación allá donde se produce. Este me hubiese parecido un planteamiento más honesto y constructivo.

Responder
16
5
Anónimo 13:36 21/11/2018

Naturalmente que si, de hecho lo hacen ya casi tan constantemente como nosotros a ellas, que si realmente nos importara un rabano seria un problema,lo cierto es que ni a hombres ni a mujeres les importa que los cosifiquen si digamos hay un provecho ya sea economico por vanidad ego satisfaccion fisica o narcisismo, lo que yo veo que esta mal es cosificar a quien no lo desea como en general me parece mal forzar a nadie a hacer nada contra su voluntad, ahora bien que es mas cosificante subirse a una pasarela de moda por digamos cien mil euros la hora o trabajar sobre los tacones que lleva el uniforme en el corte ingles por ejemplo en una jornada laboral, cada cual que piense lo que quiera faltaria mas, si alguna mujer bella y sobretodo sin sobrepeso me quiere cosificar el fin de semana le paso mi telefono por privado sin problema alguno, si es simpatica con don de gentes y muy valida preparada inteligente le paso a mi contable ya que mi intencion no es montar una sociedad ni cerrar un contrato, mi intencion es intimar ojala algun dia se hable con menos hipocresia y se llame a las cosas como son, el amor no necesita firmas ni contratos y el sexo seguro y consentido no da problemas, por hablar claro no es tan dificil a que no?.

Responder
12
1
#9095 2:37 25/2/2018

Si

Responder
2
0
#9094 2:37 25/2/2018

Su, una mujer también puede cosí fichar a un hombre, desde el momento en que disfruta de ver su cuerpo, punto, ti eres el que a a través de tu discurso ideológico pretende quitarle a la mujer su papel de sujeto capaz, de cosí fichar, para así convertirla en una mera víctima pasiva.

Responder
8
4
Elias 12:07 22/12/2017

Poniendo en claro: Si; las mujeres (y los hombres) pueden cosificar a los hombres, los hombres pueden ser cosificados. Que haya una estructura machista y que esa cosificación sea muy inusual no quita que eso suceda.Lo mismo para racismos de negros a blancos, etc. Señalar esa posibilidad no es necesariamente trivializar la cosificación. Aunque suceda que los machistas (racistas y demas) usen ese argumento para trivializar la opresion general de las mujeres (o los negros, etc).
Segundo, sobre la "cosificacion sexual". El deseo sexual siempre cosifica, objetiva porque lo que nos excita son rasgos de una persona (el culo, los brazos fuertes, la dureza de una polla, el pelo, etc); uno no se excita de la persona en tanto ser humano (vaya, quizas alguno si, pero no dejaria de cosificar como una persona sabia", por ej). La cosificación de las mujeres (y hombres, menos usual) contra la que pienso que debemos oponernos pasa por considerarlas siempre (o mayormente) como un objeto sexual.
Saludos y gracias por el articulo

Responder
17
3
Anónimo 21:52 21/12/2017

Cuantas palabras para resistirse a reconocer que los hombres cada vez más son cosificados. La mujer no sale de cuerpo completo o sugiriéndome "tómame" porque pondríamos el grito en el cielo por semejante sexismo. Lo curioso es que no se haga lo mismo cuando es el hombre el objeto sexual. Ahora resulta que se nos están creando los cánones de belleza y atractivo sexual a nosotros y vosotras, feministas, torcéis el gesto y dirigís la mirada a los libros con tal de no reconocer la evidencia. Recuerda a los filósofos que tanto tiempo justificaron el patriarcado con cierto lamento y paternalismo.

Responder
15
9
Un hombre 8:52 21/12/2017

Muy buena reflexión. Coloca la cuestión en el marco interpretativo que le cabe -de los roles en una sociedad machista y patriarcal- retirándolo de la perspectiva instigante aunque naif (no sé si es el término adecuado) de que "todo puede suceder".

Responder
17
12

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Elecciones atípicas con resultados previsibles en País Vasco y Galicia

Los límites de acceso al derecho al voto trastornan unas elecciones a las que los gobiernos de Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo llegan con muchas opciones de reelección. El Bloque Nacionalista Galego puede situarse como segunda fuerza en el parlamento. En el País Vasco, EH Bildu se mantendría como segundo partido.

Racismo
NBA y política, entre la implicación y la ambigüedad

La NBA nunca ha sido ajena a la política nacional e internacional, aunque sí ha sido ambivalente. En algunos casos, el empuje de las estrellas de la liga conduce a la liga a posicionarse; en otros, no hay más que una equidistancia culpable.

Crisis económica
La seguridad jurídica y la “reconstrucción” de la CEOE
Cuando los empresarios hablan de “innovación para salir de la crisis”, lo que vuelven a exigir es que se reduzcan aún más los impuestos a las grandes compañías, que el Estado siga subvencionando sus costes laborales y que se las rescate con fondos públicos.
Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística y quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Editorial
Cuestión de necesidad

Transformar el modelo económico para hacerlo menos subordinado al ladrillo y a la precariedad y mucho más dependiente y volcado en el fortalecimiento de los servicios públicos ha dejado de ser un reto o un horizonte deseable: ahora mismo es una necesida.

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.