Renta básica
Una defensa visceral de la Renta Básica Universal

Es una certeza visceral e innegociable, una de las pocas que poseo: la supervivencia de las personas no puede depender de su acceso a un empleo.

Compra Barrio Tetuan
Una calle del barrio de Tetuan, en Madrid. David F. Sabadell
Sarah Babiker

publicado
2017-12-13 12:08

Has oído hablar de ella. Aparece en las páginas de algunos periódicos. A veces se asoma tímidamente por los programas de ciertos partidos. Sabrás que hay gente muy a favor, y gente muy en contra, y gente que ni fu ni fa, y gente que anda confusa. Suizos que la vetan en referéndums, finlandeses que llevan unos meses experimentándola. Algunas personas elevan sus ojos al cielo cuando oyen por primera vez la loca idea de que la gente ingrese una cantidad suficiente para sobrevivir, solo por el hecho de existir. Hay quien sospecha. Hay quien no da crédito. Por la forma en la que fruncen el ceño casi puedes interpretar lo que piensan: "¡Ciencia ficción!", descartan algunos; "¡una paga para vagos y vividores!", concluyen otras; "¡bonita utopía!", te miran condescendientes; "¡eso ahora no toca!", alertan los jerarquizadores de urgencias.

Yo hoy vengo a hablar de la renta básica desde las vísceras. Vengo a sortear el debate de lo técnico y lo fáctico. A desentenderme si es de la renta básica universal de Daniel Raventós y compañía de la que hablamos, o de la Renta Básica de las Iguales que defienden Baladre y otras.

Vengo a pelear a manos desnudas por la idea primigenia, y si eso ya hablaremos de detalles cuando consensuemos lo básico. Vengo a gritar algo que he sabido desde que era niña, que me ha latido, ahí, en las vísceras, desde que vi por primera vez a niñas como yo, padeciendo la pobreza de sus madres. Desde que en primer año de carrera nos aclararon que éramos demasiados periodistas, desde que abrí por vez primera el Segunda Mano en busca de un trabajo que parecía siempre esquivo, desde que hice mi primera cola del paro, desde que miré por primera vez a los ojos a un mendigo.

Trabajar no le alcanza a tanta gente para ganarse el derecho a una vida digna. Becarios perpetuos. Mujeres que se echan a la espalda el trabajo reproductivo. Comerciales a comisión. Jornaleros. Camareras de piso

Es una certeza visceral e innegociable, una de las pocas que poseo: la supervivencia de las personas no puede depender de su acceso a un empleo. No es solo una premisa, es una constatación: trabajar no le alcanza a tanta gente para ganarse el derecho a una vida digna. Becarios perpetuos. Mujeres que se echan a la espalda el trabajo reproductivo. Comerciales a comisión. Jornaleros. Camareras de piso. Trabajar no basta para sobrevivir. Y tantos viven la gran vida dejando que su capital trabaje por ellos.

Hace ya muchos años, antes de la crisis, y de la burbuja, antes de que hubiera escuchado la palabra precariado, leí sobre la renta básica incondicional y sentí alivio. Pues es más o menos esto: un ingreso mínimo suficiente para cubrir las necesidades básicas que se da, sin condiciones, a todo ciudadano para que no se hunda en la deriva. Un piso suficiente para que la angustia no te coma por dentro. Para que tus derechos sociales y económicos no sean una declaración voluntarista que adorna las constituciones, un privilegio ligado al trabajo, al tuyo, al de tus mayores, o al de tu cónyuge.

Yo no sé si es la mejor medida o las más factible. Pero descartarla sin más implica que aceptas un axioma: que no nos merecemos sobrevivir si no tenemos las capacidades necesarias para ser empleables, que nuestro valor no radica en nuestro ser, si no en lo que aportemos al mercado de trabajo. Que si no tenemos capital, herencia, nuestra libertad debe ser patrocinada por las cifras de las nóminas y los subsidios.

¿Y qué es un subsidio? Una paga que nos separa. Que te grita que has fallado, algo que debes ganarte a cambio de un fracaso con encaje burocrático

¿Y qué es un subsidio? Una paga que nos separa. Que te grita que has fallado, algo que debes ganarte a cambio de un fracaso con encaje burocrático. Algo que combina mal con este mercado laboral tan de migajas, tan de externalizar la incertidumbre. Algo que —para no perderlo— te lleva a hacer trampas menos glamurosas que desviar millones a Panamá o amañar contratos públicos, y que tiene consecuencias: la informalidad, las multas, las sanciones. Éstas no te llevan a la cárcel, pero quizás sí a la pobreza que es una cárcel sin muros, pero también sin techo, una condena para la que cada vez hay menos indultos.

Pero la renta básica es de derechas, te dirán algunos compañeros. Otros sostienen que el trabajo dignifica. Dignifica hacer cosas que sumen y ayuden, con valor social, que se dice. Algunas son pagas, muchas otras no, muchas no alcanzamos a hacerlas porque nos dejamos la vida en empleos que no sirven para nada. Otros plantean que por qué conformarnos con esa paguita que nos quiere dar el capitalismo para que sigamos consumiendo. Está muy bien el anticonsumismo, pero quizás lo que la genta anhela no es tanto hacerse con un iphone como llenar la puta nevera.

Por último hay quienes alertan de que una renta básica inhibiría a la gente de buscar trabajo, las mujeres las primeras. Y es que desde Silicon Valley y la cocina del Foro de Davos estarían apoyando la renta básica como un caballo de troya por el que colarnos el desmantelamiento del Estado de bienestar y el apocalipsis de los derechos laborales. Como si el capitalismo necesitara caballos de troya, como si no llevara décadas saqueándolo todo a plena luz del día.

Así que sal a la calle, pregúntale a las personas que pasan el día en el Retiro disfrazados de Peppa Pig y de la perrita de la patrulla canina si piensan que el trabajo dignifica
Yo no vengo a darte monsergas técnicas, datos estadísticos sobre fiscalidad. No soy economista pero no creo que repensar la vida, la distribución de la riqueza, sea una tarea de economistas. Yo no voy a darte todo eso porque estoy escribiendo este artículo desde las vísceras. Así que sal a la calle, pregúntale a las personas que pasan el día en el Retiro disfrazados de Peppa Pig y de la perrita de la patrulla canina si piensan que el trabajo dignifica. Que te diga la muchacha que hace horario comercial en Zara y araña el tiempo que puede para ir a una asamblea feminista si de tener una renta básica se volvería individualista y funcional al sistema.

Pregunta a la larga cola de personas sin hogar frente al comedor social si tener un ingreso seguro a final de mes les convirtiría en consumistas. Dile a las mujeres empobrecidas que tienen que pedirle dinero a sus maridos para hacer la compra, que tienen que pelearle la pensión a un ex díscolo o precario, que un ingreso propio al mes las harán más dependientes. Qué pensarán los señores de 50 años, con sus 400 euros mensuales incompatibles con cualquier trabajillo, de cobrar 100, 200 más al mes, no como un subsidio por sobrarle al mercado de trabajo después de haberle dado décadas de su vida, si no como un derecho innegable.

Ve y pregúntale a toda esa gente, pregúntate a ti misma con tus precariedades y tus incertidumbres, con tus vértigos a fin de mes, si tener un ingreso garantizado independiente del trabajo es apuntalar el capitalismo. Pero no alcanza, no alcanza, te gritarán los más movilizados, los más sedientos de cambios totales, de colectivizar los medios de producción. Seguramente no alcance, pero sería un cambio de paradigma necesario para abonar otros futuros posibles, pero sobre todo, sobre todo, para vadear cenagosos presentes en los que tantas personas se ahogan.

Yo hoy he venido a hablarle a tus vísceras que sé que duelen cuando miras afuera en las calles, y ves a tanta gente sin paz. A tus vísceras, que sé que se agitan cuando en el periódico encuentras el parte de los últimos que se quedaron afuera. A tus vísceras, que se agarrotan cuando ves en la pantalla tu propia cuenta corriente, famélica, o revisas un currículum vitae al que no le alcanzan los versos para rimar con un futuro laboral viable. A tus vísceras que saben, que una renta básica no lo cambiaría todo, pero sería un gran inicio.

Relacionadas

Desigualdad
Cuanto más dinero tienes, más libre eres

La derecha utiliza mundialmente la palabra libertad en un sentido clasista y queriendo dar la vuelta al concepto. Lo que quieren decir en realidad es que eres más libre cuanto más dinero tienes. 

Extremadura
¿Parados? ¡Que se jodan!

Al inicio de la crisis sistémica la cobertura al desempleo acoge a casi el 80% de los parados, actualmente no llega al 56%. Y el gasto en prestaciones ha pasado de los 31.564 millones de euros en 2012 a los 17.411 del año 2018. En la región con la tasa de pobreza más alta de toda España el gobierno de Fernández Vara está pagando al mes casi 5.000 rentas básicas de inserción menos de las que el Campamento Dignidad y los movimientos sociales consiguieron arrancarle a Monago al final de su mandato.

Renta básica
Deseo de un empleo basura o la fábula de la igualdad de oportunidades

No hay que ser Díaz Ayuso para considerar que no todo el mundo merece ya no progresar, sino incluso sobrevivir. Cada vez que alguien con voz afectada habla de que hay que poner en valor el talento, importar inmigrantes formados, fomentar que vuelvan nuestros jóvenes más preparados, está tasando el peaje para ganarse un lugar fuera de la intemperie.  

16 Comentarios
Patrick Godfroid 17:50 17/12/2017

¡Que buena! ¡Que llegue pronto!

Responder
0
0
#4840 19:11 15/12/2017

Totalmente de acuerdo. La renta básica puede ser el objetivo inmediato mientras en el horizonte seguimos apostando a la socialización de los medios de producción. No es incompatible

Responder
2
0
Cive Pérez 11:04 15/12/2017

El ingreso garantizado es una propuesta destinada a prevenir la pobreza antes de que ésta afecte a una persona sobre todo por la falta de empleo, la única mercancía que el sistema de mercado es incapaz de suministrar a toda la población. Asignar a todo el mundo una renta mínima sería mucho más eficaz, en términos de ahorro de sufrimiento social y complejidad administrativa, que las ayudas que hoy, con gran cicatería, conceden los servicios sociales a la gente que demuestra haber caído en situación de pobreza.

Cuando todas las demás soluciones han demostrado conducir a un callejón sin salida, sobre todo a esa juventud que integra las filas del precariado, la propuesta del ingreso garantizado es uno de los ejes sobre los que ha de girar el nuevo contrato social que, más pronto que tarde, será preciso establecer para equilibrar la devastación causada por las políticas de la globalización neoliberal. Dijo Victor Hugo que: “Ningún ejército puede detener una idea a la que le ha llegado su momento”. Y eso es aplicable a la Renta Básica de Ciudadanía. Si en esta época crucial que atraviesa España, los partidos políticos con ambición de gobierno renuncian a incluir en sus programas una medida que ya ha calado con fuerza en los movimientos civiles tan sólo habrán conseguido demorar en el tiempo el sufrimiento de las personas que experimentan la pobreza en su cotidianeidad y ven frustrado su proyecto de vida.

http://rbclapeordelasoluciones.blogspot.com.es/

Responder
7
0
Eugenio de Avilés 21:56 14/12/2017

Sencillo y Genial. Admirable. Alto y claro. Un espectador desde 1989 hasta hoy. Da gusto ver lo lento que visceralmente evolucionamos. Espero que el sofocón del UBI_RBU_BIEN, se te calme, más que se te pase, pues no pasa nunca. Te he leído como si fuera yo, sinónimo de entendimiento universal. Enhorabuena. Yo soy el que ningún puesto de trabajo le sirve para nada después de 28 años deambulando por todos los sectores sin formación. Vamos, si algún partido debe crearse, sin Duda es el del BIEN con la plataforma AQUI SOBRAMOS, que ya somos muchos.

Responder
2
0
Juan Diego 21:35 14/12/2017


NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE.Otra versión de la renta básica:
larevolucionseraconscienteonosera.blogspot.com

Responder
4
2
QUijote de Villalegre 18:24 14/12/2017

..y eso sin hablar del gran valor añadido que supondría para toda la sociedad las sinergias resultantes de todxs con la tranquilidad y estimulo por tener cubiertas las necesidades básicas. El beneficio al bien común seria exponencial. ( activismo, solidaridad, creatividad, tranquilidad..... ). Desde las vísceras , el corazón y la razón, con cariño.

Responder
2
0
Alexander Rivera 17:20 14/12/2017

Excelente!

Responder
3
0
#4466 14:08 14/12/2017

Gracias chiquilla. Ojalá les llegue a las vísceras a quien corresponda...😐

Responder
2
0
Anónimo 13:56 14/12/2017

Tan visceral que me ha emocionado. Gran artículo.

Responder
3
0
#4453 12:03 14/12/2017

Es hora que se acabe con la injusticia y la desigualdad, y lo que comentas lo vivo en persona , tengo 60 años y desde la crisis que no tengo un contrato laboral y los años que llevo cotizados no me dan para la jubilación, es una lucha para sobrevivir pueda ser que el gemir de la gente les haga ver a los poderosos lo que somos personas con dignidad.Gracias por tu artículo.

Responder
9
0
#4450 11:43 14/12/2017

HOLA ESTOY DE ACUERDO POR LA RENTA BASICA UNIVERSAL SERIA UN GRAN PASO PARA LA HUMANIDAD TODO EL MUNDO TIENE DERECHO A CUBRIR SUS NECESIDADES BASICAS DE ESTA FORMA PODRIAMOS TENER PAZ Y PROSPERAR COMO SERES HUMANOS ASÍ COMO VAMOS NO VAMOS BIEN VIOLENCIA DELINCUENCIA GUERRAS ETC Y SOBRE TODO POBREZA LA VERDAD ES VERGUENZOSO VER TANTA GENTE TIRADA EN LA CALLE SIN PODER TENER UNA OPORTUNIDAD EN SU VIDA UN SALUDO DE UN SER HUMANO QUÉ ESTA A FAVOR DE LA RENTA BASICA UNIVERSAL

Responder
8
0
amv1971 23:39 13/12/2017

“La pobreza no es natural, es creada por el hombre y puede superarse y erradicarse mediante acciones de los seres humanos. Y erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es una acto de justicia”. Nelson Mandela.

Responder
10
1
#4439 23:36 13/12/2017

Gracias

Responder
3
0
Anónimo 19:49 13/12/2017

De hecho, según Guy Standing en una entrevista reciente en este mismo medio, Christine Lagarde y Mark Zuckerberg están a favor de la RBU. ¿El motivo? Según ellos, si no hay RBU, nos veremos abocados a una crisis más grave que la de 2008 ya que la brecha entre ricos y pobres se ensancha cada vez más. Una entrevista muy, muy recomendable para cualquier interesado por el tema.

Responder
7
0
Anónima Fernández 19:47 13/12/2017

Guau, Sarah. Me ha emocionado. Gracias por tu texto y por tu valiente salto por encima de tecnicismos. De vez en cuando hace falta un grito así.

Responder
6
0
#4420 19:04 13/12/2017

Más de uno cree que la Renta Básica Universal es ya viable
https://www.linkedin.com/pulse/qu%C3%A9-ha-cambiado-para-que-la-rbu-sea-viable-ahora-victor-od%C3%A5snac/

Responder
3
0

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Islamofobia
Manifiestos de odio

Un problema de salud mental o terrorismo. Son las diferentes categorizaciones que utiliza Donald Trump para hablar de atentados cometidos por personas de etnia blanca o con ascendencia árabe o religión musulmana. Sin embargo, la violencia supremacista blanca está apoyada en un ideario.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Últimas

Menores migrantes
Salima: “Ahora yo estoy decidiendo mi futuro”

Salima, de Nador (Marruecos), cruzó sola la frontera con Melilla cuando tenía 16 años. Dos años después llegó a Málaga, también sola. Es una de las niñas que ha dejado atrás su país y su familia en busca de un futuro mejor.

Música
Califato¾: la cinta que une pasado y futuro

Música andaluza sin complejos, dándole la vuelta a los estereotipos en un viaje analógico-digital en el que les acompañamos durante un ratillo.