Religión
¿Cómo vive un refugiado musulmán su religión en Zamora?

Majad, un refugiado sirio, forma parte de la pequeña comunidad musulmana que vive en Zamora, ciudad donde la población se reivindica católica y el cerdo adereza gran parte de las recetas locales.

Musulmanes en Zamora
Capirote de Semana Santa hecho por uno de los hijos de Majad. En la pared, una inscripción coránica Yaiza Martín-Fradejas

publicado
2019-06-04 06:00

En Zamora, Samurah en la época de la dominación musulmana, la Semana Santa es la fiesta más importante del año y casi todas las recetas típicas llevan cerdo. Majad, refugiado sirio árabe-musulmán, vive en esta ciudad castellana desde hace casi tres años. A pesar del fuerte contraste cultural, se siente un zamorano más.

Frente al mercado de abastos de Zamora, situado en el centro de la ciudad, se encuentra una antigua tienda de souvenirs. El escaparate está lleno de piezas de vajilla fabricadas con barro, como el tradicional cuenco para servir las sopas de ajo, uno de los platos típicos de la zona. Como su propio nombre indica, la receta incluye mucho ajo pero también pan, pimentón y en ocasiones chorizo y manteca.

Musulmanes en Zamora 2
Majad revisa la jotba antes del rezo colectivo en la mezquita de Zamora Yaiza Martín-Fradejas

Pese a llevar casi tres años aquí, Majad El Din, originario de Zabadani (un pueblo cercano a Damasco), nunca las ha probado. Su religión se impone a la tradición: este plato, como otros muchos en Zamora, contiene derivados del cerdo, una carne que el Corán prohíbe. “Además de por razones religiosas, no como cerdo por motivos de salud. Los cerdos a menudo contraen enfermedades, y no es por casualidad que a la gente con poca higiene ¡se le diga que es un cerdo!”, afirma riéndose, mientras caminamos por la céntrica calle de Santa Clara, donde mucha gente le reconoce y le saluda.

Son numerosas las sabrosas recetas locales que este joven sirio no puede probar, como el arroz a la zamorana o los famosos pinchos morunos del bar El Lobo. Pero en realidad para Majad esto no es ningún problema. “Cuando salgo con mis compañeros de trabajo, a veces me toman el pelo y me dicen que todas las tapas llevan cerdo, pero en realidad, si por ejemplo vamos a un restaurante, siempre me piden un plato especial para mí. En el fondo me respetan mucho”.

Carne halal en la ciudad del cerdo

Históricamente, el consumo del cerdo en Zamora ha estado ligado a la matanza tradicional, sobre todo en los pueblos, donde miles de familias luchaban así contra la hambruna. Chorizo, salchichón, jamón, chichas, lomo e incluso el pie, el morro, la oreja y hasta la sangre, para hacer la morcilla. También la grasa del animal (la manteca) se ha utilizado durante décadas para cocinar, reemplazando al aceite, mucho más caro. De la matanza dependía la alimentación de todo el año, y es que como se dice en esta tierra, “del cerdo, hasta los andares.”

Para Majad es comprensible que en momentos extremos, donde el objetivo es sobrevivir, se consuma cerdo. De hecho, “durante un año, en medio de la guerra en Siria, mi familia y yo apenas teníamos para comer. Ahora bien, si hubiera encontrado un cerdo en aquel momento, te aseguro que lo hubiera matado ¡y me lo hubiera comido!” me cuenta entre carcajadas. “El Islam no permite poner tu vida en peligro”, explica Majad, casado y padre de tres niños.

“Durante un año, en medio de la guerra en Siria, mi familia y yo apenas teníamos para comer. Ahora bien, si hubiera encontrado un cerdo en aquel momento, te aseguro que lo hubiera matado ¡y me lo hubiera comido!”

En Zamora la matanza del cerdo se sigue llevando a cabo en invierno, en familia, y de una manera que a algunos resulta muy cruel. Tras clavarle un gancho en la garganta al animal se le lleva hasta un tajo, donde se le mata definitivamente. Esta crueldad es algo que también señalan algunos activistas en el rito musulmán. El Islam propone otra manera de sacrificar a los animales —que, por descontado, nunca son cerdos—, de un modo halal (lícito, permitido): la res tiene que ser degollada, siempre y cuando sea posible en dirección a la Meca y “en el nombre de Dios” (Bismillah). Lo debe hacer una persona religiosa “aunque no necesariamente un musulmán”, aclara Majad. “También puede ser un cristiano, pero nunca un ateo.”

A pesar de estar en la meca del cerdo, Majad tiene fácil encontrar carne halal. A sus 27 años, trabaja en un matadero de ganado ovino —el más grande de España—, donde una parte de la carne procesada es halal. Majad tiene la titulación para verificar que los animales sido sacrificados conforme a la Ley Islámica y firmar los certificados halal.

Una mezquita en un garaje en la ciudad del Románico

La implicación en el Islam de Majad va más allá del creyente habitual. En su casa me enseña orgulloso varios libros con inscripciones coránicas. Es viernes, el día del rezo colectivo. Acompaño a Majad a la única mezquita de Zamora, un espacio discreto que en realidad es un garaje y que pasa completamente desapercibido. En nuestro recorrido vemos al menos tres de las 22 iglesias románicas que tiene Zamora, provincia de mayoría católica.

De hecho, la cifra de musulmanes es mucho menor que en el resto de provincias españolas —unos 1.100 según el Observatorio Andalusí— convirtiéndola en la provincia con menos población musulmana de todo el país. Una pequeña parte de ellos se reúne cada viernes en este local, situado en una calle tranquila del barrio de San Lázaro.

Majad me enseña la entrada de mujeres antes de ir a prepararse para leer la jotba, un sermón previo al rezo en el que se transmite un mensaje a los asistentes. En el interior de la mezquita, pequeña y sencilla, una docena de hombres rezan separados de apenas cuatro mujeres.

Nabiba, que nació en el Sahara occidental ocupado, vive en Zamora desde hace 30 años. “Pocas mujeres vienen aquí, porque en realidad no están obligadas, como es el caso de los hombres. Yo vengo cuando tengo tiempo”. A su lado, Rachida, de origen marroquí, se alegra de que “en general nos hemos encontrado con gente buena que nos respeta, aunque aún a día de hoy sigue habiendo algunas personas cerradas de mente, que nos miran mal cuando llevamos el velo...”, me explica, indignada. “¡Pero no te pienses que no somos presumidas! Aquí debajo —me cuenta entre risas señalándome el velo— “¡hay mechas y todo!”.

A la salida, una vez finalizado el rezo, se forma de manera espontánea un clima familiar. Todo el mundo se saluda, se abraza y se respira un ambiente cálido. Un hombre se acerca a Majad para agradecerle por sus palabras, y me dice convencido: “La Virgen María llevaba velo y Jesucristo barba, ¿no? En el fondo somos todos iguales. La religión se lleva en el corazón.”

Una vez finalizado el rezo, se forma de manera espontánea un clima familiar. Todo el mundo se saluda, se abraza y se respira un ambiente cálido

Cuando le pregunto a Majad cómo vive su religión musulmana en una ciudad tradicionalmente católica, me explica: “Nosotros vivimos aquí, y queremos practicar nuestra religión, aunque también tenemos que respetar a los demás, porque el Islam obliga a respetar al prójimo, tenga la creencia que sea. Aquí en Zamora no hemos encontrado a gente que no nos respete. ¡Por eso sigo aquí!”– dice, sonriendo. Majad considera que ahora Zamora es su ciudad. “Este es mi país, porque mi país ya no existe…Y la gente aquí, mis vecinos, mis compañeros de trabajo…son mi mundo ahora”, me confiesa, con un brillo en los ojos, este refugiado sirio que llegó aquí en 2016 tras pasar tres años en el Líbano. En el que ahora es su mundo la mayoría de la gente se adhiere a la religión católica. “Es una cultura diferente, y a mí me gusta descubrir otras culturas y tradiciones, sobre todo las de aquí, donde vivo ahora. Para mí es obligatorio respetar las otras religiones”, me explica convencido.

En realidad Majad, como buen musulmán, no cree en la muerte de Jesucristo, figura central del cristianismo. Para los seguidores de este credo, Jesús subió al cielo, y en el futuro Dios lo enviará nuevamente a la Tierra para solucionar los problemas de la humanidad. Pese a que su creencia es diferente, me explica la importancia de Jesucristo en el Islam: “Jesús anunció la llegada de Mahoma, nuestro profeta, porque él también era un profeta. El Islam nos dice que debemos creer en todos los profetas, así que si no creemos en Jesús, no somos musulmanes.”

La de Majad es una de las tres familias de refugiados sirios que hay en Zamora. Su hija menor, Sarah, nació aquí y al igual que sus hermanos, está creciendo y educándose en un ambiente con dos idiomas, dos culturas y dos religiones. Majad insiste en que solo ellos podrán escoger en el futuro. “Si alguno de mis hijos el día de mañana es cristiano, me molestaría, pero lo respetaría, porque ellos son libres, y se han criado aquí, en una ciudad de tradición cristiana. Yo no quiero imponerles mi religión. Ellos decidirán más tarde si quieren ser musulmanes, cristianos, ateos… Les dejo la libertad para que ellos busquen la verdad.”

Aunque en un futuro espera regresar a Siria, por ahora Zamora, Semurah, es hogar de su familia, sus tradiciones y religión.

Relacionadas

Feminismos
Mona Eltahawy: “El patriarcado te va a joder, seas de la religión que seas, seas de donde seas”

Mona Eltahawy es una de las voces más importantes del feminismo en el ámbito internacional. Periodista y columnista, escribió una de las obras más importantes para entender a qué se enfrentan las mujeres árabes que quieren romper barreras. El himen y el hiyab (Capitán Swing, 2016) es un manifiesto necesario que pone de relieve la lucha feminista en los países árabes a lo largo de los últimos años, habitualmente olvidada por los medios de comunicación.

Egipto
“Muchos de los Hermanos Musulmanes presos son expuestos a ideas extremistas”
Los Hermanos Musulmanes sufrieron una brutal represión tras el golpe de Estado de 2013. En las cárceles, muchos de ellos se estarían radicalizando.
Arabia Saudí
El caso Khashoggi, ni único ni aislado

Vistos todos los acontecimientos en los que Arabia Saudí ha protagonizado episodios contra la libertad y violaciones de los Derechos Humanos, con el asesinato de Khashoggi han cometido un error no calculado.

16 Comentarios
BELLIDO DOLFOS 22:34 6/6/2019

Creo que llamar castellana a Zamora es lo mismo que decir que las mujeres musulmanas no se ponen velo o burka y no sufren habla ión, que de eso seguro que estáis muy enterados,o como decir que Andalucía,incluso la Andalucía oriental es marroquí.

Responder
0
0
BELLIDO DOLFOS 15:27 6/6/2019

Que nos llameis castellanos a los zamoranos en vez de lo que somos«LEONESES» ya denota la credibilidad de vuestro articulo, porque si mentis en eso tambien podeis mentir en todo lo demas,pir lo que no sois creibles y vuestro artículo esta deslegitimado.Seguro que escribis desde el reino de Castilla(Valladolid)o la corona de Castilla(Reino de Toledo-Madrid),porque estos gazapos no se pueden permitir.Deberiais rectificar y pedir disculpas,porque llamarnos castellanos es lo mismo que llamar valencianos a los vascos. En fin, mas cultura y menos dogmas falsos y totalitarios es lo que necesitais.

Responder
1
0
Antonio Escuadra Manso 13:58 6/6/2019

Compartí tu interesante artículo en Facebook de Zamora y los puristas ahogan el posible debate por el simple hecho de que nombras como "castellana" a nuestra provincia.
¿Podrías editarlo y detallar "castellano - leonesa"?
Gracias;

Responder
0
6
#35478 9:18 5/6/2019

Zamora ¿ciudad castellana? ¿Desde cuando?.

Responder
6
3
sepuedeopinar? 14:02 4/6/2019

Por motivos de trabajo yo he tenido que vivir 2 años en Arabia Saudí.
Me considero católico pero seguro que a nadie de este periódico le interesa conocer mi experiencia.
Ni en miles de años se podría comparar mi caso con el que publica en este artículo

Responder
10
3
#35458 12:08 4/6/2019

Me parece interesante conocer la visión de un emigrante musulmán en España.

Responder
4
2
Cerda atea 12:01 4/6/2019

Yo me posiciono con los oprimidos, cerdos y ateos. Si bien es cierto que la matanza del cerdo era fundamental antiguamente para la supervivencia de muchísimas familias, hoy en día simplemente no. Millones de cerdos viven y mueren sufriendo. Ateismo, es la (no)creencia más perseguida globalmente actualmente.

Responder
1
2
#35459 12:48 4/6/2019

Perdón, pero hoy en día la tradicional matanza sigue dando de comer a muchas familias, en zonas rurales de Zamora. Te puedo asegurar que el tipo de ganadería que se realiza en estas zonas hace que no haya maltrato, al contrario del cerdo que se compra en los supermercados. El problema son la cría que se realiza en las macrogranjas.

Responder
4
0
Cerda atea 12:02 5/6/2019

No tengo la menor duda de que es mejor para los animales la cria tradicional en extensivo que la actual en intensivo, pero esto no quere decir que sea una vida ideal para los animales las formas tradicionales. Tampoco dudo de que la matanza no de comida a muchas familias. Pero dudo sinceramente que sea necesario para su superviviencia y por lo tanto seguramente sea prescindible (por lo menos en Zamora).

Responder
0
0
#35475 4:56 5/6/2019

Ateísmo perseguido? Baja de Cádiz y diles que eres cristiana a ver si te sientes igual de libre que el prtagonista de este artículo...

Responder
1
2
Cerda atea 11:46 5/6/2019

No digo q no se persigan "otras" creencias, digo cual es la más perseguida.
http://de-avanzada.blogspot.com/2017/12/discriminacion-ateos.html
Normalmente entre las culturas creyentes se mira muchísimo peor a los no-creyentes que a los que procesan otros cultos.

Responder
0
0
#35455 10:50 4/6/2019

Zamora,ciudad castellana?
El artículo bastante mediocre y sensacionalista.

Responder
5
3
#35449 10:06 4/6/2019

Obviando que un sirio adulto que insiste tanto con la religión bien pudiese tener simpatías hacia los "rebeldes moderados", solo resaltar el atraso del punto de vista del redactor: una de las cosas buenas de la vida occidental es el pacto tácito por el que nos importa tres rábanos lo que piense el otro mientras no nos dé la vara. Es muy poco interesante la tribulación de un religioso, y diría lo mismo de cualquier adicto abrahamánico.

Por mí, ojalá todos estos cultos se hubiesen quedado en Mesopotamia, pero ya que no es así, por favor, no deis la vara en uno de los pocos diarios que aún se pueden leer en paz.

Responder
6
1
Bea 9:59 4/6/2019

Gracias

Responder
0
0
#35447 9:52 4/6/2019

Lo importante es que un musulman, por el hecho de ser persona se encuentre con un católico, que también por el hecho de ser persona, y puedan convivir. Me parece absurdo este artículo, sobre todo la descripción de una matanza...."de una manera que a algunos resulta muy cruel".... habrá personas que les resulte cruel pero a otras muchas ( y somos mayoría) nos parece lo más normal, es una tradición que se valora muchísimo, la matanza casera, donde el pueblo, una familia se reune para trabajar y tener comida durante el año, y porqué no, también celebrar, cantar y bailar; y además donde surge una chacina mucho más sana que la hecha en fábrica.

Por otro lado, Majad se siente agusto en Zamora....¿y eso es noticia? Nooooooo, para vosotros la noticia es otra, que Majad es un refugiado sirio que vive en una ciudad de mayoría católica, y lo presentais como si eso fuera malo. Muchas parroquias empezaron en garages a finales del SXX, cuando aparecenemigrantes rurales en las grandes ciudades, ¿se hos ha olvidado donde surgen muchas de las primeras reuniones obreras en España? Parece ser que se nos han olvidado muchas cosas.

Este embeleco artículo es fruto del odio estupido que se generaliza al hablar de grupos en vez de personas. Pobre Majad si se encuentra con gente como el que ha escrito este artículo, a Majad lo veo persona con coherencia y al que ha escrito esto no, no es coherente con el ser humano.

Responder
3
1
. 14:20 4/6/2019

Coincido en algunas cosas, sobre todo en que se generaliza al hablar de grupos en vez de personas. Aun que el artículo si tiene fallos no creo que para ellos la noticia sea "el pobre refugiado sirio vive en una ciudad de mayoría católica y reza en un garaje", si no exponer lo bien que se siente se siente Majad y otros refugiados en su vida tranquila en España y en que consiste realmente su religión para que tratemos de empatizar con él. Yo me considero una persona abierta y viví medio año en un país musulmán veo el articulo meramente redundante (más que nada porque son cosas que ya se porque ya he vivido) e insistente en la religión (no soy religiosa) pero que hoy en día, con la crisis de refugiados y el fomento del odio de los partidos de derecha hacia extranjeros y musulmanes, no viene mal recordar. Gracias el salto diario por incluir este tipo de noticias.

Responder
2
3

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo